Cinco claves proteger tu fondo de inversión

Los fondos de inversión se constituyen en una de las alternativas preferidas por parte de los inversores españoles para rentabilizar sus ahorros. Hasta el punto de que uno de cada tres personas tiene suscrito un producto financiero de estas características, según los últimos datos facilitados por Inverco. Es un modelo de ahorro que ha presentado una revalorización media durante el último año en torno al 2,50 %. Con la ventaja que se presentan bajo diferentes formatos: renta variable, renta fija, mixtos o incluso desde planteamientos alternativos. Configurándose como el principal producto de ahorro en estos momentos.

Su importancia en la cartera de inversión de los pequeños y medianos inversores se debe fundamentalmente a la escasez de propuestas rentables para mejorar el patrimonio. En este sentido, no puede olvidarse que los tradicionales productos bancarios no pasan por el mejor de los momentos. Sino que por el contrario, están inmersos en unos rendimientos mínimos como consecuencia del abaratamiento en el precio del dinero. Y que ha llevado a que imposiciones a plazo, pagarés o incluso cuentas de alto rendimiento no ofrezcan un interés por encima del 1,50 % en estos precisos momentos.

De cualquier forma, los fondos de inversión se han convertido en la alternativa hacia estos productos financieros, aunque no exentos de riesgos. Precisamente para que estos estén más limitados no tendrás otro remedio que aplicar una serie de estrategias para que te aporten una mayor seguridad en cada una de las operaciones. En función de la composición de estos fondos y que pueden incidir en que unos sean más complejos que otros. Por tanto requerirán de una mayor protección por parte de tus actuaciones. Estas serán algunos de los mecanismos de autodefensa que tendrás ante este producto financiero tan popular.

Fondos con divisa protegida

Desde luego que en algunas de las ocasiones el cambio de divisa puede perjudicar tus intereses. Hasta el punto de limitarte la rentabilidad que puedas obtener desde el momento de su contratación. Para evitar este escenario tan poco deseado nada mejor que contratar un fondo de inversión que esté diseñado con una protección de la divisa. De esta manera, no te podrás ver perjudicado por un cambio desfavorable en la moneda contratada. Sea el euro, dólar, libra esterlina o cualquier otra.

De esta manera, en unos casos las pérdidas no serán tan fuertes cuando los escenarios no sean los alcistas. Mientras que en otros, sencillamente te ayudará a mejorar la cuenta de resultados con una rentabilidad mucho más elevada. En cualquier caso, será una estrategia en la inversión que no perjudicará en tus intereses personales. Si no que el por contrario, será una táctica muy beneficiosa para sortear los escenarios menos favorables para los mercados financieros. Sin que en ningún momento tengas que desembolsar unas comisiones adicionales. En lo que se constituirá en una alternativa a la gestión de tu patrimonio personal o familiar.

Gestión activa en los fondos

Otro de los formatos por los que te puedes decantar en esta clase de productos financieros es por una gestión de los fondos de inversión que sea mucho más flexible. No en vano, conseguirás que puedas amoldarte a todos los escenarios posibles en los mercados financieros. Incluso en los más perjudiciales a tus intereses. Podrás pasar de la renta variable a la fija o viceversa, en función de la evolución de los diferentes activos financieros. Y lo más importante, sin que tu tengas que hacer absolutamente nada. Sino que de esta estrategia se encargará la propia gestora de los fondos de inversión.

Desde este planteamiento general, puede ser un método de gran utilidad para adaptarte a nuevo cambios de ciclos económicos. O por los menos cuando se produce una significativa variación en la tendencia de los mercados financieros. Como por ejemplo, de alcista a bajista. Para que de esta manera estés en la mejor de las situaciones para rentabilizar tus ahorros. Sea cual fuese el perfil que como pequeño y mediano inversor aportes. En estos momentos, buena parte de los fondos de inversión están desarrollados bajo esta especial característica. No tendrás problemas para encontrarlos en la oferta que proporcione tu entidad bancaria.

Modelos con mayor diversificación

Esta es otra de las estrategias que te puede beneficiar en algún que otro momento de tu vida financiera. En especial porque puedes combinar diferentes activos financieros para tratar de que mejore el rendimiento de este productos financiero. A través de este método en la inversión será mucho más sencillo mejorar los márgenes de intermediación. Y cuando menor para reducir las pérdidas cuando los escenarios en los mercados financieros no son los inicialmente planteados. Además, su aplicación no te exigirá en ningún momento del pago de ninguna clase de comisiones o gastos por su gestión o mantenimiento. Hasta el punto que estos fondos de inversión podrán ser de gran utilidad en algún que otro momento de tu vida financiera.

