¿Qué le pasa al Ibex-35?

El comportamiento del Ibex está siendo peor que otras bolsas en el mundoBuen susto se están llevando los pequeños y medianos inversores al comprobar como el índice de referencia del mercado nacional, el Ibex-35, está sufriendo un desplome en sus cotizaciones, poco menos que impensable hasta hace pocos meses. En concreto, el retroceso de la bolsa española al inicio de este nuevo ejercicio está siendo en torno al 10%. Habría que remontarse a muchas décadas atrás para verificar un inicio del año tan desalentador para la renta variable, y con números rojos en todos los valores, sin excepción.

Es cierto que no es un escenario aislado, sino que está afectando a todas las bolsas internacionales, desde el Atlántico al Pacífico. De una forma muy vertical, y sin apenas dar respiro a ningún rebote por el que se pueda cerrar las operaciones para evitar males mayores. Ahora mismo, los inversores lo que desean saber es si se trata de un movimiento puntual, o por el contrario, se trata de un cambio de tendencia definitivo que se va a perpetuar durante todo este año.

De todas formas, el índice de referencia nacional está siendo el más perjudicado, y cae con mayor fuerza que en las restantes plazas bursátiles, ante el nerviosismo y preocupación de los particulares que tienen tomadas posiciones en los mercados financieros. No en vano, los ahorradores están perdiendo mucho dinero en sus inversiones en los primeros compases de 2016, y que son más acusadas en unos sectores más que en otros: bancario, industrial y petroleras se llevan la peor parte, con depreciaciones en torno al 15%.

Peor comportamiento del Ibex

De lo que no cabe duda es que el índice de referencia de la bolsa española lo está haciendo peor que otros de su entorno más próximo. Este hecho está llevando a los inversores a cerrar sus posiciones en renta variable, o incluso a desviarla a otras plazas bursátiles menos vulnerables en estos momentos. No obstante, para detectar el estado real de la renta variable española habrá que descifrar porque lo está haciendo de esta forma, y sobre todo cuáles son las variables que están determinando su evolución en los mercados.

No hay única causa para explicar este escenario tan adverso, sino que se deben a varios factores, y de diversas naturaleza, tal y como apuntan los analistas financieros más prestigiosos. Y que sumados todos, está incidiendo en que el Ibex-35 esté cerca de la barrera de los 8.000 puntos, cuando tan solo hace unos meses estaba aupada tranquilamente en los 10.000 puntos. Es más, si la debilidad continua en el selectivo, los expertos no descartan que su cotización puede dirigirse incluso hasta cerca de los 7.200 puntos.

En cualquier caso, la bolsa española ha perdido en las primeras semanas del año más que en todo el ejercicio 2015, casi doblando las pérdidas. Sin apenas respiro, en donde los vendedores están ganando la partida a los compradores con total nitidez, y como hacía tiempo que no ocurría.  No en vano, se está volviendo a niveles nunca vistos en los últimos tres años, y habría que retrotraerse a los peores años de la crisis económica para encontrarse con precios tan bajos en la bolsa española.

Inestabilidad política

La inestabilidad politica está afectando a la bolsa españolaEs uno de los factores, sin duda, que está propiciando que la renta variable española esté cayendo con esta virulencia tan poco frecuente. La incertidumbres para formar gobierno, incluso abiertas las posibilidades para que se repitan las elecciones durante la próxima primavera está ahuyentando a los inversores extranjeros, y los nacionales no se deciden por tomar posiciones en los mercados. Un cocktail explosivo que no está ayudando en nada a los mercados.

Esta es una de las explicaciones para detectar el por qué la bolsa nacional lo está haciendo peor que otras de su entorno natural: Dax, Cac-40 o el Footsie 100 londinense. El descuento al que cotizan sus acciones es de casi el 5% con respectos a estos mercados europeos. Basta recordar que éstos durante 2015 cerraron en verde, con ganancias entre el 3% y 10%, mientras el Ibex-35 fue de los pocos (junto a la bolsa griega) que se situó en terreno negativo, con una depreciación del 7%.

No obstante, y por estos mismo motivos, algunos analistas del mercado opinan, que una vez eliminadas las incertidumbre que atenazan a la economía española, su índice bursátil sería uno de los que tuviesen mayor recorrido para los próximos meses (o años), y hasta pudiese hacerlo mejor que las bolsas hermanas dentro de la Unión Monetaria. El descuento con el que cotiza es más que apreciable durante los últimos meses.

Mayor debilidad en su índice

El Ibex-35, por otra parte, es uno de los índices que presentan un mayor debilitamiento de todos. Las razones son muy claras, no ha sabido en los anteriores meses romper ninguna resistencia de cierta importancia. Y por el contrario, ha rebasado soportes de gran nivel. Primero en los 9.500 puntos, y posteriormente en los 9.000. Como consecuencia de esta tendencia, las ventas se han impuesto claramente sobre las compras. Y lo que es peor, todavía no hay indicios que se haya formado un suelo en donde se detenga esta caída.

De hecho, los compradores escasean, y tan solo se producen algunas compras – de forma especulativa – para aprovechar los bajos precios con los que cotizan las acciones. En operaciones muy al corto plazo que están dirigidas por los principales brokers internacionales, y no por pequeños y medianos inversores. Éstos, ante la debilidad que presentan los mercados, están esperando, bien a que mejoren las cosas, o a comprar a precios baratos.

El peor escenario lo tienen los particulares, como puede ser tú caso, que estén posicionados en el mercado. No tienes muchas elecciones para solventar su problema. O bien esperan a que el agua vuelva a su cauce, o sencillamente venden sus acciones con minusvalías. Es la disyuntiva que se te plantea ante el miedo que las pérdidas puedan agudizarse durante las próximas sesiones bursátiles.

La desaceleración en china

China también está lastrando a la bolsa españolaNo todos los problemas del índice bursátil nacional son de orden doméstico. Ni mucho menos. Una de las mayores preocupaciones en todo el mundo es que la economía de China haga un aterrizaje forzoso, es decir, que sus problemas sean aún mayores que los que reflejan sus principales datos macroeconómicos. Sería el origen de una nueva y grave recesión económica a nivel mundial, y que traería unos efectos muy negativos a todas las bolsas, sin exclusiones.

Para constatar la importancia de este problema basta comprobar que, por primera vez desde el estallido de la crisis financiera internacional, la economía china ha registrado un crecimiento durante el último trimestre en torno al 6%, según los datos facilitados recientemente por la Oficina Nacional de Estadísticas del país asiático. Y que en cualquier caso, está por debajo de las expectativas del mercado.

Una de las primeras reacciones ha venido, como no podía ser menos, de los mercados bursátiles que se han venido abajo, con estrépito en algunas sesiones. Cortando la tendencia alcista con la que se venían moviendo desde hace cuatro años. No en vano, existe el miedo a que los datos reales sean peores, y hasta no se descarta que la tan temida burbuja china pueda estallar en cualquier momento. Si así fuese sería un duro golpe a todas las bolsas, con unas consecuencias demoledoras para las empresas cotizadas.

¿Qué están interpretando las bolsas?

Las previsiones para la economía apuntan a una bolsa bajistaSi eres inversor desde hace muchos años, deberás conocer que las bolsas anticipan, con varios meses, los nuevos escenarios económicos. Así ha sido generalmente durante su larga vida. De hecho ha alertado del inicio de grandes crisis, recesiones y, hasta escenarios conflictivos en la economía mundial.

Siempre va por delante, y adelantándose a los acontecimientos con gran naturalidad, lo que perjudica la toma de posiciones en los mercados por parte de los inversores minoristas. Al no disponer de la información necesaria para realizar sus principales operaciones en los mercados de renta variable.

Desde esta perspectiva, ya son cada más las voces prestigiosas que advierten que lo que está sucediendo ahora mismo con las bolsas, es que están descontando una nueva recesión a nivel global. Por este motivo, apuntan estas fuentes, las cotizaciones de las acciones podrían irse aún más abajo durante los próximos, y para desesperación de los inversores que tienen conformada una cartera de valores, como puede ser en tu caso concreto

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado sus perspectivas económicas mundiales de crecimiento para 2015 y 2016. La institución, de hecho, ha disminuido sus proyecciones a nivel mundial en varias décimas. Constando en un comunicado de prensa que “hacemos nuestros pronósticos en un momento en el que la economía mundial está en la intersección de al menos tres fuerzas poderosas”. Una de ellas precisamente derivada del debilitamiento económico del gigante asiático.

Ante este escenario tan preocupante, no deberás exponerte a que tus ahorros se dirijan a la renta variable. Al menos deberás esperar unos cuantos meses hasta que el panorama, tanto en España, como en el resto del mundo, se vaya aclarando. Deberás estar en liquidez para aprovechar las oportunidades de negocio que seguramente se te presentarán en cualquier momento, y cuando menos de lo esperas.

Si en cambio, tienes tus ahorros invertidos en la bolsa, la situación será mucho más conflictiva para tus intereses. Quizás sea ya un poco tarde para formalizar las ventas, pero también deberás tener en cuenta que los precios de las acciones pueden irse mucho más abajo en las próximas sesiones bursátiles. En cualquier caso, un dilema que tendrás con toda seguridad, y que solamente podrás solventar en función del perfil que aportes como inversor minorista.

Te puede interesar

Categorías

Bolsa

Jose recio

Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su... Ver perfil ›

Escribe un comentario