Cuentas de trading financiadas no reguladas

Uno de los riesgos que tienen los pequeños y medianos inversores es operar con plataformas financieras que no están reguladas. Con el riesgo evidente de que pueden perder sus ahorros al tratarse de entidades que se caracterizan por su poca transparencia. Una de las formas que tienes para detectarlas es a través de las información que se encargan de transmitir desde la Comisión Nacional del Mercado de Valores. En donde algunas de ellas incluso operan desde el extranjero son que se den cuenta los usuarios de este hecho.

¿Pero cómo son en realidad estas plataformas online destinadas a la inversión de particulares? Para empezar, ofrecen a sus clientes productos financieros que pasan por ser mucho más sofisticados. No se contentan con la compra y venta de acciones en la bolsa, sino que comercializan modelos de inversión con gran riesgo en las operaciones. Como por ejemplo, derivados y movimientos de trading. En toda clase de activos financieros: materias primas, metales primas y algunas de las más relevantes divisas virtuales.

Mientras que por otra, se distinguen por su alto apalancamiento y que es mucho más elevado que en la mayoría de los productos financieros. Para que de esta manera, las ganancias sean mucho más rápidas y en muy poco espacio de tiempo. Pero por estas mismas razones las pérdidas pueden ser muy potentes e incluso dejarte una parte muy importante de la inversión. Sin ninguna rentabilidad garantizada en ninguno de los casos ya que se trata de movimientos muy ágiles y que requieren de una gran pericia por parte de los usuarios.

Operaciones de trading: perfil

Estos productos financieros desde luego que no son aptos para todos los perfiles de inversores. Si no que por el contrario, van dirigidos a un público objetivo cuya finalidad es la especulación con los activos financieros, cualquiera  que sean estos. Porque de lo que se trata al fin y al cabo es de obtener unas ganancias en el espacio de tiempo más corto posible. Hasta el punto de que muchas de estas operaciones se finiquitan en una pocas horas. Canalizada a través de los nuevos medios tecnológicos en lo que se constituye como una de las señales de identidad en las cuentas de trading financiadas no reguladas.

Para operar con estas plataformas financieras tan solo es necesario abrir una cuenta y empezar a realizar las operaciones de trading en diversos activos financieros. Se canalizan a través de Internet y se puede formalizar desde cualquier dispositivo tecnológico: móviles, ordenadores personales, tabletas, etc. Todo es muy sencillo de realizar pero este es el riesgo que contraes por asumir estos movimientos en los mercados financieros. Y que desde luego se potencia por el hecho de que algunas de estas plataformas financieras no están reguladas ni cuentan con los permisos para operar en nuestro país.

Altas comisiones en las operaciones

Otra de sus características más relevantes es que aplican unas comisiones muy expansivas en cada una de las operaciones. Tanto en la compra como en la venta de los activos financieros. Con muy poco detalle sobre las mismas y en donde llega un momento en que puedes sospechar que estas tasas no son legales. Si no deseas verte involucrado en una de estas plataformas financieras online nada mejor que consultar el listado que expone con cierta regularidad la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Encontrarás entonces si puedes o no operar con estos intermediarios financieros y bajo qué condiciones.

Otro de los riesgos que contraes al abrir esta clase de posiciones en los mercados de renta variable es el derivado de sus pagos. Puede que tengas serios problemas para llevar el dinero de las operaciones a tu cuenta de ahorro. No en vano, sus deficiencias son muchas y de diversa naturaleza a pesar de la impresión que te pueden dar desde el primer momento. En  todo parece muy fácil para rentabilizar los ahorros pero pronto te darás cuenta de que no es de manera. Por tanto, mucha precaución con la contratación de productos financieros en esta clase de plataformas digitales tan especiales.

Operar con diferentes productos

Si por algo se caracterizan estas operadoras es porque te ofrecen muchos modelos de inversión pero con un denominador en común que se trata generalmente de operaciones de trading. No todos los pequeños y medianos inversores están habituados a estas operaciones. Si no tan solo los que aportan un perfil mucho más especulativo que los restantes. Se trata de un perfil muy bien definido: usuarios jóvenes que están en contacto con los dispositivos tecnológicos y que desean ganar con gran rapidez. Pero en un momento se encontrarán con la gran sorpresa de que estas plataformas financieras no están reguladas.

