Estrategias para mejorar el rendimiento de las imposiciones

Una de las formas de estabilizar los ahorros para las personas que no desean invertir en los mercados de renta variable se materializa a través de las imposiciones bancarias a plazo fijo. Se trata de un producto destinado al ahorro que garantiza un retorno fijo y garantizado todos los años. Aunque con unos intereses muy débiles que se mueven  en una horquilla que va del 0,10 % al 1 %. Como consecuencia del abaratamiento en el precio del dinero en la zona euro y que le llevado a unos márgenes de intermediación no muy satisfactorios para los intereses de los inversores.

Pues bien, este producto financiero es muy sencillo de comprender por todos los perfiles de los usuarios. Pudiéndose contratar desde importes muy asequibles para todas las economías domésticas a partir de aportaciones desde 100 euros. Con el cobro de los intereses a su vencimiento y sin que en ningún momento se puedan dar rentabilidades negativas como consecuencia de los diferentes escenarios en la economía internacional.

Mientras por otra parte, hay que indicie en que las imposiciones bancarias pueden ver mejorar su rentabilidad a través de diversas estrategias para conseguir estos objetivos. Van desde un cambio en el plazo de permanencia a implicarse con una mayor fidelización con las entidades bancarias encargadas de comercializar este producto bancario. Como por ejemplo, las que te vamos a explicar a partir de estos momentos. En donde puedes sacar más de una idea para rentabilizar los ahorros de la mejor manera posible.

Imposiciones: alargar los plazos

La estrategia más sencilla para conseguir estos objetivos es ampliar los plazos de permanencia. De esta forma se puede conseguir unas cuantas décimas más sobre las tarifas iniciales. Aunque con el gran inconveniente de que tendrás que tener aparcado el dinero durante un excesivo espacio de tiempo. Con unos plazos que van desde los dos a los cuatro años. Se trata de un modelo de inversión que está completamente exento de comisiones y otros gastos en su gestión y mantenimiento. A diferencia de los productos derivados de la renta variable, como por ejemplo la compra y venta de acciones en bolsa.

Por otra parte, esta estrategia te ayuda en tu intención de crear una bolsa de ahorro estable y permanente de cara al medio y largo plazo. Para que puedas rentabilizar los ahorros de una forma muy estable y sobre todo segura. Pase lo que pase en los mercados de renta variable. Se trata de definitiva de una inversión sin riesgo alguno en sus posiciones. En especial, en los escenarios de cierta inestabilidad en los mercados financieros que es cuando se producen las situaciones menos deseadas para los pequeños y medianos inversores.

Aprovechar las ofertas de los bancos

No cabe duda de que esta estrategia en la inversión es una de las más exitosas para lograr estas finalidades. No en vano, es muy habitual que los bancos  pongan en marcha diferentes promociones en la comercialización de estas imposiciones a plazo. Porque llegan a mejorar la rentabilidad hasta niveles del 2 %. Es decir, con una diferencia más amplia en cuanto a la remuneración que ofrecen estos productos bancarios. Aunque por otra parte, requieren de una mayor fidelización por parte del cliente.

Esta clase de depósitos bancarios se caracterizan porque están presentes en plazos de permanencia muy breves. En torno a 3 y 6 meses y que por tanto no permite una optimización de este producto. Al igual que no remunera  todo el dinero, sino a un saldo más bien limitado y que además está restringido a capital nuevo o clientes de otras entidades financieras. Mientras que por otra parte, son productos que no son renovables, sino que por el contrario terminan cuando llega su vencimiento. No en vano, en la oferta de las entidades bancarias no hay muchas posibilidades de alargar los plazos de permanencia.

Vincularlo a otro activo financiero

Desde luego que una de las estrategias más agresivas es ligar el depósito a un activo financiero derivado de los mercados de renta variable. También es muy relevante el hecho de que este producto financiero permite garantizar una rentabilidad mínima pase lo que pase en el entorno financiero. En donde se puede conseguir un incremento en el tipo de interés cercano a los cuatro puntos porcentuales, siempre que se cumplan con unas condiciones mínimas por parte de los activos ligados a estas imposiciones a plazo fijo.

