La economía española se enfría y repercute en la bolsa

Los últimos datos macro de la economía española ponen de manifiesto que su enfriamiento es toda una realidad. Hasta el punto de que ya está llegando a afectar a los mercados de renta variable nacionales. Con una ralentización en los precios en los que cotizan las empresas cotizadas. Debido a que se presume que sus beneficios en sus cuentas empresariales se rebajen en los próximos trimestres. Para que de esta forma, sea un poco más complejo rentabilizar los ahorros de buena parte de los pequeños y medianos inversores. Es un escenario que ya está planteado en los mercados financieros.

Uno de los datos más llamativos sobre la ralentización de la economía nacional son las progresivas revisiones a la baja del Producto Interior Bruto (PIB). Y que está teniendo su oportuna respuesta en los mercados de renta variable. Con un mayor ajuste en los valores que cotizan en el índice selectivo de la bolsa española, el Ibex 35. Hasta el punto de que han bajado sus perspectivas de cara, al menos al corto y medio plazo. Una vez que el Ibex 35 está muy próximo a los niveles en torno a 9.500 puntos, unos de los niveles más bajos de las últimas décadas. Para desesperación de una gran parte de los inversores.

Dentro de este contexto general, no hay que olvidarse tampoco que no se están tomado medidas para proteger este escenario de una recesión económica en nuestro país. Mientras que por otra parte, España mantiene unos datos macro mejores que los de sus países de nuestro entorno más próximo. Y esto representa un pequeño respiro para los pequeños y medianos inversores que han optado por la bolsa doméstica. En lo que es una realidad que presentan los mercados financieros nacionales en estos momentos.

Economía española a la baja

Uno de los aspectos que más hay que valorar en la economía española es su alta dependencia a ciertos sectores productivos. Como por ejemplo, el de las constructoras y servicios turísticos que han liderado las alzas en años precedentes. Mientras que por otra parte, también que valorar que el efecto de caída de la locomotora alemana puede perjudicar a la economía española. En especial en lo referente a sus exportaciones y este factor puede traer muy malas noticias a las empresas cotizadas en el mercado continuo española. Con la posibilidad real de que la conformación de sus precios vayan más a la baja en los próximos meses. Un retroceso considerable que indica que está pasando algo con los grupos financieros de nuestro país. Más allá de que se estén dando las primeras señales sobre una recesión económica en la zona euro.

Por otra parte, pueden que tan solo los valores del sector eléctrico sean lo que se salven de la quema. Por una razón tan sencilla de explicar cómo que pueden ejercer de valores refugio a partir de estos momentos. Atrayendo el flujo de capital de los grandes capitales y con la opción de que sus precios se sigan revalorizando en el más corto plazo. A pesar de sus fuertes revalorizaciones en los últimos doces meses, en donde se han llegado a apreciar en más de un 10 %, a parte del dividendo que reparten entre sus accionista. Con un interés medio en torno al 6 %, superior al ofrecido por todos los productos bancarios y derivados de los mercados de renta fija.

Bajadas proporcionales al PIB

Si vas a invertir en bolsa en los próximos días no tendrás más remedio que saber que los mercados de renta variable pueden caer de forma proporcional al descenso del Producto Interior Bruto. Esta es una de las claves para encarar las inversiones en este periodo recesivo que se avecina sobre el viejo continente. Hasta el punto de que puede producir un nuevo y preocupante tirón bajista del que te cueste recuperarte al corto y quizás medio plazo. Porque en efecto, el efecto puede ser proporcional y en este caso con una bajada en los índices bursátiles de nuestro mercado de valores.

Por otra parte, hay que incidir en que la bolsa nacional puede seguir la tendencia que marcase en los años 2017 y 2018 en que el Ibex 35 se dejó un 15 %. En los que fueron los peores ejercicios desde 2010 y tras años en que las ganancias se instalaron en las operaciones de los inversores. Según los datos de Bolsas y Mercados Españoles (BME) fueron  muy pocos los sectores que se quedaron en positivo. Entre ellos, Electricidad y Gas (8,9 %), Industria Química (8,8 %) o Energías Renovables (9,6 %). Precisamente los que mejor los están haciendo este año y que mantienen las ganancias en contra de la tendencia general.

