Diversificación en la cartera de los fondos de inversión

diversificación

Los Fondos de Inversión nacionales han registrado el mejor arranque de año de la serie histórica, con una rentabilidad acumulada del 3,3 % en los dos primeros meses del año, según apunta el último informe de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco). En donde se pone de manifiesto que el patrimonio en conjunto de la inversión colectiva (Fondos y Sociedades) experimentó en febrero un incremento de 3.478 millones de euros y se situó en 463.352 millones, lo que supone un aumento del 0,6% con respecto a enero.

Según este estudio, en los dos primeros meses del año, el volumen de activos ha aumentado un 1,8 %. El número de cuentas de partícipes se ha situado en este periodo en los 14.836.455, lo que supone una reducción del 0,4 % con respecto a diciembre de 2018. Febrero ha continuado con la tendencia positiva de enero y se han producido revalorizaciones en los mercados de renta variable, que han permitido a los fondos de inversión nacionales registrar el mejor arranque de año en rentabilidad de la serie histórica.

Así, el volumen de activos experimenta un incremento en febrero de 2.373 millones de euros (0,8 % más que el mes anterior), y se sitúa en 264.491 millones de euros. El crecimiento del volumen de activos se debe al buen desempeño de los mercados en el periodo, ayudado por el comportamiento de los flujos, que tras varios meses de reembolsos revirtieron la tendencia de meses anteriores, mostrando un resultado ligeramente positivo hasta los 49 millones de euros de suscripciones netas en el mes.

Balance positivo de los fondos

fondos

Todas las categorías en los fondos de inversión experimentaron incrementos patrimoniales de mayor o menor magnitud, con la excepción de la renta variable nacional y retorno absoluto, que se vieron lastradas por los reembolsos registrados en sus categorías, ya que su comportamiento por rendimientos fue también positivo en este periodo. La evolución del patrimonio de los fondos mixtos también fue positiva en el periodo. Así, la renta variable mixta creció en 263 millones de euros y la renta fija mixta lo hizo en 269 millones de euros.

En cualquier caso, y ante la próxima llegada de los meses de verano, es un buen momento para reordenar la cartera de los fondos de inversión por parte de los ahorradores. En este sentido, la estrategia se basa en ofrecer mayor seguridad a las posiciones de los partícipes en esta clase de productos financieros. En especial, ante las subidas producidas en los mercados de renta variable nacionales e internacionales y en espera de que en el segundo semestre del año se produzcan unas importantes correcciones en la conformación de sus precios. Incluso pueden darse con una notable intensidad en función de los acontecimientos.

Diversificar los activos financieros

Una de las claves para proteger nuestros ahorros de las posibles inestabilidades en los mercados financieros se basa en diversificar sus contenidos. Es decir, en combinar diferentes activos financieros para que podamos salir parados de la volatilidad de las inversiones. La forma más sencilla de formalizar esta operaciones es combinando activos financieros procedentes de la renta variable con la fija. Es una manera muy eficaz para minimizar riesgos por encima de otra serie de consideraciones. En la proporción que esté ajustada al perfil que presentemos como pequeños y mediano inversor: conservador, agresivo o moderado.

Por otra parte, la adopción de este sistema de gestión en los fondos de inversión nos produce que puedan aprovecharse todos los escenarios posibles en los mercados financieros. Más allá de otras consideraciones de carácter técnico y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales. Lo cierto es que puede constituirse en una excelente idea para encarar el último tramo de este complicado año. En donde no tendremos más remedio que traspasar unos fondos hacia otros más aconsejables para este nuevo periodo que empezamos desde este verano.

Aprovechar las oportunidades

No debemos pasar la ocasión para tomar posiciones en los fondos de inversión cuya cartera de inversión está compuesta por activos financieros alternativos que están en un buen momento de cotización. Nos estamos refiriendo en concreto a los mercados de materias primas y metales preciosos. En ambos casos, con una tendencia alcista desde hace varios meses y con un potencial de revalorización más elevado que en otros activos financieros más tradicionales o convencionales. Hasta el punto que puede rentabilizar mejor nuestras posiciones en esta clase de productos financieros.

