Dos índices muy especiales en la bolsa española: Ibex 35 Dividendos e Ibex 35 Inverso

Desde luego que hay vida más allá del índice selectivo de la renta variable española. Y prueba de ello es el desarrollo desde hace varios años de dos de ellos, el Ibex 35 Dividendos e Ibex 35 Inverso. Son diametralmente opuestos en cuanto a su naturaleza y composición. En cualquier de los casos, es que con su puesta en marcha los pequeños y medianos inversores dispones en estos momentos de  nuevos canales para canalizar sus inversiones. Por un lado, con la rentabilidad que proporcionan los valores con dividendos a sus accionistas. Y por otro, apostando por los valores del Ibex 35, pero en este caso a la baja.

Para conocerlos mejor, hay que indicar que el primero de ellos es un indicador de gran utilidad para los inversores que incorpora la variación de precios de los valores, así como la rentabilidad obtenida por el reparto de dividendos. Como consecuencia de ello, este nuevo índice bursátil muestra el impacto que este tipo de retribuciones sobre una cartera réplica del índice Ibex 35. Es conveniente saber que estos valores disponen de los mismos componentes, criterios de cálculo y ajuste que el que se refiere al selectivo nacional. Con sus correspondientes actualizaciones que están ligadas al pago de dividendos ordinarios con que retribuyen a los accionistas todos los años.

Mientras que por otra parte, el segundo de los índices nacionales que es Ibex 35 Inverso se encarga de replicar los movimientos diarios del Ibex 35, pero en sentido contrario. Es decir, si en una sesión el índice general tiene una rentabilidad positiva, el índice Ibex 35 Inverso tendrá una rentabilidad negativa en una cuantía similar. Aunque si bien la fórmula de cálculo de este nuevo índice bursátil incorpora un elemento de inversión, el comportamiento del mismo no es perfectamente simétrico al del Ibex 35. Aunque en ambos casos, conformándose como dos nuevos canales que están ya a disposición de todos los inversores a partir de estos momentos.

Ibex 35 Dividendos: con beneficios

En este importante índice bursátil están integradas las más relevantes empresas del país. Como por ejemplo, Telefónica, Santander, Endesa, BBVA, Iberdrola o Ferrovial, entre algunas de las más notables. Es decir, todas las que reparten beneficios entre sus accionistas y sin ninguna clase de excepciones. Con niveles de remuneración que van desde solo el 2 % hasta niveles cercanos al 10 %. Todas ellas empresas de muy alta capitalización y que permiten ajustar los precios de entrada y salida en los valores. Se trata de un índice bursátil muy del gusto de los inversores más defensivos o conservadores.

Además, forma parte de una estrategia en la inversión en la que se puede invertir en la renta fija sin salir de los mercados de renta variable. Como una de sus fuentes de referencia frente a otros índices más complejos o especiales por su propia naturaleza. Por otra parte, se constituye en una herramienta para obtener rentabilidades más alta que en el resto de los valores. Debido a que esta clase de empresas son más estables y no cuentan con una mayor volatilidad en la configuración de sus precios en los mercados financieros. Es decir, hay menos riesgos en las operaciones que toman los pequeños y medianos inversores.

Ibex 35 Inverso: por una bolsa a la baja

Este es un índice bursátil mucho más innovador y original que el anterior. Esto es debido a que su estrategia en la inversión se basa en que a medida que más baje la bolsa, mayores serán las ganancias que obtengas en las posiciones abiertas en  este índice bursátil tan especial. Es cierto que las rentabilidades que puedes generar son muy altas, pero asimismo los riesgos son ciertamente importantes. Hasta el punto de que puedes dejarte buena parte del importe de la inversión por el camino. Un motivo más que suficiente como para no realizar aportaciones económicas excesivamente fuerte, sino que están bajo el control de tus cuentas personales.

Otro de lo aspecto que debes valorar a partir de estos momentos sobre el Ibex 35 Inverso es lo relativo a la mayor complejidad en las operaciones en bolsa. Porque en efecto, la réplica sobre el Ibex 35 no es exactamente la proporcional, aunque al menos sí que es muy parecida en sus porcentajes. Desde este planteamiento en la inversión en los mercados de renta variable hay que incidir en que este índice es algo diferente a los restantes. Con muy pocos puntos en común sobre los mismos ya que al fin y al cabo de lo que estamos hablando es de una inversión inversa. Con todo lo que este término quiere decir en estos precisos momentos.

