9 Claves para no endeudarte en la bolsa

claves

Uno de los mayores riesgos que implica una inversión en los mercados de renta es la que puedas estar en una situación de endeudamiento. Es decir, que pueda generarte más de un problema en el momento de afrontar la operación y mientras no cierres posiciones definitivamente. Esto suele suceder con algo de frecuencia entre los pequeños y medianos inversores. En especial, para afrontar las situaciones que necesitas algo de liquidez en tu cuenta de ahorro para realizar cualquier clase de pagos a terceras personas.

Otro de los escenarios que debes evitar a partir de estos momentos es la contratación de una línea llevar para llevar a cabo las inversiones en los mercados de renta variable. No puedes olvidar que de que deberás pagar un tipo de interés que en la mayoría de las ocasiones estará por encima de niveles en el 7 %. Al que se añadirán las posibles comisiones y gastos en su gestión y mantenimiento. Y que pueden llevar a que tú presupuesto personal se eleve en hasta un 3 % por estos conceptos sobre el importe demandado. Un riesgo que no merece la pena correr bajo ningún aspecto.

Dentro de este escenario general, una de tus principales prioridades consistirá en que no tengas una deuda preocupante como consecuencia de tus operaciones en la bolsa. Debes conocer el dinero que tienes disponible para esta clase de operaciones en los mercados financieros. Con el objetivo de no gastarte lo que sencillamente no te permiten los ingresos que tienes todos los meses. Para que de esta forma,  te ajustes a lo que realmente puedes desembolsar sin que te genere una deuda que sería completamente innecesario. Ya que si no puedes el mejor consejo es que no inviertas ante lo que pueda suceder en los mercados de renta variable. Es así de sencillo.

No invertir todos los ahorros

ahorros

La primera clave para no cometer errores consistirá en calcular cuál es tu capital disponible y tan solo dedicar a la inversión una parte del mismo. Para que de esta forma, estés en condiciones de asumir todos los gastos que tendrás a partir de ese momento. Entre ellos, el abono de los recibos domésticos, la cuota de tu crédito, las necesidades médicas y cualquier otro que pueda surgir en cualquier momento. Por otra parte, también deberás prever los gastos no previstos que pueden emerger en cualquiera de los meses que tienes por delante. Tienes que tener un colchón que te ayude a  proteger de situaciones muy poco deseados ante las inversiones que vayas a realizar en los mercados de renta variable.

Realizar pequeñas operaciones

Para invertir tu dinero en los mercados de renta variable no hace falta que hagas operaciones de gran cuantía. Porque a medida que sean más exigentes más amplias serán las posibles pérdidas de estos movimientos bursátiles. Basta con que satisfagas tus necesidades de inversión para que no te endeudes más de la cuenta. No lo olvides a partir de estos momentos y además te ayudará a evitar alguna que otra sorpresa negativa en tu cuenta de ahorro. Por otra parte, no tiene que ser muy agresivo en el momento de tomar posiciones en algunos de los mercados financieros.

Planifica todos tus ingresos

ingresos

Esta estrategia será fundamental para operar en bolsa con mayor tranquilidad. En especial, en las operaciones desarrolladas al medio y largo plazo. En este sentido, deberás contar con unos ingresos fijos todos los meses. Bien de los rendimientos del trabajo o fruto de otra clase de inversiones, como por ejemplo por medio del pago de dividendos en la compra y venta de acciones en  bolsa. Hasta el punto de que te permitirá evitar malas operaciones en los mercados de renta variable ante la necesidad de liquidez en tu cuenta de ahorro para pagar tus gastos más necesarios.

Seleccionar muy bien los valores

Una buena elección en los mercados financieros no cabe duda de que será un arma muy importante para no endeudarte en la bolsa. Entre otras razones porque siempre podrás vender las plusvalías que obtengas en las operaciones que desarrolles a partir de estos momentos. Mientras que por otra parte, es un sistema muy adecuado para ir creando una bolsa de ahorro muy estable de cara al medio y largo plazo. Más allá de otras consideraciones de carácter técnico y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales. Además, se trata de una de las reglas de oro para optimizar las operaciones en los mercados de renta variable.

