Rumores de la venta de Endesa a los inversores chinos

El rumor ha aparecido en los titulares de la prensa digital: “ENEL quiere desprenderse de Endesa”. Se trata de una información, que por lo inesperada, ha llenado de dudas a los pequeños y medianos inversores que tienen tomadas posiciones en esta compañía eléctrica. Hasta el punto que no saben muy bien la estrategia en la inversión que tienen que desarrollar a partir de estos momentos. Si bien mantenerse como hasta ahora a la espera de mayores revalorizaciones en sus títulos o por el contrario deshacer posiciones por lo que pueda pasar.

Es más, en esta información que ha aparecido en los medios digitales se incide en algo más importante al afirmarse que “el plan era seguir vendiendo en bolsa, pero, vaciada de sus activos más valiosos, el recorrido bursátil es breve y pequeño. Es más, hoy en día, ENEL sostiene la cotización de Endesa”. Pero de lo que no se menciona en ningún momento es en el precio de la venta de una de las mayores eléctricas en España. Un factor que es crucial para determinar la postura de los inversores en este tema tan sensible en el mercado de renta variable español.

No hay que olvidar que la eléctrica italiana ENEL se lleva el 70 % de los dividendos generados desde Endesa en los que ha sido una excelente operación bursátil para sus intereses empresariales. Más allá de otras consideraciones vinculadas con su posicionamiento estratégico en un mercado tan apetecible como el español. En cualquier caso, hay que incidir en que esta posible operación podría ser favorable para los intereses de los intereses en función de los precios que se puedan fijar a partir de estos momentos.

Endesa: oferta de los chinos

En esta información aparecida esta semana se pone de manifiesto que “Por eso, ha surgido la idea de Tres Gargantas. El gigante chino de la electricidad está loco por entrar en Europa. Quería hacerlo por Portugal, con EDP, pero en Bruselas se le enfrentaron, aunque no mucho. Esa batalla aún no ha concluido. Pero también podría ser Endesa y en ese caso los chinos no estarían comprando activos: estarían comprando cuota de mercado en Europa”. En todo caso, dan a entender que el potencial de revalorización de la eléctrica española es nulo. Hasta el punto de que se comenta de que está en precios superiores a su valor real en bolsa.

Mientras que por otra parte, quedaría por constatar el precio al que estaría dispuesto a dar la compañía asiática si se formalizase esta operación en los mercados de renta variable. En cualquiera de los casos, no ha habido una reacción por parte de Endesa en estos y su bajada en bolsa se debe a otras circunstancias exógenas a las que indica este posible rumor aparecido en la prensa digital. Después de haber alcanzado la figura de subida libre que es una de las más ventajosas que se pueden dar en la bolsa. Entre otras razones porque no hay más resistencias por delante y por tanto continuar con la tendencia alcista en los próximos meses.

Rumores que no son nuevos

De todas formas, estos rumores no son  nuevos ya que desde hace varios años se viene comentando los intereses de otras compañías por Endesa. Incluso se habló de que Naturgy estaba muy interesado en la opción de compra. Hasta se habló de su precio y que estaría en torno a los 23 euros por cada acción. Es decir, un poco más debajo de sus posiciones actuales, pero que por tanto no sería una operación rentable para los intereses de los pequeños y medianos inversores. En este sentido, es muy complejo que una oferta de estas características pueda superar los precios en que cotiza en estos momentos Endesa.

Por otro lado, no nos podemos olvidar que esta eléctrica sigue repartiendo un dividendo que puede ser muy interesante para los usuarios bursátiles. Con una rentabilidad media anual en torno al 6 %, con el pago a cuenta de 1,43 euros y que está incluido en  la banda más alta de las empresas que cotizan en el índice selectivo de la renta variable española, el Ibex 35. Aunque a partir del año 2021 bajará en un 10 %, tal y como se ha adelantado desde sus órganos rectores. Un factor que en algunos casos puede suponer la escapada de algunos de los pequeños y medianos inversores que tienen en estos momentos abiertas sus posiciones en el valor.

¿Qué puede hacerse con el valor?