En función del perfil del inversor

Esta es una de las grandes preguntas que se plantean un buen número de pequeños y medianos inversores y que en cierta forma tiene una difícil respuesta. Todo dependerá del perfil que presentes como inversor minorista y por supuesto que por sus expectativas para hacer crecer su patrimonio personal o familiar. Dentro de este contexto general, son los minoristas más conservadores o defensivos los que optan por el Ibex 35 Dividendos. Precisamente por la estabilidad que ofrece a sus posiciones en bolsa y con un menor riesgo en las mismas.

Mientras que por otra parte, el Ibex 35 Inverso es más proclive para los inversores más agresivos o especuladores. Con el deseo de obtener unas altas plusvalías en espacios de tiempo más dilatados, aunque sabiendo que su periodo de permanencia es mucho más corto por las especiales características de este índice de la renta variable española. Porque en él no se busca una revalorización, si no por el contrario que la bolsa baje por encima de otra serie de consideraciones técnicas. No puedes olvidar de que este índice no es uno al uso, de los que han existido durante toda la vida. Es una clase de inversión que difiere sustancialmente de las más tradicionales o convencionales.

¿Cuál de estos índices me conviene?

Desde luego que ambos índices bursátiles parten de conceptos completamente diferentes. Hasta el punto de que no tienen el mismo perfil de seguidores, tal y como se pone de manifiesto a través de los datos proporcionados por las asociaciones de inversores españoles. En donde se constata que son maneras de entender diferente la inversión y con planteamientos diferentes desde el principio. No en vano, hay que incidir en que cada uno de ellos puede necesitar un momento distinto para abrir las posiciones. En unos será mejor uno de estos índices y en otros escenarios será el otro. En función de la decisión que tomen los pequeños y medianos inversores.

Otro de los aspectos en los que hay que incidir en estos momentos es en el referente a su análisis técnico. Ya que mientras en el Ibex 35 Inverso se necesita un escenario muy puntual, en el Ibex 35 Dividendos todo se basa se en la remuneración que se ofrecen a los accionistas. Es decir, intereses en la inversión que no tienen nada que ver los unos con los otros. Excepto en una cosa primordial y que no es otra que rentabilizar los ahorros por encima de todo. El objetivo al fin y al cabo de cualquier inversión en los mercados de renta variable. Como punto de unión para todos los pequeños y medianos inversores.

Incidencia en todos los inversores

La aparición de estos nuevos índices bursátiles ha tenido sin lugar a dudas un efecto inmediato para los intereses de los inversores y, que conviene tener en cuenta, aunque también se detectan algunas limitaciones en su puesta en marcha que igualmente habrá que valorarla. Las principales aportaciones que brindan, en especial el referido al índice para dividendos, es que desde ahora el inversor tendrá un índice en donde estén agrupados todos los valores que cotizan en el selectivo nacional, no como hasta ahora que no existía ninguna referencia. Al igual que pasan en los mercados de renta variable de otros países de nuestro entorno más próximo.

Mientras que por el contrario,  el Ibex 35 Inverso posibilita que puedas beneficiarte incluso si el escenario para los mercados de renta variable no es el más deseado para los inversores. En este sentido, son muchos los productos de estas características que están emergiendo en los últimos años para dotar de mayor recurso a los pequeños y medianos inversores. Que incluso pueden ganar mucho  dinero en esta clase de escenarios tan atípicos y que pueden volver en los próximos años. Aunque cualquier desajuste en las operaciones puede implicar la pérdida de muchos euros que se irán por el camino a partir de estos momentos.

En cualquier caso, son dos alternativas que tienes a mano para entender dos formas de encarar la inversión, en lo que es precisamente uno de sus atractivos más relevantes. Porque en ambos escenarios puedes ganar dinero a poco a que los mercados financieros te apoyen un poco en las predicciones, en especial en lo referente a los productos inversos en la bolsa que son los más problemáticos para formalizarlos debido al enorme riesgo que conllevan sus operaciones desde siempre. No en vano, no son muy sencillos para decantarse por ellos.  Al igual que pasan en los mercados de renta variable de otros países.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.