Los bancos un sector a evitar en 2020

El segmento bancario es el sector por excelencia de la renta variable ya que su presencia acapara la atención de buena parte de los pequeños y medianos inversores. Con una gran actividad en el intercambio de títulos en todas las sesiones bursátiles y que determinan la evolución real del índice selectivo de la bolsa española. Con valores de la importancia de BBVA, Santander, Sabadell o Bankinter que se han depreciado enormemente en los últimos meses como consecuencia de la expansión del coronavirus. Aun así, no puede olvidarse que muchos de ellos están integrados como los blue chips de los mercados financieros y con un gran volumen de contratación. Al igual que se caracterizan por ser valores muy líquidos que permiten entrar y salir de sus posiciones con cierta facilidad.

La bolsa sigue siendo la mejor alternativa para la inversión

A pesar de todo, la inversión en bolsa es la mejor opción para rentabilizar los ahorros, en especial si va dirigida al medio y sobre todo largo plazo. Debido a que el riesgo en los bonos es aún mayor ya que al final puede afectar en el balance de los bancos centrales sin verse beneficiado por la alta rentabilidad en los mismos. Por lo tanto, los pequeños y medianos inversores no tendrán otra solución que conducir su capital a la bolsa si desean obtener rentabilidad. En donde, la gestión alternativa y la liquidez son la otra opción para disminuir el riesgo total de la cartera. A través de una serie de ajustes tácticos que tendrán que llevar a cabo con cierta regularidad para conformar una cartera de inversión equilibrada de cara a los próximos años.

publicidad

Endesa y Repsol mejoran sus resultados en momento de coronavirus

Ha habido dos empresas que han superado las expectativas en sus resultados empresariales en el primer trimestre del año en unos momentos muy complejos por los efectos en la expansión del coronavirus. Estas cotizadas son Endesa y Repsol que han mejorado sus resultados a con contracorriente de otras compañía que integran el índice selectivo de la renta variable de nuestro país. Como por ejemplo, Inditex y en general todos los bancos que han recogido una bajada en sus resultados y que es un indicio de los terribles efectos de este virus en el sector económico y empresarial de nuestro país.

Duro Felguera: reacción de un chicharro

Uno de los valores que más ha sorprendido en los últimos días es Duro Felguera ya que mientras la renta variable en nuestro país se ha depreciado desde mediados del mes de marzo, en este caso ha ido contracorriente. Siendo uno de los pocos valores del mercado continuo nacional que ha obtenido unos resultados positivos de cara a los intereses de los pequeños y medianos inversores. Hasta el punto de situarse en niveles muy próximos a los 0,50 euros por cada acción. Cuando hace poco tiempo está tanteando la barrera de los 0,20 y en una tendencia bajista muy clara y de la que se podía obtener nada positivo como para entrar en sus posiciones desde cualquier clase de estrategia en la inversión.

Recetas para abrir posiciones en la bolsa

Una de las consecuencias que debemos tener del crash que se han  producido en las bolsas de todo el mundo es que a partir de este instante deberemos ser más selectivo en las compras de acciones en los mercados de renta variable. Si no que por el contrario, son habrá más remedio que ser mucho más selectivo que hasta ahora para tratar de contratar los valores bursátiles mejores en cada momento y que aporten unos fundamentales que sean claramente sólidos. Para que de esta forma, sea mucho más factible rentabilizar el capital que aportemos a estas operaciones en el mundo del dinero. Al igual que por el hecho de conseguir una mayor seguridad en las posiciones abiertas.

¿Merece la pena los depósitos a largo plazo?

Uno de los productos para el ahorro por excelencia son los depósitos bancarios a plazo fijo. Pero que tienen en su contra en estos momentos su poca rentabilidad. Con un interés sobre los ahorros no superior al 1 %, aunque exento de comisiones y otros gastos en su gestión o mantenimiento. En donde una de las estrategias para mejorar su retorno se basa en la formalización de las imposiciones que van dirigidas al largo plazo que generan que haya que tener el dinero inmovilizado durante muchos meses, quizás demasiados para muchos ahorradores.

¿Cuándo llegará el Ibex 35 al nivel de los 8000 puntos?

El Banco Central Europeo (BCE) ha vuelto a poner de manifiesto demostrar que está dispuesto a ayudar a las economías comunitarias en unos momentos tan decisivos como los actuales. Porque en efecto,  el organismo monetario ha aprobado un nuevo programa de préstamos a los bancos con el objetivo de garantizar la liquidez necesaria. Hasta el punto de que su medida más llamativa ha sido la de rebajar al -1 % los tipos de interés de los préstamos de largo plazo TLTRO III. Un hecho que puede animar a los mercados de renta variable a partir de estos momentos y que en concreto puede llevar al Ibex 35 hasta niveles de los 8000 puntos que es su próximo objetivo a alcanzar.

Comportamiento de los diferentes activos financieros durante la crisis

Las cotizaciones de los índices mundiales en marzo han presentado un comportamiento opuesto en las dos quincenas del mismo. Mientras que las correcciones fueron muy notables en los primeros 16 días del mes, en la segunda quincena han recuperado una parte relevante del ajuste anterior. Por ejemplo, el Ibex 35 corrigió su valoración un 30 % en los primeros 16 días, pero a partir de esa fecha se anotó una revalorización superior al 11 % hasta final de marzo, según los últimos datos facilitados por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco).

¿Cuáles son los sectores más alcistas?

La recesión global, europea y por supuesto española entra de lleno en el panorama de las empresas que cotizan en los mercados de renta variable. Hasta el punto de que las predicciones hablan de una crisis sin precedentes en las economías internacionales. Superando los efectos que se generaron en el crash del 29 y también en la crisis económica de 2008. Con una virulencia que es más parecida a un escenario de guerra que a otros episodios de carácter financiero a los que estábamos más acostumbrados hasta estos momentos, tal y como apuntan los principales indicadores económicos en el segundo trimestre de este año.