¿Cómo afectaría un escenario de nuevas elecciones en la bolsa?

Siempre se ha dicho que la incertidumbre es el peor de los escenarios para los mercados de renta variable. Pues bien, esto es lo al fin y al cabo puede pasar en España, con la posibilidad de que en el mes de noviembre se repitan los comicios legislativos. De momento, el índice de referencia de la bolsa española, el Ibex 35, no ha recogido este factor en la política. Pero esto no quiere decir que en los próximos días pueda recogerse esta situación. No en vano, la inquietud en las empresas que cotizan en la bolsa se está manifestando en las declaraciones de sus principales dirigentes.

Dentro de este contexto general, hay que indicar que el Ibex 35 está luchando para superar la importante barrera psicológica que tiene en los 9.000 puntos. Se trata de un duro combate entre las posiciones compradoras y vendedoras y que darán la tendencia que tomará la renta variable en los próximos meses. En este sentido, la superación de este nivel de cotización indicaría muy claramente que sería un buen momento para tomar posiciones en los valores bursátiles de este índice.  Aunque sabiendo que unos valores serán más sensibles que otros a la repetición o no de unas nuevas elecciones.

En este sentido, hay que incidir en que hay algunos sectores de la renta variable nacional que son más sensibles a este hecho político porque está regulado. Es el caso concreto de las empresas eléctricas que dependen en cierta manera de las decisiones que tomen desde el nuevo ejecutivo. Mientras que otros son completamente indiferentes a lo que pueda pasar en las próximas fechas. Pero de lo que no hay dudas es que cuando se despeje esta incógnita, el Ibex 35 reaccionará en uno u otro sentido, al menos durante unas pocas sesiones bursátiles.

Nuevas elecciones: valores sensibles

Si hay un sector en la renta variable que puede verse perjudicado por esta decisión y volver a las urnas es el eléctrico. Hasta el punto de que pueden generar retrocesos en su cotización como consecuencia de la necesidad de una regulación para la parte de la tarificación eléctrica. Es uno de los segmentos económicos que mejor comportamiento han desarrollado con el anterior gobierno. Hasta el punto de que han conseguido en este periodo sus cotizaciones máximas en los últimos años y que en algunos de los casos les han llevado hasta la situación de subida libre, la mejor de las figuras al no tener ya resistencias por delante. Es el caso concreto de Iberdrola y Endesa, dos de las empresas más rentables desde que Sánchez accediese al gobierno.

Por otra parte, hay que incidir en que estos valores están llegando a ofrecer un dividendo con una rentabilidad cercana al 7 %. Es decir, en el nivel máximo de los integrantes del índice selectivo de la renta variable, el Ibex 35. Cualquier demora en la formación de un gobierno puede penalizar a sus acciones a partir de estos momentos. Siendo, por tanto, uno de los segmentos más interesados en que haya un gobierno rápidamente sin que se tenga que pasar por las urnas de nuevo. Aunque también bien es cierto que su potencial de revalorización se ha agotado ya que estos valores  han crecido muy verticalmente en muy pocos meses.

La banca más pendiente de Bruselas

Otros de los grandes sectores de la renta variable española es el representado por los bancos y que hasta ahora es uno de los grandes perjudicados. Debido a que sus acciones se han depreciado en más del 30 % en los últimos doce meses. Pero sus problemas tienen mucho más que  ver con las decisiones que se tomen en la Unión Europea que en el ejecutivo español. En especial, en lo que se refiere a la decisión sobre lo que va a pasar con los tipos de interés en la zona euro. Porque, como todo parece indicar que la subida en los mismos va  a tener que esperar más tiempo y esta no es una noticia que beneficie a los bancos españoles, ni tampoco a los europeos.

Mientras que por otra parte, estos integrantes se encuentran  con un aspecto técnico muy deteriorado ya que se han llevado por delante a soportes muy relevantes en la conformación de sus precios. En este sentido, muy poco le puede ofrecer el gobierno nacional, ni en uno ni en otro sentido. Con lo cual su posición sobre cómo les afectaría un escenario de nuevas elecciones en la bolsa es más bien neutra. Es decir, no habrá que esperar cambios muy significativos sobre lo que pueda pasar en estos meses de incertidumbre política en España. Más allá de los lógicos rebotes que pueda desarrollar en las próximas semanas.

Las industrias pueden hacerlo peor

El dato sobre las nuevas matriculaciones de vehículos en el anterior trimestre ha supuesto un jarro de agua fría para las expectativas del sector. Al mostrar una clara desaceleración que puede verse perjudicada por el retraso en el nuevo gobierno. Siendo uno de los más sensibles a esta decisión que tiene en vilo a buena parte de la sociedad española. Es cierto que uno de los sectores damnificados es el de los automóviles, pero afecta a todas las industrias en general y sin excepciones de ninguna clase. Cualquier retraso en la formación del ejecutivo juega en contra de sus intereses y este factor se puede tener en cuenta en la formación de sus precios en bolsa.

No se puede olvidar que estos valores son cíclicos y esto quiere decir que tienen un comportamiento muy peculiar tal como conocen los pequeños y medianos inversores con mayor experiencia en los mercados financieros. En la práctica representa que su comportamiento es mejor que en los restantes en los periodos económicos expansivos. Mientras que por el contrario, suelen desarrollar una peor evolución en los escenarios de recesión económica. Con una volatilidad que es mucho mayor que en los restantes sectores de la renta variable de España. Siendo muy vulnerables a las decisiones que se toman  desde el gobierno tal y como ha pasado en los últimos años.

El consumo seguirá funcionando

Este es un sector también no muy influenciado por las decisiones que pueda tomar el ejecutivo de nuestro país. Y que cuando llega un periodo recesivo ejerce de valor refugio en las posiciones por parte de los pequeños y medianos inversores. Por una razón muy sencilla de explicar y que los bienes básicos siempre se seguirán consumiendo. Como por ejemplo, en el segmento de la alimentación y que si bien no es muy potentes en nuestro país puede ofrecer alguna que otra propuesta bursátil para rentabilizar los ahorros desde estos precisos momentos. Más allá del aspecto técnico en que se encuentren las cotizadas ahora mismo.

No obstante, no hay muchos representantes de este segmento empresarial en el mercado continuo nacional y este motivo puede crear más de un problema para conformar la cartera de valores para los próximos trimestres. Siendo en la mayoría de los casos empresas de media y baja capitalización y que por tanto mueven muy pocos títulos en todas las sesiones bursátiles. Como consecuencia de esta característica tan especial no cabe duda de que a los inversores les costará mucho más esfuerzo ajustar los precios de entrada y salida en los valores de este sector. Se constituye en un factor que deberás prever en todas las operaciones desarrolladas.

Constructoras esperando gobierno

Dentro de las grandes perjudicadas por la posibilidad de que se produzca un escenario de nuevas elecciones están las representantes del potente sector de la construcción. No en vano, muchas de sus obras y proyectos dependen de los contratos adjudicados desde el Estado y en este sentido una demora en la formación de gobierno no les beneficia en sus intereses empresariales. Hasta el punto de que han moderado sus alzas en las últimas sesiones bursátiles. Después de haber desarrollado una potente corriente alcista desde que terminase la crisis económica. Además, también se han beneficiado por la vuelta al ladrillo por parte de la economía española y que ha generado que muchas empresas cotizadas se hayan revalorizado notablemente en los últimos años.

Otro de los aspectos que hay que tener en cuenta sobre este segmento empresarial es que puede ser uno de los más afectados por una posible recesión en la economía española. Y mucho más cuando no se están tomando medidas para desactivar este nuevo escenario que se cierne. En este sentido, es uno de los segmentos bursátiles que más riesgo corren sus posiciones al estar muy vinculado a los ciclos de la economía.

No en vano, buena parte de los analistas financieros son de la opinión de que es mejor estar fuera en sus operaciones en detrimento de otros valores más seguras y que pueden ofrecer refugio a los flujos monetarios. Desde este punto de vista, abrir posiciones en ellos genera mayores opciones en las pérdidas que en ganancias. Una situación que al fin y al cabo hay que evitar a toda costa para que nuestro capital destinado a la inversión no disminuya a partir de estos momentos. En donde las perspectivas parta la bolsa no son del todo positivas.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.