Los dividendos de la bolsa española como opción a la inversión

Comprar acciones en función del dividendo que reparten Una de las estrategias de las que parten los inversores más defensivos es a través de las empresas cotizadas en la renta variable española que conceden a sus accionistas el reparto de una retribución por sus beneficios. Son los conocidos como dividendos, y que se constituyen como una forma de dotarse de una renta fija dentro de la variable. Así de sencillo, pero a la vez de complicado como vas a comprobar si este es tu perfil como inversor.

Buena parte de las empresas nacionales que cotizan en el mercado continuo nacional se encargan de repartir dividendos entre todos los ahorradores que han tomado posiciones en sus acciones. Presentan unos rendimientos anuales muy heterogéneos, ya que van desde un exiguo 1%, a las más generosas que elevan sus márgenes casi hasta el 8%. Con todo un grupo de empresas que se encargan de repartir esta remuneración entre los inversores que tienen compradas sus acciones.

Pero ahora bien, ¿es recomendable comprar un valor cotizado por el mero hecho que reparta dividendos entre sus accionistas? La respuesta irá en función del perfil del inversor que tengas. No en vano, son los más conservadores los más proclives a emplear esta estrategia en su inversión. Incluso puede servirte para protegerte de futuras pérdidas. Esto es así, porque mientras tanto vas recibiendo todos los años un rendimiento a tus ahorros en torno al 5%. Y que en cualquier caso, puede compensar (o amortizar) las plusvalías generadas desde la formalización de la operación.

Otro aspecto relevante que deberás tener en cuenta, es que el dividendo que te dan se descuenta directamente del precio de las acciones. Para nada supone un regalo. Aunque normalmente lo recupera a las pocas sesiones bursátiles, aunque sin estar garantizado este proceso en los mercados financieros. De todas formas, lo que si te generará es que cuentes con mayor liquidez en tu cuenta corriente, que es a donde irá a parar estos pagos que conceden las empresas cotizadas en renta variable. Y hasta reinvertirlo, si éste es tu deseo.

Características de las empresas que reparten dividendos

¿Que clase de empresas con las que conceden dividendos a los accionistas?No todas hacen este reparto de sus beneficios, sino únicamente las que empresarialmente están consolidadas, y tienen un papel más decisivo en el índice bursátil nacional. Será conveniente que las conozcas, por si tu estrategia para rentabilizar los ahorros pasa por este modelo. Y que a diferencia de otras compañías, contemplan una serie de cualidades que siempre estén presentes, y que las hacen muy visibles ante los compradores.

  • Son empresas de gran capitalización, y que tienen un peso específico muy notable en la bolsa española. Se intercambian muchos títulos en una misma sesión bursátil, y en cualquier caso por encima de los restantes valores.
  • Proceden de casi todos los sectores bursátiles, prácticamente sin exclusión: bancos, aseguradoras, constructoras, telecos, energéticas, consumo, etc.
  • Presentan unos modelos de negocio muy estables, y que llevan muchos años desarrollándolos con éxito en los mercados, y que cuentan, por tanto, con la confianza de todos los inversores, tanto los institucionales como minoristas.
  • La periodicidad de los dividendos no es uniforme, ya que los desarrollan con gran pluralidad: anual, semestral o trimestralmente, en función de su política retributiva, y que pueden ser elegidos por los ahorradores en función de esta aportación.
  • Todos los blue chips del mercado bursátil español, es decir, los más representativos, hacen efectivos estos pagos, sin exclusión, con la única diferencia de su cuantía.
  • Las empresas que realizan estos abonos a cuenta suelen ser objeto de la atención de las grandes gestoras de los fondos de inversión, que habitualmente los incluyen en sus carteras modelo.
  • Son valores muy propensos para atraer el dinero de los pequeños y medianos inversores en busca de una recompensa garantizada para sus ahorros, y generalmente de forma regular.
  • Sus cotizaciones se mueven bajo una mayor estabilidad en sus precios que otros valores, y sin mostrar mucha volatilidad en los mismos. No siendo muy adecuados para los especuladores.

Estrategias de los pequeños inversores

Ante esta clase de empresas, los minoristas suelen disponer de varias estrategias para canalizar el rendimiento de su patrimonio. No siempre son las mismas, y dependerá mucho de tus condiciones como inversor. Una de las más generalizadas se basa en tomar posiciones (comprar) en estas empresas en las semanas previas al reparto de esta remuneración.

Por una parte, te aseguran que recibirás un dividendo, y por otra, aprovecharás la mayor estabilidad en la cotización de sus precios. Esto es debido a que las compras se imponen con frecuencia a las ventas en las semanas previas a su concesión.

Otra estrategia utilizada por los ahorradores consiste en ir creando un fondo de ahorro para los próximos años, más allá de lo que marquen sus cotizaciones. De esta forma, se aseguran un pequeño capital todos los años. Y que ante las actuales condiciones de los principales productos bancarios (depósito, pagarés, bonos, etc.), se constituye en la fuente de rentabilidad más importante que tienen en estos momentos.

Los productos de la renta fija, y como consecuencia del abaratamiento del dinero por parte del Banco Central Europeo (BCE), ya no son tan rentables. No en vano, su rendimiento pasa por uno de los peores momentos de los últimos años, por debajo de la barrera del 1%. Mientras que a través de los dividendos puede obtenerse fácilmente un interés del 5%.

Ante este escenario que se presenta, son muchos los inversores tradicionales que, estando invertidos en producto bancarios destinados para el ahorro, han vuelto su interés hacia las compañías que desarrollan estos pagos. Y que incluso podrás rentabilizar las operaciones a través de su cotización en los mercados financieros, siempre que su evolución te acompañe.

¿Cuánto reparten estas empresas?

¿Cual es el dividendo que ofrecen las empresas cotizadas? El año que acaba de comenzar viene con un pan debajo del brazo para los accionistas, ya que las empresas han incrementado en casi un 2% el pago para los accionistas. Además, varias integrantes del Ibex-35 ofrecerán durante los próximos doce meses una rentabilidad por dividendo superior al 5%: Enagás, Telefónica, Iberdrola, Red Eléctrica, EBME y Repsol, entre las más importantes.

El sector eléctrico seguirá siendo uno de los más generosos con el accionista en 2016. En detrimento del bancario, que ha visto como en los últimos años ha visto descender esta retribución, como consecuencia de los ajustes que han debido acometer para sanear su cuenta de resultados.

Si tu intención es decantarte por este modelo de inversión, ofertas no te van a faltar en los próximos meses, seguro. Su calendario está plagado de propuestas con estas características, y que se moverán con rendimientos mínimos a partir del 1%, y con un objetivo máximo de hasta el 8%. Incluso no tienes porqué limitarte a las empresas nacionales, sino que puedes salir de nuestras fronteras para encontrar oportunidades en este grupo de valores, con rendimientos igualmente generosos, especialmente los procedentes de la renta variable del viejo continente.

No obstante, si deseas optar por una estrategia de inversión en la que estén presentes los dividendos, deberás tener siempre presente la nueva fiscalidad que se aplica en España desde 2015. Y que desde luego no es muy favorable para tus intereses, al haberse eliminado la exención de los primeros 1.500 euros cobrados en dividendo.

Esto en la práctica significará que en tu próxima Declaración de la Renta tengas que pagar desde el primer euro que ingreses por este concepto. Desde esta perspectiva, deberás valorar si te interesa contratarlos o no, y cuya decisión irá en función de otras variables que introduzcas en el documento fiscal: deducciones, ingresos generados, patrimonio, etc.

Algunos consejos para valorar su contratación

Algunas claves para rentabilizar los dividendos en la bolsaLa decisión definitiva sobre si debes suscribir esta clase de valores corresponderá exclusivamente a tu persona, a nadie más. Primeramente deberás diagnosticar tu perfil como ahorrador, el cariz que le quieres dotar a sus inversiones, y muy especialmente el plazo al que te diriges: bajo, medio o alto. Y en función de estas variables, decidirte por el mejor modelo de inversión. Y puede que sea este. Aunque teniendo siempre en cuenta las siguientes consideraciones

  1. Si eres un inversor con plazos de permanencia muy cortos, será mejor que desistas de estas operaciones, ya que para que sean rentables tendrás que tenerlas varios años en tu cartera.
  2. Si compruebas, una vez repartido el dividendo, que las acciones vuelven a retomar sus antiguos precios puede ser el momento para que cierres las posiciones, llevándote las ganancias del dividendo a tu cuenta corriente.
  3. A través de esta estrategia tan especial puedes confeccionarte unos ingresos fijos todos los años, que complementen a los que tienes regularmente todos los meses, y que puedan favorecerte incluso para darte un pequeño capricho.
  4. Si optas por los dividendos flexibles que aportan algunas empresas, tendrás también la oportunidad de reinvertir estos ingresos en la compañía, a través de nuevas acciones. Con lo cual, el rendimiento de tu inversión será más alto.
  5. Los inversores más especuladores, incluso pueden aprovechar las subidas en su cotización en las semanas previas al reparto del dividendo, cerrando sus posiciones con plusvalías, aunque lógicamente sin cobrar esta remuneración.
  6. Las expectativas de crecimientos irá independientemente de la concesión de esta remuneración, y probablemente alguna empresa que no aplique este política de pagos, se encuentre en una mejor disposición para irse a unas cuotas en la cotización más elevadas, y por tanto, más beneficiosas para tus intereses.
  7. Y ya solamente te hará falta elegir entre una amplia y diversificada oferta que te ofrecen las empresas que cotizan en los mercados de renta variable, tanto nacionales, como en el extranjero. Con propuestas de toda clase, en cuanto a su rendimiento y a la periodicidad de sus pagos.
Te puede interesar

3 comentarios

  1.   Juanma dijo

    A mi los del Santander ya me lo han bajado

  2.   Juanma dijo

    Cada vez dan menos los muy puñeteros

  3.   Jose recio dijo

    En unos casos los sube, y en otros los bajan. Gracias

Escribe un comentario