¿Dónde invertir en el tercer trimestre?

No cabe duda de que las caídas tan drásticas que han ocurrido en los mercados por el efecto del coronavirus ha hecho que muchos valores se encuentren en una situación muy beneficiosas para realizar unas compras selectivas a partir de estos momentos. Al mostrar una valoración en los mercados de renta variable muy ajustada respecto a los meses anteriores a la expansión de la pandemia. A pesar de la recuperación que se ha producido desde finales del mes de abril y que ha llevado a una apreciación en los principales índices del mundo en torno al 20 %. Pero es cuestión de plantearse si el momento de abrir posiciones de cara al tercer trimestre del año y que sería muy importante para dar rentabilidad a nuestras inversiones.

Desde este planteamiento es muy relevantes saber en dónde invertir en el tercer trimestre ya que será el periodo del año en donde decida la cartera de inversión después de lo que ha sucedido con la expansión del coronavirus. Además, es un momento en el que el volumen de contratación de los valores bursátiles suele caer con mucha intensidad y hasta el punto de que puede hacernos jugar una mala juagada en estos días de este verano tan especial para los pequeños y medianos inversores. Por tanto el tratamiento en los mercados de renta variable deberá ser diferentes con respecto a otros años y este es uno de los factores a tener en cuenta al elaborar cualquier estrategia en la inversión.

Por otra parte, no menos importante es valorar para saber dónde invertir en el tercer trimestre cuáles son los sectores más propensos para tomar posiciones. Porque en efecto, no es lo mismo estar posicionados en el segmento eléctrico que en el turístico ya que su evolución hasta estos momentos ha sido totalmente diferente. Por tanto hay que planificar a donde dirigir nuestro capital disponible para la bolsa y de esta manera tener más seguridad de que no tendremos un escenario no deseado en este periodo del año. En donde puede haber mucha volatilidad en los valores que integran los principales índices bursátiles y que es al fin y al cabo un aspecto que mediatizará la decisión que vamos a tomar en este preciso instante.

Tercer trimestre: más conservador

La postura en este periodo del año debe ser eminentemente conservadora debido a que este no es un año normal como los restantes. Debido a que se incluso en la última fase de este tercer trimestre se puede dar un nuevo rebrote en el virus que puede llevar a nuevas y duras caídas en los mercados de renta variable internacionales. En este sentido, es muy aconsejable que en estos meses los pequeños y medianos inversores sean un poco más defensivos que en otros periodos. Porque el mejor sistema para proteger los intereses de estos es optar por valores más seguros que puedan dar solidez a la cuenta de resultados de la cartera de inversión, al menos durante el tercer trimestre de este año tan complejo para relacionarse con el mundo del dinero.

Dentro de este contexto general, esta clase de valores defensivos o conservador son los que han asegurado un dividendo fijo y garantizado. Con una rentabilidad que oscila entre el 5 % y 7 % aproximadamente. Pase lo que pase en los mercados de renta variable o incluso si se produce un rebrote de este virus que al final ha terminado afectando de forma muy violenta a las económicas internacionales. Hasta el punto de que puede darse un cambio en las políticas diseñadas por cada uno de los gobiernos y que sin duda al final tendrán un efecto real sobre sus mercados de renta variable. Algo a lo que temen buena parte de los pequeños y medianos inversores, en especial en nuestro país y que esto hace del Ibex 35 uno de los índices más rezagados en el panorama internacional. Sobre todo con el repunte de las bolsas desde mediados del mes de abril ya que su comportamiento ha sido sensiblemente inferior a los restantes.

¿Vuelta al ladrillo?

Otro de los aspectos que habrá que considerar a partir de estos momentos es el que tiene que ver con que la renta variable de nuestro país está   increíblemente barata por sus ratios fundamentales, aunque normalmente cuando hay unas caídas en dichas valoraciones es que dichos valores se encuentran sufriendo por su exposición a los efectos del coronavirus. Desde luego que este es uno de los factores a tener en cuenta para conformar la cartera en la inversión en este trimestre del año.

Tras haber corregido sus precios fuertemente las empresas constructoras que cotizan en la renta variable, este año han iniciado una escalada alcista que les ha llevado a recuperar parcialmente sus precios, aunque de momento los brokers son cautos sobre una hipotética toma de posiciones y, se decanten por mantenerse al margen hasta que no se den las señales definitivas.

Todas las constructoras e inmobiliarias que cotizan en el Ibex 35 tienen importantes revalorizaciones en las últimas semanas, en muchos casos por encima del 20 %, y en cualquier caso con un mejor comportamiento que el índice selectivo que anota un 17 % de ganancias.

La rentabilidad media que ofrecen los dividendos de las empresas integrantes del índice selectivo español relacionadas con el sector de la construcción durante los últimos doce meses es del 5 %, en línea con las de otros sectores como el bancario o las eléctricas.

