Qué son las retenciones

Qué son las retenciones

Uno de los conceptos que más influye en el día a día es el de las retenciones. Estas son conocidas como cantidades que un contribuyente se detrae para ingresarlas como anticipo de impuestos que hay que pagar. Pero, ¿qué son las retenciones? ¿Existen varios tipos?

A continuación queremos hablarte del concepto de retenciones, de los tipos que hay y de ciertas peculiaridades que debes tener en cuenta sobre este concepto.

Qué son las retenciones

Qué son las retenciones

Si nos basamos en la Agencia Tributaria, esta define las retenciones como «Cantidades que se detraen al contribuyente por el pagador de determinadas rentas, por estar así establecido en la ley, para ingresarlas en la Administración tributaria como “anticipo” de la cuota del Impuesto que el contribuyente ha de pagar».

Las retenciones se deben entender como imposiciones de una autoridad de corte administrativo que puede retener una cierta cantidad de las rentas o de los ingresos de una persona a fin de pagar anticipos de los impuestos que, en un futuro (a corto, medio o largo plazo) va a tener que pagar.

Por ejemplo, imagina que eres autónomo y que tienes que entregar una factura a un cliente. Esta, no solo llevará el IVA, sino que también se le restará el IRPF. Esa cantidad que se resta es la que se ingresa al Estado como anticipo de lo que, en el trimestre, se va a pagar (y por tanto cuando llegue el momento ha de restar esa cantidad que ya se ha pagado).

En otras palabras, hablamos de una cierta cantidad que se retiene de un sueldo, de una factura o, en definitiva, de una percepción económica cuyo objetivo es pagar una parte del impuesto que, en un periodo de tiempo, se va a tener que pagar.

La importancia de las retenciones

La importancia de las retenciones

Muchas personas y profesionales son conscientes que tienen que hacer retenciones en sus facturas y que, por ende, no van a recibir la cantidad de dinero que se espera, sino mucho menos. Pero lo cierto es que es importante llevar a cabo las retenciones por varios motivos:

  • Porque evitan el fraude fiscal. Al pagar una parte del impuesto por adelantado, el Estado se está asegurando que esa persona presente sus impuestos ya que, de lo contrario, podría estar perdiendo dinero. Por ejemplo, imagina que has facturado y te sale a pagar 100 euros. Pero anteriormente has pagado 200 euros de adelanto de impuestos. Pues si no lo presentarás, esos 100 euros de diferencia los perderías.
  • Porque mejora la liquidez del Estado. Es inevitable tener en cuenta esto. El Estado recibe dinero de sus ciudadanos y eso hace que pueda pagar para cumplir con sus compromisos. Si tuviera que esperar a que todas las personas pagaran no tendría dinero para seguir «trabajando» lo que le obligaría a recurrir a préstamos.

Cómo se calculan las retenciones

Cómo se calculan las retenciones

Las retenciones son muy fáciles de calcular. Una vez sabes cuánto debes detraer, solo necesitas conocer cuál es la base, es decir, el dinero al que le debes aplicar la retención.

Por ejemplo, imagina que tienes una factura de 100 euros y has de quitarle el IRPF. Esta cantidad que debes quitar está definida por el Estado y normalmente es igual cada año. En este caso, hablamos del 15% (hay excepciones según casos, pero de manera general es esta cifra).

Eso quiere decir que se debe de quitar el 15% a 100 euros. En otras palabras:

El 15% de 100 euros son 15 euros. 100 – 15 euros es igual a 85 euros. Eso sería lo que realmente recibirías porque los otros 15 euros son para pagar impuestos.

Cuándo se aplican

No siempre hay que aplicar una retención, hay casos y excepciones en las que los ciudadanos y las empresas pueden librarse de ellas (aunque después implique que van a pagar más impuestos).

En general, deberás aplicar una retención cuando:

  • El pago esté sujeto a tal.
  • El pago supere el monto o la base sujeta a retención.
  • El que paga es un agente de retención, es decir, un autónomo o empresa que ha de encargarse de ingresar por sus impuestos. Esto se aplica sobre todo en profesionales que se han dado de alta en las secciones segunda y tercera del IAE (Impuesto de Actividades Económicas).
  • El beneficiario está sujeto a retención (normalmente, cuando facturas a una empresa).

Tipos de retenciones

A la hora de hacer retenciones, hay muchos tipos que debes conocer para poder aplicarlas correctamente. Y es que tanto los porcentajes como los ingresos que están afectados por las retenciones están establecidos por una normativa.

En general, las retenciones más habituales son:

Por alquileres

Toda persona que tenga una vivienda en alquiler debe hacer una retención en las facturas, siempre y cuando la persona que tenga alquilada ejerza una actividad económica. Si no lo hace, habrá que ver si realmente no hay que hacer retención o si hay casos específicos.

Retención profesional

Llevada a cabo por los profesionales, es la que se realiza en las facturas que emiten para cobrar por sus productos y/o servicios. Esta es como la que se ha explicado antes, en la que se detraen un tanto por ciento de la base del total. De esta manera, trimestralmente tienen que pagar a Hacienda teniendo en cuenta lo que ya han pagado en cada factura.

  • Nóminas. Las propias nóminas llevan una parte detraída para el pago a Hacienda. Esta es una cantidad que se les retiene al sueldo para que el empresario lo pague a cuenta del trabajador. A la hora de elaborar las nóminas, se tiene en cuenta el salario bruto, es decir, la cantidad de dinero que se recibe antes de retenciones y a esa a quien se le retiene la cantidad a pagar a Hacienda.
  • Dividendos. Si tienes dividendos, has de saber que también has de retenerte en ellos. Se realiza tanto sobre valores como sobre bienes inmuebles.
  • Por fondos, depósitos y valores de renta fija. O productos que sean similares y que, por normativa, también entrarían dentro de los que es obligatorio retener una cantidad.
  • Impuesto sobre el valor añadido. Esta es la más conocida, sobre todo por sus siglas, IVA. Normalmente los empresarios lo aplican una vez dan el precio del producto o servicio (o bien ponen los precios con IVA incluido). Sin embargo, no reciben todo ese dinero porque parte de él es para ingresarlo en la Agencia Tributaria.

Ahora que sabes un poco más sobre las retenciones, podrás entender mejor la normativa que las rige y si estás haciendo bien las facturas o si en la nómina te están reteniendo bien.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)