10 claves para invertir con flexibilidad

Una de las mejores estrategias para llevar a cabo cualquier clase de inversiones es imponerlas bajo las condiciones de la flexibilidad. Esta es una característica que mejora sustancialmente las operaciones de los inversores. Debido a dos efectos que genera la aplicación de este modelo que se mueve siempre con una gran eficacia y hasta el punto de promover que las inversiones mucho más rentables que antes. Esto es algo que puedes experimentar a partir de estos momentos, no solamente en los mercados bursátiles sino por el contrario en cualquier tipo de plazas financieras, incluidas las de renta fija.

Los efectos que genera la flexibilidad en las inversiones tienen una doble vertiente que se manifiesta en tus actuaciones personales. Por una parte, con un apreciable incremento en el retorno sobre los ahorros, siempre por encima de la aplicación de otras estrategias en la inversión más o menos convencionales. Y por otro lado, y no menos importante, a través de una protección de tu patrimonio personal o familiar. Hasta el punto de que conseguirás llegar a tus objetivos más anhelados en los mercados financieros.

Sin lugar a dudas que una serie de recomendaciones será determinantes para canalizar con un especial éxito la gestión de todos tus ahorros destinados a los mercados financieros. Porque en efecto, la flexibilidad se constituye en un modo diferente de ver, no solo los mercados bursátiles sino también los restantes y en donde desempeñan un rol muy relevante los denominados alternativos. Es por tanto el momento de que puedas acceder a estos contenidos y que sin lugar a dudas darán mayor flexibilidad a tus operaciones en cualquier clase de mercados financieros.

Primera clave: diversificación

El éxito en tus operaciones no cabe duda de que dependerá de que puedas diversificarlas correctamente a partir de estos momentos. No solo procedentes de la renta variable sino de la fija o incluso desde los modelos alternativos o al menos con menos dosis de convencionalismo. En donde no tendrás más remedio que repartir tu capital disponible entre los productos elegidos en cada momento. Sea cual fuesen estos y el nivel de riesgo que conlleve sus operaciones. Para que de esta forma, las inversiones estén mejor resguardadas ante los escenarios más peligrosos para los mercados financieros.

Segunda clave: vencimientos cortos

Ni no deseas algún que otro disgusto en tus inversiones la estrategia más correcta será no dirigir las inversiones al medio y largo plazo. No en vano, en los periodos de permanencia más cortos tendrás más oportunidades para corregir los errores que has cometido en la bolsa u otros mercados financieros. Incluso con la opción de realizar traspasos de uno a otro producto financiero. No en vano a muchos años vistos puedes cometer equivocaciones que desde luego pueden lastrar tus ahorros. Tal y como le han pasado a buena parte de los pequeños y medianos inversores, en especial en los periodos de notables turbulencias económicas y hasta políticas.

Tercera clave: abierto a oportunidades

Si tu deseo es aumentar la rentabilidad en tus inversiones no te quedará más remedio que ser sensible a las nuevas oportunidades de negocio. Bajo esta estrategia no cabe duda que todos los años mejorarás el sentido de tus inversiones desde todos los puntos de vista. No obstante, es muy recomendable que te abras a plazas de inversión que pueden ser muy rentables sin ser realmente muy conocidos. Desde este sistema de elección podrás alcanzar rentabilidades por encima del 10 %, aunque también es bien es cierto que asumiendo más riesgos en cada una de tus reacciones. Pero en buena parte de las ocasiones, con un resultado muy positivo para tus intereses personales. Es algo que deberás tener en cuenta desde cualquier clase de planteamientos. Desde luego que no puedes cerrarte en banda a mercados financieros todavía no explotados por algunos pequeños y medianos inversores.

Cuarta clave: no centrarse en locales

Otro de los consejos de mayor utilidad es que te abras a otras plazas financiera más allá de las nacionales. Es una estrategia que conduce a que puedas encontrar nuevas oportunidades de negocio y aprovechar los momentos coyunturales de cada una de ellas. Porque habrá un momento en que la tendencia alcista en los mercados financieros nacionales se haya agotado. Pues bien, este será el momento definitivo para dirigirte a buscar nuevos activos o mercados financieros. En especial, los que cuenten con una situación más boyante como para abrir posiciones con mejores condiciones en sus índices respectivos. De esta manera, estarás eliminando posibles riesgos en las operaciones abiertas.

Quinta clave: productos con liquidez

Si deseas no tener excesivos problemas con tus inversiones la mejor manera para conseguirlo es contratando productos financieros con una alta liquidez. Esto en la práctica quiere decir que puedas salir de sus posiciones sin excesivos problemas. Como por ejemplo, en la compra y venta de acciones en bolsa ya que en cualquier momento estarás en condiciones de deshacer posiciones para contar con liquidez en tu cuenta de ahorro. En cualquier caso, lo que nunca debes hacer es suscribir modelos cuyos vencimientos sean muy largos y que pueden crearte más de una incidencia en tus cuentas personales. Ante la necesidad de afrontar una serie de gastos en tu economía doméstica.

Sexta clave: gestión activa

No cabe duda de que esta clase de estrategia en la gestión te ayudará a mejorar el rendimiento en las inversiones. Entre otras razones porque incluso te podrás aprovechar de los escenarios más desfavorables para los mercados de renta variable. Además no puedes olvidar de que tendrás que renovar tu cartera de valores cada cierto tiempo para ir adaptándote a las nuevas circunstancias que te imponen los mercados financieros. No obstante, no todos los productos financieros aportan esta particularidad y en este sentido los fondos de inversión es uno de los ejemplos más representativos sobre lo que tiene que ser la gestión activa. Una clase de inversión que en los últimos años ha adquirido una importante relevancia entre los pequeños y medianos inversores.

Séptima clave: combinar inversiones

Desde luego que el éxito de tus operaciones vendrá de la aplicación de esta estrategia y más allá de otras consideraciones técnicas y puede que también desde el punto de vista fundamental. Esto quiere decir que no solo debes invertir tu dinero en la renta variable. Si no que por el contrario, deberás mezclarlo con los activos procedentes de la renta fija. Para que de esta manera, puedas limitar las posibles pérdidas de los escenarios más negativos en cualquier mercado financiero. Si sigues este consejo, no cabe duda de que a partir de estos momentos las cosas te irán mejor. Entre otras razones porque asumirás menos riesgos en las operaciones, aunque en algunas de ellas te vaya peor de lo esperado.

Octava clave: no ser muy exigente

Si quieres triunfar en el sector de la inversión no debes plantearte objetivos muy alejados de la realidad y que puede llegar a frustrar tus expectativas como inversor que eres. Es mucho mejor que te plantees metas más realizables aunque no sean tan agresivas. Desde luego que no es necesario que consigas rentabilidades por encima de tus posibilidades ya que es escenario pocas veces se cumple. Es preferible pequeños rendimientos pero que puedan estar asegurados. Aun sabiendo que en los productos de renta variable muy pocas veces se garantiza la rentabilidad en la inversión. Uno de los pocos ejemplos está representado por los denominados fondos de inversión garantizados. Y por otra parte a través de los dividendos que reparten las compañías cotizadas en los mercados bursátiles. Con rentabilidades anuales y fijas por encima del 5 %.

Novena clave: evitar la volatilidad

Si puedes, debes alejarte de los productos financieros con mucha volatilidad. No son buenos compañeros de viaje para ciertos perfiles en los pequeños y medianos inversores. No en vano, pueden ser muy contraproducentes porque pueden llevarte a que las pérdidas se instalen en tu cuenta de resultados. Por otra parte, debes tener un mayor aprendizaje para operar con esta clase de productos financieros. En donde los riesgos son sensiblemente mayores y debes aprender a convivir con ellos. No es la solución para buscar las mejores rentabilidades del mercado, sino más bien todo lo contrario.

Décima clave: suscribe mixtos

Sino deseas complicarte la vida en las inversiones una de las mejores estrategias se basa en formalizar productos denominados mixtos. Es decir, que combinan la renta fija con la variable y que tienen unos resultados altamente satisfactorios para tus intereses personales. Desde este escenario, claro está que los fondos de inversión es uno de los representativos. Pero también otros menos conocidos, como por ejemplo son los depósitos vinculados a ciertos activos financieros (compra y venta de acciones, metales preciosos, materias primas, etc.).

Y por último, debes de prender a no ponerte nervioso en los escenarios más desfavorables para tus intereses. Porque si fuese de esta manera, te verías obligado a cerrar las operaciones con minusvalías en la cuenta de resultados. Hasta cierto punto debes conocer que cualquier activo financiero cambia de precio en cada día y hay unos momentos en que las cosas puede que et vayan francamente mal. No te quedará más remedio que asumir estos escenarios con serenidad.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.