Qué son los rendimientos netos del trabajo

Qué son los rendimientos netos del trabajo

¿Has tenido dudas alguna vez sobre qué son los rendimientos netos del trabajo? ¿Sabes si lo que te dicen es bruto o neto. ¿O la diferencia que hay entre estos dos términos?

A continuación te aclaramos la definición de todas estas palabras y la forma de calcular los rendimientos netos del trabajo.

Qué son los rendimientos netos del trabajo

Qué son los rendimientos netos del trabajo

Antes de darte la definición de los rendimientos netos del trabajo, es importante que conozcas qué son los rendimientos íntegros del trabajo. Estos están definidos en el artículo 17 a 20 de la Ley del IRPF, que dice así:

«Se considerarán rendimientos íntegros del trabajo todas las contraprestaciones o utilidades, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, que deriven, directa o indirectamente, del trabajo personal o de la relación laboral o estatutaria y no tengan el carácter de rendimientos de actividades económicas».

Por tanto, podríamos decir que los rendimientos del trabajo serían los salarios o sueldos que tienes, las prestaciones por desempleo, remuneraciones por representación, aportaciones, contribuciones… En general, todo aquel ingreso que tengas.

Ahora bien, ¿qué serían los rendimientos netos del trabajo? Hablamos de aquellas ganancias que se obtienen una vez se han descontado los gastos deducibles (cotizaciones a la Seguridad Social, gastos de defensa jurídica, derechos pasivos, etc.).

La propia agencia tributaria deja claro su concepto:

«El rendimiento neto del trabajo será el resultado de disminuir el rendimiento íntegro en el importe de los gastos deducibles».

Diferencia entre rendimientos brutos y netos

Una de las grandes dudas de esta terminología pasa por el no saber a ciencia cierta en qué se diferencian los rendimientos brutos del trabajo de los netos.

De forma rápida y fácil, debes entender lo siguiente:

  • Rendimientos brutos del trabajo: Son aquellos en los que se considera íntegramente los ingresos de una persona.
  • Rendimientos netos del trabajo: Son los mismos rendimientos que los brutos solo que se le descuentan los gastos deducibles.

Por ejemplo, si hablamos de un salario, sería bruto si solo hablásemos de un sueldo sin aplicar descuentos. ¿Y cómo sería neto? A ese salario bruto se le quitan los impuestos y la seguridad social.

En una venta, podríamos decir que el rendimiento bruto sería la cantidad de las ventas mientras que el neto sería esa cantidad de las ventas menos las devoluciones, bonificaciones, descuentos, ofertas, rebajas…

Gastos deducibles, ¿cuáles hay?

Antes te hemos comentado que el rendimiento neto del trabajo se produce después de quitar los gastos deducibles al rendimiento íntegro. Pero, ¿cuáles pueden ser esos gastos?

En este caso, es el la agencia tributaria la que lo deja claro:

  • Cotizaciones a la Seguridad Social, o bien mutualidades en el caso de funcionarios.
  • Detracciones debido a derechos pasivos.
  • Cotizaciones a colegios de huérfanos o similares.
  • Cuotas a sindicatos y colegios profesionales, siempre que no superen los 500 euros al año.
  • Gastos de defensa jurídica, siempre que no superen los 300 euros anuales.
  • Gastos deducibles, hasta un máximo de 2000 euros, y solo en los siguientes casos:
    • Desempleados que estén inscritos en la oficina de empleo y acepten un trabajo que implique trasladar su residencia habitual a otro municipio.
    • Personas con discapacidad si son trabajadores activos (se incrementa a 3500 euros, o 7750 si acreditan necesitar la ayuda de una tercera persona, tienen movilidad reducida o discapacidad igual o superior al 65%.

Qué reducciones se pueden aplicar en los rendimientos netos del trabajo

Qué reducciones se pueden aplicar en los rendimientos netos del trabajo

Antes te hemos comentado acerca de los gastos deducibles. Sin embargo, en la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas físicas también hay una sección que habla de posibles reducciones.

Y es que, dependiendo de si los rendimientos son inferiores a determinadas cantidades, se pueden aplicar.

En concreto:

  • Si los rendimientos netos del trabajo son inferiores a 13115 euros, se aplica una reducción de 5565 euros/año.
  • Si esos rendimientos están entre 13115 y 16825 euros, se debe aplicar una fórmula.

(Rendimientos del trabajo anuales – 13115) x 1,5 = X

Una vez obtenido el resultado, habrá que hacer otra resta:

5565 – X = Reducción obtenida.

Cómo calcular los rendimientos netos del trabajo

Cómo calcularlos

Calcular los rendimientos netos del trabajo no es algo complicado, pero sí tienes que tener en cuenta varios aspectos importantes y que influyen en los resultados.

Podríamos decir que la fórmula para sacar estos rendimientos sería la siguiente:

RNT = RI – G – R

Donde:

  • RNT serían los rendimientos netos del trabajo.
  • RI son los rendimientos íntegros.
  • G hace referencia a los gastos deducibles.
  • R implican las reducciones a las que se podría tener derecho.

Por tanto, hablamos de simples reglas donde, con una diferencia se obtendría el resultado adecuado. ¿Por qué hay que tener cuidado? Debido a que implica muchos gastos que se deben minorar así como las reducciones).

Pongamos un ejemplo. Imagina que tienes un salario de 1300 euros. Y los gastos son de 300 euros. En cuanto a reducciones, como tu salario son 14 pagas, no tendrías reducción alguna debido a que superas los 16825 euros anuales.

¿Te queda ahora más claro lo que son los rendimientos netos del trabajo?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.