Cuenta de ahorros

Qué es una cuenta de ahorros

¿Eres de los que destina una parte de su sueldo a una cuenta de ahorros? ¿O de los que ahorra por sí solo? Seas como seas, has de saber que en las entidades bancarias ofrecen este tipo de producto.

Si quieres saber qué es una cuenta de ahorros, en qué se diferencia de otras, sus características, cómo abrir una y más cosas de ella, hoy te hemos preparado este recopilatorio.

Qué es una cuenta de ahorros

Una cuenta de ahorros es en realidad un producto financiero que te va a permitir reservar una parte del dinero (sin que eso implique no tener acceso) para evitar gastarlo. De esta forma, se ayuda a una persona a controlar de alguna manera el gasto ya que, de sus ingresos, se destina una parte para ir teniendo un «colchón» al que puede acceder en caso de necesitarlo.

Ahora bien, hay que realizar esa «inversión», es decir, esa reserva de dinero, de manera periódica, y a cambio se obtiene un interés por ello.

Cuenta de ahorros o cuenta remunerada

Cuenta de ahorros o cuenta remunerada

Uno de los problemas habituales es que muchos confunden una cuenta de ahorros con una cuenta remunerada, cuando en realidad no son el mismo concepto.

La cuenta remunerada es una cuenta de ahorros, pero diferente. Primero, se supone que está integrada dentro de la cuenta bancaria, y los tipos de interés son más altos. Y segundo, porque hablamos de una cuenta más vinculante (porque te van a ofrecer rentabilidad, sí, pero a cambio deberás contratar otros servicios o cumplir con los requisitos adicionales que te pidan).

De hecho, distinguir una cuenta remunerada y una cuenta de ahorros es fácil si te fijas en el TIN y el TAE; si estos son elevados, entonces hablamos de una cuenta remunerada, si son bajos, es cuenta de ahorros.

Cuenta de ahorros y cuenta bancaria

Otro de los errores es confundir una cuenta de ahorros con una bancaria (o que el banco nos lo «venda» como igual). La verdad es que son dos cosas diferentes y la clave está en el objetivo que tiene cada una.

Mientras que la cuenta bancaria tiene como objeto el realizar operaciones financieras (pagar, cobrar, mandar transacciones…, en otras palabras, mover dinero), en el caso de la cuenta de ahorros su fin último es el que el dinero repose, que no se mueva durante un tiempo y que, a la larga, te dé rentabilidad, es decir, que obtengas algo más de dinero por haberlo tenido quieto. Eso no significa que no puedas acceder a él (siempre y cuando cumpla una serie de requisitos para hacerlo y según el tipo de contrato que hayas firmado).

Características de una cuenta de ahorros

Características de una cuenta de ahorros

Centrándonos en la cuenta de ahorros, debes tener en cuenta las características que este producto tiene, ya que te ayudarán a entenderla mejor. Para empezar:

  • Tiene un tipo de interés. Este va a ser inferior al del plazo fijo. Normalmente los bancos suelen ofrecer entre un 0% y un 1% TAE (a veces ofrecen más, pero cuidado con la letra pequeña). Lo normal según el BCE, es del 0,03% TAE (por lo que, aquellas que te ofrezcan menos, no merecen la pena).
  • Algunas cuentas de ahorros tienen condiciones especiales. Como por ejemplo el que haya el ingreso de una nómina (o que se cumplan otras condiciones para dar acceso a ese tipo de cuenta). Pero has de saber que, en ese caso, no son realmente una cuenta para ahorrar.

Para qué sirven las cuentas de ahorros

Puede que te plantees la duda de por qué contratar una cuenta de ahorros (sobre todo si ya tienes una cuenta bancaria o eres de los que, indirectamente, guarda una parte de dinero al mes). Pero la verdad es que hay tres objetivos o usos por el que se las utiliza:

  • Porque se gana dinero con ella. No es que vayas a conseguir mucho, pero cuando el dinero está «parado» no genera nada. En cambio, en una cuenta de ahorros sí que lo haría, aunque solo fuera unos céntimos.
  • Porque tener el dinero en una cuenta no significa que no puedas sacarlo si lo necesitas. Salvo que hayas firmado unas condiciones más restrictivas, en principio sí que podrías sacarlo en cualquier momento.
  • Para evitar gastarlo todo. Como su nombre indica, es un ahorro, lo que implica que no debería utilizarse. Muchas familias contratan este tipo de servicio bancario para sus hijos, a fin de que aprendan a ahorrar y sepan cómo puede ayudarles esta acción a tener dinero en caso de imprevistos, o cuando quieren algo y necesitan reunir el dinero para conseguirlo.

Cómo abrir una cuenta de ahorros

Cómo abrir una cuenta de ahorros

Si después de todo lo que te hemos contado te has animado a abrir una cuenta de ahorros, has de saber que esta es muy fácil. Eso sí, conviene que, antes de hacer nada, consultes en varios bancos ya que las condiciones pueden variar dependiendo de cada uno y podría salir más rentable tenerla en un banco diferente al tuyo (o incluso cambiar todo a ese nuevo banco).

En general, para abrir una cuenta de ahorros solo necesitas:

  • Personarte en una oficina. Casi todos los bancos tienen oficinas en las ciudades así que no habrá problema. E incluso en algunos pueblos también puedes encontrar sucursales, tanto para informarte como para llevar a cabo los trámites.
  • Hacerlo por Internet. Es otra de las opción, y hoy día mucho más utilizada, ya que también te permite comparar cuentas de ahorros entre los distintos bancos para ver cuál de todas te conviene más.
  • Hacerlo por teléfono. No es lo habitual, pero se puede hacer.

El único problema que pueden tener estas dos últimas formas es que es posible que, para identificarte, te requieran que te pases por una oficina (por el tema de «legalizar» el dinero).

Cómo elegir el mejor banco para una cuenta de ahorro en España

La gran pregunta: ¿a qué banco voy para abrir una cuenta de este tipo? La respuesta no es sencilla, ya que cada entidad bancaria ofrece diferentes condiciones y es necesario compararlas todas para escoger el más adecuado. Además, el que uno sea perfecto para una persona, no quiere decir que lo sea para otra, ya que se determinará en base a otras condiciones.

Sin embargo, sí que podemos darte algunas pautas que te van a ayudar a saber cómo escoger el mejor:

  • Que te ofrezcan una buena rentabilidad. Obviamente, el que tenga una mayor rentabilidad (siempre y cuando el resto de condiciones no sean abusivas), será la mejor elección.
  • Que no tenga comisiones. Ojo con esto ya que, a veces, aunque tengas una buena rentabilidad, al final las comisiones te hacen perder lo que ganas por tener el dinero parado (o incluso un pellizco de lo que es tuyo).
  • Que tenga flexibilidad. Y es que, a veces, hay cuentas que te bloquean el dinero sin que puedas disponer de él, aun cuando lo necesites.

Teniendo esto en mente, hay más condiciones que pueden exigir los bancos, y que tendrás que valorar antes de tomar ninguna decisión.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.