Mientras que por otra parte, la facilidad para formalizar sus operaciones es otra de sus señas de identidad. Por supuesto que estas plataformas en formato online no tienen oficinas ni sucursales. Si no que por el contrario todas las gestiones se desarrollan a través de Internet y sin límites en las zonas geográficas en donde operan. Están abiertos a los mercados financieros de todo el mundo ya que no hay límites en este sentido y puedes dirigirte a cualquier plaza internacional desde tu móvil u ordenador personal.

¿Cómo se opera en las plataformas?

Si por algo se distinguen estos modelos tan especiales en la inversión de los particulares es porque son receptivos a casi todos los formatos. Porque en efecto, puedes realizar operaciones de diversa naturaleza (bursátiles, CFDs, forex…) con la particularidad de que los apalancamientos son muy elevados. En donde cualquier error en la inversión puede costarte muy caro y por tanto dejarte muchos euros por el camino. Tienes que saber que estos movimientos no son lo mismo que la compra y venta de acciones en los mercados de renta variable.

Por otra parte, son operaciones en las que debes saber la mecánica en su funcionamiento sin no deseas perder buen parte de la inversión. Que por otra parte, requiere un aprendizaje de mucho tiempo en sus operaciones ya que en la mayoría de las ocasiones nos estamos refiriendo a operaciones de trading. Unas de las que tienen más riesgos y que no están dirigidas a todos los usuarios de esta clase de productos financieros.

Reclamaciones ante la CNMV

La Comisión Nacional del Mercado de Valores también atiende las quejas o reclamaciones de los inversores cuando éstos consideren que la integridad de sus inversiones se ha podido ver perjudicada por la conducta de personas o entidades sometidas a la supervisión de la CNMV. Si éste es el caso concreto del pequeño inversor, debe reclamar en primer lugar ante el Servicio de Atención al Cliente o el Defensor del Cliente de la entidad. Si no está de acuerdo con la respuesta recibida o han transcurrido más de dos meses sin que se haya resuelto su reclamación, podrá acudir a la CNMV.

En este caso la reclamación se presentará por escrito, mediante fax o carta dirigida a al organismo supervisor español. En donde la finalidad que se persigue es que al final el pequeño y mediano inversor puede encauzar sus reclamaciones derivadas de cuando resulte perjudicado en la operatividad de algún producto financiero. Contratado en función de la responsable de la misma: entidades financieras, mercado, entidades no habilitadas, fondos e incluso la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Cuentas de trading financiadas

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha informado que ha recibido consultas y quejas por parte de usuarios de páginas web que ofrecen un servicio que se denomina genéricamente cuentas de trading financiadas. Dichos servicios ofrecen la posibilidad de acceder a una cuenta de valores para realizar operaciones de diversa naturaleza (bursátiles, CFDs, forex…) con la particularidad de que su usuario no arriesgaría capital propio, operando aparentemente con el que le aportaría la propia página y a cambio, obtendría supuestamente un porcentaje de las ganancias obtenidas.

Para poder hacer uso de esas cuentas de trading financiadas, el usuario debe realizar un curso en el que, entre otras materias, se le explican las reglas de trading que ha de seguir, teniendo que superar una pruebas operativas en un entorno simulado y dentro de unos parámetros operativos (pérdida máxima diaria, nivel de riesgo…). Dicho curso exige el abono de una cantidad previa, en ocasiones de varios miles de euros, para poder asistir.

Riesgos de los operadores en bolsa

La Comisión Nacional del Mercado de Valores desea advertir a los potenciales usuarios de dichas cuentas de los riesgos en que incurren por la contratación de los cursos, entre ellos el de fraude o engaño en cuanto a la posibilidad de acceso a las cuentas de trading financiadas. También se advierte a los inversores que la impartición de estos cursos o la apertura de las citadas cuentas no entran dentro del ámbito de actuación de la CNMV según las funciones que le asigna la Ley del Mercado de Valores, aunque sí estarían entre sus competencias de supervisión las distintas actividades que se pudieran realizar desde estas cuentas en los mercados financieros. En donde la posibilidad de invertir el dinero no se tiene que reducir tan solo al índice selectivo de la renta variable española, el Ibex 35.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.