La importancia del ahorro

Según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de cada 100 Euros que entran a los hogares españoles, solo 6,5 de ellos se destina al ahorro por medio de instrumentos financieros como fondos de pensión, cajas o depósitos. Y es que un hábito tan importante muchas veces puede verse detenido por los gastos diarios, el paro o los salarios que no permiten llegar a fin de mes tranquilamente.

Se calcula también que aproximadamente el 58% de la población española se endeuda de alguna u otra manera para salir de mes. Si bien no podemos negar que para muchas personas es difícil tener un equilibrio económico por diversos motivos, también es cierto que siempre hay estrategias y métodos para empezar a ahorrar, sin mencionar las múltiples ventajas que viene el tener un apartado económico para emergencias o para el retiro.

¿Por qué ahorrar?

Si cuentas con ingresos estables que te permiten cubrir todas tus necesidades sin ningún problema, quizá veas el ahorro como algo innecesario y que solamente te quitará algo de dinero que podrías utilizar inmediatamente. Sin embargo, ahorrar no solo te permitirá obtener beneficios a largo plazo, si no que podrás encontrar en este hábito un respaldo que te permitirá dormir tranquilo sabiendo que estás formando un colchón económico que te pueda sostener en caso de ser necesario.

No debemos de olvidar la alta tasa de paro que afecta a la Nación hoy en día, sin mencionar las desventajas de vivir siempre dependiendo de las tarjetas de crédito o los préstamos personales. Ahorrar te permitirá enfrentarte a los obstáculos económicos a los que puedas llegar a enfrentarte en tu vida, a la vez que te permite hacer realidad tus sueños y proyectos sin necesidad de endeudarte por años y terminar pagando más de lo que deberías pagar.

Ventajas del ahorro

  • Los planes de ahorro a largo plazo como las pensiones te permitirán tener una estabilidad económica y llevar la misma vida a la que estás acostumbrado una vez que hayas dejado de trabajar. Ya sea por edad, por enfermedad, lesión, desempleo, o cualquier otro motivo, siempre es ventajoso tener un respaldo que te permita vivir tranquilo.
  • No tendrás que depender de las tasas de interés y cuotas a pagar para cumplir tus proyectos, ya que podrás pagarlos de contado con tus ahorros. Las decisiones más importantes de tu vida como la matrícula de tu universidad, tu boda, tu casa o cualquier otro patrimonio podrán ser tuyos si empiezas a ahorrar lo más pronto y eficientemente posible.
  • Siempre estarás preparado ante emergencias. Lamentablemente ninguno de nosotros estamos libres de llegara a sufrir un accidente, una enfermedad, o cualquier otra situación que nos vuelva vulnerables económicamente. Es así como no podemos negar que tener un respaldo nos permitirá dormir tranquilos durante la noche, sabiendo que estamos protegidos.
  • Ahorrar es mucho más sencillo de lo que podrías llegar a pensar, y verás que no tendrás que recortar demasiados gastos para poder hacerlo correctamente.

¿Cómo empezar a ahorrar?

Puede parecer en un principio que ahorrar es una tarea imposible a la cual solo tienen acceso las personas que disponen de ingresos muy grandes. La verdad es que no es así, y todas las personas pueden aprender a ahorrar, simplemente es cuestión de conocer el destino de nuestro dinero y de aprender a organizarnos de la manera más sencilla y eficaz para destinar una parte de nuestros ingresos al ahorro sin descuidar nuestros pagos mensuales o nuestro estilo de vida.

A continuación te explicamos como puedes lograr esto:

Por cuenta propia

Ahorrar no es sinónimo de recortar gastos, sino de redirigirlos de manera en que nos puedan ser mucho más útiles a corto y largo plazo. No es una tarea difícil y solo necesitarás lápiz y papel o una hoja de cálculo para que en unos minutos encuentres tu plan de ahorro del mes y del año.

Sigue los pasos que te describimos a continuación para lograrlo:

  • El primer paso para realizar tu plan de ahorro es escribir la cantidad que disponemos de manera mensual. Podemos definir como renta, a la cantidad monetaria que una persona obtiene a cambio de su trabajo o como producto del rendimiento de una inversión realizada. Es decir, son todos los ingresos de dinero que tenemos al mes.
  • Enseguida enlistaremos todos los gastos que necesitamos para sobrevivir normalmente y de los cuales no podemos prescindir, tales como el alquiler, la hipoteca, la mensualidad del coche, la matrícula, los servicios de tu casa, etc. Estos serán los gastos fijos, y mensualmente son similares o varían muy poco.
  • Posteriormente enlistaremos los gastos que solemos hacer pero que no son indispensables para nuestro día a día, como las salidas, las compras por impulso, los obsequios, el ocio, o los gastos hormiga. Estos últimos son esos gastos que no tomamos en cuenta porque son muy pequeños, pero que acumulados pueden llegar a sumar una gran cantidad. A estos gastos se les conoce como gastos variables ya que al no tenerlos contemplados son diferentes mes con mes.
  • Por último, enlista todos los pagos que debes hacer anualmente y que son indispensables. Estos pueden ser el pago de seguro, la declaración de renta, o incluso vacaciones si las consideras necesarias. Divide esta cantidad entre 12 y agrégala al listado.
  • Suma tus gastos fijos, tus gastos variables, y el resultado de tus gastos anuales entre 12. Compáralo con tus ingresos mensuales ¿Es está cantidad mayor o menor?

