Reducción de costes

Gráfica en subida gracias reducción de costes

Ya sea que tengas una empresa, o que en tu casa no llegues a fin de mes, la reducción de costes es una de las soluciones, siempre y cuando lo sepas hacer bien.

Por eso, en esta ocasión nos queremos centrar en darte ideas para reducir costes, ya sea en una empresa o a nivel personal. Porque, muchas veces, la solución la tienes delante, pero a menudo no se ve a primera vista. ¿Quieres saber qué puedes hacer? Pues presta atención.

Reducción de costes no es perder autonomía ni perjudicar

Muchas veces tomamos la reducción de costes como algo negativo, pensando que supone un perjuicio sobre el trabajo de los demás, o sobre la empresa en sí. Por ejemplo, si te dijeran en la empresa que hay que reducir costes, lo primero que pensarías es en despidos. Pero, ¿y si se pudiera hacer de otra manera?

A veces, no hay más remedio que hacer esto, pero otras veces lo único que hay que plantear es una gestión estratégica de todos los costes que se tienen. En otras palabras, valorar los costes y el beneficio que estos pueden tener, o el perjuicio, para saber si se pueden tener de manera más eficiente. ¿Y eso qué implica? Por ejemplo:

  • ¿Tienes máquinas y equipos parados un tiempo sin hacer uso de ellos?
  • ¿Aplicas las nuevas tecnologías a tu trabajo?
  • ¿Apuestas por la calidad en el servicio?
  • ¿Desperdicias tiempo y dinero en aspectos que podrían automatizarse o hacerse más baratos?

Si has respondido que sí a alguna, ya tienes una reducción de costes que aplicar. Pero vamos más allá.

Ideas para la reducción de costes «con cabeza»

Gráfica en subida por reducción de costes

La economía en una empresa es algo muy importante. A veces no pensamos en esa importancia hasta que nos encontramos en la situación de tener que «cortar el grifo». Es decir, reducir los costes. Pero en realidad hay muchas cosas que se pueden hacer sin que eso implique una serie de despidos o tener que ajustarte el cinturón. ¿Cuáles?

Evalúa a tu empresa

Con ello nos estamos refiriendo a que hagas una auditoría de tu empresa y de todos los procesos que se realizan en ella. Desde que abres hasta que cierras.

El motivo de esto es ver si hay algún aspecto que pueda mejorarse para ser más competitiva y productiva.

Pongamos un ejemplo. Imagina que tienes una tienda y das servicio para envolver los productos para regalo. Tienes a una persona contratada para eso. Pero mientras que le piden o no le pide, está parado.

¿Por qué no ocuparlo en otros menesteres que pueda dejar en el momento en que alguien necesita que le envuelvan un regalo?

Máquinas paradas, trabajadores sin poder avanzar, productos que no salen… Tienes que establecer una cadena de «montaje», aun cuando no tengas eso en tu empresa.

Forma a tus trabajadores

Sí, no echarlos. Formarlos. Y esto debes verlo como una inversión. No solo vas a mejorar la calidad del servicio que te dan, sino que habrá menos errores, mayor productividad (porque se sentirán apreciados por la empresa) y un mejor rendimiento laboral. ¿Qué implica? Más esfuerzo, motivación y lealtad.

Cuida el horario laboral

Gráfica en subida

Todavía hay muchos que piensan que los trabajadores tienen que estar pendientes del trabajo las 24 horas del día, no solo las 4-8 horas que trabajan. Y eso lo único que hace es quemar a la gente.

Si intentas que el horario se cumpla por todos y estableces una buena metodología para que nadie tenga que hacer horas extras, ¿no crees que ayudarás a tu personal a descansar para después rendir más?

Optimiza el gasto

Hay veces que la reducción de costes conlleva la externalización. Es decir, buscar una forma de seguir haciendo lo mismo pero sin tener que correr con todos los gastos.

Te ponemos un ejemplo. Imagina que tienes una editorial. Sin embargo, la máquina que encuaderna solo la usas una vez al mes. ¿De verdad te compensa el coste de esa máquina? ¿No sería mejor recurrir al renting de ella, pagarlo y usarla esa vez? No solo evitas gastos de mantenimiento y un operario que sepa cómo se usa, sino que pasas a tener más espacio y a no gastar tanto.

Automatiza

Todo proceso que se pueda automatizar, hazlo. Pero cuidado, porque a veces prescindir al máximo de la mano de obra «humana» hace que los resultados no tengan «personalidad», que no terminen de llegar a los clientes.

Retén costes

A veces no hay otra forma de reducir los costes que estudiar cuáles de ellos son prescindibles. Irremediablemente puede suponer despidos, pero esto se lleva a cabo siempre en última instancia porque, si se puede hacer de otra manera, se debería hacer.

Revisar los costes de fábrica, transporte, mensajerías, personal… es parte de la auditoría que te hemos propuesto antes. Pero en este caso, no solo hablamos de optimizarlo todo, sino que eliminar aquellos costes que, bien por la automatización, bien porque son prescindibles, podemos dejarlos de lado un tiempo hasta reponernos.

Usa las redes sociales

Siempre vemos las redes sociales como un lugar para comunicarnos con los clientes y potenciales clientes. ¿Pero no ves que también te pueden servir para otros menesteres?

  • Pueden ser el servicio de atención al cliente. De esta manera no necesitas a una persona atenta al teléfono para atender a los clientes porque todo lo que necesiten deben solicitarlo por las redes y evitas este coste.
  • Pueden servir como selección de personal. Cuando tienes que contratar gente, ¿pides los servicios de una empresa de selección de personal? Entonces, ¿por qué no usar las redes sociales para anunciar entre tus seguidores un puesto de trabajo. Seguro que habrá una persona que pueda ser perfecta para este puesto.
  • Te ayuda a hacer encuestas y estudios de mercado. Además con un público que será afín a lo que tú estás buscando.

Encuentra la forma más útil y rápida para tu empresa

La reducción de costes refleja un aumento

Sin que eso signifique que vas a mermar tu calidad o el servicio que prestas a tus clientes. El objetivo es encontrar una forma de trabajar que suponga una reducción de costes para ti sin que perjudiques con ello a tu empresa.

Y para ello, necesitas trabajadores creativos, de esos que cuando se encuentren con un problema no se bloqueen sino que piensen en soluciones para salir adelante.

¿Se te ocurren más formas de hacer una reducción de costes sin que implique despidos? ¡Cuéntanosla!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.