Cláusulas suelo

clausulas suelo

Hace unos años, saltó a los medios de comunicación la llamada cláusula suelo y el efecto que tenía este sobre las hipotecas, hasta el punto de que se podía hacer que el banco devolviera lo que se pagó de más por aplicarlas. Pero, ¿qué son las cláusulas suelo?

Si todavía no sabes bien a qué se refiere esta, cómo saber si tu hipoteca la tiene, y por qué se consideran abusivas, es hora de que encuentres toda la información que necesitas saber.

Cláusulas suelo, ¿qué son?

Cláusulas suelo, ¿qué son?

Las cláusulas suelo son en realidad pequeñas «adiciones» que se incluyen en los contratos de hipotecas y que establecen un interés mínimo de una hipoteca variable. Este se aplica siempre que el índice de referencia más el diferencial no llega a ese valor establecido.

En otras palabras, se trata de una cláusula que incluye el banco y que dice cuál es el interés mínimo que va a pagar el usuario, independiente de que el índice de referencia, que suele ser el Euríbor en las hipotecas junto con el diferencial sean menores de ese mínimo.

Es decir, que si tu cláusula establece que el mínimo es un 3% y ese mes el Euríbor cae y con el diferencial el tanto por ciento es de 1,5%, tú seguirías pagando ese 3%.

Otro nombre por el que se le conoce a las cláusulas suelo es el de suelos hipotecarios. En realidad, ambos términos se refieren a lo mismo.

Por qué son abusivas

Ahora bien, ¿por qué es abusiva? Aparte de porque es una condición que muchos hipotecados no se dan cuenta hasta que empiezan a sentirlo en sus bolsillos, viendo cómo otros pagan menos y uno tiene que seguir igual, también es debido a que esas cláusulas muchas veces se introdujeron sin transparencia en el caso de los bancos, es decir, que no explicaban lo que implicaba tenerlas en el contrato, por lo que muchos empezaron a denunciar a las entidades bancarias.

Y fue en 2013 cuando el Tribunal Supremo declaró nulo por abuso ese interés mínimo, siempre que se hubiera hecho con una falta de transparencia. Un tiempo después, el propio Tribunal de Justicia de la Unión Europea permitió que los afectados pudieran recuperar el dinero pagado de más de toda su hipoteca.

Cuándo se aplican las cláusulas suelo

Las cláusulas suelo se han venido aplicando desde hace muchos años atrás. Por eso, que no te extrañe encontrártela incluso en contratos hipotecarios que ya han vencido. En general, se aplicaban a las hipotecas de manera directa e indirecta; era algo que incluían casi todas las hipotecas y, salvo que la persona negociara con el banco, esta estaba incluida.

Es decir, que no era algo que los propios hipotecados pidieran, o que fuera añadida por x servicios extras, sino que era una «norma» de los bancos.

Hoy día estas se consideran abusivas, pero no quiere decir que no puedan surgir términos y figuras parecidas a estas, por lo que a la hora de firmar un contrato hipotecario, es muy importante revisarlo y, en caso de no entenderlo, acudir a un profesional que pueda valorar si es «legal» o hay algo que pueda considerarse negativo en el presente y futuro del hipotecado.

¿Mi hipoteca la tiene?

clausula suelo de la hipoteca

No hay duda de que, a pesar de los años que transcurran, aún habrá personas que en su contrato hipotecario tengan aplicadas las cláusulas suelo. Y eso implica que, si reclamas, el banco está obligado a devolverte el dinero. Pero, para conseguir eso, lo primero que necesitamos es saber si realmente están o no.

Para saber si una hipoteca las tiene o no hay que consultar el contrato hipotecario. Eso sí, no te confundas con la escritura de compraventa porque no tiene nada que ver. En ese contrato, que formaliza la hipoteca de la casa, sienes que ir al apartado de «condiciones financieras». Ahí, intenta localizar un texto similar a este:

«En ningún caso el tipo de interés nominal anual resultante de cada variación podrá ser superior al X% ni inferior al X%».

Si lo has encontrado, entonces es que tienes impuestas no solo cláusulas suelo, sino también techo. Otros términos que los bancos suelen utilizar para estas son: «limitaciones a la baja del tipo de interés», «tipo de interés mínimo», «limitación del tipo de interés», «túnel» o «acotación mínima».

Lo siguiente que debes hacer es consultar el recibo de los dos últimos meses y comparar el tipo de interés pagado. ¿No es igual que la suma del Euribor más el diferencial pactado? Entonces ya tienes una prueba irrefutable de que tienes esa cláusula.

Cómo reclamar las cláusulas suelo

Cómo reclamar las cláusulas suelo

Ya conoces un poco más a fondo las cláusulas suelo y cómo encontrarlas en tu hipoteca pero, ¿qué hacer si te las encuentras? Pues puedes exigir el reembolso de lo que has pagado de más, hasta el último euro. Para ello, hay dos formas de hacerlo.

Vía extrajudicial

Este es quizás el ideal para muchos, ya que es gratuito y se ampara en el Real Decreto-ley 1/20017. Se basa en la exigencia al banco de que devuelva todo lo que se ha cobrado por esa cláusula. Para ello, tienes que:

Poner una reclamación formal en el Servicio de Atención al cliente del banco. Si tu banco ha desaparecido o se ha fusionado con otro, entonces tendrás que hacerlo en la nueva entidad.

El banco debe dar respuesta a esa reclamación. Y puede hacerlo de dos formas diferentes: aceptando la solicitud, y presentando el cálculo que han hecho, desglosado, para que sepas lo que te van a devolver. Pero, ojo, porque puede no ser lo que realmente deba, sino que te harán una oferta, bien para la devolución o para reducir capital de la hipoteca, para invertir en servicios del banco, etc.

La otra forma en que pueden responder es negándose a la reclamación. Si eso pasa, o bien transcurren tres meses desde que intentáis poneros de acuerdo, el proceso se termina sin solución y entonces podrás interponer acciones legales (algo que, mientras estés en esta vía, no puedes hacer).

Vía judicial

En este caso consiste en interponer una denuncia en el juzgado al banco. Para ello, hay que acudir a uno que esté especializado en cláusulas abusivas (en cada provincia suele haber uno). Otra opción es acudir a abogados y que sean ellos los que la pongan. Eso sí, tienes que pagar unos honorarios y provisión de fondos. Pero si el banco es condenado a pagar todas las costas judiciales, en realidad tú no tendrás que pagar nada.

Aquí ya la solución la dará un juez que será quien determinará si tienes derecho a la devolución o no.

¿Tienes más dudas sobre las cláusulas suelo?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.