En cualquier caso, no nos queda más remedio que ser más selectivo a partir de estos momentos debido a que la oferta en estos fondos de inversión es menor. No son muchos los productos que están comercializados bajo estas características tan especiales y además cuentan con unas comisiones algo más expansivas que en los restantes. El criterio de selección deberá ser mucho más riguroso y analizarlos en profundidad para poner de manifiesto si se ajustan a nuestras necesidades en la inversión. No en vano, no estamos tan acostumbrados a operar con ellos y por tanto esta operación requiere más tiempo y dedicación. Es un requisito para optimizar las operaciones.

En fondos monetarios

monetarios

Los fondos de inversión monetarios desde luego que son más seguros y de eso nadie lo pone en duda. Lo que pase es que la rentabilidad que ofrecen en estos momentos es casi nula o ligeramente negativa y por tanto no son rentables contratarlos en estos momentos. Debido a que el precio del dinero está en mínimos histórico en la zona euro y parece que esta tendencia no va a cambiar en un espacio de tiempo, al menos entre uno o dos años. Desde esta perspectiva nuestras posiciones en los fondos de inversión monetarios serán realmente mínimas, con una idea de protegernos de la cotización de los otros activos financieros que componen los fondos representados en la cartera de inversión.

Por otra parte, los fondos monetarios deberán configurarse como un complemento a la inversión y nunca como una inversión principal. Esto es algo que no debemos descuidar si no queremos tener alguna que otra sorpresa negativa a partir de estos momentos. Con el riesgo evidente que tiene contratarlos en otra divisa que no sea el euro. Entre otras razones porque al final la rentabilidad puede llegar a ser incluso negativa. Es decir, que tengamos pérdidas en el fondo de inversión de estas características, tal y como está pasando en estos precisos momentos.

¿Gestión activa o pasiva?

gestión

Los fondos de gestión pasiva volvieron a tener suscripciones positivas en febrero (134 millones de euros) y acumulan en el año casi 327 millones de euros de entradas netas. Es por tanto el momento para analizar si desde ahora nos conviene a nuestros fondos de inversión una gestión pasiva o por sí el contrario es más beneficiosa la activa. En esta última tiene la gran ventaja de que se puede adaptar a todos los escenarios de los mercados financieros, incluso en las situaciones más desfavorables para los mismos. En este sentido, hay unos analistas de los mercados del dinero que son más favorables para un determinado tipo de gestión en los fondos de inversión que otros.

Dentro de cada modelo de gestión hay una amplia gama de fondos de inversión de muy diferentes características y que pueden encajar en nuestro perfil como pequeño y mediano inversor. Es el momento para buscarlos y si es posible que conlleve un nivel de comisiones que podamos soportar mejor en el presupuesto personal. Mientras que por otra parte, el tipo de gestión también vendrá determinado por cuál sea el estado real de los mercados financieros en el momento de formalizar este producto de ahorro. Hay desde fondos en renta variable hasta en formatos alternativos, con una variedad que llama la atención en los últimos años.

Basados en mercados europeos

Otro de los aspectos que habrá que considera es el de su posicionamiento geográfico ya que en el periodo analizado, los fondos globales también tuvieron un comportamiento positivo en febrero y aumentaron su patrimonio en 525 millones de euros. Puede ser una opción real para minimizar los riesgos a través de este producto financiero. En vez de centrarse en un solo mercado, como por ejemplo el índice selectivo de la renta variable española, el Ibex 35. No conviene meter los ahorros en un mismo cesto, sino que es preferible diversificarlos. Con renta fija, modelos alternativos y hasta con algún componente inmobiliario si se pudiese. Todo con el objetivo de conseguir una mayor diversificación en la cartera de inversión.

Por otra parte, es mejor realizar las operaciones en los mercados europeos antes que en Estados Unidos debido a que han crecido menos en los últimos años. Por tanto, sus correcciones serán previsiblemente menos intensas y además cuenta con un potencial de revalorización en sus acciones algo más elevado. Desde este punto vista, es preferible decantarse por estos mercados en la configuración de los fondos de inversión vinculados a la renta variable. En donde pueden estar apoyados por otros activos financieros de diferente naturaleza y condición. Aunque en todos los casos, no habrá más remedio que ser muy selectivos en el momento de elegir los valores que integrarán la cesta de acciones de los fondos de inversión.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.