No son buenos momentos para los valores del sector eléctrico. En las últimas semanas, mientras los mercados de renta variable han experimentado unas notables subidas, no ha ocurrido lo mismo con estas propuestas para la inversión. Están inmersas en un estado de agotamiento como consecuencia de las alzas experimentadas en los seis últimos meses. En donde sus valores se han llegado a apreciar en hasta un 30 %, como uno de los sectores más alcistas del índice selectivo de la renta variable española.

Pero en estos momentos son los valores del sector eléctrico los que están liderando las pérdidas en el Ibex 35. Con pérdidas en cada sesión bursátil en torno al punto porcentual. Poniendo de manifiesto la gran debilidad que está teniendo este sector desde el inicio de la primavera. Mientras que por otra parte, el aspecto técnico no anima a que se mejore la situación, al menos en lo que se refiere al corto plazo. Además, buena parte de los analistas financieros están animando a los pequeños y medianos inversores a que deshagan sus posiciones en estos valores.

Si bien la renta variable está teniendo un comportamiento muy favorable, no menos importante es que las correcciones durante el segundo trimestre del año pueden ser muy significativas. Hasta el punto de que puede provocar unos serios a los pequeños y medianos inversores que hayan tomado posiciones durante este año en curso. Este es un motivo muy relevante para poner de manifiesto que hay sectores bursátiles más peligrosos que otros y que por tanto deben evitarse bajo todas las consideraciones posibles.

En donde, en caso de pérdidas de valoración en las bolsas, no cabe duda de que pueden tener un peor comportamiento que en el resto de valores. En donde en ningún momento habrá que estar posicionado ya que los riesgos son muy altos. Hasta el punto de que puede dejarse muchos euros por el camino y esta es una situación que hay que evitar a toda costa. Aunque al fin y al cabo todo dependerá de cuál es la reacción final de los mercados de renta variable para los próximos meses. En las que las perspectivas no son muy favorables en estos momentos.

El mercado hipotecario está mostrando unas pequeñas variaciones con el comienzo del nuevo, en donde son las hipotecas a tipo fijo las que mejor comportamiento están desarrollando en este periodo. Mientras que por el contrario, las constituidas a tipo variable están reflejando el incremento que se está produciendo en el índice de referencia europeo, el Euríbor. Hasta el punto que está escalando posiciones desde que alcanzase los mínimos históricos hace aproximadamente doce meses. Con un crecimiento en sus diferenciales que está propiciando unas cuotas mensuales más exigentes a partir de estos momentos.

Los últimos datos oficiales ponen de manifiesto que para las hipotecas constituidas sobre el total de fincas, el tipo de interés medio al inicio es del 2,61 % (un 5,7 % inferior al del mes anterior) y el plazo medio de 23 años, según apunta el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE). En donde también se constata que el 64,0 % de las hipotecas son a tipo de interés variable y el 36,0 % a tipo fijo. El tipo de interés medio al inicio es del 2,42 % para las hipotecas a tipo variable (un 0,7 % menor que en el mes anterior) y del 3,07 % para las de tipo fijo (un 14,1 % más bajo).

Con la incorporación en este año de un nuevo producto de Invesco, son ya varios los fondos que han confeccionado las gestoras que se rigen por principios y valores defendidos por la Iglesia Católica. En donde se excluyen de su cartera de inversión a empresa que vulneren la concepción católica de la familia y el matrimonio.

A pesar de los reembolsos parciales de los últimos meses, los fondos de inversión han cerrado el pasado ejercicio con unas suscripciones netas por valor de 8.410 millones de euros, según los últimos datos facilitados por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (INVERCO). Un producto, los fondos de inversión, en donde los modelos basados en valores religiosos, y más concretamente católicos, son todavía claramente minoritarios en la oferta actual.

El Departamento de análisis de Renta 4 Banco ha presentado su Estrategia de Inversión para 2019, marcada por «una desaceleración del ciclo económico global, aunque manteniendo niveles de actividad razonables». En positivo, unas condiciones financieras aún favorables y, como principal lastre al crecimiento, «el elevado endeudamiento a nivel global», afirma la directora de Análisis, Natalia Aguirre.

El equipo de analistas de Renta 4 Banco mantiene una clara preferencia por la renta variable frente a la renta fija, en un contexto en el que la actividad económica seguirá apoyando la evolución de los resultados empresariales (crecimientos cercanos a doble dígito), mientras que la renta fija dejará de contar con el apoyo explícito de los bancos cCentrales.