Menos negociación en abril

La Bolsa española negoció en Renta Variable 29.312 millones de euros en mayo, un 4,3 % menos que en abril y un 27 % menos que en el mismo mes del año anterior. El efectivo acumulado hasta mayo fue de 189.590 millones de euros, un 4,1 % menos que el año anterior.

El número de negociaciones en el mes ascendió a los 4,24 millones, un 39 % más que en mayo de 2019 y un 23 % superior al dato de abril. El número de negociaciones acumuladas en los cinco primeros meses del año se situó en los 22,8 millones, lo que supone un crecimiento del 47,5 % respecto al mismo periodo del año anterior.

En el mes de mayo, BME alcanzó una cuota de mercado en la contratación de valores españoles del 73,9 %. La horquilla media en mayo fue de 8,46 puntos básicos en el primer nivel de precios (un 12,1 % mejor que el siguiente centro de negociación) y de 13,37 puntos básicos con 25.000 euros de profundidad del libro de órdenes (un 23,4 % mejor), según el informe independiente. Estas cifras incluyen la contratación realizada en los centros de negociación, tanto en el libro de órdenes transparente (LIT), incluyendo las subastas, como la negociación no transparente (dark) realizada fuera del libro.

Descenso en las operaciones

Tras el descenso de actividad registrado en el mercado primario a consecuencia del inicio de la crisis del Covid-19 en Europa, las emisiones en los mercados de Renta Fija se han recuperado siguiendo las iniciativas y planes de compra de activos de la Unión Europea, Gobierno, ICO y BCE. El volumen total contratado en mayo en Renta Fija fue de 20.882 millones de euros, lo que supone un descenso del 29,5 % respecto al mismo mes del año pasado. Las admisiones a negociación, incluyendo emisiones de Deuda Pública y de Renta Fija Privada, ascendieron a 37.801 millones de euros, con un incremento del 61,3 % respecto a mayo de 2019 y del 22,3 % en el acumulado del año. El saldo vivo se situó en 1,62 billones de euros, lo que implica un ascenso del 4,8 % en lo que va de año.

La negociación en el mercado de Derivados Financieros en el mes de mayo aumentó en comparación con el mes anterior. En los Futuros sobre IBEX 35 se elevó un 15,8 % y en Opciones sobre IBEX 35, un 56,4 %. Por su parte, los Futuros sobre Acciones incrementaron su negociación un 63,4 % y las Opciones sobre Acciones, un 31,6 %. Desde el 18 de mayo no existe la prohibición de constituir o incrementar posiciones cortas netas en los valores admitidos en el mercado español. En las diez sesiones sin esta medida se ha incrementado la negociación en los contratos de Futuros sobre IBEX 35 un 19,5 % en comparación con las mismas sesiones del año anterior.

Inversión en EEUU

Los recortes de impuestos del presidente Donald Trump pueden haber tenido el efecto estimulante que prometió, según los datos del gobierno publicados en semanas pasadas. En este sentido, hay que recordar que la inversión empresarial para el tercer trimestre cayó un 3 %, después de caer un 1 % en el trimestre anterior. Esas caídas marcan un contraste con los saltos del 4,4 % en el primer trimestre y del 4,8 % en lo que respecta al pasado año.

El descenso se produce en medio de la incertidumbre económica, estimulada en parte por la guerra comercial de Trump con China. Esto arroja incertidumbre sobre su argumento de que el proyecto de ley de impuestos de 1,5 billones de dólares que firmó en diciembre de 2017 sería un impulso para la inversión empresarial, la contratación y el crecimiento de los salarios. «Las corporaciones están literalmente enloqueciendo», dijo en ese momento.

La caída de la inversión empresarial incluyó una caída del 15,3 % en la inversión en estructuras – que incluye la construcción de nuevas propiedades o pozos mineros – y una caída del 3,8 % en la inversión en equipos, según los analistas de Morgan Stanley. El gasto de capital blando «es un reflejo del entorno de lento crecimiento mundial y de la continua incertidumbre de la política comercial», escribieron los analistas de Morgan Stanley. El informe señaló que otros factores que contribuyen a la disminución pueden ser más efímeros. La inversión en aviones cayó un 80 %, probablemente debido a los desafíos que Boeing ha tenido con su avión 737 Max.

Depresión de la inversión empresarial

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, culpó al «lento crecimiento en el extranjero y el desarrollo del comercio» por la depresión de la inversión empresarial. Señaló que los EE.UU. está trabajando en la fase uno de un acuerdo comercial con China, que «si se firma y se pone en vigor, podría tener el efecto de reducir las tensiones comerciales y reducir la incertidumbre, y eso sería un buen presagio, creemos, para la confianza empresarial y tal vez la actividad a lo largo del tiempo».

