Qué es un plan de pensiones

Qué es un plan de pensiones

Relacionado con la jubilación, uno de los productos que cada vez está adquiriendo un mayor protagonismo es el plan de pensiones, una fórmula de ahorro de cara a esos últimos años de vida, para poder tener una calidad más «holgada» a la hora de vivir.

A pesar de que es una figura muy importante y con muchísimas ventajas, actualmente menos del 20% consideran tener un plan de pensiones, muchas veces debido a que no le ven utilidad. Pero, ¿qué es un plan de pensiones? ¿Por qué es tan importante y debería tenerse en cuenta a una determinada edad? De esto es de lo que hoy vamos a hablarte.

Qué es un plan de pensiones

Qué es un plan de pensiones

Existen muchas definiciones del plan de pensiones. Una de las más sencillas de entender conceptualiza este término como un producto que sirve para ahorrar de cara a la jubilación. Por tanto, estamos ante un plan a largo plazo, es decir, se busca obtener un beneficio pero del que no se va a disfrutar hasta la etapa de la jubilación.

En otras palabras, un plan de pensiones es un producto de ahorro que se basa en aportaciones periódicas que va haciendo la persona titular del plan. Estas aportaciones son a su vez invertidas a través de gestores de ese plan con el objetivo de obtener beneficios con esa cantidad de dinero. De esta forma, la persona ve aumentada su aportación (porque tiene lo que ha puesto más los beneficios que ha conseguido al invertir ese dinero).

Según el Real Decreto Legislativo 1/2002, de 29 de noviembre, en su artículo 5.3, se dice que la aportación máxima anual al plan de pensiones es de 8000 euros. Más allá de esa cantidad no se permite aportar.

Un punto importante del plan de pensiones es que el dinero que se aporta en el mismo queda retenido, es decir, que no puedes recuperarlo fácilmente. De hecho, las únicas situaciones en las que podrías hacerlo serían:

  • Porque te has jubilado.
  • Porque han pasado 10 años.
  • Si has sufrido una incapacidad o enfermedad grave.
  • En caso de ser desempleado de larga duración.
  • Si mueres y tus herederos quieren recuperar el dinero de tu plan de pensiones.

Qué tipos existen

Ahora que tienes algo más claro lo que es un plan de pensiones, conviene que conozcas que existen tres tipos de planes.

  • Plan de pensiones individual: es aquel que se contrata por una única persona por propia iniciativa, y normalmente con una institución financiera.
  • Planes asociados: en este caso, en lugar de contratarlo una persona, lo hace un grupo de personas, normalmente con algo en común (una asociación, un sindicato, etc.).
  • Planes de pensiones laborales: son planes de pensiones que la propia empresa concierta para sus empleados. Cada vez es menos habitual verlos (porque los trabajadores van cambiando a lo largo de los años), pero siguen existiendo.

Ventajas y desventajas de los planes de pensiones

Ventajas y desventajas de los planes de pensiones

Una de las principales razones por las que pocas personas contratan planes de pensiones es debido a que el sueldo que ganan no les permite ahorrar un dinero a fin de mes suficiente como para poder hacer las aportaciones y sacar los beneficios que se esperan del mismo. Sin embargo, lo cierto es que un plan de pensiones tienen muchas ventajas. Y también muchas desventajas y riesgos.

Antes de contratar uno, es recomendable poner sobre la mesa lo bueno y lo no tan bueno de este concepto, ya que solo así se podrá tomar la decisión más adecuada en base a la situación de cada persona o empresa.

Ventajas de un plan de pensiones

Las ventajas por los que muchos de decantan por este producto financiero, sobre todo de cara al futuro, son:

  • Poder desgravar a Hacienda. Y es que puedes pagar menos impuestos en la Declaración de la Renta si tienes un plan de pensiones. Por norma general, podrás desgravarte hasta 2000 euros (en planes individuales) o hasta 8000 (en los de empleo).
  • Puedes cambiar de plan. Hay ocasiones en las que las condiciones, con el paso del tiempo, van siendo menos rentables; en cambio, con un plan de pensiones puede cambiar fácilmente a otro sin que suponga pagar más o tener más impuestos.
  • Puedes elegir al beneficiario. Es decir, aunque hagas un plan de pensiones para ti, puedes decidir si realmente quien va a disfrutarlo eres tú o bien alguna otra persona.

Lo no tan bueno de los planes de pensiones

A pesar de todo lo anterior, no hay que olvidar que también hay inconvenientes que hacen que no se pueda adquirir un plan de pensiones. Las más habituales son:

  • La falta de liquidez. Es decir, no poder disponer de un dinero para que se quede retenido durante años.
  • Los impuestos que deberás pagar. ¿No decíamos antes que un plan de pensiones hace que pagues menos? Pues bien, al final, te llegarán, y tendrás que hacerles frente, una de las razones por las que muchos pasan de este producto.
  • Las comisiones. Las comisiones, a veces, hacen que no sea rentable un plan de pensiones porque al final acaban llevándose la rentabilidad que te ha estado dando el dinero.

En qué se invierte en un plan de pensiones

En qué se invierte en un plan de pensiones

Como te hemos comentado antes, el plan se basa en el ahorro de una cantidad de dinero. Pero también en la inversión de ese dinero que se va ahorrando para conseguir un beneficio y que este no esté «parado» sin generar nada. Pero, ¿en qué se invierte este dinero?

Lo primero que debes saber es que el tema de la inversión lo llevarán a cabo los gestores de los planes de pensiones, sin que tú tengas que preocuparte de nada más. Dependiendo del plan que se contrate, las inversiones serán diferentes; si bien, las más habituales, tienen que ver con:

  • Planes de renta fija. Estos pueden darse a largo plazo, a corto plazo; e incluso con rentas fijas públicas o corporativas.
  • Planes de renta variable.
  • Combinación de los anteriores (los llamados planes mixtos).
  • Planes garantizados.

Cómo funciona y dónde contratarlo

Un plan de pensiones debe concertarse con una entidad que se encargue de administrar estos productos. Normalmente, los bancos son de los más conocidos, pero podría haber otras posibilidades.

En cuanto a su funcionamiento es muy sencillo: la persona del plan debe hacer aportaciones periódicas (o extraordinarias) en base a su capacidad. Este importe es voluntario, y, salvo por contrato, no tiene que hacerse por una determinada cantidad ni tiempo. De hecho, pueden ser mensuales, anuales, trimestrales, etc. Todas estas aportaciones conformarían en plan de pensiones pero, en lugar de quedarse el dinero quieto, el gestor se encarga de invertirlo en otros planes para obtener una rentabilidad de ese dinero, de ahí que, al final, se obtenga algo más de lo que se ha aportado.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.