Categorías: Economía en general

Este es un proceso que puede llevar a más de un problema por parte de los inversores ya que la quiebra de una empresa cotizada es una de las cosas más serias que pueden pasar en la bolsa. Pues bien, aunque las acciones no coticen en los mercados financieros, los inversores seguirán recibiendo un cargo anual de su banco por la comisión de custodia. En cualquier caso, esta fase del proceso conlleva la suspensión de cotización, que puede ser temporal o definitivamente, y en cuyo caso se perderá el dinero de toda la inversión.

Una de las ventajas de los productos de renta fija, no todos, es que las inversiones quedan cubiertas por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) en caso de quiebra o desaparición de la entidad depositaria. Con un límite máximo de hasta 100.000 euros por titular. Esta medida de protección, en cambio, no está presente en la compra y venta de acciones en bolsa. Sino que por el contrario, los inversores perderán todo el dinero que tengan invertido en las empresas cotizadas afectadas por este hecho corporativo tan excepcional. Aunque también suele generar una serie de problemas en su gestión a pesar de ya no cotizar en los mercados bursátiles y supondrán un quebradero de cabeza para los minoristas.

Endesa es uno de los valores más activos en los mercados de renta variable españoles, y hasta el punto que son miles y miles el número de acciones que cambian de mano en todas las sesiones bursátiles. No en vano, una de sus características más relevantes es la gran liquidez que aporta a los inversores. En este sentido, conviene recordar que es uno de los valores que integran los denominados blue chips junto a Iberdrola, BBVA, Banco Santander y Repsol. Es decir, los cinco valores más importantes del índice selectivo de la bolsa española, el Ibex 35.

Como todo el mundo conocer, Endesa es una de las compañías eléctricas más relevantes del ámbito nacional y que junto a Iberdrola reparte buena parte de los servicios energéticos del país . Ofreciendo servicios de luz, gas y otras energías alternativas a buena parte de los usuarios españoles. Todo ello a pesar de que están en manos de la eléctrica italiana Enel dese hace varios años. Aunque sigue siendo uno de los puntos de referencia en el mercado nacional.

Internet se ha constituido en una poderosa herramienta para realizar inversiones. Sus operaciones son más ágiles y a cualquier hora del día, incluso por las noches y fines de semana. Pero es que además, en buena parte de los casos, implica un importante ahorro de dinero a través de sus tarifas y comisiones. Hasta el punto de que una parte cada vez más importante de pequeños y medianos inversores realizan sus movimientos en los mercados de renta variable en formato online. Desde su ordenador personal, teléfono móvil o tableta y desde cualquier en donde esté en el momento de impulsar su inversión en bolsa.

De todas formas, a los usuarios bursátiles no les quedará más remedio que tener en cuenta una serie de actuaciones para que las operaciones en bolsa se desarrollen bajo los parámetros de la seguridad. No en vano, pueden ser víctimas de ciberdelincuentes que les puedan  perjudicar enormemente en sus intereses económicos. Por no hablar de las estafas de que pueden ser objeto por parte de plataformas o chiringuitos financieros que pueden engañarlos en cualquier momento. Es uno de los grandes riesgos que genera la utilización de Internet para introducirse en el siempre complicado sector de la bolsa.

Si estás pensando que las hipotecas inversas es un modelo para la financiación de una vivienda al uso te estarás equivocando desde el primer momento. Nada más lejos de la realidad, aunque tenga algunas semejanzas con esta línea de crédito. Porque las hipotecas inversas es un producto diferente que está destinado para que las personas mayores puedan disponer de un complemento a su pensión en el momento de la jubilación. Es decir, les generará unos ingresos adicionales para vivir este nuevo escenario en sus vidas. Pero esta clase de hipotecas tan especiales es algo más que podrás constatar a partir de estos momentos.

Uno de los aspectos más controvertidos que plantea la contratación de este producto financiero es el relacionado con su liquidación. Porque en efecto, puedes cancelarlo en cualquier momento pero bajo unos requerimientos muy exigentes. Que pasan por devolver el dinero que te han ido prestado hasta el momento de su cancelación. En este sentido, la flexibilidad es uno de los denominadores comunes más relevantes en su contratación. Aunque con unas condiciones más exigentes que pueden perjudicarte en algún que otro momento en tus años dorados.

Desde luego que los inversores con mayor experiencia en los mercados financieros tendrán menos problemas para canalizar correctamente sus inversiones durante los próximos meses. Son precisamente a aquellos que no han invertido su capital en las plazas de renta variable a quienes va dirigido este artículo. Con el objetivo principal de que estén en las mejores condiciones para proteger sus ahorros de toda la vida. Y a ser posible con las máximas plusvalías posibles, aunque esto ya dependerá de excesivas factores y que de momento no se tocarán para centrarse en esta parte tan importante de la bolsa de valores.

Para empezar, no cabe duda de que son en concreto los principiantes en la bolsa los usuarios que pueden cometer más errores en sus operaciones en los mercados de renta variable. Hasta el punto de que pueden dejarse excesivos euros por el camino y este es un factor que se debe evitar por encima de otras consideraciones técnicas. A ellos van dirigidos estos consejos que les ayudarán a formalizar mejor sus operaciones bursátiles. Con una pautas de actuación muy sencillas y que todo el mundo podrá comprender desde un principio.