Invertir en bonos autonómicos: otra alternativa al ahorro

Desde luego que los bonos autonómicos es una de las inversiones más originales por la que puedes decantarse para rentabilizar los ahorros. En especial, por las propias características de este mercado financiero tan especial. Está basado en los bonos, pero con una particularidad muy definida. No es otra que es procedente de las diferentes comunidades autónomas del Reino de España. Tienes muchas modalidades en donde escoger, aunque todos ellos se rigen por los mismos parámetros de contratación. De esta manera, puedes suscribir bonos de Castilla y León, Cataluña, Murcia o cualquier otro territorio de la geografía española.

Si bien la denominación oficial de estos productos financieros es la de bonos autonómicos, buena parte de los inversores los conocen como patrióticos. Han tenido una cierta controversia por las especiales características que presentan. Hasta el punto que no son muy recomendados por parte de los agentes financieros. Viéndolos como un producto muy cercano a los tóxicos y que pueden crear más de un problema a sus demandantes. De cualquier forma, es una alternativa más que tienes en el mundo de la inversión.

Los bonos autonómicos o patrióticos se caracterizan porque no son prolíficos en su emisión. Porque en efecto, no están disponibles en cualquier momento, ni tampoco en todos los años. Dependen en cierta manera de las necesidades de financiación que pueden tener las diferentes comunidades autónomas. Algo que no sucede en todos los momentos. Debido a ello es un  producto muy irregular en cuanto a su presencia en los mercados financieros para que los puedas suscribir a partir de sus condiciones de contratación.

Bonos autonómicos: emisores

emisoresEsta clase de productos procedentes de la renta fija son emitidas por parte de los territorios históricos de España. Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid, Galicia, Asturias o Baleares son algunas de las comunidades encargadas de comercializar estos modelos de inversión tan originales. Pero con diferencias en lo referente a su rendimiento, vencimientos y hasta importes mínimos. Ningún bono presenta las mismas condiciones. No lo olvides a partir de estos momentos si tu intención es decantarte por esta inversión en renta fija. No en vano, es una de las principales novedades que presenta en su actual oferta.

Desde este escenario, puedes encontrarte bonos autonómicos a corto, medio y largo plazo. Aunque en comunidades autónomas diferentes. También deberás tener muy presente que no tendrás más remedio que esperar a que acometan las emisiones. Puede que pase mucho tiempo para que se produzca este hecho. Los bonos patrióticos no es un producto financiero uniforme. Sino que está adaptado a las necesidades de cada comunidad autónoma. No en todas ellas serán las misma tal y como vas a comprobar a partir de estos momentos.

Rendimientos de estos bonos

La primera pregunta que te plantearas es la rentabilidad que podrás conseguir a tus ahorros. Pues bien, dependerá de cada emisión y de la comunidad que los saque a los mercados financieros. De todas formas, para que tengas una idea aproximada de su retorno, debes de conocer que oscila entre el 1% y 6%. Dentro de estos amplios márgenes puedes encontrarte con diferentes modelos de bonos.

Puedes contratarlos a través de tu banco de siempre. Pero también por medio de ciertos agentes financieros que comercializan estos productos destinados para la inversión. En cualquier caso, no conllevan comisiones ni otros gastos en su gestión o mantenimiento. Desde este escenario, es un formato muy asequible para todas las economías domésticas. Ya que no conlleva gastos adicionales, como por otra parte ocurre con buena parte de los productos bancarios. Con lo que podrás ahorrar dinero si eliges esta estrategia en tu inversión.

Ni tan siquiera tendrás que desembolsar ningún gasto por la intermediación de las entidades financieras. Desde este punto de vista se trata de un modelo de inversión muy sencillos de comprender. Hasta el punto que no requiere por tu parte de una amplia cultura financieras. Como por otra parte ocurre con productos tan específicos como los warrants, ventas a crédito o derivados. O incluso si los comparas con los tradicionales fondos de inversión. Desde este escenario no te llevarás ninguna sorpresa negativa.

Sus plazos de permanencia

plazosOtro aspecto que deberás conocer es el plazo al que van dirigidos tus ahorros. Pues bien, se presentan también con mucha flexibilidad, en función de tus necesidades personales. El plazo mínimo pasa por tener los ahorros inmovilizados durante 12 o 15 meses. Con un periodo máximo que queda establecido en torno a los cinco. Y en donde a medida que el plazo es más denso, mayor rentabilidad conseguirás. Aunque con ciertos matices que sabrás a partir de estos momentos.

