Momentos para vender las acciones de una forma óptima

El momento de las ventas de las acciones es uno de los más importantes en las operaciones de los pequeños y medianos inversores. Porque es cuando se delimitan los resultados de los movimientos en los mercados de renta variable. Hasta el punto de que es muy relevante ajustar las ventas para que los resultados sean más que satisfactorios. En este sentido, hay que aplicar una serie de estrategias en la inversión para alcanzar nuestros objetivos en los mercados financieros.

Una de las metas de cualquier pequeño y mediano inversor consiste en elegir el nivel en donde se deben deshacer las posiciones. Porque puede que sea el que determine una buena de una mala operación. En donde no cabe duda de que están en juego muchos euros. Por este motivo hay que cuidar y en cierta forma mimar esta operación de salida en los mercados de renta variable. En donde lo más importante es saber elegir el momento de las mismas. En donde su tendencia será un factor muy relevante para llevar a cabo con éxito este proceso en la venta de las acciones.

Por otra parte, las ventas de las acciones es una decisión de que no deseas continuar en los mercados de renta variable. Bien para disfrutar de las ganancias generadas o por el contrario como consecuencia de las actuaciones para proteger tus posiciones ante los los escenarios más adversos para los mercados financieros. En donde conviene realizar las ventas con el mejor precio a mercado posible. Algo que no siempre es sencillo de formalizar ya que se trata de un proceso que debe saberse desarrollar a partir de estos precisos momentos.

Ventas: necesidad de liquidez

Uno de los motivos en los que se deben de llevar las ventas a cabo es cuando se necesita liquidez en la cuenta de ahorro. Aunque este movimiento habrá que formalizarlo con el mejor precio a mercado deseable. Hay que conseguir que esta estrategia en la inversión se pueda llevar con plusvalías en las posiciones en los valores bursátiles. Por encima de otra serie de consideraciones de carácter técnico y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales. Se puede decir que esta opción es por obligación más que como consecuencia de un deseo personal.

Por otra parte, esta estrategia en la inversión puede que no sea la más rentable de todas debido  a las especiales características de este sistema de ventas tan especial para los pequeños y medianos inversores. Aunque desde luego que no es el más óptimo para rentabilizar los ahorros a partir de estos momentos. Mientras que por otro lado, no conviene olvidar que esta clase de ventas no generan muchas ganancias en la cuenta de resultados de tus operaciones en bolsa.

Aprovechando los rebotes

Otro de los momentos en donde debes realizar las ventas de tus acciones es en los procesos de rebote debido a que en estas fases de reacción las acciones se precian bajo una gran intensidad. Es un nivel muy oportuno para la venta de acciones en los mercados de renta variable. Porque es una operación que se puede ejecutar con un precio mucho más competitivo que en las sesiones bursátiles anteriores. Se trata de una estrategia en la inversión que es muy eficaz cuando las posiciones compradores mantienen amplias ganancias. De esta forma, el resultado de la inversión será realmente positivo para los intereses de los pequeños y medianos inversores.

Mientras que por otra parte, la aplicación de esta estrategia en el inversión tiene otro factor positivo. No es otro el hecho de que un poco más tarde las acciones estarán con un precio más bajo que el generado en estos momento. Por tanto, es un movimiento que debes aprovechar si tu deseo es el de deshacer posiciones en los mercados de renta variable. Porque si no fuese este es el escenario, de nada te valdría a cabo llevar esta actuación, entre otras razones porque puede serte de un gran perjuicio en la operativa que vayas a llevar a cabo a partir de estos momentos. No lo olvides porque puede ser una estrategia contraproducente para tus intereses como pequeño y mediano inversor.

Cuando se generan altas plusvalías

Como por otra parte es lógico comprender este es el escenario central en donde tienes que llevar masivamente la venta de tus acciones. A veces no tiene sentido esperar mucho más tiempo deshacer las posiciones en los mercados financieros de renta variable. Para que de esta forma, estés en condiciones para disfrutar de todas las ganancias acumuladas  a través de los años sin tener que esperar a vencimientos más largos. Mientras que por otra parte, también hay que indicar que la aplicación de estrategia en la inversión tan sencilla y lógica te permite planificar mejor el control de todos gastos en tu economía doméstica. Que es al fin y al cabo de lo que se trata en esta clase de operaciones por medio de la compra y venta de acciones en bolsa.

Otro de los aspectos que debes valorar con esta propuesta en la inversión es la que tiene que ver directamente con la oportunidad de la ocasión porque ciertamente es la mejor de todas. Si vendes tus acciones en este escenario es que realmente tus posiciones van muy bien en los mercados de renta variable y no tienes otro remedio que deshacer posiciones ante el poco potencial al alza que genera tu cartera de inversión. Como suelen decir los pequeños y medianos inversores es la mejor de las situaciones para finiquitar las posiciones. Para que de esta forma, el último euro se lo lleve otro inversor. Esta es una frase que repiten con cierta frecuencia los ahorradores con mayor aprendizaje en los mercados de renta variable. Y muy útil para llevarla a cabo por encima de otras estrategias en la inversión.

Calcular el coste final de la operación

Uno de los principales inconvenientes de utilizar esta estrategia bursátil, es que a la larga, el inversor tendrá que hacer frente a un mayor desembolso económico en concepto de comisiones por el mayor número de operaciones realizadas, y que puede elevarla al triple de la cantidad inicialmente presupuestada. La táctica de comprar todos los títulos en un mismo paquete puede ahorrar la cantidad desembolsada a casi la mitad de lo presupuestado por este concepto.

Es por ello, por lo que el inversor tendrá que descontar esta cantidad a las plusvalías generadas por su inversión, o en caso contrario, añadirlo a las pérdidas bursátiles que se obtengan. A mayores operaciones en que se promedie a la baja mayor será la cantidad que habrá que abonar en comisiones, por muy pequeñas que éstas sean, a la que se unirá la comisión de custodia, común para todas ellas. A través de esta estrategia bursátil el inversor persigue limitar las pérdidas que pudiera tener, pero de hecho esta operación se realiza cuando el valor de una compañía se encuentra en tendencia bajista, produciendo –en la mayoría de las ocasiones- mayores pérdidas en la inversión, de ahí su peligro.

Valorar toda la información

Es conveniente cerciorarse previamente al momento de realizar una compra de las características de cada valor, a que índice pertenece, de que sector proviene o las recomendaciones confeccionadas por los intermediarios bursátiles, para de esta manera eliminar algunas incertidumbres que puede generar su contratación. Si se observa el grado de volatilidad de las acciones que cotizan en bolsa se podrá detectar con cierta fiabilidad que valores son más aconsejables para operaciones a corto plazo y cuales están más indicadas a períodos más extensos.

Mientras que por otra parte, no cabe duda de que identificar un valor con un índice o un sector bursátil proporcionará al inversor pequeñas pistas sobre cómo puede desarrollarse su posible evolución en los parquets nacionales e internacionales. En donde también es muy importante el hecho de que otra variable para sacar beneficios de una apuesta bursátil es dejarse guiar por las apuestas que realizan los principales brokers y agentes bursátiles, en los que regularmente proporcionan sus recomendaciones: comprar, mantener o vender. Lo más negativo de esta pauta es que el inversor no debe considerar estas pautas en toda su intensidad, sino únicamente como una herramienta de orientación en la inversión.

Valores y sector en donde elegir

Al igual que la evolución del valor, en donde hay que incidir en que hay muchos canales, tanto tecnológicos como tradicionales, permiten acudir a las cotizaciones históricas de las compañías, de forma que proporciona otra información añadida para realizar la operación. Sirve para conocer correctamente si un determinado valor o índice se encuentra en un proceso alcista o bajista, al igual que para saber su evolución durante los últimos ejercicios.

Para por último, indicar que los sectores bancarios, energético, constructor y de bienes de servicio son los que mejor están posicionados en el Mercado Continuo al ofrecer a los inversores una mayor liquidez, al ser en la mayoría de los casos empresas de alta o media capitalización. Si se selecciona un sector bajista lo más probable es que la inversión realizada no cumpla con las expectativas creadas en su toma de posiciones, es por ello por lo que se recomienda decantarse por sectores que coticen en ciclos alcistas o que tengan buenas perspectivas de crecimiento.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.