Materias primas en alimentación: alternativa a la inversión

Las empresas de este sector están agrupadas en un índice propio que puede servir para satisfacer la demanda de los inversores. No obstante, para simplificar las operaciones la estrategia más eficaz se materializa a través de los fondos cotizados. Incluso puede abrirse posiciones desde los mercados internacionales en donde cotizan los alimentos más básicos, aunque asumiendo más riesgos en los movimientos de capital.

Los alimentos no solamente son unas sustancias para la subsistencia de la población. Es una nueva opción para rentabilizar los ahorros desde unos planteamientos diferentes, pero con un objetivo común: obtener un rendimiento al capital. Esta estrategia puede materializarse desde las empresas cotizadas en bolsa que se dedican a su comercialización: Ebro Foods, Deoleo, Telepizza o Natra entre las más relevantes de la renta variable española. Aunque es mucho más sencillo desarrollar este deseo a través de un fondo cotizado basado en este sector. De todas formas, siempre quedará como último recurso dirigirse a todos aquellos índice que se basan en los alimentos más básicos. Como por ejemplo, azúcar, soja, trigo, etc. Cotizan en los mercados financieros más importantes del mundo.

En todo caso, sea cual fuese la elección, hay un denominador común en todas estas propuestas de inversión. No es otro que su papel refugio ante los escenarios más desfavorables para los mercados financieros. Por una razón muy fácil de entender para todos los inversores y que consiste en que su modelos de negocio no son cíclicos. Es decir, su consumo no entiende de ciclos económicos, sino que por el contrario se constituye como una necesidad para la población. A partir de estas características es el momento de detectar cuáles son los modelos de inversión que pueden satisfacer esta demanda tan especial.

Valores agrupados en este sector

Si no se desean excesivas sofisticaciones la mejor solución es la compra de venta de acciones en bolsa. Es un sector en España muy limitado en cuanto al número de propuestas bursátiles, pero que aporta menor volatilidad con respecto a la cotización de sus precios. Hasta el punto de que protege las posiciones de los inversores ante la aparición de tendencias bajistas en los mercados de renta variable. Mientras que las diferencias en su cotización en una sola sesión bursátil raramente sobrepasa el 2 %, en contraste con algunos de los segmentos más agresivos (tecnologías, bancos o constructoras) con márgenes que pueden elevarse hasta el 5 %.

No obstante, para ampliar la oferta del sector de la alimentación la opción más sensata es recurrir a la bolsa europea representada por el índice Stoxx 600 Europe Food & Beverage. Presenta una lista en la que se agrupa compañías como Nestlé, Unilever y Danone, entre algunas de las más conocidas. La evolución de este sector durante el último año ha sido positiva, al apreciarse en torno al 10 %. Bajo idénticos porcentajes de beneficios que los generados en el Eurostoxx 50.

Índices en la bolsa internacional

Hay otra manera de tomar posiciones en estos activos financieros sin intermediarios. Sino directamente sobre los índices internacionales en donde cotizan los alimentos básicos (azúcar, café o trigo. No habrá más remedio que dirigirse a los mercados financieros más importantes, como por ejemplo en Estados Unidos y Gran Bretaña. Con una evolución desigual en función del formato elegido. Uno de estos exponentes es el Commodity CRB Coffee que muestra una variación anual de tan solo un 0,25 %. Otra opción reside en reunir a varios de estas materias primas en un solo índice como el que representa Global Agri TR que se ha revalorizado en los últimos doce meses un 22,7 %.

Tampoco estos índices de referencia no están exentos de sufrir pérdidas en su evolución durante el último ejercicio. Como en el caso concreto del Commodity CRB Sugar que se ha dejado en este periodo un 2,76 % del valor. Incluso aparentemente planos, como Commodity CRB Orange Juice que apenas ha generado cambios en su precio al generar una tendencia marcadamente lateral.

ETFs para diversificar la inversión

También conocidos como fondos cotizados, estos productos recogen la presencia de estas materias primas en los mercados financieros. Tradicionalmente han batido en rentabilidad a otros activos durante escenarios de elevada inflación e incluso recesión en los mercados de renta variable. Al mismo tiempo que sirve a los inversores para protegerse contra los riesgos en la economía. Bajo estos planteamientos han aparecido dos ETFs que aportan esta característica y que han empezado a cotizar en la Bolsa de Londres. Para acceder a este mercado de una forma más diversificada y generar crecimientos desde aportaciones económicas muy asequibles.