Operaciones a corto plazo

Un excelente antídoto para no elevar tu nivel de endeudamiento reside en el hecho de desarrollar operaciones dirigidas al más corto plazo. De esta manera, casi siempre dispondrás de liquidez en tu cuenta de ahorro. Sean las operaciones positivas o por el contrario negativas. No en vano, estarás en completa disposición de abonar todas las necesidades que tengas que afrontar en cualquier momento. Por otra parte, esta estrategia en la inversión te sirve para que seas más flexible en tus relaciones con los mercados de renta variable. Sin que tampoco tengas que realizar ventas forzadas en las que puedas perder muchos euros por el camino.

Marcarte unos objetivos

Si aplicas esta otra estrategia en la inversión no cabe duda de que también evitarás que llegues  situaciones muy poco deseadas para tus intereses personales. Mientras que por otra parte, es un sistema muy eficaz para controlar todos los movimientos en tu cuenta bancaria y en donde incluso puedes planificar el momento de realizar la venta de las acciones. A ser posible con plusvalías en la cuenta de resultados y puedas ampliar tu capital invertido poco a poco. Es muy importante que lo tengas en cuenta para no endeudarte excesivamente. El tener unas metas que alcanzar y no dejarte llevar por las inercias de los mercados de renta variable. Solo de esta forma estarás en condiciones de limitar los efectos no deseados de las operaciones en bolsa.

Ajustarse al presupuesto personal

gastos

Sin lugar a dudas esta es una de las estrategias en la inversión que más éxitos te puede dar a partir de estos momentos para que los números rojos no se instalen en tu cuenta de resultados. Más allá de otras consideraciones de carácter técnico de los valores bursátiles y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales. No en vano, no te hará asumir operaciones con las no puedas afrontar su importes y que por tanto tenga que recurrir a una línea de crédito para llevarla a cabo en cualquier momento. Esta es una de las causas que te producen que al final debas más dinero al liquidar la operación realizada en los mercados de renta variable. Impulsada desde cualquiera de las estrategias en la gestión de los movimientos realizados en los mercados bursátiles.

Aprovechar oportunidades de compra

Las gangas existen en la renta variable, pero no cabe duda de que aparecen de muy tarde en tarde. Si esta fuese la tónica dominante en los parquets bursátiles todos los inversores tendrían grandes plusvalías. Lo que ocurre es que son muy difíciles de detectar. Muchos inversores opinan que los valores que cotizan a precios muy bajos son grandes oportunidades de compra. Grave error, ya que ello no es equiparable a oportunidades de compra, sino que cotizan a ese precio por muchos motivos y, es el precio que dictamina el mercado, ni más ni menos.

Las oportunidades son precisamente cuando una acción ha caído en su precio sin ninguna justificación o por manipulaciones de los brokers que por diversos motivos tiran el valor a la baja para posteriormente realizar compras a precio más baratos. Generalmente ocurre con valores de pequeña y mediana capitalización y, que también tienen poca liquidez. Es en esos precisos momentos cuando se pueden realizar operaciones de compra que pueden resultar muy beneficiosas para los intereses de los inversores ya que cotizan con importantes descuentos sobre lo que debía ser su precio objetivo.

Descuentos en la operación

Por último lugar, otra de las estrategias que te servirá para cumplir con estos objetivos que se plantean en este artículo, está el hecho de limitar o minimizare los gastos de las operaciones de compra y venta en bolsa. Puedes acogerte a promociones y ofertas que vienen desarrollando las entidades bancarias para bajar sus comisiones y gastos en la gestión y mantenimiento de las operaciones llevadas a cabo en los merados de renta variable. Hasta el punto de que puedes ahorrar entre un 20 % y 40 % de los gastos totales de la operación. Sin esforzarte en lo más mínimo para que todos los años el saldo en tu cuenta de ahorro sea más saneado que en otros ejercicios.

La puesta en práctica de este sistema de ahorro no afectará a lo que es la inversión en sí mismo, sino solo a sus gastos. Es decir, te costará menos dinero desarrollarla en cualquiera de los mercados financieros. De esta manera, podrás optimizar la operación de una forma sencilla y eficaz para lograr tus propósitos en la inversión. Sin que en ningún momento tengas que variar el sistema de selección de los valores bursátiles. Que es al fin y al cabo de lo que se trata.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.