Los tipos bajos perjudican

El abaratamiento en el precio del dinero es otro de los hechos que está penalizando a los valores domésticas. En especial a los representantes del sector bancario que están cayendo a plomo y sin excepción de ningún tipo. A modo hay que comprobar que BBVA ha pasado en muy poco espacio de tiempo de cotizar 6 a algo más de 4 euros la acción. Un retroceso considerable que indica que está pasando algo con los grupos financieros de nuestro país. Más allá de que se estén dando las primeras señales sobre una recesión económica en la zona euro. Incluso con el riesgo de que la situación empeore a partir de estos momentos.

No son inmunes otros sectores empresariales, en concreto los ligados a los ciclos económicos que ya han iniciado la escalada bajista. Aunque no se sabe hasta que niveles en sus precios llegarán y que puede lastrar buena parte de las operaciones impulsadas por parte de los pequeños y medianos inversores. A no ser que en estos meses deshagan sus posiciones en los mercados financieros con el objeto de no dejarse más euros por el camino en los próximos meses o incluso años. Es decir, la situación es un tanto complicada para los minoristas que desean estar presentes en la bolsa.

Contexto general nada positivo

Otro de los aspectos que están lastrando a los mercados de renta variable son las noticias que están sucediendo en nuestro entorno. Como la inestabilidad política en algunos países europeos, el Brexit o la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Es una nueva munición para que las bolsas sigan bajando, aunque hay algunos analistas financieros que son partidarios de que es el momento oportuno para entrar de nuevo en los mercados financieros. Debido a que el precio de las acciones están más ajustadas y por tanto tienen un mayor potencial de revalorización al medio y largo plazo. Pero en entorno es claramente negativo para esta clase de movimientos en los mercados financieros. En un año, como el 2020, que se presenta muy complicado.
?
También recalcar que han sido ya muchos los años en que las bolsas han cerrado sus ejercicios en positivo y ya era hora de que se diese una toma de beneficios contundente. Para que ha llegado el momento de este nuevo escenario y por todo ello la precaución deberá ser el denominador común en las actuaciones de los pequeños y medianos inversores. A pesar de que se puedan dar potentes repuntes desde ahora. Pero que deberían ser aprovechado por parte de los inversores, más que para entrar en los mercados, para deshacer posiciones. Con la finalidad de que puedan proteger sus posiciones y dispongan de más liquidez para aprovecharse de las oportunidades que negocio que sin lugar a dudas llegarán en los próximos años. Formando parte de una estrategia que puedes utilizar en los próximos ejercicios en bolsa.

Radiografía de la economía española

El Producto Interior Bruto (PIB) español registra un crecimiento inter trimestral del 0,5 en el último trimestre analizado en términos de volumen, según los últimos datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En donde se constata que es tasa es dos décimas inferior a la registrada en el anterior trimestre. Por otra parte, el crecimiento interanual del PIB se sitúa en el 2,3 %, frente al 2,4 % del trimestre precedente. La contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual del PIB es de 1,6 puntos, seis décimas inferior a la del ejercicio precedente.

Por su parte, la demanda externa presenta una aportación de 0,7 puntos, cinco décimas superior a la del trimestre pasado. En donde el deflactor implícito del PIB aumenta un 1,0 % respecto al mismo periodo del año anterior, una décima más que en el trimestre pasado. Por lo que respecta al empleo de la economía, en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, registra una variación inter trimestral del 0,4 %, tres décimas inferior a la registrada en el anterior periodo de análisis.

Y en términos interanuales, el empleo aumenta a un ritmo del 2,5 %, tasa tres décimas inferior, lo que supone un incremento de 459 mil puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en un año. Para constatar que la variación interanual del coste laboral unitario se sitúa este trimestre en el 2,1 %. Mientras que por otra parte, la contribución de la demanda nacional al crecimiento interanual del PIB es de 1,6 puntos, seis décimas inferior. Por su parte, la demanda externa presenta una aportación de 0,7 puntos, cinco décimas más altas que en el pasado período analizado en el informe.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.