Características de los valores de alta capitalización: sus ventajas e inconvenientes

Dentro del índice selectivo de la renta variable española, el Ibex 35, hay unos valores muy definidos que son los considerados como de alta capitalización. ¿Cómo son en realidad estas propuestas en la inversión? Pues bien, se distinguen porque en todas las sesiones bursátiles mueven miles y miles de títulos y no ofrecen ningún problema a los pequeños y medianos inversores para comprar y vender sus acciones. No en vano, su elevada liquidez es uno de sus denominadores comunes más relevantes. Por encima de otras consideraciones de carácter técnico.

Los valores de alta capitalización están representan en un selecto grupo del Ibex 35 y que generalmente coinciden con los denominados blue chips de la renta variable nacional. Es decir, Banco Santander, BBVA, Telefónica, Repsol e Iberdrola. Son los que dispones los títulos con mayor preferencia por parte de los pequeños y medianos inversores. Hasta el punto de que son los más activos en todas las sesiones bursátiles. Tanto en lo que se refiere a sus compras como a  sus ventas, indistintamente. Con un volumen de negociación que destaca por su gran actividad en los mercados de renta variable.

Estas corresponden a las más importantes del país y muy por encima de las restantes, con toda una serie de garantías para realizar las operaciones en cualquier momento del año. Son, en definitiva, unas propuestas muy características que conviene que sepas cuáles son algunas de sus señales de identidad más relevantes en estos momentos. Con el objetivo prioritario de que sepas moverte con ellos con más facilidad que hasta ahora en el siempre complicado mundo de la bolsa o en tus relaciones con el dinero.

Valores de alta capitalización: liquidez

No cabe duda de que la liquidez es el bien más apreciado de estos valores de la renta variable nacional tan especiales. Esto en la práctica quiere decir que puede salir y entrar en sus posiciones cuando quieras y sin ninguna clase de restricciones ni limitaciones. Es decir, podrás ajustar con mayor facilidad los precios de entrada y salida en estos valores. De esta forma, no hay ninguna duda de que te beneficiará para rentabilizar tu capital disponible para las inversiones en bolsa. Para que lo entiendas mejor, nunca te quedarás enganchado en sus posiciones. Con una diferencia muy amplia entre el precio de compra y el de la venta.

Por otra parte, los valores de alta capitalización también se caracterizan por su gran actividad en los mercados de renta variable. Hasta el punto de que el intercambio de sus títulos puede considerarse como incesante. Llevan hasta la máxima expresión la ley de la oferta y la demanda y sobre todo por encima de los valores de pequeña y mediana capitalización. Son valores bursátiles que pueden calificarse como de muy cómodos para tenerlos en la cartera de inversión en cualquier época del año. Desde luego que no es extraño que sean considerados como los valores más estables de la renta variable, con mucha diferencia sobre los restantes.

Son valores menos manipulables

Con estos antecedentes puede decirse con total rotundidad que estos valores bursátiles son menos manipulables que los restantes. Es decir, que las manos fuertes de los mercados financieros no pueden alterar su valoración con tanta facilidad como pasa en los casos de los valores con muy poca capitalización. Esto es una enorme ventaja para tus intereses como inversor que eres ya que tendrás la seguridad de que no se desarrollarán operaciones raras sobre los mismos. Algo que pasa con cierta frecuencia con los valores de muy poca liquidez y que te puede crear algún que otro problema con las operaciones que puedas desarrollar a partir de estos precisos momentos.

Mientras que por otra parte, tampoco puedes olvidar en estos momentos que estos valores de la bolsa tan especiales son menos sensibles a los movimientos denominados como especulativos. Con menos volatilidad en la conformación de sus precios tal y como es lógico comprender con todos sus antecedentes. En este sentido, no cabe duda de que puedes estar más tranquilo al abrir sus posiciones porque son mucho más estables que los restantes. Aunque desde luego que su mecánica para cotizar en bolsa es la misma que en el resto de valores bursátiles. No hay prácticamente diferencia de especial relevancia.

Cotizan con más estabilidad

Otra de las señas de identidad de los denominados valores de alta capitalización es la que se refiere a su mayor estabilidad al marcar los precios de cierre. Es decir, no cuentan con una diferencia muy importante entre sus precios máximos y mínimos. Con márgenes que oscilan entre el 1 % y 3 %, aunque esto no quiere decir realmente que sean inmunes a una volatilidad extrema en algunas ocasiones. En especial cuando hay escenarios adversos para los mercados de renta variable por diferentes causas. Tal y como ha pasado en recientes sesiones de la bolsa nacional.

Además, los valores de alta capitalización son los que te marcan las pautas sobre por donde se van dirigir los movimientos en los índices bursátiles de los mercados financieros. Aplicado a la bolsa española no cabe duda de que replican la evolución del índice selectivo de la renta variable nacional, el Ibex 35. En este sentido, pueden considerarse en valores considerados como indexados. Este decir, es como invertir directamente en el Ibex 35. Sin  apenas diferencia en la configuración de sus precios lo que hace que puedas seguirlos con mayor comodidad que en otros representantes de la renta variable nacional.

Se trata de opciones muy flexibles

Esta es otra de sus características más relevantes y la que hace que sean de la confianza de miles y miles de pequeños y medianos inversores. No en vano, les permiten ajustar con mayor facilidad sus precios de entrada y salida en los mercados financieros. Porque en efecto, no hay lugar a movimientos especulativos que te puedan producir algún que otro escenario poco deseado para defender tus intereses como pequeño y mediano inversor que eres realmente. Dicho de otra palabra, los valores de alta capitalización son más fiables.

Aunque esto no quiere decir realmente que su rentabilidad sea mayor (ni peor). No tiene nada que ver con este factor ya que depende de otros factores que ya han sido explicados en otros artículos. En cualquier caso, no es muy habitual que sus pérdidas o apreciaciones sean excepcionalmente altas. Por supuesto que esto no es así ya que es muy raro que los márgenes de cotización en cada año superen niveles del 40 %, en uno u otro sentido. Salvo raras excepciones como ha pasado muy recientemente con las acciones de DÍA. Pero como hemos comentado, no son hechos muy frecuentes que puedan pasar.

Se mueven muchos títulos

Su actividad en los mercados de renta variable puede decirse que es frenética sin temor a equivocarse. Con el cambio en manos de miles y miles de títulos de estas compañías cotizadas que es algo que caracteriza a estos valores de la renta variable nacional. Están siempre en absoluta actividad y sus precios cambian constantemente, en donde casi nunca quedan establecidos bajo un mismo cambio en sus precios. Hasta el momento final de su cierre su actividad puede decirse que es constante. Es por ello por lo que no debes aplicar una orden de compra o venta a precio de mercado. Si no que por el contrario, conviene que indicas un precio que responda a tus expectativas como inversor.

Por otra parte, hay que indicar que los valores de alta capitalización también son muy identificables por estas características que hemos mencionado en este artículo. Nunca pasan desapercibidos por parte de los usuarios bursátiles, incluso para los inversores con menos experiencia en esta clase de operaciones en los mercados financieros. Desde este punto de vista podemos decir que son valores menos complejos para que puedas operar con ellos, sea cual fuese el perfil que presentes como pequeño y mediano inversor. Algo que te favorece en las estrategias que vayas a desarrollar a partir de estos momentos.

Las empresas más importantes del país

Estos valores de alta capitalización corresponden con las compañías cotizadas más relevantes en cada línea de negocio. Esto es algo que está fuera de toda duda y puede interpretarse como un signo de confianza para que puedas rentabilizar tus ahorros con mayores garantías de éxito en las operaciones de compra y venta de acciones en bolsa. Entre otras razones porque estás respaldado por una marca comercial que ofrece mucha confianza respecto al dinero que inviertes. Mientras que por otra parte, no podemos olvidar que ofrecen una rentabilidad por dividendo en torno al 5 %. A través de un pago a cuenta que es fijo y garantizado todos los años.

Precisamente el abono de los dividendos a los accionistas es otro de los denominadores comunes en estas empresas de alta capitalización. Sin excepciones de ninguna clase y este es un factor que también puede darte mucha confianza en el momento de realizar una operación de estas características. Debido a que puede crear una bolsa de ahorro más estable de cara al medio y largo plazo. Para que de esta forma, puedas configurar una cartera de renta fija dentro de la variable.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.