¿Cuál es el beneficio real de las plusvalías en bolsa?

En las operaciones de bolsa no solo hay que contar con los beneficios que pueda deparar las operaciones. Si no que por el contrario es necesario contar con todas las comisiones y los gastos en su gestión y mantenimiento. Hasta el punto de que estas cantidades se descontarán del coste total de los movimientos realizados en los mercados de renta variable. Es  una operación contable que deberás hacer para poner de manifiesto cuál el beneficio neto y no bruto que has obtenido al final. Para que de esta manera no te lleves alguna que otra sorpresa al realizar la contabilidad de todas las operaciones en bolsa.

Porque por ejemplo, para una operación estimada de 100.000 euros habrá que hacer frente a 625 euros aproximadamente en concepto de varias comisiones. Por lo tanto el beneficio real no es el que has previsto desde un inicio. Si no que el obtienes después de realizar los descuentos estos gastos que tienen todas las operaciones en cualquier mercado financiero. No solo en la bolsa, sino en otros productos financieros, tales como los fondos de inversión, fondos cotizados, derivados y hasta los warrants. Ninguno de ellos es gratis, tal y como es lógico pensar.

Por otra parte, también debes conocer que la compraventa de acciones no tienen retención, pero a cambio hay que tributarlas en la declaración de la renta. Esta es una situación que queda plasmada en algunos productos destinados a la inversión y que debes prever si interesan más contratar por su tratamiento fiscal. Porque en efecto, la fiscalidad es otro de los aspecto que debes analizar en el momento de invertir tu patrimonio. Porque puede tener un efecto diferido que quizás te interese mucho más llevarlo a cabo. En función del perfil que presente como pequeño y mediano inversor.

Fiscalidad y beneficio real

Las plusvalías en bolsa es la diferencia positiva entre el precio de la compra y la venta de las acciones. Pero nunca refleja la realidad sobre el dinero que va a parar a la cuenta corriente de los pequeños y medianos inversores tal y como es tu propio caso. Por un lado, hay que descontar todas las comisiones y gastos de gestión o mantenimiento que conllevan cada una de las operaciones. Y por otra parte, el tratamiento fiscal de estos movimientos. Como consecuencia de ambas operaciones, se llegará a la conclusión de que los beneficios no son netos, sino que por el contrario son brutos ya que habrá que descontar una serie de gastos para encontrarse al final con el beneficio real de las operaciones realizadas en los mercados financieros.

El primer recorte que tendrán que afrontar los usuarios es el derivado por las operaciones de compraventa en la bolsa española. No solamente proceden de una única fuente de gastos, sino de varias. Además, buena parte de las comisiones afectarán por partida doble, tanto en la compra como venta. La más importante es la que tiene que ver con los costes de intermediación. Son los que cobran las entidades financieras con las que se realizan las operaciones. Debes tenerlos en cuenta a partir de estos momentos para no llevarte alguna que otra sorpresa en cuando te la carguen desde la entidad financiera.

Tarifas de las operaciones en bolsa

No hay unas tarifas fijas, sino que dependen de cada intermediario que tendrán que publicar sus tarifas y remitirlas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Oscilan entre un 0,20 % y 0,40 % sobre el importe efectivo de cada operación. Es decir, para una inversión de 100.000 euros tendrá un desembolso medio de 300 euros y que tendrá que aplicarse dos veces, en el momento de la compra y venta de las acciones. De todas formas, estos márgenes comerciales pueden verse reducidos por medio de los intermediarios digitales que cuentan en estos momentos con las mejores ofertas para operar en los mercados financieros.

Los cánones de liquidación es otro de los gastos fijos que conlleva cualquier operación en bolsa. Se trata de una tasa fija que aplican los intermediarios financiaros del 0,0026 % sobre el importe de la operación. Con un mínimo de 0,10 euros y una cuantía máxima de 3,50 euros. Supondrá un coste insignificante pero que será obligatorio ejecutar en todos los movimientos en los mercados de renta variable. A ello habrá que añadir los cánones de la bolsa española y de la que es ajena los bancos encargados de realizar la operación. Se aplica por tramos, 1,10 euros para operaciones inferiores a 300 euros y un máximo de 13,40 euros para los importes que superen 140.000 euros. Por último, también está presente una comisión denominada como de custodia. Es la más baja de todas y su cuantía oscila entre 3 y 9 euros por valor al año aproximadamente.