El dilema de buena parte de los inversores minorista es que hacer ahora con el valor eléctrico. Si seguir en sus posiciones o por el contrario venderlas ante lo que pueda pasar a partir de estos momentos. Porque no se puede descartar bajo ningún aspecto que se pueda originar alguna que otra situación que no sea muy favorable para sus intereses personales. Hasta el punto de que se pudiese perder mucho dinero en las operaciones a precio de mercado. Un riesgo al que pueden estar abocados los inversores si al final se produce este movimiento en los mercados financieros.

Dentro de este contexto general, crea muchas dudas entre los pequeños y medianos inversores y puede presionar a que la corriente vendedora se empiece a imponer desde estos momentos. A pesar de que todavía Endesa está por encima de la importante barrera de los 23 euros por acción. Un nivel en los precios que puede diferenciar la decisión para comprar o vender sus acciones ya que puede ser el momento para que se tome una importante decisión respecto a uno de los valores más calientes en el mercado continuo nacional. Como en general todas las eléctricas españolas y que son las que más se han apreciado en los últimos doce meses.

¿Ha tocado techo?

Esta es una de las preguntas claves para saber qué estrategia en la inversión hay que tomar en los próximos meses. Porque se están dando las primeras señales sobre esta posibilidad que se está apuntando en el análisis técnico. Con una opción de que pueda haber un cambio de tendencia más tarde que temprano y que puede influir en la decisión que vayan a tomar los pequeños y medianos inversores. En donde una de las mejores opciones que pueden tomar es deshacer sus posiciones y dirigirse a otros que cuenten con un más importante potencial de revalorización. Como cuentan algunos representantes del Ibex 35 y que aportan unos precios muy competitivos debido al ajuste que han realizado en los últimos meses.

Mientras que por otra parte, también es muy relevante indicar que todo parece indicar que el precio máximo que puede obtener Endesa a partir de estos momentos no es mucho más alto que en los actuales niveles. Si no que por el contrario, puede producirse en cualquier momento un tirón bajista que puede perjudicar y mucho los resultados en las operaciones de los pequeños y medianos inversores. Sea cual fuese la estrategia en la inversión que vayan a emplear en los próximos meses. En donde se ha llegado a unos niveles en donde los inversores tienen más que perder que ganar. O dicho en otras palabras, los riesgos latentes en las operaciones son más elevados que hace tan solo unos pocos meses.

Asimismo, hay que recalcar que Endesa ha tenido ciertos problemas para subir en bolsa desde el mes de marzo debido a que ha había alcanzado unos niveles en su cotización que había que calificarlos como de óptimos. Es decir, muy ajustado a los precios objetivos que se les había asignado por parte de los diferentes intermediarios financieros y que es al fin y al cabo una de sus maneras para seguir creciendo en los mercados de renta variable. No en vano, ya le cuesta más esfuerzo seguir apreciándose en las plazas nacionales.

Primeras señales de debilidad

En todo caso, y después de mucho tiempo con un aspecto técnico impecable, se han dado esta semana los primeros signos de debilidad en la cotización de la eléctrica española. En este sentido, cabe resaltar que Endesa ha desarrollado una vela envolvente bajista que puede ser muy perjudicial para sus intereses en los mercados de renta variable. Debido a que emerge después de mucho tiempo un movimiento bajista adquiere relevancia activando señales de venta en algunos de sus principales osciladores. En cierta forma, generado por su situación de sobrecompra, y con un sensible repunte en la volatilidad de sus preciso y que se puede apreciar en su aspecto técnico.

Es decir, puede estar anticipando un movimiento correctivo de cierta importancia y que podría llevar a sus acciones hasta la zona de soporte que está en estos momentos en torno a los 23 euros por cada acción. Sin perder la tendencia alcista, sería el momento de deshacer las posiciones con el objetivo de disfrutar de las plusvalías acumuladas hasta estos precisos momentos. Mientras que si no estuviese posicionado en este valor, la mejor estrategia en la inversión se basaría en aprovechar estas recaídas en la bolsa para comprar sus títulos bajo un precio mucho más competitivo que hasta ahora. Con el valor adicional de que su potencial de revalorización será más alto que en estos momentos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.