Estando a punto de finalizar el primer semestre del año es un buen momento para plantearse que pasaría si a partir de estos momentos la inversión en renta variable sufriese un duro revés. Es un escenario que no está muy alejado de la realidad en opinión de algunos analistas de los mercados financieros. En especial, cuando se está produciendo una mayor ralentización de la esperada en las economías del viejo continente. Y todo ellos después de que vaya a saldarse el primer periodo del año con un saldo en los mercados de renta variable que habría que calificarlo como de moderadamente positivo.

Pues bien, te vamos a dar una serie de consejos por si al final se produce el tan temido derrumbe en los mercados de renta variable. Para que de esta forma, estés en perfecta disposición de proteger tu patrimonio personal o familiar. Porque no puedes olvidar, que si esto sucediese a partir de estos momentos serán muchos los euros que podrían dejarte por el camino en las operaciones en bolsa. Por tanto, debes estar preparado ante este posible escenario que puede emerger en el momento menos esperado por parte de los pequeños y medianos inversores. Más allá de otras consideraciones técnicas en los valores bursátiles y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales.

El 28 A los españoles tienen un cita con las urnas. Pero también los inversores están muy interesados en conocer cuál será la reacción de los mercados de renta variable en el día después en función del gobierno que se pueda formar en España durante los próximos cuatro años. Este factor está provocando un movimiento de lateralidad en el Ibex 35 que le está llevando a que se mueva en una franja muy estrecha entre los 9.100 y 9.600 puntos del que le está costando salir en estos momentos. A la esperar de lo que pueda acontecer en el último domingo del mes de abrir.

Algunos sectores bursátiles son más sensibles que otros respecto al ejecutivo que pueda formarse tras el desarrollo de las elecciones generales de este mes. En especial, de lo que dependen de las actuaciones gubernamentales y que son los que están a la espera sobre lo que pueda pasare en esta nueva jornada electoral. En donde se dilucida que pueda haber un gobierno de uno u otro signo y con políticas económicas bastante diferentes entre ellas. Algo que mantiene en expectación a los pequeños y medianos inversiones.

Llega una época del año, como es la Semana Santa, en que debe prevalecer la seguridad de los ahorros por encima de otras consideraciones. En este sentido, las inversiones en los mercados de renta variable, se pueden constituir en uno de los productos más peligrosos mientras estés de vacaciones en esta semana. Pero de todas formas, a través de unas sencillas líneas de actuación conseguirás que a la vuelta de tu viaje puedas disponer de un poco más de dinero en tu cartera de valores.

Por otra parte, la Semana Santa es una época del año muy adecuada también para desviar el capital disponible hacia otros productos financieros más seguros y que cuenten con un plazo de permanencia muy corto. Son pocos días pero en algunos casos puedes llevarte alguna que otra sorpresa negativa de la que puedes llegar a arrepentirte en los próximos días. Por este motivo es aconsejable que tomes todas las medidas preventivas con la finalidad de preservar tu dinero por encima de otras consideraciones técnicas.

Todo sigue igual en política monetaria en la zona euro, tras la reciente  reunión que ha llevado a cabo el Banco Central Europeo (BCE). En la rueda de prensa, su presidente, Mario Draghi, ha comentado que la reunión del consejo “no fue operativa”. En donde,  los tipos de interés se dejaron en mínimos históricos, entre el 0 %  y 0,4 %. El BCE reiteró que se espera que “se mantengan en los niveles actuales al menos hasta el final del 2019”. Como consecuencia de esta actuación será el propio Mario Draghi quien esté al frente de la futura subida, ya que se su mandato finaliza en octubre de este año.

Por otra parte, la única concesión  comunitaria al sector bancario fue que el BCE admitió que está estudiando la puesta en marcha de una nueva ronda de subasta de liquidez para los bancos. Es decir, el desarrollo de unos préstamos a condiciones favorables o lo que es lo mismo, con un tipo de interés más competitivo que hasta ahora. Pero en general ha decepcionado a buena parte de los analistas financieros que esperaban una postura más enérgica para atajar los presagios de una recesión económica en esta área geográfica.

Si hay un valor que cotiza en bolsa que mantiene un aspecto técnico muy deteriorado ese es sin lugar a dudas el Banco Sabadell. Su cotización se ha dado una vuelta muy peligrosa y en estos momentos cotiza por debajo de la unidad de euro. Se ha dejado en las últimas sesiones bursátiles nada menos que un 10 % de su valoración en bolsa. Hasta el punto de que ha terminado lastrando a todo el sector bancario en general. Con descensos en BBVA, Santander, Bankinter, Bankia y también los pequeños bancos nacionales. En lo que se constituye como el peor sector en lo que llevamos de año.

El hecho de que cotice en estos momentos por debajo de la unidad de euro es en realidad una situación muy peligrosa. Debido a que las empresas cotizadas que se encuentran en esta situación muy raras veces consiguen salir de este nivel en la cotización. Es decir, les cuesta mucho cotizar de nuevo por encima del euro, tal y como se ha demostrado muy recientemente con un buen puñado de acciones en el mercado continuo español. Con un riesgo evidente de quedarse estancadas durante un espacio de tiempo más o menos extenso. En cualquier caso, no son propuestas muy apetecibles para abrir posiciones a partir de estos momentos.