Qué es un freelance

Qué es un freelance

Seguro que más de una vez has escuchado el término freelance. De hecho, podemos decir que es la moda ahora mismo y que su palabra en español es autónomo (aunque hay algunos expertos que dan algunas diferencias entre ambos).

Pero, ¿qué es un freelancer? ¿Qué características tiene? ¿En qué se diferencia de un autónomo? Si quieres trabajar como freelance, aquí encontrarás todo lo que necesitas saber antes de nada.

Qué es un freelance

Lo primero que vamos a hacer es que entiendas a la perfección lo que significa este término. Un freelance es una persona que trabaja por cuenta propia, es decir, de modo autónomo. Este ofrece sus servicios a otras personas o empresas, es decir, que trabaja para terceros que le piden su trabajo.

Como no pertenecen a una empresa, ni trabajan para una empresa, sino que lo hacen de manera autónoma (para ellos, ofreciendo su trabajo a otros), los gastos los tienen que pagar ellos mismos. Es decir, las vacaciones, bajas por enfermedad, seguros, impuestos, etc., todo corre a su cargo.

Diferencias entre autónomo y freelance

Diferencias entre autónomo y freelance

Como te decíamos antes, muchos autores establecen una serie de diferencias entre un autónomo y un freelance. Pero, ¿qué hace que se vean como dos figuras diferentes?

Por un lado, se dice que los freelancer se dedican a trabajos que son ocasionales con unos ingresos concretos y una duración determinada. Es decir, los contratan por un determinado servicio y, hecho este, la relación se acaba. En cambio, para los autónomos las actividades serían profesionales o empresariales, de duración indeterminada y con ingresos variables. La realidad es que todo autónomo en algún momento tiene trabajos freelance y duraderos en el tiempo; y lo mismo le puede ocurrir a un freelancer.

Otra de las diferencias repercute en que los freelancer no están obligados a darse de alta en el RETA (Régimen de Trabajadores Autónomos), pero sí en el IAE (Impuesto de Actividades Económicas). ¿Por qué? Pues porque si tu trabajo no llega al salario mínimo interprofesional, no tienes por qué pasar por la Seguridad Social. Eso sí, una vez llegas es un requisito obligatorio si no quieres que Hacienda toque a tu puerta.

Características de un freelance

En base a todo lo anterior, nos encontramos con que un freelance es una persona:

  • Autónoma, es decir, que trabaja por cuenta propia. Eso implica que es él quien decide el horario en que va a trabajar, los días que lo hará y desde donde (puede ser su casa, su lugar de vacaciones, una oficina, etc.)
  • Es su propio jefe, porque él mismo se organiza su jornada laboral y decide las horas que va a trabajar, cuándo lo va a hacer, cómo va a gestionarlo, etc.
  • Se ocupa de sus propias finanzas, o delega esto a otra persona, pero ha de pagar sus gastos, impuestos, seguros…
  • Puede elegir a sus propios clientes. Y dejar a quien no le caiga bien. Al principio esto es impensable pero cuando se tiene algo de estabilidad y sobre todo la reputación sube es mucho más fácil porque se sabe que llegará otro cliente.
  • Establece sus propios precios. Por supuesto, todo dependerá del mercado, la competencia, etc. que es lo que puede determinar un baremo.

Qué se necesita para ser freelance

Qué se necesita para ser freelance

El trabajo de freelance, o de autónomo, no es algo que se encasille en un determinado tipo de trabajo. En realidad, cada vez son más los sectores en los que este tipo de personal está imperando. Sin embargo, sí es cierto que sectores de programación, diseño gráfico, diseño web, traducción, Community Manager, fotografía, clases particulares, organización de eventos, marketing de contenidos… son en donde más se concentran. Aun así, hay muchos más.

Pero, ¿es necesario cumplir una serie de requisitos para ser freelance? Lo cierto es que sí. En concreto:

Tener determinación

Hablamos de un trabajo en el que prácticamente estás con una mano delante y otra detrás. No tienes un respaldo ni un seguro de que tus clientes no te vayan a dejar (o que vayas a encontrar clientes siquiera). Así que los gastos te pueden ir consumiendo el ahorro que tengas y, si no hay clientes, no hay dinero.

Por eso, hay que tener la cabeza muy centrada en el proyecto para sacarlo adelante, dedicarle muchísimas horas para que nazca y para que dé sus primeros pasos. Y eso no es solo cuestión de unas horas, días, semanas o meses. Es cosa de años.

Tu propio material de trabajo

Al ser autónomo, nadie va a darte las herramientas para trabajar (salvo que alguna empresa o particular lo haga, pero es raro). Por tanto, vas a tener que invertir en hacerte con todo lo que necesitas para ofrecer el servicio. Y eso quiere decir invertir dinero en ti.

Sí, es verdad que luego lo recuperas, pero al principio puede costar.

Tener clientes

Es quizá la máxima de un freelance. Sin clientes no existes como trabajador porque no puedes trabajar. Por eso tienes que buscar personas o empresas que quieran contratar tus servicios.

Esto no es algo sencillo, ya que tendrás que ver dónde están tus posibles clientes, poner el precio justo a ese servicio que ofreces, y sobre todo darle resultados a los clientes (ya que si no lo haces tampoco te durarán).

Dónde encontrar trabajo

Dónde encontrar trabajo

Encontrar trabajo como freelancer no es fácil. Eso te lo advertimos. Pero tampoco es imposible.

Dependiendo del trabajo al que te quieras dedicar podrás encontrar algunas plataformas en las cuales puedes ofrecer tus servicios, mostrar proyectos o ejemplos de tu autoría y que te contraten.

Por ejemplo, tienes plataformas como Domestika, Freelancer, Trabajo freelance, Workana… donde muchos piden profesionales para diferentes trabajos puntuales. Ahora bien, no puedes quedarte solo con eso.

Es bueno también llevar a cabo estrategias de marketing offline y online para encontrar clientes al margen de esas plataformas. O los llamados «puerta fría», es decir, correos o visitas a empresas ofreciendo tus servicios.

Lo que sí debes tener presente es que puede salirte un trabajo de la noche a la mañana o tardar semanas en que llegue alguno. Así que intenta no desesperarte y sigue intentándolo porque, al final, algo surge.

¿Te ha quedado más clara la figura del freelance? ¿Tienes dudas con algún aspecto? Consúltanos e intentaremos ayudarte a darle respuesta.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.