¿Qué son los productos indexados?

Al hablar del sector de la inversión uno de los productos más conocidos que existen son los denominados productos indexados. Son una de las mejores opciones para los inversores que cuentan con una menor experiencia o aprendizaje en los mercados financieros. Pueden aplicarse tanto a productos de renta fija, como por ejemplo los depósitos bancarios a plazo como a los de renta variable, en donde los fondos de inversión es uno de sus mayores exponentes. En ambos casos, replican la evolución de los activos financieros a los que están ligados cada uno de estos productos financieros.

Su evolución es sensiblemente diferente a la generada desde los productos para la inversión más convencionales. En el sentido de que reflejan con más exactitud la evolución de los mercados financieros. Hasta el punto de que se constituyen en una alternativa real para comenzar a invertir, pero sin asumir más riesgos innecesarios en las operaciones. Están especialmente indicados para rentabilizar los ahorros de cara al largo plazo y por encima de los periodos más cortos. Por tanto, sus destinatarios son un perfil de inversor más defensivo o conservador

Una de las ventajas de los denominados productos indexados es que se están abriendo a cada vez más modelos en la inversión. Ya no se limitan como hasta hace unos años a los fondos de inversión, sino que incluso puedes suscribirlos desde las imposiciones bancarias a plazo fijo. Porque de lo que se trata al fin y al cabo es de replicar un activo financiero, cualquiera que este fuese. Es el verdadero sentido de los productos indexados y de lo que te puedes beneficiar para iniciar tus inversiones a partir de estos momentos.

Productos indexados: fondos

Son en los fondos de inversión en donde se materializa más correctamente la verdadera filosofía de los productos indexados. Porque en efecto, pueden adaptarse a cualquier clase de sector o índice en la renta variable internacional. No en vano, cuentas con la aportación de que existen fondos indexados sobre cualquier índice como el Ibex 35 o el S&P500, por citar tan solo algunos ejemplos. Con una mecánica muy fácil de entender y que se basa en si el índice sube, el fondo aumenta su valor de forma proporcional. No de forma aproximativa como ocurre con otra clase de fondos de inversión que no son indexados.

Una de sus ventajas es que sus operaciones las puedes trasladar, tanto a los mercados nacionales como a los internacionales, aunque son los primeros los más proclives a desarrollar este producto financiero. Más que nada por contratarlo en gestoras que están ubicadas en nuestro territorio nacional y se decantan preferentemente por esta localización geográfica. Pero desde luego que no hay ninguna clase de restricciones ni limitación para poder elegir un producto o fondo de inversión indexado. Tan solo los confeccionados por los propios gestores.

No logran batir a los índices

Desde luego que si lo que buscas es un producto para batir los índices esta no es alternativa que necesitas en estos precisos momentos. Porque nunca rentabiliza las operaciones de esta forma, ni tampoco su comportamiento es inferior al marcado por los mercados financieros. En cierta forma, es como invirtieses tu dinero en la compra y venta de acciones en la bolsa. Pero en vez de en un solo valor bursátil, en un sector o índice para diversificar con mayor éxito el capital invertido. Como verás hay algunas diferencias que hacen a los productos indexados algo diferente en el sector de la inversión.

A través de este modelo en la inversión es mucho más sencillo que te ajustes a la realidad que va marcando días a día los mercados financieros. Por encima de otras consideraciones técnicas y puede que también desde el punto de vista fundamental. Esto en principio, ni te beneficia ni te perjudica excesivamente. Si no que por el contrario, se amolda a un estilo de inversión que es sustancialmente diferente a los restantes y que hasta hace pocos años no existía. Pues bien, ya puedes contratarlos sin ningún problema por tu parte.

Comisiones más bajas

Una de las características más relevantes de los llamados productos indexados es que presentan unas comisiones y gastos en su gestión que son más asequibles para todos los usuarios. Es decir, te costará menos dinero realizar la inversión desde estos productos tan especiales que tienes delante de ti. Y desde luego que sin tener que pagar altísimas comisiones en fondos de gestión activa o de otras características. En donde frecuentemente puede llegar al 2 % sobre el capital invertido. En los fondos de inversión indexados estas comisiones raramente llegan al 0,80 %. Con lo cual podrás ahorrar mucho dinero con su contratación.

