Invertir en volatilidad

Si por algo se están caracterizando los mercados de renta variable en estos momentos, como consecuencia de los efectos del coronavirus, es por su extrema volatilidad. Hasta el punto de que una sesión bursátil los índices puede apreciarse en un 4 % para al día siguiente dejarse los mismo. De esta forma, es muy complejo operar para los pequeños y medianos inversores, en especial si se quieren dirigir a plazos un tanto mayores. Sin una tendencia definida en las bolsas de todo el mundo, a no ser en el más corto plazo y por tanto dirigido a operaciones de trading que requieren de una mecánica diferente en sus movimientos.

Dentro de este panorama tan complicado que presentan los mercados de renta variable en estos momentos, es la ocasión de fijarse en lo que es en realidad la volatilidad en los mercados financieros. Porque esta estrategia en la inversión se define en el porcentaje y se calcula como la desviación que registra un activo (acciones, fondos, etc.) con respecto a la media de su cotización histórica en un periodo determinado. Con una diferencia muy notable en una sesión bursátil entre su precio máximo y mínimo y que va más allá de lo habitual en estos casos.

Para operar en bolsa con volatilidad no cabe duda de que hay que tener un mayor aprendizaje en esta clase de operaciones. No cualquier inversor puede abrir posiciones en un escenario de estas características debido a que puede perder mucho dinero por el camino en cada una de las operaciones. Es más bien, por el contrario, que exige de unas aptitudes muy claras por parte de los usuarios en bolsa para tratar de rentabilizar su capital disponible en esos momentos tan especiales que ofrecen los mercados de renta variable. En donde, y para entendernos mejor, cualquier cosa puede suceder con ese margen de desviación en las cotizaciones de los activos financieros.

Volatilidad en bolsa: los motivos

El resultado de la última encuesta de sentimiento de la Universidad de Michigan asombra, el porcentaje de encuestados que ve un futuro prometedor para su riqueza a 5 años vista ha alcanzado nuevos máximos históricos. El impacto en el sentimiento de la campaña de rescate masivo de la FED parece estar teniendo éxito en lo que se refiere a su capacidad para convencer (a los menos informados).

El selectivo español es uno de los índices más débiles de las grandes economías, de los que menos ha recuperado en el rally post desplome-COVID y de los que más ha perdido en últimas jornadas. Es cierto que ha alcanzado el nivel inicial objetivo para la caída y ahora puede tomar la tendencia alcista a poco que ayuden los mercados de renta variable en el mundo. Por el contrario, si las ventas se intensifican será imprescindible vigilar de cerca las referencias de soporte, si las perfora a precios de cierre se abriría un escenario realmente preocupante y oscuro para el medio y largo plazo.

¿Por qué invertir en volatilidad?

Es crucial tener una buena comprensión de lo que es la volatilidad y de cómo se comportan los instrumentos de volatilidad para navegar e invertir con éxito en el creciente panorama de la volatilidad. Los activos alternativos como la volatilidad pueden ofrecer a los inversores una importante fuente de diversificación de las inversiones, ayudar a aumentar el rendimiento de una cartera y ofrecer una baja correlación con los activos tradicionales.

¿Qué es la volatilidad? Primero, entendamos lo que la gente quiere decir cuando se refiere a la volatilidad.

Volatilidad Realizada

La volatilidad realizada es una medida de la volatilidad histórica. Esta es la volatilidad que realmente ocurrió en el pasado, pero el cálculo depende del marco temporal, lo que puede ser confuso. Por ejemplo, la volatilidad realizada podría referirse a los rendimientos diarios de los últimos diez días, a los rendimientos mensuales del último año o incluso a los rendimientos anuales de los últimos diez años. Con frecuencia los comerciantes citan una volatilidad realizada de treinta días anualizada.

Volatilidad implícita

La volatilidad implícita es la expectativa del mercado de opciones en cuanto a la volatilidad a lo largo de un período en el futuro, generalmente expresada en términos anualizados. Mientras que la volatilidad realizada se determina a partir de los rendimientos de los precios históricos, la volatilidad implícita es prospectiva y se calcula a partir de los precios de las opciones. Esta es la medida de la volatilidad que subyace en el Índice VIX, así como la medida que la gente busca para el comercio.

¿Qué es el VIX?

El índice VIX es la medida más popular de la volatilidad implícita. Específicamente, la volatilidad implícita en una cartera de opciones del índice S&P 500 a 30 días. A menudo denominado «índice del miedo» o simplemente «el VIX», el índice representa la expectativa del mercado de la volatilidad de las acciones. Mientras que el índice VIX en sí no es negociable, los futuros sobre índices dan a los inversores y a los hedgers una exposición imperfecta al índice. Los futuros del VIX representan la mejor conjetura colectiva del mercado sobre el valor del índice VIX a su vencimiento.

¿De dónde vienen los retornos? Los beneficios de la inversión en la volatilidad provienen de dos fuentes separadas pero relacionadas:

Prima por riesgo de volatilidad (VRP)

La prima de riesgo de volatilidad es la prima que pagan los hedgers sobre la volatilidad realizada para las opciones del índice S&P 500. La prima se deriva de los hedgers que pagan para asegurar sus carteras, y se manifiesta en la diferencia entre el precio al que se venden las opciones (volatilidad implícita) y la volatilidad que el S&P 500 finalmente realiza (volatilidad realizada).

Prima de riesgo de los futuros (FRP)

La prima de riesgo de los futuros del VIX es la prima adicional que pagan los hedgers por los futuros del VIX sobre el propio índice VIX. Esta prima se conoce a menudo como «contado», y puede verse en la tendencia de los futuros de VIX de fecha más larga a comerciar con una prima al Índice VIX.

La inversión en la volatilidad es cómo vender más seguros. La inversión en la volatilidad no debe confundirse con la cobertura de la volatilidad. Al igual que usted paga las primas de seguro para proteger su casa contra los daños, los participantes del mercado pagan primas de volatilidad para protegerse contra una caída del mercado. Al igual que las compañías de seguros, los inversores de la volatilidad pueden cosechar sistemáticamente esta prima.

Es importante recordar que las compañías de seguros también efectúan pagos después de acontecimientos adversos, y los inversores en el ámbito de la volatilidad pueden experimentar reducciones similares durante los picos de la volatilidad. Por esta razón, la inversión en la volatilidad sólo debe considerarse desde una perspectiva a largo plazo y como una diversificación hacia carteras tradicionales. Al igual que las compañías de seguros, los inversores de la volatilidad asumen el riesgo a corto plazo para cosechar la prima de riesgo a largo plazo.

Gestionar el riesgo

Como su nombre indica, los rendimientos de la volatilidad pueden ser volátiles en épocas de turbulencias en los mercados, y la gestión adecuada del riesgo es fundamental para el éxito de la inversión. Junto con un intenso análisis analítico y técnico, aquí hay algunos puntos clave a tener en cuenta:

Mantener una perspectiva a largo plazo

La inversión en la volatilidad no es un plan para hacerse rico rápidamente. Es una clase de activo que ofrece un intrigante perfil de riesgo y rendimiento. Como cualquier clase de activo, debe ser cuidadosamente colocado en su asignación de activos y subcontratado a profesionales si no lo está monitoreando constantemente.

Diversificar adecuadamente

Además de una asignación de activos diversificada, la diversificación de su inversión de volatilidad a través de estructuras de plazo, productos de volatilidad, estrategias de volatilidad y geografías puede ayudar a suavizar los rendimientos y mejorar sus reajustes ajustados al riesgo.

Sea proactivo

Para mantener la prima de riesgo de volatilidad y la prima de riesgo de los futuros a su favor, es imperativo permanecer sistemático, escalar adecuadamente su exposición y estar dispuesto a pasar al efectivo con frecuencia y a menudo.

El brote mundial de COVID-19 ha enviado a los mercados bursátiles mundiales al caos. Con caídas masivas seguidas de enormes rebotes día tras día, la volatilidad se ha convertido en una fuerza siempre presente que los inversores tienen que manejar.

Muchos inversionistas están buscando maneras de convertir la volatilidad en ganancias. El Índice de Volatilidad CBOE, también conocido como VIX, se ha convertido en una medida clave para medir el pánico que sienten algunos inversores, pero éstos también están utilizando el índice de referencia de manera más activa como parte de sus estrategias generales de inversión. A continuación, veremos más sobre el VIX y por qué debería entender el papel que puede jugar en su cartera.

Operar con el VIX

El Índice de Volatilidad de la CBOE examina los mercados de opciones para determinar cuánta volatilidad esperan los participantes en el mercado en un futuro próximo. Al observar las diferentes opciones y sus precios, es capaz de calcular un número que los inversores están utilizando implícitamente para guiar sus operaciones de opciones. Cuanto más alto sea el número, más volatilidad esperan los inversores.

Sin embargo, no tienes que ser un comerciante de opciones para obtener información valiosa del VIX. Algunos inversores llaman al VIX el Índice del Miedo, porque tiende a subir durante las caídas de los mercados y a bajar en tiempos mejores para el mercado de valores.

Formas de inversión en el VIX

Además, los inversores han encontrado formas de hacer dinero directamente de los movimientos en el Índice de Volatilidad del CBOE. El iPath S&P 500 VIX Short-Term Futures que cotiza en bolsa, busca rastrear el VIX mediante la celebración de contratos de futuros vinculados al punto de referencia de la volatilidad, y desde el 20 de febrero al 13 de marzo, se ha más que triplicado.

Si eres agresivo y te gustan las jugadas arriesgadas, puedes conseguir más exposición al VIX. El ProShares Ultra VIX Short-Term Futures se ha más que quintuplicado durante el mismo período, porque tiene un precio de acciones que busca proporcionar una exposición apalancada de 1,5 veces el movimiento en los futuros VIX.

Lo que todo inversionista de la volatilidad debe tener en cuenta ya que desafortunadamente, hay muchos peligros cuando se invierte en la volatilidad. Incluyen:

Estar en el lado equivocado del comercio de la volatilidad puede ser devastador para su cartera. Por ejemplo, ProShares Short VIX Short-term Futures está diseñado para moverse más alto cuando el VIX se mueve más bajo. Ha perdido más de la mitad de su valor entre el 20 de febrero y el 13 de marzo, y podría ver pérdidas aún mayores si la volatilidad se dispara aún más.

Las inversiones de volatilidad están diseñadas para ser de corto plazo, con retornos ligados a los cambios diarios en el VIX. Durante largos períodos de tiempo, poseer inversiones vinculadas a la volatilidad ha sido una apuesta terrible. El producto de la volatilidad del iPath, por ejemplo, perdió dinero todos los años de 2009 a 2017, registró una pequeña ganancia en 2018 y luego se desplomó en dos tercios en 2019.

Debido a su diseño, es posible que tanto las inversiones de larga como de corta volatilidad pierdan valor con el tiempo. Los grandes columpios pueden moverse en cualquier dirección, y pueden ser rápidos y furiosos. A principios de 2018, todo lo que se necesitó fue un solo día de aumento de la volatilidad para acabar con un fondo apalancado de volatilidad corta.

¿Vale la pena el riesgo?

Todos estos riesgos son difíciles de ver cuando los precios de las inversiones ligadas a la volatilidad se disparan día tras día. Sin embargo, como ocurre con muchas acciones y ETFs que se hacen populares durante un corto período de tiempo antes de volver a la tierra, la inversión en la volatilidad tiende a traer largos períodos de pérdidas puntuados por sólo ocasionales estallidos de gloria como hemos visto recientemente.

En este momento, muchas de las ganancias por la volatilidad de los ETFs ya han sido factorizadas en sus precios. La volatilidad podría seguir aumentando. Sin embargo, cuando los mercados se calmen, los inversores de la volatilidad descubrirán de la manera más difícil cuán rápido sus inversiones pueden revertirse a la baja, incluso cuando las acciones de alta calidad estén demostrando su valor a largo plazo.

El nombre VIX es una abreviatura de «índice de volatilidad». Su cálculo real es complicado, pero el objetivo básico es medir cuánta volatilidad esperan ver los inversores en el Índice S&P 500 en los próximos 30 días, basándose en los precios de las opciones del Índice S&P 500. Cuando los operadores de opciones piensan que el mercado de valores está en calma, el VIX está bajo; cuando esperan grandes cambios en el mercado, el VIX sube.

En tiempos de gran agitación en el mercado, el VIX ha tendido a subir. En el gráfico anterior se observa que el índice VIX aumentó de manera constante a medida que el mercado se acercaba al punto máximo de la burbuja tecnológica de finales del decenio de 1990, se calmó durante el período de crecimiento constante de 2003-2007, se disparó durante la crisis crediticia de 2008 y en el segundo semestre de 2011, y registró aumentos a principios y finales de 2018. Debido a este patrón de comportamiento, el VIX es a veces conocido como el «índice del miedo» – cuando los participantes del mercado están preocupados por el mercado, el VIX tiende a subir.

La volatilidad es un motor de rendimiento que no depende de los tipos de interés, los dividendos o la apreciación de los precios, lo que lo hace particularmente atractivo para los inversores que buscan otras fuentes de rendimiento.

Los productos de volatilidad tienen una fuerte correlación negativa con la renta variable y, por lo tanto, añaden valor como diversificadores de la cartera. Esa correlación negativa de la volatilidad de las acciones no sólo se aplica a los mercados de valores, ya que se pueden encontrar patrones similares en el mercado de crédito. Los picos en los diferenciales de crédito suelen coincidir con el aumento de la volatilidad de las acciones.

Además de ser un diversificador de la cartera, la volatilidad puede proteger contra ciertos riesgos. Por ejemplo, un inversor que posee una acción o un índice de futuros que podría verse afectado muy positivamente o muy negativamente por un próximo anuncio puede conservar la acción o los futuros y cubrir el riesgo con la volatilidad.

Como bien se describe en la literatura, los diversificadores tradicionales ofrecen menos oportunidades de diversificación durante una crisis financiera. La volatilidad de la renta variable, representada por el VIX, puede servir como diversificador natural, ya que su correlación negativa con la renta variable y las demás clases de activos aumenta durante el período de crisis. Los Futuros VIX proporcionan beneficios de diversificación exactamente cuando más se necesitan. Como puede ver fácilmente a continuación el comercio de volatilidad puede ser extremadamente remunerativo. Además, históricamente, podemos encontrar que las estrategias que invierten en la volatilidad han generado mayores rendimientos con menores pérdidas en comparación con las carteras de acciones tradicionales.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.