Patrimonio Neto, todo acerca de cómo funciona

El patrimonio neto se calcula en base a la resta de los pasivos a los activos

El Patrimonio Neto se establece como el valor total de una empresa restando a sus activos sus pasivos. Es decir, sumando el valor de todos los activos corrientes y no corrientes, y restándole sus pasivos corrientes y no corrientes. Es muy importante conocerlo para tener en cuenta qué tal está funcionando la empresa. Tanto empresarialmente como para los propios inversores y accionistas. De hecho, es uno de los valores fundamentales en los que más me fijo a la hora de evaluar una empresa no tecnológica (mayormente), para saber si estoy pagando en exceso por ella o no.

Este artículo tratará de definir bien de qué se trata el Patrimonio Neto, cómo calcularlo, y todo lo que financieramente pueda tener relación con él. También se explicará la importancia de cómo evaluarlo de forma correcta con el propósito de analizar el estado de una empresa. Finalmente, podremos ver una pequeña correlación con las finanzas familiares, que aunque no se haya inventado el término para este uso no por ello es menos funcional.

¿Qué es el Patrimonio Neto y cómo se calcula?

Un patrimonio neto sirve como indicador para saber si la empresa funciona correctamente

Como comentamos anteriormente el Patrimonio Neto es el resultado de restar a los activos de una empresa sus pasivos (deudas). El resultado representa lo que se podría ganar en caso de venderse (transformar en liquidez, dinero) la empresa tras liquidar sus deudas. Corresponde también a un residual valor teórico, ya que a veces ciertos derechos no pueden liquidarse en efectivo debido a circunstancias concretas.

¿Qué partes son consideradas para calcularlo?

Dentro de los activos y pasivos, existen los corrientes y los no corrientes. Los activos y pasivos corrientes son aquellos que se hacen efectivos en un plazo inferior a un año, los no corrientes a un plazo superior.

Entre los activos corrientes encontramos los siguientes:

  • Existencias. Todo lo que es relativo a las mercancías, material de oficina, las materias primas o los combustibles. Todas las existencias que serán objeto de venta o facturación y formarán parte de la parte del producto o servicio vendido.
  • Realizable. Son los relativos a los créditos con los clientes o deudores. Los derechos de cobro por parte de los clientes por los productos ofrecidos o servicios prestados.
  • Disponible. Es el dinero del que dispone la empresa en caja o cuentas corrientes.

Luego tenemos los activos no corrientes:

  • Inmovilizado intangible. Todo lo que tenga que ver con fondos de comercio, licencias, aplicaciones informáticas, patentes, etc.
  • Inversiones inmobiliarias. Cualquier edificio, terreno o construcción.
  • Inversiones financieras. Inversiones financieras con carácter permanente.
  • Inmovilizado material. En ella encontramos la parte de mobiliario, maquinaria y terrenos.

Hay que restar a los activos corrientes y no corrientes los pasivos corrientes y no corrientes para calcular el valor neto

Finalmente tenemos los pasivos, entre los corrientes encontramos los siguientes:

  • Todos los préstamos y deudas a corto plazo. También deben incluirse los pagos a la seguridad social, impuestos derivados de la actividad, los pagos a los proveedores, a los acreedores… Todos los gastos con vencimientos de 1 año o inferior.

Por último tendríamos los pasivos no corrientes:

  • Cualquier préstamo, deuda, sea con entidades financieras o proveedores con vencimientos a largo plazo, mayores de un año.

¿Cómo determinar si es un buen indicador empresarial?

El patrimonio neto nos dice en realidad muy poco, o no! Todo depende del objetivo que persigamos. Es decir, si lo que queremos es ver el valor neto de una empresa, es el mejor indicador. Imaginemos que queremos adquirir el traspaso o adquisición de una empresa por 500.000€. Todos sus activos valen 800.000€, pero sin embargo sus pasivos ascienden a 450.000€. Esto significaría que 800.000€ (activos) menos 450.000€ (pasivos) dan como resultado 350.000€ (su valor neto). Podría considerarse de que no se trata de una buena inversión, en vistas que estamos ofreciendo 500.000€, una cifra mayor a sus 350.000€ de patrimonio neto. Sin embargo, puede que las circunstancias sean idóneas, sobretodo si es una empresa con competitividad y con un crecimiento constante. Esto nos lleva al siguiente punto.

Artículo relacionado:
Ratio de Autonomía Financiera

Saber el patrimonio neto de una empresa año tras año nos permite ver de manera instantánea si esta ha crecido a lo largo de los años. Si estas condiciones se dan, entonces puede que ese sobreprecio esté justificado. Además, es importante ver que sus pasivos están balanceados con sus activos. Una buena proporción sería poseer el doble de activos que de pasivos. Si esa proporción se suele ir manteniendo, acompañada de un crecimiento en su patrimonio neto, puede que la compañía valga más en unos años. Es en estos casos cuando el patrimonio neto nos da una buena referencia para ver si algo puede ser interesante.

¿Cómo podría calcular el Patrimonio Neto de mi economía familiar?

Se puede calcular el patrimonio neto familiar usando las mismas operaciones

En primer lugar, deberías hacer una lista de todo aquello que consideres de valor y poseas (los activos). Lo primero que se nos viene es la propiedad, en caso que tengas una vivienda, saber el valor real que tendría su venta en el mercado. También puedes incluir otras cosas, como un coche que quizás compraste. Puede que pagaras por el coche 24.000€, pero con los años y uso va perdiendo valor, lo mejor es reflejar el valor real que tendría, no engañarse, si ese valor fuera entorno a los 10.000€, esa es la cifra que persigues. Puedes incluir también todo cuanto consideres importante, desde el ordenador, una bicicleta, televisión, etc. Finalmente, suma todos esos valores. Estos representarían tus activos.

En segundo lugar suma todos tus pasivos. Haz una lista con todo aquello que debes o tienes que pagar, incluidas las deudas a corto y largo plazo. Puede ser la hipoteca de tu vivienda si aún tiene cargas pendientes, la letra del coche, de unas tarjetas de crédito, préstamos personales, etc. Finalmente, suma todos los pasivos, y réstalos a los activos sumados previamente. Este será tu patrimonio neto.

Las cuentas pueden mejorarse con futuros pagos de impuestos, como la contribución, impuestos de circulación, así como salarios o incluso si se acreedor de algo o alguien.

Los precios pueden variar en base a la evolución de la economía, por lo que no se puede tener un control de ellos. A veces subirán, y otras bajarán. Puede que poseas muchos activos, pero si tus deudas son grandes podría darse el caso de que tu patrimonio neto tuviera un valor negativo. Cuidado con ello! Al final, del manejo que hagamos y nuestras circunstancias harán que nuestro patrimonio neto fluctúe con el tiempo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.