Hay que incidir que estos activos financieros puede ser de diversa naturaleza. Como por ejemplo, acciones en bolsa, fondos de inversión, materias primas o incluso el propio euro. Por otra parte, hay que aclarar que estas imposiciones tienen un plazo de permanencia más elevado que en otros depósitos más convencionales. En un  periodo que suele oscilar entre 3 y 4 años. Y a través de aportaciones monetarias mucho más exigentes. Generalmente  partir de 10.000 euros y sin ninguna clase de comisiones ni otros gastos en su gestión o mantenimiento.

Contratados por internet

Esta esta otra solución muy sencilla para mejorar el rendimiento de estos productos bancarios. Aunque sean bajo unos márgenes de intermediación mucho más modestos que en las restantes  estrategias que te hemos planteado. Pero como la ventaja de que puedes formalizarlos cómodamente desde casa u otro lugar y lo que es más importante a cualquier hora del día incluso los fines de semana. Para que de esta forma puedas mejorar el saldo de tu cuenta de ahorro sin mucho esfuerzo por tu parte. Por medio de unas imposiciones que hay que considerarlas como de tradicionales y sin ninguna vinculación con otros activos financieros.

Mientras que por otro lado, puede disponer de una amplia flexibilidad en cuanto a sus plazos de permanencia. Desde solo unos días a varios años en función de tus necesidades en la economía doméstica. Donde sobre todo aporta una total seguridad respecto a la integridad de tus aportaciones monetarias en todo momento y pase lo que pase en la economía. Mientras que también son un producto bancario muy receptivo a conseguir márgenes de intermediación para tus intereses personales.

Domiciliar la nómina

Otra de las alternativas consiste en algo tan sencillo como fructífero como es poner en el banco la nómina o los ingresos regulares por parte de los trabajadores por cuenta propia. Esta actuación tiene  recompensa en las imposiciones bancarias a plazo fijo ya que permiten mejorar sustancialmente el tipo de interés de este producto destinado al ahorro. Si bien hay que mantener una mayor fidelización con las entidades financieras. Para que de esta forma, se puedan mejorar las condiciones en la contratación del propio producto. Para que de esta manera, sus titulares puedan ver un mayor margen de beneficios en el saldo de su cuenta de ahorro.

Por otra parte, no menos importante es incidir en el hecho de que domiciliar la nómina es una herramienta adicional para obtener otras ventas en la contratación de los productos bancarios. Entre ellos créditos al consumo, planes de pensión o programas de ahorro, entre algunos de los más relevantes de la actual oferta bancaria. Con importantes bonificaciones o descuentos en los márgenes de intermediación originales que son impuestos por parte de las entidades de crédito. Todo un incentivo para que los principales clientes bancarios se interesen por esta estrategia en la gestión de este servicio.

Reclamos en la gestión

Por otra parte, merece tener en cuenta también que los bancos desarrollan sus mejores estrategias para demostrar cual es el mejor depósito y el que ofrece mayor rentabilidad. Es el reclamo que utilizan para captar el dinero de los clientes de la competencia. A simple vista puede suponer un alivio entre los usuarios el que vean que pueden sacar más beneficio a su capital depositado. Pero es muy conveniente analizar estas promociones para constatar si realmente merece la pena cambiar de banco solamente por un producto que como mucho tiene una vida de entre 6 y 12 meses. Porque no en todos los casos habrá que aceptar estas propuestas de ahorro.

Por ejemplo, una imposición mensual tradicional al 1,00% proporcionará únicamente 10 euros. Habrá que comprobar si merece la pena optar por estos formatos para un premio tan reducido respecto a la remuneración que se le dan al usuario bancario. Porque en efecto, en buena parte de las situaciones la respuesta será claramente negativa en referencia  a la defensa de nuestros intereses como usuario bancario. Otra cosa bien diferente es que estos productos financieros puedan llegar a ofrecer un tipo de interés mayor, de hasta el 2 %, lo que representaría un pago mensual para esta misma cantidad mucho más satisfactorio para todos.

Porque no nos podemos olvidar bajo ningún aspecto que estos formatos de ahorro van dirigidos para nuevos clientes o dinero procedente de otras entidades. Siendo de cualquier forma, una de las opciones más rentables que están al alcance de los usuarios para incrementar la rentabilidad de estos productos. Aunque con el gran inconveniente de que su plazo de permanencia está muy limitado, entre 1 y 6 meses, lo que genera que las ganancias obtenidas en estos períodos de suscripción no sean para nada espectaculares a pesar de que su límite máximo se aproxime a los 100.000 euros. En una nueva alternativa que ofrecen esta clase de imposiciones.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.