Conocer y saber manejar los fondos de maniobra de una empresa

Una de las metas más recurrentes para la trabajadores actuales alrededor del mundo es la de crear su propia empresa o negocio. Desde luego, este un sueño dorado para muchas personas, porque no solo significa independencia de los trabajos rutinario y metódicos de la oficina, sino que también puede derivar en un ingreso mucho más grande de lo que estamos acostumbrados a recibir en un salario fijo y establecido.

El gran problema para poder cumplir con este objetivo se encuentra en la administración de los negocios en el corto plazo, ya que son los primeros años del manejo de un establecimiento, los que terminan definiendo su futuro, y dentro de ese límite de tiempo es que nos damos cuenta de que administrar nuestro propio negocio no es tan simple como parece, y no solo con invertir el capital comenzaremos a recibir ingresos inmediatamente.

Lo importante que debemos tener cuenta, siempre, al emprender cualquier tipo de establecimiento comercial es lograr la rentabilidad del mismo en los primeros años, aunque sea muy poco lo que se obtenga a favor, pues este aspecto es que el que servirá como soporte de nuestra futura empresa.

La razón de que un gran sector poblacional quiebre en los primeros años al emprender su primer negocio se halla sobre todo en la falta de experiencia y en una administración deficiente, pues muchas veces no se cuentan con los conocimientos profesionales que permiten hacer una planificación y una estrategia adecuadas para el buen funcionamiento del establecimiento.

Es por este motivo que siempre se deben tener en cuentan todos o la mayoría de los conceptos que se han generado en el mundo de las finanzas, la economía y la administración, para llevar  a buen puerto cualquier emprendimiento que tengamos en mente y que hallamos decidido llevar a cabo.

Precisamente, uno de los conceptos que nos facilitarán mucho la vida en este sentido, es lo que se conoce como el fondo de maniobras, una de las medidas fundamentales para el buen manejo y dirección de cualquier empresa, a tal grado que la aplicación de esta medición puede llegar a marcar la diferencia que puede existir entre una empresa fuerte, estable y en buena salud, y una empresa que está al borde de la suspensión de pagos, y  por lo tanto, de la quiebra y el colapso.

¿En qué consiste el fondo de maniobra para el manejo de una empresa?

El fondo de maniobra (FM) es definido como  la diferencia existente entre el activo corriente y el pasivo corriente. Básicamente, el primero de estos rubros se encuentra compuesto por el dinero líquido  existente, la tesorería que se encuentra disponible, los derechos que se tienen por los cobros de pagos a corto plazo, así como cualquier activo líquido u ahorro que pueda ser utilizado de forma inmediata para solventar algún tipo de imprevisto o gasto repentino para la empresa o negocio.

De este modo, podemos entender que el activo corriente representa la liquidez esencial de la empresa, al estar compuesto por todos aquellos recursos que pueden ser usados de forma inmediata para cumplir con las obligaciones financieras de la empresa, por  lo que el activo corriente viene a ser el pilar que sostiene los fundamentos económicos de la empresa, pues de no contar con la disponibilidad de sus recursos  inmediatos, como resultado no podría cubrir sus pagos más primordiales, como el salario de sus empleados, el abono a sus proveedores, el pago de sus créditos, entre otras cuestiones económicas, lo que traería rápidamente graves consecuencias para su estabilidad.

Es por este motivo que este primer aspecto siempre deber ser revisado con sumo cuidado y responsabilidad por los contadores y administradores de la empresa.

Por su parte, tenemos también lo que se conoce como el pasivo corriente. Al respecto, si el activo corriente representa la liquidez inmediata de la empresa, el pasivo corriente, por el contrario, está compuesto por todas aquellas obligaciones de pago que se encuentran suscritas a corto plazo, es decir, todas aquellas que se tiene la obligación de cubrir dentro un plazo no mayor a un año.

¿Cuál es la importancia que tiene el fondo de maniobra?

El fondo de maniobra es fundamental porque su estudio se refiere a la capacidad que tiene una empresa para poder cubrir todos sus pagos y obligaciones monetarias que son a corto plazo, y al mismo tiempo, poder seguir realizando inversiones o adquisiciones propias de cualquier actividad mercantil.

En pocas palabras, este instrumento es una de las principales magnitudes con las que cuentan los profesionistas dentro del ámbito financiero para medir la diferencia entre una empresa que cuenta con buenos números para seguir operando de manera eficiente, y una empresa que prácticamente se encuentra al borde de la quiebra y de cancelar sus pagos, situación que puede llevarla fácilmente a su desaparición.

La imperiosa necesidad de conservar un fondo de maniobra positivo

Desde luego, el fondo de maniobra es una variable que siempre debemos cuidar y vigilar que se encuentre en números positivos, pues mientras más altos sean estos datos, significa que las finanzas de la empresa están sanas y en buenas condiciones, al contar con una gran liquidez y pocas deudas que cubrir, pero si al realizar el balance del fondo de maniobra, este arroja números negativos, eso conlleva una situación grave para el negocio, pues quiere decir que la empresa no cuenta con suficiente liquidez para atender sus obligaciones económicas más inmediatas.

Situaciones que son una excepción a la regla general

Si bien lo más usual es que las condiciones generales de un fondo de maniobra se mantengan dentro de los parámetros establecidos, en algunas ocasiones pueden presentarse excepciones a la regla.

Estos casos pueden darse normalmente de dos formas distintas.

  • Por ejemplo,  cuando un fondo de maniobra es positivo, puede llegar a ocurrir que a pesar del balance aparentemente a favor, la realidad de la empresa es que no exista una genuina liquidez para afrontar sus deudas y obligaciones económicas, esto debido a que en la mayoría de sus activos, cuenta con existencias sobre las que no existe una certeza de que podrán ser vendidas en el corto plazo, por lo que no podrían traer una liquidez inmediata. Esta situación también puede terminar afectando muchos créditos a corto plazo, al existir dudas de cobro o tesorería que ha de emplearse para futuras contingencias.
  • El segundo caso que puede llegar a ser una excepción a la regla general se encuentra en el lado contrario del fondo de maniobra. Aquí, por el contrario, puede llegar a suceder que si existe un FM negativo, eso no quiere decir necesariamente que existan problemas de liquidez, pues dependiendo del tipo de establecimiento, algunas empresas pueden contar con grandes superficies de distribución, donde las ventas se realizan al contado. Asimismo, si se trata de una empresa grande, esto le otorga un gran poder de negociación que puede utilizar con los proveedores, con el fin de obtener plazos de pagos mucho más alargados. En consecuencia, aunque el activo corriente sea menor que el pasivo corriente, esto no suele representar un gran problema para aquellas compañías que manejan altos porcentajes de efectivo, pues suele darse por hecho, que cuentan con los recursos para satisfacer deudas a corto y largo plazo.

A pesar de que estos últimos casos puedan llegar a presentarse para algunos establecimientos, lo más recomendable por lo expertos en finanzas es que siempre trate de mantenerse un fondo de maniobra que sea positivo, pues es una variable que nos permitirá evitarnos problemas financieros que pueden derivar fácilmente a que un negocio sea inviable económicamente por no poder afrontar sus obligaciones y pagos más inmediatos.

Analizar adecuadamente el balance de situación de la empresa es lo que nos permitirá planificar estrategias para inversiones y adquisiciones en el corto plazo, que no afecten la capacidad de pago ni tampoco las diversas operaciones que puede realizar para enfrentar todo tipo de gastos futuros.

Conclusiones

No cabe duda que en el mundo financiero, los conocimientos y la experiencia juegan un rol determinante a la hora de establecer las bases de cualquier empresa.

Como vimos a lo largo del presente artículo, el fondo de maniobra es un dato imprescindible para cualquier empresario, contador, administrador o economista, dato que puede salvar nuestro negocio de un colapso prematuro.

Desde luego, como todo conocimiento financiero, es indispensable conocer todas sus características y el contexto bajo el cual debe ser aplicado, pues de no abordar con cuidado estos temas, corremos un grave riesgo de cometer una mala decisión financiera, que en el mundo de los negocios puede dejarnos fuera del mapa rápidamente.

Para cualquier persona que tenga en mente construir una empresa, o simplemente levantar su propio negocio, nunca debe olvidar la importancia de conocer los procedimientos del fondo de maniobra, y crear así, estrategias que permitan conservar un balance positivo en sus respectivos FM, pues de ignorar este procedimiento, la salud del negocio puede correr graves riesgos en cualquier momento, a pesar de un buen funcionamiento en los primeros meses.

Sin embargo, para aquellas personas que sepan hacer uso adecuado de esta variable, pueden estar seguros que cuentan con un gran instrumento para analizar la salud financiera de su negocio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *