Después de tantos y tantos meses de subidas interrumpidas la bolsa de Estados Unidos está dando las primeras señales sobre que este escenario ha podido pasar a mejor vida. En este sentido, no son pocos los analistas financieros que opinan que falta muy poco para pasar a posiciones vendedoras en el índice americano del S&P 500. Poniendo además el punto de referencia para dejar este mercado financiero y que estaría cuantificado en niveles muy próximos a los 2.700 puntos que sería el punto de referencia para iniciar las ventas.

Otra de las derivaciones de un cambio de tendencia en la renta variable sería su influencia en los índices bursátiles al otro lado del Atlántico y que podrían traer pérdidas de cierta intensidad éter los inversores del viejo continente. Ante este escenario, no hay más remedio que actuar con mucha precaución y sobre todo racionalmente y a pesar de que los meses de noviembre y diciembre son tradicionalmente muy compradores. En donde hace acto de presencia el tan esperado rally de las fiestas navideñas.

Al hablar del sector de la inversión uno de los productos más conocidos que existen son los denominados productos indexados. Son una de las mejores opciones para los inversores que cuentan con una menor experiencia o aprendizaje en los mercados financieros. Pueden aplicarse tanto a productos de renta fija, como por ejemplo los depósitos bancarios a plazo como a los de renta variable, en donde los fondos de inversión es uno de sus mayores exponentes. En ambos casos, replican la evolución de los activos financieros a los que están ligados cada uno de estos productos financieros.

Su evolución es sensiblemente diferente a la generada desde los productos para la inversión más convencionales. En el sentido de que reflejan con más exactitud la evolución de los mercados financieros. Hasta el punto de que se constituyen en una alternativa real para comenzar a invertir, pero sin asumir más riesgos innecesarios en las operaciones. Están especialmente indicados para rentabilizar los ahorros de cara al largo plazo y por encima de los periodos más cortos. Por tanto, sus destinatarios son un perfil de inversor más defensivo o conservador

Los créditos hipotecarios es uno de los productos que más contratan los usuarios bancarios ya que se realizan para la adquisición de una vivienda. En donde, el número de hipotecas constituidas sobre viviendas es de 30.600, un 3,9 % más que en junio de 2017, según los datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadístico (INE). Se pone de manifiesto que el importe medio es de 123.896 euros, con un aumento del 5,1 %. Por otra parte, el importe medio de las hipotecas inscritas en los registros de la propiedad en junio (procedentes de escrituras públicas realizadas anteriormente) es de 151.006 euros, un 13,9 % superior al del mismo mes de 2017.

Tal es la importancia de las hipotecas que muchos usuarios se plantean si es necesario la contratación de alguna clase se seguros al formalizar este proceso inmobiliario. Pues bien, en este sentido, la única póliza que requiere de su contratación es la que tiene en cuenta los incendios. La actual normativa en España exige que los propietarios tengan un seguro de estas características para prever esta incidencia en cualquier momento. Por el contrario, el seguro de hogar, a pesar de lo que muchos usuarios puedan creer, no es de obligado cumplimiento, sino opcional.

Uno de los sectores bursátiles más alcistas de las últimas semanas está siendo, para gran sorpresa de buena parte de los inversores, el eléctrico y energético. Con dos empresas, como en los casos de Endesa e Iberdrola, que se están beneficiando de la corriente compradora en las plazas de intermediación de nuestro país. Cuando hasta hace pocos días su tendencia era completamente la contraria. Como consecuencia de estar penalizadas en los previsibles presupuestos presentados por el gobierno español. Pero los problemas para su aprobación han dado nuevas expectativas para que sus precios puedan revalorizarse en los próximos días.

En cualquier caso, las recomendaciones de compra se están imponiendo en estos días por parte de buena parte de los intermediarios financieros. Que han elevado su precio objetivo por encima del que están cotizando estas compañías en este preciso momento. Más allá de otras consideraciones de carácter técnico y hasta puede que también desde la óptica fundamental. En este sentido ha tenido que ver mucho la presentación de los resultados empresariales correspondientes al tercer trimestre de este año en curso.

El TAE son las siglas de lo que es la tasa anual equivalente y es un término financiero que se utiliza con gran frecuencia para detectar el tipo de interés de los diferentes productos financieros. Tanto desde los destinados al ahorro como cualquier línea de crédito ya que siempre se realizará de la misma manera. Es la expresión real del coste o rendimiento efectivo anual de un producto financiero independientemente de su plazo. Hasta el punto de que en más de una ocasión te habrás fijado en sus ratios para determinar la conveniencia o no de la operación.

En el momento de buscar un crédito personal, imposición a plazo o incluso el rendimiento de los dividendos en bolsa con toda seguridad que te habrás fijado en la cuantía del TAE o tasa anual equivalente. Porque será un factor muy importante para el gasto o ahorro que tendrás en el producto financiero seleccionado y que generalmente están regulados por los órganos monetarios. Un aspecto muy importante se basa en que no lo confundas con el TIN ya que no es la misma cosa. Porque el TIN es un porcentaje fijo que recibe el banco por ceder el dinero, a pesar de que en algún que otro momento pueda confundirlos.