Gastos de las operaciones en bolsa

El gasto medio de una compraventa de acciones (por valor de 100.000 euros) representará un cargo final a cuenta en torno a 625 euros. Se descontará de las plusvalías generadas en las operaciones realizadas. No obstante, no será el único desembolso que deberán afrontar los inversores ya que el tratamiento fiscal de esta inversión también generará un gasto obligatorio. No porque tengan retención, que no la tiene, sino porque hay que tributarlas en la declaración de la renta. Porque ese es otro aspecto a tener en cuenta y es que debes conocer que las operaciones en los diferentes mercados de renta variable no tendrás más remedio que declararlas desde el punto de vista fiscal. No en vano, sus consecuencias pueden ser muy negativas para tus intereses personales.

Las ganancias patrimoniales, que se produce cuando el precio de las ventas es superior al de las adquisiciones, tributan como rentas del ahorro en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Pero no siempre de la misma manera ya que le es aplicado un tipo impositivo que oscila entre el 19 % y 23 %. A través de diferentes tramos que irán en función de las plusvalías generadas durante un mismo año. De esta manera, las ganancias hasta 6.000 euros tributarán al mínimo, al 19 %; entre 6.000 y 24.000 euros al 23 % y en la franja máxima, a partir  de 24.000 euros, tendrán una imposición del 24 %. No obstante, hay una pequeña diferencia en su tributación y es que esta no se producirá en el momento de la venta. Sino que por el contrario, habrá que abonarlas al realizar la declaración de la renta del próximo año.

Ganancias reales de las operaciones

Como consecuencia de todos de estos costes fijo, la operación cuantificada anteriormente generará un desembolso cercano a 3.000 euros para unas plusvalías de 10.000 euros. Con lo que al final el beneficio neto de la operación en bolsa será de tan solo 7.000. Es decir un 30 % menos del dinero ganado en los mercados financieros. De todas formas, dispones en estos momentos de unas estrategias muy eficaces para aliviar estos gastos tan poco deseados por tu parte. Se trata básicamente de optimizar las operaciones como hasta ahora no habías hecho. Porque no olvides de que los secretos en la bolsa no existen, más allá de lo que ganes en cada una de las operaciones realizadas.

Otro de los aspectos que no debes olvidar es calcular cuál es el apartado de ganancias y el de gastos en cada una de las operaciones en bolsa que hagas durante todo el año. Te dará más o menos aproximado el resultado de la operación. Lo peor de todos es cuando pierdes dinero en las operaciones en bolsa o en otros productos financieros. Porque en este caso en concreto la fuente de gastos será por partida doble. Por una parte, los generados por la propia operación y otro lado los desarrollados por las comisiones y gastos en su gestión y mantenimiento. Por este motivo no es extraño que buena parte de los inversores mantengan la opinión de que invertir siempre supone asumir un buen número de gastos.

¿Cómo optimizar las operaciones?

De todas formas, puedes seguir una serie de pautas o consejos para aliviar estas operaciones en los mercados de renta variable. Desde luego que no te costarán un excesivo esfuerzo y en cambio la recompensa puede ser muy gratificante para tus intereses personales. Entre otras razones porque contendrás el gasto de muchos euros. Como en las siguientes actuaciones que te exponemos a continuación.
  • Optar mejor por las operaciones nacionales en vez de las internacionales. Son más baratas y pueden ser incluso más rentables.
  • Trata de agrupar todas tus operaciones de compra y venta en una sola. Es una estrategia para que las comisiones no sean tan altas. Al moverse en una franja que sea la más conveniente en su aplicación.
  • Puedes acudir a las ofertas que vienen desarrollando los bancos y que abaratan las tarifas sensiblemente. Sin que tengas que renunciar a ningún servicio o prestación.
  • Si no estás seguro de impulsar la operación en bolsa, puede que la mejor idea sea no realizar la operación. Porque debes tener en cuenta que te puede suponer un gasto no necesario. Y que puede ir añadido a las pérdidas que puedas generar.
  • Se trata básicamente de optimizar las operaciones como hasta ahora no habías hecho. Porque no olvides de que los secretos en la bolsa no existen, más allá de lo que ganes en cada una de las operaciones realizadas.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.