Durante su periodo de permanencia no podrás realizar rescates, ni parciales ni totales. Sino que tendrás que esperar a su vencimiento para recuperar tus aportaciones monetarias más los consiguientes beneficios. Es por ello, por lo que solamente debes invertir aquel dinero que no vayas a necesitar durante un largo tiempo. No en vano, debes conocer que los bonos autonómicos cotizan en los mercados secundarios. Mucho más complejos en cuanto a sus mecanismos. Que puede llevarte a crearte más de un problema durante la inversión.

Conllevan mayor riesgo

Pero si por algo se caracterizan los bonos autonómicos o patrióticos es por el gran riesgo que conllevan sus operaciones. Porque en efecto, si la comunidad que los emite tiene algún problema de financiación puedes llegar a perder tus ahorros. Por este motivo es por el que ofrecen un rendimiento más generoso. Hasta acercarse a niveles del 5%. Mucho más amplio que el que te proporcionan la mayoría de los productos de renta fija. Entre ellos, imposiciones a plazo, pagarés bancarios, cuentas de alta remuneración o bonos estatales y corporativos. En estos casos, con rendimientos que raramente sobrepasan la barrera del 2%.

De esta forma, tienes un retorno a los ahorros más alto, pero asumiendo los riesgos que contraes con la contratación de estos bonos tan particulares. Para tener una mayor seguridad en esta inversión te será muy necesario que te informes sobre las cuentas que presenta la comunidad autónoma encargada de emitir estos bonos. Para que de esta forma, estés en condiciones de limitar los riesgos con mayor información. No en vano, los territorios con mayores desajustes presupuestarios son lo que generan un rendimiento más elevado. Es el peaje que tienes que pagar por estas condiciones.

Asequibles para todos

importesUna de sus principales ventajas es que son muy asequibles para todos los ahorradores. Desde 1.000 euros puedes formalizar este producto financiero. Sin limitaciones en lo referentes a los importes máximos. A diferencia de otros modelos de inversión que requieren de mayores aportes para abrir posiciones. En algunos casos, bajo importes realmente muy altos. Además, no conllevan gastos ni comisiones adicionales que encarezcan las inversiones. Se trata de una de sus características más valoradas. Por encima de todas las restantes.

No obstante, y como por otra parte es lógico, a medida que las aportaciones sean más elevadas más dinero irá a parar al saldo de tu cuenta corriente. Tampoco lleva ninguna clase de corretajes por parte de los intermediarios de los principales financieros. Válidos para todas las comunidades autonómicas. Con pequeñas diferencias en cuanto a sus aportaciones. Prácticamente inapreciables como podrás comprobar a través de la actual oferta de los bonos autonómicos.

De todas formas, no siempre los tendrás disponibles tal y como puede ser tu deseo. Hasta el punto que en estos momentos solamente están presentes en la actual oferta los bonos de la Comunidad de Madrid. Con un rendimiento de algo más del 2%. Como consecuencia que su riesgo es menor debido a la mayor fiabilidad de esta comunidad autónoma. Aunque no se descarta que en los próximos meses otros entes locales puedan lanzar nuevas emisiones.

Desventajas en su contratación

Deberás tener en cuenta cuales son los problemas que puedes generar con la formalización de estos bonos. El primero, que puedas perder la inversión por la falta de financiación de la comunidad emisora. A continuación el hecho de que es una inversión ciertamente irregular debido a la poca regularidad de sus emisiones. Desde este punto de vista, dispones de inversiones mucho más seguras y con garantías para proteger los ahorros depositados en los bonos.

También es de especial relevancia que son inversión que no están realmente avaladas por las agencias de calificación. De hecho, cuentan con una de las notas más bajas.  Desde esta perspectiva, no es un modelo que sea muy aconsejada para cualquier perfil de inversores. Desde los más conservadores  a los más agresivos. En concreto, es uno de los productos financieros   más peligrosos para tus intereses. Incluso ‘por encima de algunos procedentes de la renta variable.

Al final, serás tú mismo quienes decidas si realmente te merece la pena optar por esta inversión tan particular. Incluso por delante de otra serie de productos también con mucho riesgo en su contratación. De cualquier forma, será en todo caso una alternativa que dispongas para rentabilizar los ahorros procedentes de tu cuenta corriente. Es una de las opciones para superar los márgenes que te ofrecen en estos momentos los productos financieros. En donde no suelen sobrepasar los niveles por encima del 2%. En parte, como consecuencia del abaratamiento del precio del dinero por parte de las autoridades monetarias comunitarias. Hasta situarse en el 0%.


Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *