Cuentas que devuelven dinero por domiciliar tu facturas

Cuentas que te devuelven parte de los recibos domiciliadosLas cuentas de ahorro son un producto bancario prácticamente insustituible para los usuarios. Y desde donde realizan las principales operaciones bancarias: retirada de efectivo, transferencias, pagos, y hasta el control de su saldo. Pero cada vez más se está imponiendo una nueva prestación que es muy beneficiosa para tus intereses. Se trata de la devolución de parte de las facturas al domiciliar estos documentos.

Si bien las cuentas de ahorro no se distinguen por su alta remuneración, sino más bien por todo lo contrario, ya que ofrecen a los clientes unos márgenes muy bajos. Entre el 0,10% y 0,50% aproximadamente sobre el saldo presentado en las mismas. Como consecuencia del abaratamiento en el precio del dinero por parte del órgano comunitario en materia monetaria. Pero que en cualquier caso, puede contrarrestarse por los efectos de las cuentas que te pagan dinero por su vinculación a los principales recibos domésticos.

Es una estrategia comercial que están desarrollando con gran agresividad las entidades bancarias, y con cierta frecuencia, para captar a nuevos clientes. Y consiste en que te devuelven entre el 1% y 3% del importe de todos los recibos domiciliados en la entidad, sin límite en cuanto a su número. Da lo mismo su naturaleza, afecta a todos los servicios (gas, luz, agua, etc.), y también a otros de índole más personal (colegios profesionales, seguros personales, o incluso el pago a la comunidad de vecinos).

¿Cómo son las cuentas que requieren domiciliar los gastos?

¿Quieres saber como son estas cuentas?Podrás recibir una devolución en función de la oferta presentada por cada banco, y que habitualmente no siempre será la misma, al añadirse o eliminarse otros servicios. No obstante, con toda seguridad que te encontrarás con un tope máximo en la devolución, del que no podrás excederte bajo ninguna circunstancia.

A cambio solamente te requerirán dos condiciones muy fáciles de cumplir por tu parte. Por un lado, que tengas abierta una cuenta de estas características. Y por otro, que estés abierto a vincular todos tus recibos domésticos a la misma, y domiciliar todos.

Si los cumples, enhorabuena, porque te ahorrarás algunos euros todos los meses. No es que consigas rendimientos espectaculares en el saldo, pero al menos te servirá para contener los gastos en tu relación habitual con las entidades financieras.

Además, sin límites en el número de facturas presentadas a esta singular oferta generada desde los bancos. No obstante, lo que no obtendrás es ninguna mejora en los márgenes de interés que proporciona estas cuentas, que será absolutamente los mismos que a través de las cuentas tradicionales. Con no más del 0,30% en el mejor de los casos.

Otra característica que aporta este producto bancario es que está presentado sin comisiones y exento de cualquier gasto en su gestión o mantenimiento. Con lo que el ahorro tendrá una doble vía de penetración. Y a lo que se une, que desde este instrumento de concepción bancaria también puedes dotarte de tarjetas de crédito y débito complemente gratuitas, al menos durante el primer año.

A partir de estas aportaciones básicas puedes elegir entre varios modelos que presentan estas interesantes aportaciones. No son muchos, pero sí los suficientes como para que puedas ahorrarte a partir de ahora muchos euros al año en cada operación. Sin que te supongan ningún esfuerzo adicional en tu relación con esta clase de cuentas de ahorro. Tampoco será necesario que contrates otra serie de productos (planes de pensión, fondos de inversión, seguros, etc.), aunque en este caso sin domiciliar.

¿Qué cuentas cumplen con estos requisitos?

Dispondrás de una serie de productos bancarios que podrás suscribirlos bajo estas características. Con propuestas muy agresivas, que incluso te harán cambiar de banco para conseguir las ventajas que te proponen en los modelos sugeridos. Son muy parecidas entre ellas, con poca diferencia, y en donde el porcentaje de la devolución será su principal signo de diferenciación, y el más importante. Pudiéndote aprovechar de promociones que te devuelven hasta el 3% de los gastos de tus recibos del hogar.

Solamente tendrás que encontrar el modelo que mejor satisfaga tus necesidades personales, y por supuesto, que mejor se adapte a tu perfil como cliente bancario. Para ayudarte en esta finalidad, te vamos a presentar algunos de los modelos de cuentas que están siendo comercializados en estos momentos. Y puede que hasta alguno de ellos te interesa especialmente para ser contratado, y conseguir tus objetivos, que no serán otros que contener los gastos a través de esta estrategia comercial tan singular.

Oportunidades no te faltarán, desde luego, y a lo que se añadirán otra serie de servicios y prestaciones inherentes a estos productos bancarios. Una de las entidades que genera esta característica es Banco Sabadell a través de su Cuenta Expansión. Te devolverán el máximo, el 3%, pero con unas limitaciones por un tope de 20 euros al año. Con un 2% sobre los recibos domésticos se basa la propuesta de la cuenta de Banco Popular, que también está limitada a cerca de 15 euros todos los años.

Otra de las entidades financieras que se encargan de comercializar este producto bancario es Oficina Directa, que dispone actualmente de una cuenta corriente que devuelve a sus titulares el 2% de los cargos domiciliados. Y por último, la oferta presentada por Openbak que lleva hasta el 1% la formalización de estas devoluciones sin tener que contratar otros productos bancarios.

¿Cómo optimizar la operación?

Las claves para suscribir estas cuentasUna vez suscrita este modelo de ahorro, solamente tendrás que domiciliar los recibos que desees, sin limitaciones. Incluso esta operación la puedes formalizar por medio de traspasos desde la cuenta de otras entidades. Para que su efectividad sea la máxima posible, será altamente recomendable que repases los gastos que te cargan a cuenta todos los meses, o trimestres. No solamente los procedentes de los servicios domésticos, sino también de diferente naturaleza.

Una duda que puedes albergar es cuando te devuelven el importe generado por estas domiciliaciones. Pues muy sencillo, cada vez que te cargan los recibos a cuenta, directamente, sin tener que esperar a otros plazos más dilatorios, ni a final de mes. No en vano, el descuento se producirá automáticamente, sin ningún tipo de esperar, u otras condiciones. De esta forma, el efecto que se generará en tu cuenta corriente será inmediato.

Es cierto que no son cantidades muy espectaculares, pero que en cualquier caso te servirá para compensar la subida de las tarifas de algunos servicios energéticos, como por ejemplo, el de la luz. Y con la ventaja añadida que todo estará centralizado a través de un mismo producto bancario, y sin tener que cambiar de entidad. Estará concentrado en solo un producto bancario, para que tengas más facilidades para acceder a sus ofertas.

Al no haberse desarrollado muchas ofertas de estas características hasta estos momentos, te facilitará que desarrolles más óptimamente la selección de la cuenta. Esto es así, porque dispondrás de mayor tiempo para analizar en detalle cada una de las propuestas, y finalmente llegar a la conclusión de cuál de ellas te conviene suscribir. Además, ponderando qué otras prestaciones incluye en sus cláusulas de contratación: tarjetas, movimientos bancarios, transferencias, etc.

Doce consejos para elegir el mejor modelo

Los mejores consejos para contratar alguna de estas cuentas que exigen domiciliar algunos recibosAnte la oferta presentada por los bancos, tu única tarea consistirá en dotarte con el mejor instrumento para relacionarte con el sector bancario para tus operaciones habituales. Para ayudarte a realizar este objetivo te proponemos cinco vías de actuación de las que podrás apoyarte para tomar la mejor decisión relacionada con la domiciliación de tus facturas personales y para el hogar.

  1. Decántate por las cuentas que presenten mejores porcentajes por domiciliar estos recibos, pero fijándote sobre todo en los límites que te propondrán estos productos bancarios tan especiales.
  2. Selecciona la que genere menos gastos para sus operaciones habituales, y si están exentas de comisiones pues mucho mejor, ya que tu ahorro irá en una doble dirección.
  3. Busca algún modelo, por el cual puedas suscribir una tarjeta de crédito (o débito) sin que tengas que asumir ningún desembolso económico, al menos durante los primeros años desde su contratación.
  4. Aunque es cierto que el rendimiento monetario de estos productos es claramente insatisfactorio para tus intereses, aun estarás en disposición de suscribir alguna cuenta que te dé algo más todos los meses.
  5. Si tienes domiciliados los recibos en diferentes cuentas, puede ser el momento para que cambies de estrategia y los unifiques en un solo modelo, para aprovecharte de todas sus ventajas.
  6. Ten siempre en cuenta que no se tratan de producto especialmente destinados para sacar rendimientos por ellos, sino para operar a través de tu entidad bancaria con toda clase de operaciones.
  7. Acuérdate de facilitar a las empresas suministradoras del servicio el número de tu cuenta para que la domiciliación se efectúe correctamente desde el primer momento, y puedas recibir las devoluciones.
  8. Son cuentas muy favorables para tus condiciones como usuario bancario, ya que algunas de ellas ni tan siquiera te permiten realizar ninguna clase de vinculación.
  9. Estos productos no están vinculados a la contratación de otros diseños bancarios (fondos de inversión, planes de pensión, imposiciones a plazo, etc.), y tan solo en algunas propuestas muy puntuales te exigirán la domiciliación de tu nómina (o pensión).
  10. Se trata de un producto muy dinámico y que está continuamente en renovación, presentando novedades cada vez más sugerentes, y de las que puedes beneficiarte en su contratación.
  11. Si bien en la mayoría de los casos están exentas de gastos, debes tener mucho cuidado con posicionarte en números rojos, ya que las penalizaciones suelen ser muy gravosas hasta que actualices tu saldo.
  12. Y por último, no tienes ningún período mínimo de permanencia, ya que puedes darte de baja en cualquier momento, y sin que tengas que asumir gasto alguno por la operación.
Te puede interesar

Escribe un comentario