Por qué el Euribor está en negativo?

El euribor permanecerá en negativo por más años seguramente

Hace algo más de 4 años, en febrero de 2016, vimos por primera vez en la historia un Euribor negativo. Para las personas que lo desconozcan, el Euribor es el tipo de interés medio al que se prestan dinero los grandes bancos de la eurozona. Es decir, que si el interés es negativo, la prestación de ese dinero conlleva un menor importa nominal que el importe dado inicialmente. Es esto algo rentable? No, la lógica nos dice que no daríamos dinero a cambio que nos devolvieran menos que el prestado. Y esa es la cuestión, el cómo esto llego a suceder.

En este artículo hablaremos del por qué el Euribor está en negativo. Las ventajas en la búsqueda de la reactivación de la economía, y el cómo esta ilógica técnica que va a contracorriente es necesaria.

Mirando un poco al pasado

Por qué el euribor está en negativo

Antes de que estallara la crisis financiera el Euribor llegó a situarse hasta el 5’393%, esto fue en el 2008. Alcanzado este pico máximo, comenzó un descenso acelerado a la baja de los tipos de interés. Un año más tarde, en 2009, podíamos ver un Euribor a un 1’30% aproximadamente, subió algo después, pero en 2012 bajaba por primera vez del 1%. 4 años más tarde, en el 2016, vimos por primera vez el Euribor en negativo. Muchos ahorradores recordarán esos años. Gente que estaba acostumbrada a dar rentabilidad a sus ahorros mediante depósitos bancarios, por primera vez no estaban ofreciendo casi nada de rentabilidad (entorno al 0’1%).

Toda la crisis financiera que fue duramente golpeada tras el desplome del Lehman Brothers tenía que ser sufragada. Los bancos centrales comenzaron a emitir dinero y a prestarlo a los bancos de sus zonas. El crédito tenía que fluir, el dinero tenía que moverse, y había que conseguir que empresas y familias volvieran a pedir dinero.

¿Quién decide que el Euribor negativo continue y por qué motivo?

Se trata del interés que viene marcado por el Banco Central Europeo al prestar dinero a los bancos. Uno de los propósitos, como anteriormente se ha mencionado, es el de conseguir que el crédito y el dinero fluya, es decir, fomentar el consumo. Esta fluidez viene condicionada por el objetivo de lograr que poco a poco la inflación vaya aumentando. A pesar de que las políticas monetarias para elevar la inflación llevan aplicándose desde hace años, no se termina de lograr. Caídas en las materias primas como el petróleo u otros productos de exportación internacional junto con un menor consumo que «empuja» los precios a la baja, impiden elevar la inflación. De manera moderada, se podría decir que es sana, muy alta es perjudicial para la economía. Del mismo modo que una inflación negativa, es decir, deflación, también es perjudicial en la economía.

El Euribor bajo pretende estimular el consumo para reactivar la economía

Debido a la recesión, las familias comenzaron a ahorrar más, en vistas que la economía se estaba frenando. Un aumento del paro y la dificultad para acceder al crédito acentuaron la crisis. Sin embargo, si para reactivar la economía había que consumir y las personas lo que hacían era ahorrar más por estar en recesión, creaba un círculo vicioso. Esta paradoja condujo a que el dinero fluyera menos, y por este motivo se comenzó a incentivar el pedir préstamos bajando los tipos de interés, es decir, bajando el precio de prestar dinero. Por este motivo, aumentar la tasa de interés es algo que aunque se espera no puede realizarse. Desincentivaría las solicitudes de crédito, y por ende, el consumo podría verse afectado.

Ventajas y Desventajas de un Euribor Negativo

Ventajas y desventajas de tener el euribor en tasas negativas

La idea de estimular el consumo en base a políticas monetarias tiene dos caras. Entender el cómo afecta un Euribor negativo no sólo te ayudará a entender más la situación económica de la Eurozona, sino también a tus finanzas personales.

Entre sus ventajas se encuentran de media la de poder acceder a un préstamo hipotecario a un interés más bajo. Si la hipoteca es a tipo variable, suele notarse más cuando el Euribor baja, ya que se consigue pagar menos, lo que se traduce en ahorro para los bolsillos. Para las hipotecas fijas, que no son pocas y es normal en vistas del miedo a llegar a pagar intereses altos, las oscilaciones del Euribor no suelen notarse. Al tener una mayor capacidad de ahorro, las familias pueden disponer de más recursos para consumir, lo que esto fomenta a un enriquecimiento por parte de las empresas. De este modo, todo este ciclo queda cerrado, y nos termina beneficiando a todos.

Artículo relacionado:
Qué es el Euribor

Entre sus desventajas se encuentra principalmente que el precio del dinero está bajo, es decir, que se favorece el consumo en detrimento del ahorro. Las alternativas de donde colocar y hacer aumentar el capital también se ven disminuidas. El Euribor negativo, es una solución para un corto o medio plazo, pero no para largo.

Un dato curioso es que muchos ahorradores deciden invertir y poner a trabajar su dinero, algunos en la bolsa de valores, otros creando nuevos negocios… No sé si esto es una ventaja o una desventaja, porque cuando los conocimientos al respecto son bajos, no suele haber buenos resultados. Sin embargo, también motiva y ha enseñado mejores y nuevos caminos a personas que no los habrían buscado antes.

Perspectivas futuras del Euribor

El euribor en negativo persigue fomentar el consumo y hacer crecer a la economía

Antes de que existiera una pandemia, las previsiones a futuro no siempre podían ser acertadas, pero desde luego eran más ajustadas que en el entorno actual. Las actuales perspectivas económicas están un poco como la economía, es decir, patas arriba. Con los confinamientos generalizados sufridos este marzo de 2020, vimos tocar mínimos históricos del Euribor, para que luego en menos de un mes tuviera una sustancial remontada (aún en terreno negativo). En los siguientes meses y hasta la actualidad, a continuando descendiendo, pero más lentamente.

Se espera que para este año y como mínimo el próximo, el Euribor continúe en terreno negativo. Entorno al -0’25% para este 2020 y -0’10% para 2021. Sin embargo, todo esto podría verse alterado, dependiendo de los impactos económicos de la pandemia, las respuestas que políticamente se den, y por supuesto, de como decida el Banco Central Europeo ir afrontando los diferentes escenarios venideros. Al final, la potestad y autoridad última en decidir si sube o baja el Euribor es del BCE.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.