Si has observado que la cantidad de dinero que gastas es mayor a la que ganas, es probable que vivas dependiendo de tarjetas de crédito y préstamos personales. Si bien estos instrumentos son útiles para salir de apuros de vez en cuando, no es recomendable siempre estar dependiendo de ellos para subsistir, ya que simplemente estaremos incrementando una deuda que poco a poco se volverá muy difícil de pagar.

Es momento de que analices la lista que acabas de hacer y decidas cuales son las cosas que puedes prescindir para redirigir tu dinero hacia el ahorro. Una buena forma de empezar es analizando cuánto dinero utilizas en comer fuera de tu casa, cuánto utilizas en compras de impulso o de cosas que realmente no necesitas o cuánto dinero gastas en actividades de ocio. Verás que tan solo con un par de meses que prescindas de estas cosas podrás saldar tus deudas y comenzar a ahorrar efectivamente.

El mismo procedimiento debes hacer si tus gastos son iguales o menores a tus ingresos, con la diferencia de que podrás empezar inmediatamente a crear un apartado de dinero que te fijes de una vez y que inmediatamente coloques en una cuenta destinada al ahorro en el momento en que obtengas tu nómina. Poco a poco verás como esta cuenta crece y se vuelve un respaldo muy útil y efectivo para hacerle frente a cualquier situación en que necesites dinero de emergencia o bien, para hacer realidad todos los proyectos que te propones, como conseguir tu casa, cambiar tu carro, continuar con tus estudios o cualquier cosa que te propongas.

Por medio de un instrumento financiero automático

Si eres asalariado, dispones de una ventaja fundamental ya que puedes contratar uno de los muchos instrumentos financieros disponibles en el mercado que te ayudarán a crearte un hábito del ahorro sin que te des cuenta. Los planes de ahorro automáticos funcionan descontando de tu nómina una cantidad que hayas establecido previamente, y depositándola en una cuenta a la que solo podrás acceder en condiciones especiales, como paro, emergencia o jubilación.

Muy seguramente en tu trabajo ya cuentan con un sistema similar en el cual ya estás cotizando o al que puedes cotizar con solo pedirlo. Si no es así, puedes acudir al banco que te domicilia tu nómina o a cualquier otro que sea de tu confianza, verás como encontrarás una numerosa cantidad de opciones y la atención que necesitas para seleccionar el plan de ahorro que más se adecúa a tu situación particular.

Lo más recomendable es que realices ambos métodos de ahorro, separando y clasificando tus gastos mensuales a la vez que contratas un plan automático de ahorro como los que te describimos anteriormente. Verás que estas dos simples medidas formarán una gran diferencia en tu economía personal.

Consejos finales para ahorrar

• Si te encuentras en la situación en la que simplemente no puedes dejar de hacer ningún pago, prioriza cuales son aquellos que son más indispensables. Puede ser que no puedas librarte de pagar el alquiler, pero puedes contratar un servicio de conexión a internet más económico. También puede ser que no puedas librarte de pagar la mensualidad del coche, pero si puedes caminar cada que te dirijas a lugares cercanos para ejercitarte, ayudar al medio ambiente y ahorrar dinero.
• Analiza también cada uno de los elementos que componen tus gastos variables. Seguramente encontrarás cosas en tu lista del supermercado que en realidad no necesitas y que terminan caducadas en tu nevera. Verás que encontrarás muchas maneras de reducir tus gastos y comenzar a ahorrar efectivamente.


Categorías

Política Monetaria

Diplomada en Ciencias Empresariales, en la rama de Marketing, Públicidad y Mercadotecnia, redactora profesional , inmersa en el mundo de las noticias, en todos los ámbitos desde nuevas tecnologías hasta curiosidades, especialista en finanzas, Forex, divisas, Mercado de valores, inversiones y las novedades en fondos, pero principalmente una amante de los mercados nacionales e internacionales, una mezcla primordial para conseguir y hacer llegar las mejores noticias y consejos a los lectores financieros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.