Valores que siempre te dan una segunda oportunidad

oportunidadNo hay peor inversión que aquella de la cual no puedes enmendar la equivocación. Es decir, que no vaya a recuperar sus precios de compra nunca más. O al menos durante muchos años, excesivos para tus intereses como pequeño y mediano inversor. Por suerte para ti, esta no es una práctica muy habitual en la renta variable actual. Pero aun así hay muchos casos en donde puedes quedarte enganchando en sus cotizaciones. O lo que es lo mismo, muy alejados de los precios originales. Hasta el punto que te veas obligado a realizar unas pésimas ventas.

Uno de los principales problemas que te puedes encontrar en la inversión en bolsa es que no te den una segunda oportunidad en la apertura de posiciones en los mercados financieros. En especial, porque será una de las fuentes que impulsen que puedas perder importantes cantidades de dinero en tus operaciones bursátiles. Mucho más de lo que puedes imaginarte inicialmente y que no te quedará más remedio que subsanar esta grave incidencia. Que por otra parte puede pasarte en cualquier momento y situación. Incluso a partir de estos precisos momentos.

Para evitar que este problema puede aparecer, nada mejor que unas sencillas recetas que deberás aplicar en el momento que vayas a abrir posiciones en la renta variable. No en vano, será una estrategia muy eficaz para proteger tu dinero de los escenarios menos favorables para tus intereses personales. Porque en efecto, conseguirás optimizar mejor las operaciones y canalizarlas bajo los planteamientos más correctos en tu inversión. Será una de las metas en la que deberás fijarte a partir de ahora.

Segunda oportunidad: ¿es necesaria?

Seguro que en más de una ocasión te has lamentado sobre la inversión realizada a los pocos días de formalizar la operación de compra. Pues bien, hay una serie de valores, que si bien puedes perder dinero en la cotización al principio, lo normal es que a medio y largo plazo saldes las posiciones en terreno positivo. Es decir, obtengas plusvalías en una u otra intensidad. Siempre que cierres las posiciones y saldes la contabilidad de pérdidas, que en algunos casos pueden ser más que importantes.

Para que tengas una segunda oportunidad en la renta variable, deberás cumplir con una serie de requisitos que deben estar muy bien definidos. En primer lugar, no dejarte atenazado por los nervios. El pánico vendedor no debe ser un denominador común en tus actuaciones. Otro característica de tu perfil es tus inversiones deben ir dirigidas al medio y largo plazo. Es el mejor antídoto para no verte perjudicado por ninguna de tus actuaciones. Para ello, no te quedará más remedio que invertir aquel dinero que no vayas a necesitar durante mucho tiempo. Y que no afecte a la liquidez de tu cuenta corriente.

Si cumples con estos requerimientos, con toda seguridad que los mercados financieros te ofrecerán una segunda y hasta puede que una tercera oportunidad en tus inversiones. En especial, en los valores de mayor capitalización y que forman parte de los índices más importantes de la renta variable. Porque en efecto, será muy importante que selecciones los valores de tu cartera de inversión si deseas cumplir con estos objetivos a partir de estos momentos. Y no dejarte muchos euros por el camino.

Propuestas para rectificar

bolsaEn la bolsa nacional dispones de una serie de valores que tarde o temprano te darán una alegría. Aunque de momento pierdas dinero con ellos. Poniendo de relieve el consejo de muchos analistas financieros en el sentido de que en el largo plazo nunca se pierde dinero en la bolsa. No en vano, este es uno de tus principales objetivos y por el que se tienen que guiar tus inversiones desde un principio. Manteniendo la calma en los escenarios más desfavorables para tus intereses. En donde las cotizaciones de las acciones bajan continuadamente por diversos motivos.

En este sentido, hay unas propuestas que con toda seguridad no te arrepentirás si optas por realizar las compras a partir de ahora. Una de estas sugerencias procede de la textil Inditex. Es lo que se denomina un valor hucha que van incrementando el precio de sus acciones año tras año. Prácticamente sin descanso y de forma regular. Debido a la buena salud de su modelo de negocio, con unos resultados empresariales cada vez más positivo y en franca expansión. Aunque en un momento dado te salga mal la inversión, lo normal es que tras un periodo de tiempo más o menos razonable ganes dinero.

Otra de las apuestas más nítidas que dispones en los mercados financieros es la de la constructora Ferrovial. Con un caso muy parecido al de la empresa que preside Amancio Ortega. Muy mal se te tienen que poner las cosas como para que no saldes las operaciones con plusvalías. Aunque en algún momento dado no tendrás más remedio que mantener la calma. Y por supuesto que ser firme en tus decisiones. La experiencia de sus inversores te tiene que servir de aliciente para que emprendas la apertura de posiciones en el valor.

Dentro de esta selección de valores tampoco puede faltar un clásico en la bolsa nacional como es Telefónica. Aunque con una estrategia más matizada, normalmente es una empresa ganadora al medio y sobre todo largo plazo. Donde te puedes permitir algún que otro desliz en su cotización. Sobre todo porque te dará la tan deseada segunda oportunidad. Para que puedas enmendar posibles compras que no se hayan desarrollado como tú quisieses desde un principio. Con el aliciente que dispondrás todos los años de un dividendo garantizado con un interés medio cercano al 8 %. Más que a través de la renta fija tradicional.

Otros valores que nunca fallarán

turismoLa lista de estos activos financieros se amplía a otros valores que proporcionaran mayor seguridad en el momento de formalizar y conformar la cartera de inversión. Es el caso concreto de los valores del sector hotelero, con Sol Meliá y NH Hoteles a la cabeza. A través de una línea de negocios recurrente y que nunca falla a los pequeños y medianos inversores. Máxime cuando los resultados de la actividad turística nunca han defraudado en sus expectativas a los inversores.  No es de extrañar, por tanto, que al menos al cabo de unos cuantos años veas como tus posiciones se han incrementado. Con un poco de suerte hasta mejorando la media de la renta variable española.

Tampoco puedes dejarte en el tintero valores de corte clásico como son los procedentes de las autopistas. Toda una garantía sobre como irán tus inversiones en los próximos años. Más allá que se pueden ver afectadas por correcciones muy profundas en la cotización de sus precios o incluso bajo una tendencia bajista de gran calada y que puede durar más tiempo del deseado. También debes incluir en esta original listas las acciones de un grupo financiero (bancos, aseguradoras, etc.) bien gestionados y que a la larga te darán más de una alegría en sus cotizaciones. Además, con el reparto de dividendos entre sus accionistas.

Desde luego que si unos valores que no pueden faltar al medio y largo plazo esos son eléctricos. Es la apuesta más segura sobre lo que te estamos hablando. Sus negocios siempre van bien y aunque no apuntan a revalorizaciones realmente espectaculares, al cabo de unos años saldarás las operaciones con beneficios. Sea cual fuese la apuesta que realices. Porque además cuentan con una amplia propuesta de compañías de estas características. Hasta el punto de que tendrás más de un problema para su elección. Precisamente se trata de una decisión muy acertada para los plazos más largos en su permanencia.

No quedar atrapado

No en vano, tus actuaciones deben ir dirigidas para que no quedarte enganchado en las posiciones abiertas en la bolsa. Evitando situaciones ciertamente perjudiciales para tus intereses que debes evitarlas bajo cualquier circunstancia. Al fin y al cabo es tu propio dinero el que te estás jugando en los parqués. Para ello, debes impedir que precio de tus acciones esté muy alejado de los niveles de compra.  Algo que en los valores de segunda fila o más especulativos es una situación más que peligrosa.

Corres el grave riesgo que el precio de compra de las acciones nunca se llegue a recuperar. Con lo cual, no tendrás más remedio que saldar la operaciones con unas pésimas ventas. O en su defecto, esperar que suceda un hecho corporativo imprevisible que provoque un cambio radical en su cotización. En este sentido, es como esperar a que ocurra un milagro, proceso por el cual han pasado muchos pequeños y medianos inversores como en tu caso.

De todas formas, y para evitar la aparición de estos escenarios tan peligrosos para tus intereses dispones de una estrategia para limitar las pérdidas de tus movimientos en la renta variable. Nada tan fácil como por medio de una orden de venta denominada como stop loss. Para que de esta manera, puedas cortar las minusvalías. Te dará la oportunidad de asumir solamente aquellas que pueda soportar el saldo de tu cuenta corriente. Siendo una operación muy práctica sobre todo en los procesos bajistas de la bolsa.

Pero con todo, serás muchas más las posibilidades que tengan para disponer, como en la propia vida, de una segunda oportunidad que te permita subsanar los errores cometidos a través de la selección de los valores que conforman tu cartera de inversión. Algo habrás conseguido a través esta estrategia tan útil para defender tus intereses como inversor.


Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *