Invertir en valores del Nikkei

El Nikkei 225, comúnmente denominado índice Nikkei, es el índice bursátil más popular del mercado japonés, lo componen los 225 valores más líquidos que cotizan en la Bolsa de Tokio. Se trata de uno de los grandes mercados de renta variable en el mundo, tanto por el número de empresas que cotizan en su índice bursátil, como por la calidad de los mismos. También forma parte de buena parte de los fondos de inversión que está basados en el sector bursátil. Siendo en todos los casos uno de los puntos de referencia para los pequeños y medianos inversores internacionales.

Repasando un poco la historia de este importante índice bursátil vemos que el denominado índice Nikkei nació 1971 y lo calcula el periódico japonés económico y de negocios Nihon Keizai Shinbun, de cuyas iniciales proviene el nombre Nikkei. Desde donde puedes encontrar toda clase de empresas, y de gran calidad, desde los más innovadores valores tecnológicos a las tradicionales empresas eléctricas. Prácticamente todas las empresas están integradas en este índice de la renta variable japonesa. Al punto de ser el más importante del área asiática y que su horario de cotización llega a ser una referencia para las bolsas del viejo continente. Tanto en las tendencias alcistas como en las bajistas.

Desde este pequeño repaso al índice de la bolsa de Japón, hay que decir que es cierto que sus valores son algo volátiles con respecto a la bolsa europea. Con una diferencia que puede alcanzar hasta el 5 % entre sus precios máximos y mínimos que lo hace muy atrayente a buena parte de los traders en los mercados financieros. Por otra parte, no hay que olvidarse que operar en este mercado de renta variable supone a los inversores occidentales unas comisiones más exigentes. Este esfuerzo monetario implica que haya que rentabilizar las inversiones con márgenes más amplios. Con unas comisiones que pueden ser de hasta el 0,6 % sobre el capital invertido.

Nikkei 225: tendencia lateral

En estos momentos el Nikkei 225 se encuentra en una tendencia lateral que le va a costar salir en uno u otro sentido, como consecuencia de los ajustes originados tras la expansión del coronavirus por todo el mundo. Más allá de los rebotes que haya podido tener en estas últimas semanas y que por tanto implica que los pequeños y medianos inversores deban esperar un poco de tiempo antes de que abran posiciones en este índice de la renta variable asiática. En cierta forma es algo parecido a lo que le está pasando a su economía y que lleva estancada desde hace algunos años en unos de los claros ejemplos de lo que estar sin un crecimiento económico. Y en donde el Nikkei 225 es uno de sus fuentes más relevantes.

Mientras que por otra parte, no cabe duda de que el Nikkei 225 puede ser una alternativa para los pequeños y medianos inversores ante un agotamiento de los mercados financieros de occidente. Siempre que se tenga en cuenta un cierto nivel de aprendizaje por parte de los usuarios en esta plaza bursátil en el otro lado del planeta. Porque no puede olvidarse que algún que otro momento puede servir para rentabilizar las operaciones que vayamos a realizar en los mercados de renta variable. Sea cual fuese el nivel de la inversión y sobre todo de los valores en que tomemos posiciones a partir de estos momentos. Porque de lo que al fin y al cabo de lo que se trata es de salir airosos de estas operaciones en bolsa.

Alto componente de las tecnológicas

En cualquier caso, el sector económico que tiene un mayor peso en el Nikkei es el sector de la tecnología, seguido por el de bienes de consumo. Otras empresas relevantes que componen el Nikkei son: Yamaha, Toshiba, Suzuki Motor, Sony, Nissan Motor, Pioneer, Bridgestone o Konica. Es un buen destino para los usuarios bursátiles que desean invertir su capital o ahorros en esta clase de activos financieros. Con una mayor presencia que en la renta variable de España, con muchísima diferencia en lo que a la oferta que presenta este importante índice de la bolsa internacional. Por otro lado, también hay que incidir en que este es una fuente de referencia para los inversores que cuentan con mayor experiencia en esta clase de operaciones dentro de las relaciones con el siempre complicado mundo del dinero.

Otro de los aspectos en que hay que incidir al hablar del Nikkei  es el que tiene que ver con su la flexibilidad de su inversión, en el sentido de que puede optar por cualquier empresa. Con una diversificación muy amplia, mucho más alta que en la renta variable de nuestro país, y en línea que en la de EEUU o alemana, por citar tan solo algunos ejemplos relevantes. Hasta el punto de que no hay límites en la inversión por parte de los usuarios bursátiles. Este hecho produce que puede optar por cualquier sector y a través de compañías ciertamente relevante que cuenta con un volumen de negocio que es considerado muy alto e importante dentro del sector de la inversión. Desde este punto de vista, los pequeños y medianos inversores no tienen ningún problema para que los usuarios tomen una decisión sobre cuáles son las mejores decisiones que pueden tomar en un momento determinado.

Barómetro de la economía japonesa

Desde ningún punto de vista no puede dudarse que este índice en la bolsa internacional puede considerarse como un notable barómetro de la economía japonesa. Al punto de que refleja con gran realidad la economía de este país asiático. Como pocos mercados internacionales lo reflejan en este preciso instante, con 225 valores que corresponden a empresas muy potentes y con una gran liquidez. Es decir, es muy sencillo ajustar los precios de entrada y salida por parte de los agentes financieros. Por este motivo no es de extrañar que algunos de estos valores conformen la cartera de muchos de los fondos de inversión que han  sido desarrollados por parte de las gestoras internacionales. Esta es por tanto una de sus ventajas más relevantes que puedes detectar desde un principio y a diferencia        de otros índices en la bolsa en el mundo.

Mientras que por otra parte, tampoco se puede olvidar que el índice del Japón tiene una gran repercusión sobre los restantes por su gran peso específico sobre la economía general. Un hecho que lo hace muy fiable para conocer en profundidad el estado real de la economía y como no podía ser de otra forma también el mundo de la inversión. En este sentido, es muy orientativo aunque esté tan lejos desde el punto de vista de su ubicación geográfica. Tan solo por el hecho de que es un mercado financiero que está abierto mientras todos nosotros estamos dormidos y no estamos al tanto de su evolución en cada sesión de bolsa. En cualquier caso, es una de las plazas de las que tenemos que estar al tanto en todos los días como referencia a lo que debemos hacer en cada momento. Tanto para vender como a comprar las acciones en los mercados de renta variable de cualquier país en el mundo.

Con una mecánica que es igual al de otras plazas internacionales ya que no presenta ninguna diferencia y por tanto no requiere un aprendizaje distinto, como por ejemplo al mercado financiero de nuestro país. Al menos como para tenerlo en cuenta a partir de estos momentos para realizar cualquier clase de operaciones para rentabilizar su capital disponible.

Integrado en los ETFs

El Nikkei 225 Stock Average es el principal índice bursátil de Japón y un barómetro de la economía japonesa. Evalúa el comportamiento de 225 grandes compañías japonesas, cubriendo una amplia gama de industrias. Considerado en general como el equivalente japonés al promedio industrial del Dow Jones, incluye las 225 principales empresas de primera línea que cotizan en la Bolsa de Valores de Tokio. Aunque no se puede invertir directamente en un índice, se puede ganar exposición a las acciones subyacentes dentro del Nikkei 225 a través de un fondo cotizado en bolsa (ETF). En este sentido, la compra y gestión de cada una de las acciones del Nikkei 225 es costosa y poco práctica, con importantes implicaciones fiscales. Los inversionistas individuales pueden ganar exposición a través de los fondos cotizados en bolsa (ETF), cuyos activos subyacentes se correlacionan con el Nikkei 225.

A diferencia de los fondos de inversión, que tienen un precio al final del día, los ETF se negocian durante todo el día, por lo que sus precios fluctúan como las acciones. Al igual que los fondos mutuos, los ETF ofrecen diversificación a través de una única inversión. Tienen gastos más bajos que los fondos gestionados activamente. Varios ETF que rastrean el comercio del Nikkei 225 en la Bolsa de Tokio. Incluyen el iShares Nikkei 225 ETF de Blackrock Japan, el Nikkei 225 Exchange Traded Fund (NTETF) de Nomura Asset Management, y el Daiwa ETF Nikkei 225 de Daiwa Asset Management.

Comprar y vender inversiones

Para operar estos ETFs, uno debe abrir una cuenta con una agencia de corredores que les permita comprar y vender inversiones que no cotizan en una bolsa de EE.UU. Fidelity Investments y ETrade Financial Corp. (ETFC) se encuentran entre los corredores de descuento que ofrecen cuentas de comercio internacional. Tenga en cuenta que el comercio de ETF en sus mercados locales tiene complicaciones. Los ETF que cotizan en la Bolsa de Tokio están denominados en yenes. Además de controlar el rendimiento del Nikkei 225, hay que tener en cuenta las fluctuaciones del tipo de cambio entre el yen y el dólar.

El Reino Unido, Francia, Alemania, Suiza, Italia y Singapur también ofrecen ETF que siguen al Nikkei 225, algunos de los cuales cotizan en la Bolsa de Tokio.

Con estricta gestión empresarial

En momentos de inestabilidad en los mercados financieros son muchas las opciones las que puedan optar los inversores para rentabilizar su capital disponible. Una de las más relevantes en estos momentos es la representada por esta plaza en las plazas de renta variable internacionales. Desde este punto de vista, hay que recalcar que la estabilidad política, la estricta gestión empresarial y las bajas valoraciones hacen que sea un momento excelente para invertir en el mercado japonés. A pesar de ser la tercera economía más grande del mundo por su producto interno bruto, Japón es una idea tardía para muchos inversionistas. Pero el hecho de no estar expuesto a las acciones japonesas priva a los inversores de un mercado que puede proporcionarles un fuerte ingreso de dividendos y una relativa estabilidad.

Nikko Asset Management predice que el Nikkei 225 subirá alrededor de un 16 % entre ahora y agosto de 2020, comparado con el 5 % del S&P 500. John Vail, estratega global jefe de Nikko Asset Management, atribuye este rendimiento superior proyectado a una combinación de bajas valoraciones e impulso. La relación precio y beneficio a doce meses vista en la primera semana de julio de 2019 estuvo cerca de mínimos históricos, según las cifras de Bloomberg.

El pago de dividendos también ha aumentado como resultado de las reformas de la gobernanza empresarial que hacen hincapié en el cuidado de los accionistas. Por ejemplo, la tasa de pago de TOPIX ha saltado a alrededor del 30 % a partir del 9 de mayo de 2019, desde alrededor del 17 % en 2004, según datos de Bloomberg. Esto hace que las acciones japonesas sean atractivas, en particular para los inversores que buscan generar ingresos. Kathy Matsui, vicepresidenta de Goldman Sachs Japón, dijo que además de las valoraciones atractivas, es probable que los beneficios repunten incluso con un yen más fuerte gracias al continuo crecimiento del PIB en Japón y en todo el mundo. Goldman Sachs prevé un crecimiento de las ganancias por acción del 6 % para el mercado japonés en 2019 y 2020, respectivamente, incluso si el yen tiene una tasa media de 105 a 1 dólar.

Estimulos para el crecimiento

El motor de gran parte de este crecimiento ha sido la reforma del gobierno corporativo y la Abenomics. Cuando Shinzo Abe tomó las riendas como primer ministro de Japón en diciembre de 2012, propuso una política económica llamada Abenomics para ayudar a estimular el crecimiento. Abenomics se basa en las «tres flechas» de la relajación monetaria, el estímulo fiscal y las reformas estructurales. El Sr. Takeda dijo que la economía se encuentra ahora en el punto en que las reformas estructurales están pasando a un primer plano, porque la relajación monetaria y el estímulo fiscal han contribuido a impulsar el crecimiento económico en los últimos seis años.

Uno de los principales pilares de la reforma estructural ha sido la reforma de la gobernanza empresarial del Japón. En 2014, el organismo de control fiscal del gobierno japonés, la Agencia de Servicios Financieros (FSA), introdujo un nuevo código de administración empresarial. El código tenía por objeto contrarrestar la percepción de que los inversores institucionales eran demasiado acogedores con la gestión de las empresas.

En 2017 se publicaron nuevas orientaciones para mejorar la divulgación de información y las prácticas de supervisión. Estas medidas, dijo el Sr. Vail, dan al mercado japonés una ventaja estructural sobre los competidores, porque sólo los Estados Unidos se acercan en cuanto a la atención a los accionistas. «Esto ha dado lugar a márgenes de beneficios empresariales mucho más elevados, a pagos mucho más altos a los accionistas y a una relación mucho mejor con los accionistas en general», dijo el Sr. Vail. «Siempre hubo algunas empresas muy buenas, pero la mayoría trató a los inversores de capital como ciudadanos de segunda clase. Eso ha cambiado completamente, por lo que no sólo las empresas se ven obligadas a prestar más atención a los accionistas y las instituciones que administran el dinero en el Japón -los accionistas son ahora mucho más proactivos en cuanto a la forma en que votan e interactúan con las empresas».

Invertir en el mercado japonés

Los inversores fuera de Japón tienen varias maneras de invertir en el mercado japonés. Los Recibos de Depósito Americanos (ADRs) son siempre una opción para los inversionistas que buscan agregar algunos de los grandes conglomerados japoneses a sus carteras, pero los inversionistas institucionales generalmente prefieren los fondos mutuos o los fondos negociados en bolsa debido a la diversificación que ofrecen.

Hay 52 fondos mutuos y fondos cotizados en bolsa domiciliados en los Estados Unidos que se centran en Japón, según datos de Lipper de Refinitiv. Asimismo, los inversores japoneses también utilizan fondos cotizados en bolsa para acceder a su propio mercado, incluyendo varios que siguen el índice Nikkei 225. Los inversores están empezando a prestar atención al mercado japonés debido a todos los aspectos positivos de la reforma estructural, así como a la estabilidad política. Vail señaló que Japón es mucho más estable que los Estados Unidos y China, que actualmente se encuentran en una guerra comercial, y la Unión Europea, que se ha visto sumida en la confusión desde la votación de Brexit en 2016. A pesar de ello, las acciones japonesas siguen estando infracompradas, sostiene, lo que deja una apertura para los inversores que buscan estabilidad, ingresos por dividendos y oportunidades de crecimiento selectas. La relación precio y beneficio a doce meses vista en la primera semana de julio de 2019 estuvo cerca de mínimos históricos, según las cifras de Bloomberg.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.