Uso y manejo del Ratio de endeudamiento

En el sistema económico que impera hoy en día, existen una gran cantidad de instrumentos y herramientas para emprender con todo tipo de negocios e inversiones alrededor del mundo. Sin embargo, para levantar desde un pequeño negocio, hasta asegurar la preservación de una empresa ya consolidada, es sumamente importante que aprendamos a manejar a la perfección algunos de estos instrumentos, con el fin de que nos permitan asegurar el funcionamiento óptimo de nuestra empresa y negocio.

Para las personas que saben del tema, ninguno dejará de recomendarnos poner especial atención en el manejo del Ratio de endeudamiento, un conocimiento que resulta imprescindible para llevar a buen término cualquier iniciativa empresarial.

¿Qué es el ratio de endeudamiento?

El ratio de endeudamiento es uno de los ratios de financiamiento más utilizados hoy en día. La razón es que se trata de uno de los instrumentos que permiten obtener información muy importante para medir y calibrar la salud financiera de una empresa. Básicamente, el ratio de endeudamiento nos permite medir el apalancamiento financiero, es decir, la cantidad máxima de endeudamiento que puede manejar una determinada compañía. De cierta forma, el ratio financiero indica la financiación ajena con la que cuenta la empresa.

Para tener una mejor idea de todo lo que implica el ratio de endeudamiento, hay que tener en cuenta que mientras el endeudamiento se mide, por decirlo de cierta forma, a partir de la dependencia que tiene la empresa de terceros, el ratio de endeudamiento se utiliza para especificar en qué grado o medida la empresa depende de las diversas entidades de financiación, tales como instituciones bancarias, los grupos accionistas o incluso otras empresas.

Otra forma de entender este concepto financiero es partir de la siguiente explicación.

Primero hay que tener en cuenta lo que significan algunos conceptos esenciales, tales como: activo, pasivo, o el patrimonio neto.

Los activos constituyen el valor total de todo lo que posee una empresa o sociedad comercial; en otras palabras se trata del valor máximo que puede tener la compañía a través de los múltiples bienes y derechos que posee, los cuales por supuesto, pueden ser convertidos a dinero u otros medios equivalentes, que proporcionen liquidez para la compañía. Los pasivos, por otra parte, representan todos los recursos ajenos que se pueden obtener a través de diversas instancias, es decir su financiamiento.

De esta forma, se puede decir que mientras los pasivos comprenden bienes y derechos financieros, los pasivos se componen de las obligaciones crediticias, es decir, las deudas y pagos que se tienen que realizar, ya sea por préstamos adquiridos con instituciones bancarias o compras realizadas a crédito con los diversos proveedores.

En resumen, el pasivo representa todo lo que la empresa debe a terceros, tales como bancos, impuestos, salarios, proveedores, etc. Por último tenemos el patrimonio neto de la compañía, que tal como podría sugerir su nombre se trata de todos los recursos netos con los que cuenta la empresa, haciendo ya a un lado el costo de los pasivos, es decir, son los activos quitando el valor de todas las deudas que se tienen que pagar, por lo cual el patrimonio neto de una compañía se obtiene restando los pasivos de los activos. Por ejemplo, si una compañía tiene un activo por valor de 10 millones de euros, pero su pasivo se encuentra acumulado en unos dos millones de euros, entonces se puede colegir que su patrimonio neto es de 8 millones de euros.

Una vez que conocemos algunas definiciones esenciales en torno al ratio de endeudamiento, posteriormente ya podemos tener en cuenta que en la mayoría de los casos, muchas empresas manejan fuentes de financiación ajena, es decir, que se valen de préstamos y créditos cuando están en periodos de crecimiento exponencial o cuando manejan una gran diversificación de negocios, por ejemplo: para financiar inversiones o cubrir los pagos de determinados gastos corrientes; motivo por el que se tienen que apoyar en deudas con diversas instituciones financieras, proveedores y otras empresas.

De esta forma, el ratio de endeudamiento se puede entender como la diferencia que existe entre la financiación externa y los recursos propios con los que cuenta la empresa, de modo que se pueda conocer si la deuda contraída con la empresa se puede sostener por medio de los recursos que se posee. Cuando se detecte que la empresa ya no cuenta con los medios para solventar una determinada deuda, entonces se opta por dejar atrás dicho método de financiación, para evitar tener problemas con los futuros pagos que se tengan que realizar. De esta forma es como el ratio de endeudamiento puede ser un instrumento de gran utilidad, que si se utiliza de forma responsable y disciplinada, sirve para evadir descalabros financieros que pueden llegar a causar la desaparición entera de una empresa o negocio.

¿Cómo se interpreta el ratio de endeudamiento?

A la hora de hacer uso de este instrumento financiero, hay que recordar que este nos indica cuántos euros de financiación ajena tiene la empresa por cada euro de recursos propios que tiene para solventar sus distintas obligaciones financieras. En otras palabras, nos señala el porcentaje que supone el importe total de las deudas de la empresa, en relación a los recursos con los que cuenta para liquidar sus respectivos pagos.

De esta forma, si tenemos un ratio de endeudamiento del 0.50, esto nos indica que los recursos ajenos, es decir la financiación por medio de préstamos y créditos constituye el 50% de los recursos propios que tiene la empresa. Dicho de otra forma, si el ratio de endeudamiento es de 0.50, eso quiere decir que por cada 50 euros de financiación ajena, la empresa cuenta con unos 100 euros de recursos propios.

En la práctica, los valores óptimos del ratio de endeudamiento dependen mucho del tipo de empresa, de la ideología financiera que maneje, de su tamaño y de los recursos totales con los que cuenta para enfrentar cualquier tipo de eventualidad. Sin embargo, usualmente el criterio generalmente aceptado para un óptimo ratio de endeudamiento está comprendido en un intervalo de entre 0.40 y 0.60. De esta forma, lo más recomendable por los especialistas financieros es que las deudas de las empresas supongan entre un 40% y un 60% de lo que suponen el total de los recursos propios. Al respecto, se considera que un ratio de endeudamiento superior a 0.60 implica que la empresa está excesivamente endeudada, mientras que uno inferior a 0.40, supone que la empresa cuenta con demasiados recursos que no se están aprovechando adecuadamente para su posible expansión.

¿Cómo se obtiene el ratio de endeudamiento?

El ratio de endeudamiento se puede calcular a partir de la sumatoria de todas las deudas que se han contraído, tanto a corto plazo como a largo plazo. Una vez que se tiene ese dato, este se divide por el pasivo total, el cual se obtiene al sumar el patrimonio neto más el pasivo corriente y el no corriente (también conocido como capital propio). Posteriormente, el resultado debe multiplicarse por cien, para obtener de esta forma el porcentaje del ratio de endeudamiento con él cuenta la compañía. La fórmula para realizar dicho cálculo es la siguiente:

Ratio de endeudamiento a corto y largo plazo

Fundamentalmente, existen dos fórmulas principales de ratio de endeudamiento, las cuales se utilizan dependiendo de la temporalidad de la deuda con la que cuente la compañía. La primera es la de fondos ajenos o endeudamiento a corto plazo (RECP). La otra es la de Fondos ajenos o endeudamiento a largo plazo (RELP).

El RECP es un método que se encarga de medir las deudas a corto plazo o pasivos corrientes, que se dividen entre el patrimonio neto. Po otra parte, el Ratio de endeudamiento a largo plazo se obtiene al dividir las deudas o pasivos corrientes adquiridos a largo plazo, entre el patrimonio neto.

 

 

 

Usualmente, la estrategia que utilizan muchas empresas es la de la financiación ajena a largo plazo, pues esta modalidad les permite afrontar el endeudamiento en un mayor plazo de tiempo, y por lo tanto, extender los plazos que se tienen para poder generar mayor productividad y cumplir sin problemas con los compromisos económicos adquiridos.

Conclusión

Justo como hemos visto a lo largo del presente artículo, el ratio de endeudamiento de una empresa corresponde a un excelente instrumento financiero, que manejándolo adecuada y responsablemente, puede representar una herramienta ideal para el manejo económico y la solvencia financiera de una compañía a lo largo del tiempo. También nos permite obtener recursos en forma de créditos y préstamos financieros a largo plazo, de diversas entidades financieras, para hacer crecer de forma rápida aquellos negocios con suficiente potencial, y teniendo siempre la tranquilidad de que se podrán cubrir los pagos y facturas de dichas deudas sin ningún problema, pues precisamente para eso nos sirve llevar un control sobre el ratio de endeudamiento con el que cuenta nuestra empresa o negocio.

En pocas palabras, se trata de un método para tener un control sobre los préstamos, créditos y deudas, como recursos que se pueden solventar en un determinado tiempo, lo cual nos permite desarrollar el negocio ya sin el obstáculo de falta de financiamiento, y teniendo la certeza que de que se podrán cubrir todos los compromisos económicos adquiridos, sin contratiempos que puedan afectar la estabilidad o salud financiera de la empresa.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Empresas

Diplomada en Ciencias Empresariales, en la rama de Marketing, Públicidad y Mercadotecnia, redactora profesional , inmersa en el mundo de las noticias, en todos los ámbitos desde nuevas tecnologías hasta curiosidades, especialista en finanzas, Forex, divisas, Mercado de valores, inversiones y las novedades en fondos, pero principalmente una amante de los mercados nacionales e internacionales, una mezcla primordial para conseguir y hacer llegar las mejores noticias y consejos a los lectores financieros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.