Powell hizo los comentarios al anunciar un esperado recorte de la tasa de interés de un cuarto de punto, pero señaló que podría elevar el listón para tales recortes en el futuro. Hay otras señales de que la incertidumbre puede estar entrando en la sala de juntas. La realización de acuerdos globales, a menudo un signo de confianza de los directores generales, cayó en el tercer trimestre, con un valor total del acuerdo que cayó un 21,2 % a 622.000 millones de dólares desde 790.000 millones de dólares, según Mergermarket. En Estados Unidos, el valor de los acuerdos cayó un 32 %, a 263.000 millones de dólares desde 387.000 millones.

Para estar seguros, ambas tendencias podrían revertirse. La incertidumbre con respecto al comercio puede estar disminuyendo, con la Oficina del Representante de Comercio de EE.UU. diciendo la semana pasada que China y los EE.UU. están cerca de finalizar un acuerdo de fase uno. Por otra parte, otros datos publicados fueron más optimistas. Una encuesta mensual de ADP y Moody’s Analytics encontró que las empresas contrataron 25.000 empleados más en octubre de lo que esperaban los economistas encuestados por Dow Jones. El crecimiento del producto interior bruto de EE.UU. también superó las expectativas, a pesar de la caída de la inversión empresarial. El Departamento de Comercio dijo el miércoles que la actividad económica creció a una tasa anualizada del 1,9 % en el primer trimestre, superior a las expectativas originales del 1,6 %, impulsada por el fuerte gasto de los consumidores.

Elecciones en Estados Unidos

Aún así, mientras las elecciones de 2020 se calientan, los números dan a los oponentes de Trump material para arremeter contra sus políticas. Un asesor de política económica de la senadora Elizabeth Warren tweeteó el miércoles, «Para impulsar realmente la inversión empresarial y la economía, pongan dinero en los bolsillos de la gente para gastar».

La amplia agenda económica de Warren se basa en parte en la premisa de que demasiada riqueza de los EE.UU. está aislada entre las empresas selectas y los individuos ricos. Sus planes incluyen un impuesto «ultramillonario», que pide un impuesto del 2 % por cada dólar que un hogar tiene por encima de 50 millones de dólares y un impuesto del 3 % en los hogares con más de 1.000 millones de dólares. Quiere gravar a las empresas con un 7 % por cada dólar que ganen por encima de los 100 millones de dólares.

Su programa, sin embargo, parece hacer temblar a los CEOs de una manera diferente. Los analistas de acciones de Wall Street han identificado las acciones de las empresas de salud, financieras y de energía como vulnerables en caso de su elección. Los precios de las acciones de muchas de ellas, incluidas United Health y Apollo Global, ya han caído en la aparente preocupación por las políticas que ella propone.

Los mercados de bonos se recuperaron

Las acciones mundiales se movieron de lado, presionadas por el empeoramiento de la guerra comercial entre EE.UU. y China y las señales de la desaceleración del crecimiento económico mundial. Numerosos bancos centrales recortaron los tipos de interés en un intento de contrarrestar los efectos perjudiciales del aumento de los aranceles y la disminución de la actividad manufacturera. Las acciones de los mercados emergentes experimentaron las mayores pérdidas, mientras que a los mercados de los Estados Unidos y el Japón les fue considerablemente mejor. Mientras que por otra parte, hay que indicar que al final los mercados de bonos se recuperaron.

Las acciones defensivas superaron en general a los sectores económicamente sensibles, encabezados por un fuerte repunte entre las empresas de servicios públicos y las inmobiliarias. Las acciones de productos básicos para el consumidor también registraron importantes ganancias. Las acciones de energía y materiales básicos disminuyeron a medida que los inversores se preocupaban por la salud de la economía mundial. Las acciones financieras y de consumo discrecional se mantuvieron esencialmente estables.

Las acciones subieron en medio de un panorama más brillante para la economía mundial y de ganancias corporativas mejores de lo esperado. Varios índices clave del mercado alcanzaron máximos históricos durante el trimestre, a pesar de las crecientes tensiones con Corea del Norte y del inicio de una temporada de huracanes particularmente destructiva. Las acciones europeas y los mercados emergentes superaron a las acciones estadounidenses.

Las acciones económicamente sensibles proporcionaron en general mayores rendimientos que los sectores defensivos. Las acciones de la tecnología de la información, la energía y los materiales hicieron que los mercados subieran. Las acciones financieras también avanzaron según las expectativas de aumento de los tipos de interés mundiales. El sector de los productos básicos de consumo cayó, lastrado por una fuerte disminución de las acciones de las empresas tabacaleras.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, culpó al «lento crecimiento en el extranjero y el desarrollo del comercio» por la depresión de la inversión empresarial. Señaló que los EE.UU. está trabajando en la fase uno de un acuerdo comercial con China, que «si se firma y se pone en vigor, podría tener el efecto de reducir las tensiones comerciales y reducir la incertidumbre, y eso sería un buen presagio, creemos, para la confianza empresarial y tal vez la actividad a lo largo del tiempo».


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.