Por lo que respecta a los fondos de inversión de naturaleza indexada debes saber que son los más baratos que puedes encontrar en el mercado. Hasta el punto de que te será más sencillo rentabilizarlo antes de tiempo y una vez descontados las comisiones y gastos que tienen estos productos financieros. Sea cual fuese el mercado financiero al que te dirijas en estos momentos. Aunque lógicamente los mercados nacionales sean menos expansivos en los que refiere a estos desembolsos. Más adaptados a las necesidades reales de los usuarios.

ETF vs fondos indexados

Los ETFs, al estar cotizados en mercados organizados, dan la opción al inversor de poder elegir el precio de compra y venta, te permiten comprar o vender en cualquier momento del día. Con una operativa muy parecida a la que se ofrece  a través de los fondos indexados, pero con la gran diferencia de que en estos últimos las te puedes ahorrar mucho dinero en las comisiones. Desde este punto de vista es más rentable suscribir un fondo indexado que uno cotizado. Aunque todo dependerá de las expectativas de cada uno de los inversores.

No puede olvidarse, por el contrario, que los fondos indexados se pueden comprar o vender una vez al día desconociendo a priori el precio de compraventa. Desde esta óptica de las inversión son los fondos cotizados o ETF más indicados para tus operativas en los mercados financieros. Es decir, que habrá muchos niveles de satisfacción en cada uno de estos dos productos financieros y que podrán decantar tu elección a partir de estos momentos. Con sus ventajas y desventajas, como por otra parte es lógico pensar al hablar de productos destinados a la inversión que es de lo que hablamos en estos momentos.

Ventajas de los indexados

Esta clase de productos financieros conlleva una serie de beneficios que deberás conocer desde el primer momento. Para que de esta manera, puedas operar con mayor facilidad con ellas y hasta puedas sacarles el máximo provecho en tus operaciones. En cualquier caso, te reportan los siguientes beneficios que te exponemos a continuación.
  • Son más baratos que los restantes productos financieros y no te exigirán afrontar altas comisiones, como por otra parte te sucede con otros modelos de inversión.
  • Su seguimiento es mucho más sencillo ya que replican exactamente los índices de la renta variable, sin apenas diferencias como pasa con los fondos de inversión más tradicionales. Hasta el punto de que te exigirán menos esfuerzo constatar la evolución de los mismos.
  • Son productos muy sencillos que no requieren de un aprendizaje especial. Están adaptados a todos los perfiles de los pequeños y medianos inversores. Sin que en ningún momento tengas alguna clase de problemas para comprenderlos correctamente.
  • Son más innovadores en el sentido de que se han confeccionado desde hace poco tiempo. Por otra parte, parten de una gestión que es más innovadora y que plantea nuevas perspectivas en la inversión. Las gestoras tienen a disposición del cliente minorista una oferta de fondos índices que invierten en bolsa española, europea e internacional.

Desventajas de este producto

Los indexados, por el contrario, no permiten que te puedas desviar de la evolución de los índices de la renta variable. Es muy frecuente que algunos fondos de inversión puedan batir al índice que están siguiendo o viceversa. En este sentido, son productos financieros mucho más imprevisibles desde todos los puntos de vista. Te pueden dar alguna que otra sorpresa, tanto en uno como en otro sentido. Algo que no ocurre con los productos o fondos de carácter indexado. Desde este escenario, es más complicado obtener grandes revalorizaciones y en cierta forma hasta inesperadas.

A través de los años se puesto de manifiesto que a largo plazo hay muy pocos inversores o fondos de gestión activa que logren batir a los índices, es decir, a largo plazo es muy complicado mejorar la rentabilidad que ofrecen los índices. Los indexados lo que te ofrece es sobre todo más seguridad para realizar las inversiones ya que sabes en todo momento a lo que estás expuesto. Sin ninguna clase de desviaciones en los activos financieros elegidos por los inversores.

No en vano, esta es la gran apuesta que ha realizado este modelo para rentabilizar los ahorros y por encima de otras consideraciones técnicas. Aunque al fin y al cabo deberás ser tú mismo quien tenga que hacer frente a la decisión de si te conviene o no contratar uno de estos productos financieros. Para que el saldo de tu cuenta corriente vaya mejorando año tras año.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print


Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.