¿Quieres saber algo más sobre el Standard and Poor’s?

El Standard and Poor’s es uno de los índices que muestra una mayor fortaleza en estos momentos y por encima de las restantes plazas internacionales tras la expansión del coronavirus. Con unos cuantos puntos porcentuales mejor que en otras de las propuestas de los mercados de renta variable en todo el mundo. Desde luego que no ha llegado a los niveles del Nasdaq, pero a cambio ha sabido resistir con mayor optimismo a la corriente vendedora en los mercados financieros. Siendo por lo tanto una de las opciones que disponen los pequeños y medianos inversores para rentabilizar su capital disponible en lo que queda de año.

El Standard and Poor’s se ha dejado en lo que llevamos de año un 16 %, muy por debajo de las pérdidas en los mercados de renta variable en los países europeos. Después de que antes del mes de marzo se alcanzasen los máximos históricos junto con los otros índices bursátiles en EEUU. Es decir, cuenta todavía con un margen de confianza por parte de los inversores de cara a los próximos meses en detrimento de otros índices del viejo continente. Y es este es un factor muy relevante para conformar una cartera de inversión racional y equilibrada a partir de estos momentos. Siendo en cualquiera de los casos uno de las notas más relevantes que ha provocado la llegada del coronavirus.

Por otra parte, el Standard and Poor’s todavía puede encarar con positivismo los próximos meses. En especial, si llega en los próximos meses una vacuna para afrontar el coronavirus. Hasta el punto de que se podrían disparar los valores que integran este importante índice bursátil. Al menos para impulsar una revalorización entre el 10 % y 20 % y que por tanto puede ser objeto de los movimientos por parte de los pequeños y medianos inversores. En este sentido, no nos podemos olvidar que el Standard and Poor’s es uno de los índices más fuertes del momento a pesar de su gran volatilidad en la conformación de los precios de los valores que cotizan en el mismo.

Standard and Poor’s: a la cabeza

De todas formas, no puede olvidarse que este índice en la bolsa americana es el que mejor comportamiento está teniendo desde finales del mes de abril. Con una tendencia que en ningún caso ha sido regular ya que se dejado influir por los vaivenes en la actualidad económica y hasta social. En este sentido, no cabe duda de que el Standard and Poor’s también se dejado llevar por el número de casos de personas infectadas por el virus. Hasta el punto de que ha mostrado una cierta irregularidad en las últimas sesiones bursátiles y que está siendo al fin y al cabo una de sus señas de identidad en estos días tan complicados para todos los inversores. Más allá de la tendencia alcista que a largo plazo no se ha vulnerado.

Mientras que por otra parte, también es muy importante incidir en el hecho de que los resultados de las empresas que cotizan en el Standard and Poor’s han sido mejor de lo esperado. Un hecho que ha propiciado a que  muchas de las cotizadas se hayan revalorizado en el más corto plazo. Aunque bajo unos márgenes muy débiles que no invitan a tomar posiciones de cara a los próximos días o semanas. Pero al menos genera un mayor optimismo a los pequeños y medianos inversores que desean volver a los mercados de renta variable. Pero no se trata de una tendencia constante, si no que por el contrario va a trompicones en función de los datos que va marcando el coronavirus cada día. Es decir, un escenario muy apto para realizar operaciones en la misma sesión bursátil para la obtención de plusvalías rápidas, si es que lo permiten los movimientos en los mercados financieros.

Con una oferta muy diversificada

Desde esta clase de planteamiento, no cabe duda de que el índice Standard and Poor’s se trata de una buena opción para los minoritas en estas operaciones en bolsa. Ofrece más consistencia que en las restantes plazas internacionales y con una tendencia alcista, al menos en lo que se refiere al largo plazo. Mientras que por otra parte, tampoco puede olvidarse el hecho de que en sus operaciones hay mayor flexibilidad en los movimientos llevados a cabo. Porque en efecto, dispone de muchas más acciones que en otros y por todo ello puedes optar por diferentes valores en función de las preferencias que puedas tener en un momento determinado. Tanto en sectores tradicionales como más innovadores, sin prácticamente limitaciones para tomar una decisión en la toma de decisiones. No en vano, cuenta con una de las ofertas más diversificadas en todos los mercados de renta variable en todo el mundo.

Los precios históricos del índice bursátil Standard & Poor’s 500 pueden obtenerse en sitios web como Yahoo Finance, usando el teletipo GSPC, o Google Finance, con .INX. Yahoo puede incluso graficar las series desde 1950. Esos números, y sus correspondientes gráficos, son útiles para evaluar el rendimiento pasado de las inversiones en acciones, porque el índice S&P500 está bien considerado como un sustituto del mercado de valores de gran capitalización. Sin embargo, para estudiar la rentabilidad real del mercado, necesitamos promediar y graficar no sólo el precio, sino también el efecto de la distribución de dividendos y la inflación. Ese es el propósito de este trabajo.

Rentabilidad total

Según Standard & Poor’s, el componente de dividendos fue responsable del 44  del rendimiento total de los últimos 80 años del índice. Si analizamos la rentabilidad histórica de las inversiones en acciones, esta porción no puede ser descuidada. Por lo tanto, es interesante graficar y promediar la rentabilidad total (es decir, el aumento de valor si se reinvirtieran todos los dividendos) en lugar de la evolución del precio. El siguiente gráfico muestra la rentabilidad histórica del S&P 500 desde 1950:

Se ve el efecto de la inversión de 1 dólar en 1950. La curva naranja muestra el resultado de tener todos los dividendos reinvertidos (es decir, la rentabilidad total), mientras que la curva azul no tiene en cuenta los dividendos, por lo que sólo refleja la evolución del precio. Como se puede ver, la reinversión de todos los dividendos produjo alrededor de 8 veces el rendimiento. Obsérvese que el eje Y está escalado logarítmicamente, para una mejor apreciación de las tendencias anteriores.

Tendencias de la inflación y de la distribución de dividendos. Con frases como «un dólar invertido en 1926 sería hoy en día $ 3000 se escuchan a menudo sin tener en cuenta el hecho de que un dólar de 1926 tiene poca relación con un dólar de 2009. Para evaluar adecuadamente cuánto se puede ganar a través de inversiones en acciones en un largo período de tiempo, el efecto de la inflación tiene que ser extraído del cuadro, ajustando los resultados intermedios de acuerdo con un índice como el Índice de Precios al Consumidor publicado por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos.

En los principales gráficos se muestran la inflación por año, junto con las tasas de distribución de dividendos anuales. En ambos se pueden observar algunas tendencias interesantes:

A la mayoría de los analistas financieros les preocupa especialmente que las dos compañías más grandes del índice, Apple y Microsoft, tengan cada una una mayor ponderación en el S&P 500 que algunas industrias. Apple y Microsoft representan cada una alrededor del 4,5 % del valor de mercado del S&P 500. Eso es más alto que las ponderaciones de los sectores de energía, servicios públicos, bienes raíces y materiales básicos.

Cuando los inversores comienzan a sobrecargarse en un sector, eso no suele terminar bien. Los más afamados analistas han comentado en entrevistas a los medios de comunicación social que es esencialmente un seguimiento de la mentalidad de la manada. Y está preocupado de que las valoraciones de las acciones más importantes son ahora demasiado altas.

Agarren sus pasaportes. Es hora de buscar acciones en el extranjero ya al fin y al cabo es la hora de buscar acciones en el extranjero. En este sentido, los analistas han señalado que, además de la alta ponderación de la tecnología en 2000, las acciones financieras constituían una parte desproporcionadamente grande del índice en 2007, justo antes de la desaparición de Lehman Brothers y la Gran Recesión. Las acciones energéticas también tuvieron una concentración inusualmente alta en 2008 antes de que los precios del petróleo se desplomaran.

«La actual concentración del sector no es un pronóstico de fatalidad inminente, sino más bien una llamada de atención a los inversores para que sean conscientes del riesgo potencial que se está asumiendo por el mero hecho de ‘poseer el mercado'», se comentó en un informe. Los inversores que todavía quieren una exposición al mercado más amplio pueden buscar otros fondos y ETFs que sean propietarios de las empresas del S&P 500 – con un giro.

Otros fondos de ETFs de índices van a la zaga del S&P 500. El gigante de la gestión del dinero, Invesco, por ejemplo, tiene un ETF de igual peso S&P 500 (RSP). Como su nombre indica, el fondo toma todas las acciones del índice y las pondera por igual. Y hay otro ETF que le da la vuelta al índice. Los ETFs exponenciales gestionan el ETF de gran capitalización inversa de EE.UU. (RVRS), que pone las mayores ponderaciones en las empresas más pequeñas.

Compra de acciones

¿Hay alguna razón para seguir siendo propietario de una acción individual? Desafortunadamente, ambos fondos han ido a la zaga del rendimiento del índice S&P 500 en los últimos años. Si bien la ponderación de las acciones por igual en una cartera puede tener algún sentido inherente, es difícil superar el rendimiento del mercado en general cuando un sector supera a todos los demás.

La estrategia de poner más dinero en las empresas más pequeñas del S&P 500 parece fundamentalmente defectuosa. El ETF de capitalización inversa tiene actualmente la mayor ponderación en los minoristas en dificultades L Brands (LB), Gap (GPS), Nordstrom (JWN) y Macy’s (M). ¿La razón por la que tienen valores de los mercados más pequeños? Todas sus acciones se han desplomado durante el último año.

Con eso en mente, los inversores pueden necesitar sonreír y aguantar cuando compran un fondo de índice regular. Sí, tienen una exposición significativa a un quinteto de empresas tecnológicas. Pero buena parte de los analistas han justificado el sólido rendimiento de sus acciones. «Tener tanto en tecnología es una preocupación que no debe ser ignorada. Hay comparaciones con los últimos años de la década de 1990. Pero debemos darnos cuenta de que estas compañías están logrando un crecimiento de los ingresos y las ganancias superior al promedio en un mundo que carece de crecimiento», dijo Timothy Chubb, director de inversiones de Girard.

Chubb añadió que la ponderación de la capitalización de mercado es una mejor opción que la clasificación de las acciones en un índice por el precio de las acciones, como hace el Dow, especialmente teniendo en cuenta cuál es su máxima calificación: Boeing (BA), que ha bajado un 15 % en el último año en medio de la caída del 737 Max hace casi un año. Las mayores empresas estadounidenses están profundamente involucradas en la economía de los Estados Unidos, así como en el resto del mundo. Las treinta mayores empresas estadounidenses que cotizan en bolsa, principales integrantes del índice S&P 500, se presentan aquí junto con sus actividades, logotipos y enlaces útiles.

Logotipo de la Bolsa de Valores de Nueva York. En los Estados Unidos, las empresas se cotizan públicamente en las bolsas de valores para acceder al capital de los inversores de los mercados de valores. Al comprometerse a cumplir las regulaciones impuestas por la Comisión de Bolsa de Valores – SEC -, estas empresas consiguen que sus acciones coticen en las bolsas de valores, las instituciones encargadas de asegurar las condiciones de mercado adecuadas para el comercio de acciones.

En los Estados Unidos, dos bolsas de valores principales garantizan las condiciones de mercado adecuadas para el comercio continuo de acciones de cientos de empresas: la Bolsa de Valores de Nueva York – NYSE – y la Bolsa de Valores de Nasdaq, respectivamente las bolsas de valores más grandes y las segundas más grandes de los Estados Unidos y del mundo.

El S&P 500 Index, el índice más amplio

Para medir el rendimiento de las acciones estadounidenses y evaluar la evolución de los mercados financieros y la economía de los Estados Unidos, las acciones de las 500 mayores empresas que cotizan en bolsa en los Estados Unidos se agregan en el índice S&P 500, también conocido más simplemente como el S&P. Este índice ponderado por capitalización, que da más peso a las empresas más grandes, se considera uno de los mejores puntos de referencia para el mercado bursátil estadounidense y para la economía estadounidense en general.

Basado en las acciones de 500 empresas, el S&P tiene una base más amplia que las 30 empresas que constituyen el promedio industrial del Dow Jones, aunque muchas empresas del Dow son también componentes principales del S&P. La S&P también tiene un espectro más amplio de sectores e industrias que las empresas que componen el índice compuesto del Nasdaq, que está fuertemente sesgado hacia el sector de la tecnología.

Para la lista completa de las 500 empresas estadounidenses más importantes que constituyen el índice S&P 500, y mucha más información sobre cada empresa, consulte nuestra hoja de cálculo de Excel de las 500 empresas estadounidenses más importantes.

Para ayudarle a conocer más sobre estas corporaciones, se han recopilado a continuación detalles sobre las treinta empresas más grandes de EE.UU., las 30 principales constituyentes del índice S&P 500. Cada empresa aparece en la lista con presentaciones de su sector y subindustria, actividades, capitalización de mercado, un enlace directo a su sitio web, logotipo y símbolo bursátil. Las empresas se clasifican por su capitalización bursátil en dólares de los Estados Unidos, a partir del cierre efectivo del viernes 7 de febrero de 2020.

Tenga en cuenta que si busca información sobre estas empresas para invertir en sus acciones, asegúrese de saber lo que está haciendo, ya que su inversión estará sujeta a importantes riesgos con la evolución de los precios de las acciones. Para aprender más acerca de la inversión en el mercado de valores y la gestión de su cartera, consulte nuestro post sobre los mejores cursos en línea sobre la inversión y el comercio de acciones, y estos libros de gran éxito de ventas para aprender a invertir en el mercado de valores.

Atajos para cada empresa

Para agilizar la navegación en esta larga lista, aquí hay enlaces rápidos para ir directamente a los detalles de cualquiera de las 30 principales empresas del S&P 500.  Asegúrate de revisar también el resumen de las 10 principales compañías del S&P 500 después de la lista!. No puede olvidarse que en este sentido, el Standard and Poor’s es uno de los índices más fuertes del momento . Con los siguientes valores en cuyas acciones puedes posicionarte a partir de estos momentos de este año tan complejo por la aparición del coronavirus.

Boeing

Wells Fargo

PepsiCo

Comcast

Cisco Systems

Chevron

Pfizer

Merck & Co.

Verizon

La Compañía Coca-Cola

Disney

El Home Depot

ExxonMobil

UnitedHealth Group

AT&T

Intel

Banco de América

Procter & Gamble

Mastercard

Walmart

Johnson & Johnson

JPMorgan Chase

Visa

Berkshire Hathaway

Facebook

Alfabeto

Amazon

Apple

Microsoft


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.