¿Sabes aprovechar realmente los rebotes en bolsa?

rebotesSi hay un movimiento claramente característico en la renta variable ese no son otros que los rebotes. Pocos pequeños y medianos inversores no habrán oído alguna vez sobre esta figura tan prolífica en los mercados financieros. Pues bien, los rebotes consisten en recuperaciones muy puntuales de los valores, índices y sectores que cotizan en bolsa. Sirven fundamentalmente para vender las posiciones abiertas. Siempre que tus perspectivas como inversor no vayan el medio y largo plazo.

Después de un severo castigo en los mercados de renta variable se genera una recuperación que es momentánea. A través de los rebotes, que pueden durar un solo día, o por el contrario alargarse a varias sesiones bursátiles y recuperar parte de la cotización de sus precios. Los rebotes son fáciles de identificar y no requieren de unas especiales habilidades para que sepas que estás ante este escenario tan habitual en la bolsa.

Si eres un seguidor habitual de los medio de comunicación especializados en el mundo de la inversión estarás habituado a este término. No en vano, es uno de los más utilizan los analistas para describir la realidad de los mercados financieros. Tanto en las plazas nacionales, como de fuera de nuestras fronteras. Muchas veces se confunde lo que es una tendencia alcista con los rebotes. No en vano, estos movimientos no son ninguna tendencia, sino una clara reacción a la sobreventa de las acciones.

Rebotes: ¿Por qué se producen?

No es ningún misterio que su origen es muy claro y no ofrece ninguna duda, o al menos muy pocas. La primera premisa para que se produzca reside en que tiene que haber una tendencia bajista de fondo. Sin ella no es posible que puedan desarrollarse estos movimientos en los mercados bursátiles. Serán otra cosa bien diferente, pero desde luego que rebotes no son, ni algo más parecido en su funcionamiento.

Otra de sus principales características es que nunca recupera el valor de las caídas previas. Hasta es muy normal que aparezcan rebotes de tan poca consistencia que pueden durar solamente unas horas. Es fácil que lo compruebes en los mercados ya que se desarrollan con cierta frecuencia. Siendo una trampa en las que caen los inversores con menos aprendizaje que suelen hacer compras de acciones creyendo en una reacción más positiva de los mercados de renta variable.

Para que te hagas una leva idea de lo que son estos movimientos, nada mejor que un ejemplo práctico. Imagínate que el precio de una compañía cotizada en bolsa se ha depreciado cerca de un 20%. Pues bien, debido a la sobreventa que presenta, es muy frecuente que tenga un impulso alcista como reacciones a tantos vendedores que hay. Pueden recuperar el 2%, 4%, o incluso algo más en su valor real. Pero tampoco mucho más, ya que no estaríamos hablando de rebotes, sino de algo más concluyente.

¿Qué puedes hacer en los rebotes?

que hacer en los rebotes En la renta variable hay que ser prácticos por encima de todo. Y si se plantea los rebotes deberás saber qué hacer con tus posiciones en la renta variable. Será el escenario perfecto para deshacerte de tus posiciones, especialmente si las tienes con plusvalías, y aunque sean mínimas. A ser posible en la franja más alta de las cotizaciones. Esta situación es harto frecuente entre los inversores, y con seguridad hasta te haya sucedido a ti mismo.

Otra cosa bien diferente es cuando estás en pérdidas. Tu estrategia no será la misma, sino que tendrás que variarla para tu beneficio. Por medio de una doble actuación en la gestión de tus intereses. Por un lado, puedes cerrar para evitar asumir más pérdidas. Esperando posteriormente que cambie la tendencia de los mercados de renta variable.

Y por otro, si vas al medio y largo plazo, mantienes tus posiciones con la esperanza que la bolsa pueda cambiar y recuperar poco a poco el valor con el que has adquirido los títulos. En este caso sería la reacción de un inversor de un claro perfil conservador. ¿Es este tu caso en concreto? Porque si así fuese te daría prácticamente lo mismo que se generarse esta reacción puntual al alza.

¿Y si perdura el rebote?

También puede darse el escenario en que los rebotes puedan perpetuarse durante más días, incluso llegar a semanas. Será una situación mucho más propicia para realizar operaciones a corto plazo ya que dispones de mayor margen de días. Incluso con la posibilidad de rentabilizar tus ahorros durante este periodo de tiempo. No obstante, es un movimiento muy delicado de hacer porque puede terminarse en cualquier momento. Y como consecuencia de ellas, inhabilitar tu estrategia, con la posibilidad de desarrollar pérdidas en la operación bursátil.