Por otra parte, la diversificación en los fondos de inversión puede servir para proteger el dinero ante los escenarios más adversos en los mercados financieros. Hasta el punto que puede hacerte ganar dinero cuando en otras situaciones este hecho es más que improbable. Por medio de una correcta combinación de activos financieros. No solamente procedentes de la renta variable, sino también de la fija o incluso desde planteamientos alternativos o más innovadores. Esta es una de las ventajas que te proporciona elegir este modelo en la inversión tan flexible en su gestión.

Abierto a nuevas propuestas

Otra de las claves para conseguir tus objetivos pasa porque el fondo de inversión pueda incluir otros modelos de inversión más estable. Con el objetivo principal de limitar los riesgos de la parte más agresiva del producto suscrito. Como por ejemplo, por medio de algún activo monetario de naturaleza monetaria que ofrezca mayor seguridad en los fondos depositados. Desde luego que su rentabilidad no será para nada espectacular. Pero por el contrario, será toda una garantía para proteger tus intereses en el momento más indicado. Por encima de otros formatos más agresivos en esta clase de productos financieros.

Si este es tu deseo no debes preocuparte en exceso ya que la oferta que te ofrecen las gestoras es muy amplia y destinada para toda clase de perfiles en los usuarios. Bajo un porcentaje que irá en función de cuál es tu modelo como pequeño y mediano inversor. Además, estos fondos son muy fáciles de comprender porque su composición no es muy compleja. Los puedes encontrar tanto en los formatos vinculados a la renta variable como en la fija. Se trata de una estrategia más defensiva que puede sacarte de más de un apuro en algún que otro escenario económico. Son necesidad de complicarte la vida en suscribir diferentes clases de productos financieros.

Los más seguros: monetarios

En los escenarios más complejos incluso puedes contratar los denominados fondos de inversión monetarios. Sirven como puente antes de irte a otras fórmulas más complejas. Es cierto que el rendimiento que conseguirás con ellos será más bien mínimo. Pero al menos detendrás las perdidas en tu cartera de inversión. Hasta el punto que ya tendrás tiempo para traspasarlo hacia otros modelos más exigentes. El rendimiento que te generan los fondos de inversión monetarios oscila aproximadamente entre el 0,10 % y 1,50 %. En donde será muy importante que elijas la divisa correcta para evitar errores que puedes pagar muy caro en cualquier momento del proceso de inversión.

Por el contrario, tendrán un menor riesgo en su contratación ya que raramente aportan pérdidas de especial relevancia. Por otra parte, no puedes olvidar que estos fondos de inversión pueden servirte como refugio ante los momentos más complicados en los mercados financieros. En especial, cuando la tendencia de fondo de los mercados de renta variable es claramente bajista. Desde luego que tendrás muy pocos problema con estos productos financieros a partir de estos momentos. Es la gran ventaja que te reporta su formalización y a diferencia de otros fondos mucho más exigentes.

Cubrir los escenarios de volatilidad

Por último, este formato también puede librarte de más de un apuro a partir de estos momentos. Aunque para ello deberás asumir más riesgos que en otros. Para que la rentabilidad se instale en tu cuenta de resultados en los peores momentos de los mercados financieros. No obstante, se trata de un modelo de inversión que solamente es aconsejable de realizar para periodos puntuales de escasa duración. Es en donde son más efectivos para mejorar los retornos a tu patrimonio personal o familiar.

Finalmente, como complemento a la inversión puedes combinarlos con la compra y venta de acciones en la bolsa o incluso con algún que otro depósito que contemple un rendimiento aceptable para tus intereses. Como por ejemplo, los promocionales que te generan una rentabilidad cercana al 1,50 %. Aunque en la mayoría de las ocasiones te requerirán alguna clase de vinculaciones: domiciliar la nómina, recibos domésticos o incrementar tu relación con la entidad bancaria. Puede ser una mezcla que te reporte más ventajas que inconvenientes. Y por tanto debes de tenerlo en cuenta para proteger tu dinero a partir de estos momentos. Aunque sea desde una postura más defensiva que en los restantes modelos de inversión.


Categorías

Bolsa

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.