Uno de los fondos cotizados es ETFS All Commodities GO UCITS, que basa su estrategia en replicar un índice de futuros de materias primas del mes. Está concebido bajo un planteamiento dirigido más al corto plazo. La otra de las opciones, ETFS Longer Dated All Commodities Ex-Agriculture And Livestock, actúa sobre un índice de futuros a largo plazo que está más diversificado al ampliarse a otros activos financieros procedentes del sector de la energía y metales. En cualquier caso, son productos que combinan la inversión en bolsa y los fondos de inversión.

Ventajas de esta inversión

Desde luego que estás ante una inversión más atípica que pocas hay en estos momentos. Es precisamente por este motivo por lo que requiere de una especial atención por tu parte. Sobre todo porque necesita de un mayor conocimiento de los mercados en donde operan estos activos financieros. Hasta el punto que si no lo cumples tienes el riesgo de perder buena parte del dinero invertido en estos activos financieros. Desde este escenario general, estas son algunas de las ventajas que aporta la inversión en esta clase de materias primas.

Es un modelo de inversión que puede ser más rentable que otros en un momento determinado. En especial, cuando los mercados de renta variable no pasan por el mejor de los momentos y no dispones de opciones reales para rentabilizar tu patrimonio personal. No en vano, en algún que otro momento las materias primas pueden convertirse en valores refugio para buena parte de los pequeños y medianos inversores.

Se trata de un bien que es básico para la población mundial y por tanto siempre habrá demanda de estos alimentos. En  mayor o menor medida y que será lo que determinarán los precios que marquen los mercados financieros. Con oscilaciones que pueden llegar a ser muy fuertes como consecuencia del nivel de producción y consumo. Que puedes aprovecharlo para realizar las operaciones y obtener unas amplias plusvalías en las operaciones que vayas a realizar a partir de estos momentos.

Desde luego que se trata de una inversión alternativa pero que no exenta de unos excelentes ratios en cuanto a su rentabilidad. La clave residirá en saber escoger el momento de entrada y si puedes salir en el momento justo. Para que de esta manera, tus ganancias sean más satisfactorias de lo normal. Incluso por encima de los avances generados en los mercados de renta variable más convencionales. Para que así, estés en condiciones de optimizar todas tus operaciones desde el primer momento.

Se trata de productos muy conocidos por todos y que no son sofisticados como otros. Desde esta perspectiva, tendrás una completa seguridad de saber en dónde inviertes el dinero. Sin ninguna clase de rarezas en el destino de tus aportaciones monetarias y que te pueden llevar a situaciones poco menos que no deseadas. Tal y como ha pasado en los últimos años con los denominados productos financieros tóxicos. Desde luego que este no es el caso, aún con el riesgo que conlleva esta clase de operaciones tan especiales.

Inconvenientes de esta inversión

Las materias primas, por el contrario, también genera una serie de perjuicios de deberás conocer desde este mismo momento. Para que estés más protegido en todas las operaciones que vayas a realizar a partir de estos momentos. Estos son algunos de los más relevantes.

  • Requieren de una mayor complejidad que está derivada de las propias características de estas materias primas. Desde luego que no es lo mismo que la compra y venta de acciones en bolsa. Sino que se rige por una mecánica sensiblemente diferente. Ni mejor ni peor, si no diferente.
  • Demanda que tengas una formación mucho más cualificada que a través de otros activos financieros. Si no cumples con este importante requisito será mejor que optes por otra clase de inversiones con las que estás más habituado a operar. No merece la pena ir esta inversión si no conoces como es su mecánica.
  • Estas materias primas cotizan en unos mercados financieros muy específicos y no siempre es fácil operar con estas alternativas en la inversión. Incluso para ajustar los precios de entrada y salida de las posiciones de estos productos.

No es muy recomendable destinar muchas cantidades en estas inversiones. Sino que por el contrario bastará con una parte mínima de las mismas. De esta manera, te darás una protección más eficaz a las operaciones realizadas. Porque si hay un denominador común en estos activos financieros es la volatilidad en sus precios. Más allá de otras consideraciones técnicas que puedan afectar al seguimiento de esta clase de inversiones. Algo que no se produce en otros productos financieros.


Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.