Bonos patrióticos: otra forma de inversión

bonos

Uno de los productos más desconocidos por parte de los pequeños y medianos inversores es sin lugar a dudas los denominados bonos patrióticos. Para que conozcas un poco mejor en qué consiste este producto derivado de la renta fija te vamos a dar las claves de su estructura y de cómo puedes contratarlo a partir de estos momentos. Porque no su nombre dar a entender se trata de un producto eminentemente nacional y que se configura en cada una de las comunidades autónomas de nuestro país.

Los bonos patrióticos han tenido una publicidad muy negativa en los últimos años como consecuencia de los muchos riesgos que conllevaba su formalización. Hasta el punto de que se podían perder parte del capital invertido y este es el verdadero motivo para que presentase un tipo de interés más elevado de lo habitual en estos casos. Como incentivo para que fuesen contratados por parte de los pequeños y medianos inversores. En cualquier caso, es conveniente recalcar que estaos ante un producto de la renta fija que es un tanto atípico.

Los bonos patrióticos se caracterizan fundamentalmente por su alta volatilidad, aunque estén vinculados a la renta fija. En el sentido de que su rentabilidad puede variar sensiblemente de una emisión a otro y dentro de la misma comunidad autónoma. Con diferencias que pueden alcanzar varios puntos porcentuales y que representan mucho dinero en la inversión que llevan a cabo los pequeños y medianos inversores. Desde este punto de vista, se puede decir sin temor a equivocarse que es un producto financiero muy voluble y no muestra una misma uniformidad a través de los años.

Bonos patrióticos: últimas emisiones

En estos momentos es precisamente la Comunidad Autónoma de Madrid la que ha movido ficha para al lanzar al mercado un producto de inversión de estas características. Porque en efecto,  se ha admitido a negociación en el Mercado AIAF de BME una nueva emisión de bonos sostenibles “benchmark” de la Comunidad de Madrid por importe de 1.250 millones de euros. Se trata de la quinta emisión sostenible que esta Administración Pública registra en el mercado AIAF desde 2016, lo que le convierte en un emisor de referencia en el ámbito de las finanzas sostenibles y consolida al Mercado AIAF como referencia en este tipo de emisiones.

Los bonos cuentan con un valor individual de 1.000 euros y un cupón fijo anual del 1,571 %. La fecha de amortización final es el 30 de abril de 2029. Por otra parte, hay que resaltar que las entidades financieras BBVA, HSBC, ING, Banco Sabadell y Banco Santander han actuado como Bookrunners de la emisión. Comunidad de Madrid cuenta con ratings de Baa1, perspectiva estable, otorgado por Moody’s; BBB+, perspectiva estable, por S&P, BBB, estable, por parte de Fitch y A-, estable, por DBRS.

Bonos verdes y sociales

sociales

Gonzalo Gómez Retuerto, Director General de BME Renta Fija, señala que “Los bonos verdes y sociales se han convertido en un asset class en sí mismo y son muy demandados por los inversores internacionales”. El volumen total emitido en 2018 de este tipo de activos superó los 167.000 millones de dólares. “Los emisores españoles ocupan una destacada sexta posición en el ranking internacional”. La Comunidad de Madrid fue la primera Administración Pública española que solicitó emitir en el mercado de bonos para financiar proyectos sociales de forma específica, demostrando la gran preocupación de la Comunidad por aspectos no estrictamente financieros como son el cambio climático y el desarrollo.

En esta ocasión, esta modalidad en la inversión ofrece una rentabilidad cercana al 1,50 %, o lo que es lo mismo, superior a la generada por los principales productos bancarios. Entre ellos los depósitos a plazo fijo, pagarés bancarios o incluso las cuentas de alta rentabilidad y en que todos los casos no proporcionan más del 0,75 % en el interés a sus titulares. No obstante, los denominados bonos patrióticos no cuentan con un fondo de garantía de depósito, tal y como ocurre con las imposiciones a plazo. Ante cualquier incidencia que pudiesen desarrollar las entidades emisoras de este producto financiero. En este caso, las propias comunidades autónomas.

Rentabilidad de estos bonos

rentabilidad

El tipo de interés que genera esta clase de productos financieros no siempre es la misma, ni tan siquiera en la misma comunidad autónoma. Puedes oscilar habitualmente entre el 1 % y hasta el 8 %. En donde se cumple una máxima a rajatabla y es que a medida que el riesgo es mayor la rentabilidad es más elevada. Es la estrategia por la que se rigen los bonos patrióticos. Es decir, si deseas obtener una remuneración más generosa no tendrás más remedio que asumir más riesgos. En algunos muy elevado como consecuencia del estado de endeudamiento en el que se encuentran algunas comunidades autónomas de nuestro país.

Por otra parte, hay que indicar que su pago es al vencimiento, en donde sus titulares recibirán sus aportaciones económicas más sus correspondientes intereses. En ningún caso se producirá un cambio en el tipo de interés que ofrecen a los clientes bancarios. Es completamente inamovible ya que no nos podemos olvidar de que estamos hablando de un producto de la renta fija. Con sus ventajas e inconvenientes y esto es algo que debemos analizar a partir de estos momentos para determinar si es aconsejable o no su contratación.

Ventajas de los bonos locales

Una de las aportaciones de los bonos patrióticos es que pueden llegar a mejorar la remuneración de los productos de renta fija más convencionales. En algunas situaciones, con unas diferencias muy sustanciales que plantean elegir a este modelo de inversión a pesar de los riesgos que conlleva su suscripción. Otra de sus ventajas más relevantes se deriva del hecho de que tienes muchos bonos de estas características en donde elegir. Prácticamente todas las comunidades autónomas de nuestro país disponen de un formato como el que nos ocupa este artículo. País Vasco, Cataluña, Andalucía, Navarra, La Rioja, Castilla y León, etc.

En cualquier caso, no quiere decir que siempre estén disponibles los bonos patrióticos. Porque realmente no es de esta manera, ya que su emisión depende de las necesidades de financiación de la propia comunidad autónoma. Y puede pasar mucho tiempo para que lleven a cabo la emisión de esta clase de productos financieros. Más allá de otras consideraciones de carácter técnico. También juega a su favor el hecho de que estemos ante un producto financiero nada complejo. Es muy sencillo de formalizado y no requiere de un aprendizaje para entender toda su mecánica.

Inconvenientes de los patrióticos

Mientras que por el contrario, también hay que tener en cuenta las sombras que presentan los bonos patrióticos y que son muchas, tal y como vas a poder comprobar a partir de estos precisos momentos. Porque las posibilidades de impago están siempre latentes y corres el serio riesgo de parte de tus aportaciones económicas. Ante problemas de financiación de la comunidad autónoma emisora de algunos de estos bonos patrióticos. Es el peaje que deberás pagar por obtener una rentabilidad más ajustada a tus intereses personales.

Por otra parte, no debemos olvidar que esta clase de productos financieros suelen exigir plazos de permanencia muy elevados. Con frecuencia por encima de los 3 o 4 años y que llevan a que tengas que tener el dinero inmovilizado durante excesivo espacio de tiempo. Desde luego que los que no te encontrarás serán periodos muy resolutivos tal y como pasa con las imposiciones bancarias a plazo fijo. En donde puedes invertir tu dinero a pocos días o semanas. Esto en cambio no se puede hacer en los denominados bonos patrióticos.

Diferencias de una comunidad a otra

emisores

La oferta que existe en esta clase de productos de renta fija es enorme, aunque no siempre está disponible para cuando tú quieras. Su rentabilidad será fija y garantizada, pase lo que pase en los mercados financieros. En este sentido, no cabe duda de que puede considerarse como un producto refugio ante la inestabilidad en los mercados de renta variable. Con los riesgos que hemos mencionado anteriormente y que deberán analizados porque es un producto muy complejo desde este punto de vista. No conviene contratar estos bonos así por las buenas. Ni mucho menos.

Por otra parte, los bonos patrióticos no pueden ser cancelados anticipadamente, ni tan siquiera los puedes renovar automáticamente. Son unos productos muy especiales que se rigen por sus propias normas y sobre todo por las condiciones económicas de las propias comunidades autónomas de la nación. Que serán las que determinarán al fin y al cabo su rentabilidad real. Al igual que el cupón que cobrarás al vencimiento de este modelo para la inversión particular.

En donde siempre detectarás que hay comunidades autónomas más fiables que otras, pero que por tanto su interés anual será menor. Esta es la base en la que se fundamentan los bonos y que es completamente diferente a la de otros productos derivados de la renta fija. En cualquier caso, es una nueva alternativa que dispones en estos momentos para rentabilizar tu capital disponible a partir de estos momentos.  Por encima de otras consideraciones técnicas que será objeto de otros análisis para su mejor compresión por parte de todos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.