Iberdrola un valor para todas las carteras de inversión

iberdrolaSi hay un valor en la renta variable nacional que casi nunca defrauda a los inversores ese es Iberdrola. Uno de las propuestas bursátiles más activas en el parqué de la bolsa. No en vano, durante todas las sesiones bursátiles se intercambian infinidad de títulos. Con uno de los volúmenes de contratación más altos del índice selectivo de la bolsa. No en vano, es uno de los blue chips junto a BBVA, Santander, Endesa y Telefónica. Seguido por todos los inversores para iniciar sus operaciones en los mercados financieros.

Iberdrola, por otra parte, es uno de los valores más rentables. Porque en efecto, sus diferencias en la cotización de sus precios no es realmente elevada. Sino más bien todo lo contrario, al moverse habitualmente bajo unos márgenes muy reducidos que raramente supera el 2 %. Hasta el punto de constituirse en una de las elecciones predilectas por toda clase de perfiles en la inversión. Agresivos, intermedios o conservadores hace acopio de sus acciones para rentabilizar de la mejor manera sus ahorros.

Desde este escenario general, Iberdrola se presenta con una de las apuestas fijas en una cartera de inversión estable. Es cierto que su rentabilidad anual no es excesiva, pero proporciona una mayor garantía a los pequeños y medianos inversores. Conformando como uno de los valores hucha por excelencia. Es decir, a través de sus acciones se va creando una bolsa de ahorro poco a poco. Sin estridencias ni cambios bruscos en su cotización. Ideal para mantener sus acciones durante un largo tiempo, tal y como hacen en estos momentos muchos ahorradores.

Iberdrola: cotizando entre 6 y 7 euros

En estos momentos, las acciones de la empresa energética cotizan en torno a los 6,80 euros. Uno de los cambios más altos de los últimos años. Con una revalorización en el año de casi el 15 %, que es un buen resultado para una eléctrica. No en vano, se caracteriza por experimentar alzas más moderadas. Porque este retorno que tiene va en la línea del que marca el índice selectivo de la bolsa española. No puede olvidarse que durante los últimos quince años el precios de sus acciones se han movido en una franja para nada estrecha que ha oscilado entre los 5,20 y 7,15 euros.

Por tanto, está muy cerca de llegar a los máximos de este periodo. Con tan solo un 5 % de alza para llegar a esos precios. En cualquier caso, están inmersa en una tendencia claramente alcista de la que todavía no ha dado señales de debilidad. Con tan solo unas ligeras correcciones para quitar presión compradora a las operaciones de los inversores. Una situación que es muy beneficiosa para todas aquellas personas que estén esperando tomar posiciones en el valor. Porque en efecto, de momento no muestra ninguna clase de debilidades. Sino más bien lo contrario, una extraordinaria fortaleza, tal y como apuntan sus gráficos.

Dividendos por encima del 5 %

dividendosOtro de los alicientes para abrir posiciones en este valor del sector eléctrico es la alta rentabilidad por dividendo que presenta. Ofrece un retorno a los ahorros ligeramente por encima de la barrera del 5 %, a través de dos pagos fijos y garantizados al año. En una política retributiva por parte de la compañía a través de muchos años y que es del agrado de los accionistas de Iberdrola. Porque cuentan todo los ejercicios con un pago para hacer frente a su liquidez. En sintonía con el ofrecido otros de los blue chips de la renta variables nacional.

Esta retribución es muy estable y su porcentaje varía muy poco de un año a otro. Por lo que se conforma como un valor muy recomendable para formar una bolsa de ahorro estable de cara al medio y largo plazo. En donde los pequeños y medianos inversores no sufrirán excesivos problemas para mantener el saldo de sus ahorros. No en vano, sus riesgos son menores que en otros valores de los mercados de renta variable. Con menos posibilidades de que sus acciones se desplomen de forma radical.

Se trata de un valor refugio

Por otra parte, no puede olvidarse que Iberdrola ejerce de valor refugio en los escenarios más desfavorables para la renta variable. Porque en efecto, si bien  no sube en la misma magnitud que otras propuestas bursátiles en los periodos alcistas, su moderación es mayor en los procesos recesivos. Es decir, cuando la bolsa cae, sus acciones lo hacen en menor medida que sus principales índices. Hasta constituirse en uno de los activos financiero refugio en donde guardan el dinero los accionistas. Porque además reciben un dinero garantizado todos los años vía dividendos.