No olvides que no estás ante un ciclo alcista como en otras situaciones que has experimentado en los mercados financieros. Puedes llegar a la conclusión que no ha merecido la pena abrir las posiciones ya que la ecuación entre rendimiento y riesgo no es la más interesante para tus intereses personales. No te quedará más remedio que esperar a que lleguen mejores momentos para operar con estos activos financieros.

A medida que el rebote se prolongue, será mayores las oportunidades que tengas para rentabilizar cada una de las operaciones que tengas abiertas. No obstante, será muy importante que valores los riesgos que conllevan estos movimientos debido a que se generan en escenarios bajistas, tal y como te hemos explicado anteriormente. Es un precio que tienes que pagar por asumir los precios en estos niveles de cotización. Ya que cuando el rebote termine con  toda la seguridad que los precios volverán a caer en su cotización. Incluso puede que con más virulencia que nunca.

¿Cuáles son tus estrategias?

estrategias en los rebotesAnte este escenario ciertamente complicado no tendrás más remedio que definir con claridad tus actuaciones. Para no verte en situaciones muy poco deseadas. Por encima de todos, las operaciones en los rebotes deberán ser muy cortas de duración. Sin entras en beneficios lo mejor será que cierres las posiciones y disfrutar de las plusvalías generadas. No trates de alargar el proceso porque puede tener un final no esperado.

En cambio, si estás comprado en un valor podrá ser la excusa perfecta para abandonar las posiciones, sea cual fuese el estado de cuentas de tu cartera de valores. Hasta seguramente que los hagas en situación negativa con respecto a los precios de las compras. Aunque de lo que se trata es que las pérdidas sean mínimas, y que no afecten en exceso al saldo general de tu patrimonio.

Otra actuación que puedes aplicar en los mercados de renta variable es tratar de llegar a los precios de entrada en los mercados financieros. No con otro objetivo que abandonar también tus posiciones compradoras. En especial si este proceso es de mayor duración y se puede prolongar durante más días, o incluso semanas.

¿Por qué se forman?

Desde luego por un acto de ajuste de los propios mercados financieros. Al haberse impuesto previamente las ventas sobre las compras tiene que haber una reacción de éstos. Además, las manos fuertes del mercado – es decir los grandes inversores – aprovechan para comprar acciones que cotizan bajo importantes descuentos en sus precios. En operaciones de muy corto plazo, que seguramente te despistarán por sus intenciones.

Se trata de un proceso realmente temporal que no debe impedirte que veas el fondo de los mercados de renta variable. Si no lo haces incidirás en un grave error que tengas que arrepentirte más tarde. Los rebotes están especialmente indicados para que sean operadores por inversores con una larga y dilatada experiencia en este tipo de productos destinados a la inversión.

Las sobreventas se imponen claramente a las compras y ello hace que se genere esta reacción tan radical en los mercados financieros. En los rebotes es completamente normal que se produzcan revalorizaciones diarias por encima de la barrera del 2%, incluso más elevadas. No en vano, llaman mucho la atención a los pequeños y medianos inversores. Son operaciones s los que entran en juego durante estas situaciones tan especiales en la bolsa.

En cualquier caso, no son movimientos de los que puedas salir millonario. Ganar claro que sí, pero algo más. Para eso ya tienes los escenarios alcistas, en los que podrás rentabilizar los ahorros bajo márgenes superiores en los beneficios. Conviene que lo recuerdes para tus próximas operaciones en los próximos meses. En donde, sin lugar a dudas, se producirán muchos rebotes, más de los que te imaginas ahora.

Las claves para operar en rebotes

consejos en los rebotes Si es tu deseo tomar posiciones en los mercados cada vez que aparezca una de estas figuras, será necesario que importes unas líneas de actuación que den eficacia a las decisiones que vayas a tomar en estas situaciones tan características de la bolsa. Apunta algunas ideas que te serán muy útiles.

  1. Aprovéchalos para operar en cortos plazos, pero no más. Cualquier imprudencia podrás pagarla muy cara, y no merece la pena que arriesgues el dinero de esta forma.
  2. No te fijes en los rebotes como una oportunidad para obtener beneficios. Sino sobre todo como una excusa para cerras las posiciones en la bolsa.
  3. Si entras durante estas reacciones en el sector de la renta variable que sea bajo importes que no sean muy elevados. Mejor será que limites las aportaciones monetarias al mínimo.
  4. A través de este tipo de operaciones bursátiles no estarás en disposición de cobrar ningún dividendo. Ni tampoco para plantearte unos objetivos muy altos.
  5. Mucho cuidado con los rebotes en bolsa, porque después vendrás, o mejor dicho continuará las bajadas en sus cotizaciones. Hasta llegar a niveles muy por debajo de la actual situación. La prudencia deberá ser el denominador común de tus actuaciones.
Te puede interesar

Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Escribe un comentario