Por este motivo es una inversión que está destinada a un perfil de inversor muy bien definido y que se engloba dentro del grupo de los defensivos o conservadores. En donde prevalece la seguridad por encima de otras consideraciones técnicas o fundamentales. Es hasta cierto punto normal y habitual que el plazo de permanencia de los pequeños y medianos inversores llegue hasta los diez años. O incluso más en el caso de los ahorradores de mayor edad. En lo que es una constante de los intereses de la compañía eléctrica en los últimos años.

Precio objetivo de sus acciones

preciosEn estos momentos el consenso general de los analistas financieros es que todavía le queda un recorrido al alza en el precio de sus acciones. Hasta el punto que le ha asignado un precio objetivo para los próximos meses de 7,3 euros por acción. Esto en la práctica significa que dispone de un recorrido de más del 6 % hasta que llegue a sus objetivos. Aunque con toda probabilidad no será de una forma rápida ni muy vertical. Sino más bien que a través de subidas sostenidas en el tiempo y por supuesto no exentas de correcciones puntuales en este recorrido. No obstante, desde otras fuentes la dan mejores expectativa futuras al creer que sus acciones pueden acercarse a la importante barrera que tiene en los 8 euros.

En cualquiera de los casos, es uno de los pocos valores que lleva desarrollando una figura alcista completamente impecable desde los 4 euros. Poco a poco y sin estridencias está consiguiendo sus principales objetivos. Desde luego que no de una forma llamativa como la que ofrecen otros valores del índice selectivo de la renta variable española. En donde una de las dudas que quedan en el ambiente es en que niveles detendrá estas subidas. Porque con toda probabilidad pueda coincidir con el punto de inflexión del Ibex 35. Porque la cotización de las acciones de Iberdrola van últimamente muy parejas con este parámetro.

Buenos resultados empresariales

Si la cotización de sus acciones va en sentido positivo, parece que lo mismo se da en sus cuentas empresariales. No en vano, los resultados del último trimestre han arrojado unos excelentes datos sobre su línea de negocio. En donde el grupo energético ha logrado durante los primeros seis meses de este año unos ingresos cercanos a los 15 millones de euros, frente a los 14.898 logrados en el mismo periodo del año anterior.

Por otra parte, en este periodo analizado se pone de manifiesto que las inversiones realizadas por Iberdrola alcanzaron un valor de 2.515 millones de euros. Al cierre del segundo semestre, su deuda financiera neta ascendía hasta los caso 30.000 millones de euro. Es decir en torno a 250 millones menos que a finales de diciembre del pasado ejercicio. Se trata de unos resultados que  han sido muy bien recibidos por parte de los inversores. En donde las compras de sus acciones se han impuesto claramente sobre las ventas.

Exposición a otros sectores y negocios

negociosNo obstante, una de las sombras que generan sus resultados es su vinculación a otras líneas de negocio no relacionadas con las fuentes de energía tradicionales. Puede representar más de un problema en su cotización durante los próximos años. Incluso con una incidencia más directa sobre sus próximas cuentas de resultados. Es uno de los riesgos que lleva aparejada la compañía a través de su actual estrategia empresarial.

De todas formas, al depender de un modelo de negocio estable y recurrente propicia que los ingresos puedan ser homogéneos por encima de otras consideraciones. En este sentido, no puede olvidarse de que se trata de un servicio que es completamente necesario para todos los ciudadanos y que requieren de la contratación de sus prestaciones. Incluso abarcando nuevos funciones para el hogar y la empresa como es el servicio de gas. Aunque en todo caso bajo una fuerte rivalidad frente a sus principales competidoras en el mercado. Como por ejemplo, Gas Natural o Endesa.

De cualquier forma, y a modo de resumen, las acciones de Iberdrola es una apuesta en renta variable que no debe faltar en la mayoría de las carteras de valores. Sea cual fuese el perfil que presenten los pequeños y medianos inversores.  Incluso combinando esta inversión con otros valores más agresivos como parte de una estrategia global para rentabilizar los ahorros de una manera más eficaz y segura que hasta ahora. En donde será muy necesario cuantificar el porcentaje que tendremos que dar a estas acciones y que irá en función de los objetivos perseguidos a partir de estos momentos.


Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *