Qué es el Pool bancario, ejemplo y su relación con el Banco de España

El Pool bancario suele ser un término bastante habitual de escuchar o de leer en los ámbitos de la economía. Es natural que, al no estar familiarizado con la economía, como algunos expertos en la materia, necesites esclarecer lo que este término significa ya que puede ser confuso y quizá se necesite un acervo cultural más amplio para dar con la funcionalidad y la definición correcta para formarnos de un concepto de este término, aquí te aclararemos ese concepto para que lo lleves a casa, con tus amigos de negocios, con tu familia y nunca más pienses que el Pool bancario, tiene algo que ver con el billar.

El término Pool bancario esta usualmente relacionado con la “financiación externa de la empresa”, este es quizá uno de esos temas que poca gente conoce y del cual se generan demasiados mitos y divagaciones que no aclaran lo que realmente significa. Existen muchos términos económicos con un significado complejo, estos tendrían que ser estudiados a fondo si lo que se desea es comprender la economía como algo elemental que ocurre en la cotidianidad pero que poca gente conoce. Antes de considerar siquiera adentrarse en el tema hay que definir el término.

Pool bancario, su definición.

Hay que reconocer lo que es un pool bancario, el término que alude a una tarde jugando billar y no aporta seriedad al acto. Este es un informe que la empresa realiza, en dicho informe indica todo tipo de financiación que esta recibe por parte de terceros. También conocido como “financiación por parte de terceros”, es un tipo de ayuda que no necesariamente está relacionada con las inversiones o beneficios de la empresa.

El pool bancario es el informe detallado de riesgos por operaciones bancarias, ya sean créditos, operaciones de financiación, créditos, avales, etc., todo mantenido por una persona jurídica, en cierto momento determinado, en los bancos con los que opera esta persona jurídica.

En cada solicitud de préstamo, póliza de crédito u otro producto de financiación, solicitado por una entidad empresarial, la entidad bancaria hace requerimiento de una serie de documentos para analizar la solvencia que tiene la empresa.

La institución bancaria no solo hace solicitud de la información contable (la cuenta de resultados, balance de situación) o fiscal (Aquellos impuestos presentados últimamente, entre estos están los Impuestos de Sociedades, IVA, IRPF, etc.), además de eso requiere el ya mencionado pool bancario.

Dentro del informe, la entidad empresarial debe hacer constar de los productos financieros concretos que tiene contratados, el nombre de cada entidad bancaria, los plazos de vencimiento de todos los productos contratados y los limites concedidos para cada producto de financiación. Se recomienda adjuntar a este informe, los últimos recibos de cada uno de los productos financieros mencionados, igualmente se puede agregar un certificado de deudas pendientes en cada entidad bancaria.

De no quedar claro, aquí tenemos un ejemplo sencillo:

Una Pyme puede tener un pool bancario en el cual detalle que con una entidad bancaria tiene una línea de descuento, mientras que con otra entidad bancaria (segunda entidad bancaria distinta a la primera), tiene una cuenta de crédito y con una operación de leasing con algún tercero.

En complemento a este detalle de endeudamiento, la entidad financiera recaba datos de la central de riesgos del Banco de España (CIRBE). Dicho esto, podemos afirmar que el pool bancario y la CIRBE suelen coincidir, esto no ocurre en todas las ocasiones.

Un dato conveniente para tener en consideración es que las entidades financieras no tienen que declarar créditos por importe inferior a los 6 mil euros, por esta misma razón la CIRBE puede no estar declarando riesgos por debajo de este importe. Es la razón principal e importancia del pool bancario, para tener conocimiento del grado de solvencia de la empresa.

¿Qué es el CIRBE?

CIRBE, por sus siglas en español: Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE), es una base de datos publica, sin embargo, cumple con un carácter confidencial, en esta se recaban los riesgos que las entidades crediticias tienen con sus clientes, ya sean avales, créditos, saldos vivos de los préstamos, etc. (Recordemos que esto es siempre para saldos desde 6.000 euros).

De ser el caso que la contabilidad refleje fielmente a la entidad empresarial, entendiendo con esto que los pasivos con las entidades financieras están registrados correctamente, la Central de Información de Riesgos del Banco de España y el pool bancario que sea extraído de la contabilidad de la empresa deberán coincidir a grandes rasgos.

¿Es posible que un banco solicite información del CIRBE por una empresa?

Ya desde el año 2002 la respuesta a esto es que sí puede. Según lo hace público el banco de España, la autorización expresa del cliente ya no es necesaria. Pero la entidad financiera debe realiza un informe por escrito formalmente que está en su derecho a realizarlo, esto directamente al cliente.

El Banco de España y el pool bancario.

El órgano regulador del sector financiero en España es El Banco de España, cuya función es ejercida en conjunto con el Banco Central Europeo dentro del Mecanismo Único de Supervisión. Esta institución ejecuta y define la política monetaria de la zona euro, realiza la emisión de los billetes de acuerdo a las directrices del Consejo de Gobierno del BCE, además de que hace gestión de las reservas de divisas y los metales preciosos de España, esto y entre otras funciones. Algunas de sus atribuciones son controlar y recopilar información referente a créditos, avales, referente a los préstamos y otros riesgos que pueden y acumulan en efecto las entidades financieras. Esta base de datos es gestionada por un servicio conocido como Central de Información de Riesgos o CIR (fuera de España), o también referida en muchas ocasiones como Central de Información de Riesgos del Banco de España.

Los objetivos fundamentales de CIRBE son dos específicamente:

  1. Proporcionar datos necesarios a las entidades para que así estas puedan conceder riesgos, es entonces cuando realiza a función de pool bancario.
  2. Sirve como instrumento fiscalizador del sector de entidades bancarias, por este motivo cumple su función dentro de las actividades del Banco de España.

¿Cómo declaran sus riesgos las entidades bancarias?

Mensualmente las cajas cooperativas de crédito, cajas, bancos, el instituto de Crédito oficial o ICO, las entidades financieras de España en entidades extranjeras y todos los establecimientos de créditos dan toda la información requerida.

Es importante considerar que, en la lista, antes mencionada, algunos de los riesgos están excluidos y algunos productos y prestamos quedan fuera o invalidados de esa obligación.

Riesgos directos e indirectos.

Ya obtenidos los datos, estos se dividen en dos categorías:

  1. Los riesgos directos. Estos son afines a aquellos préstamos de firma o de dinero y del leasing. Son también acreedores los valores de renta fija, también conocidos como “títulos de deuda”, excluyendo la deuda pública, algunos ejemplos de este últimos son: bonos u obligaciones del tesoro público, letras, etc.
  2. Los riesgos indirectos. Son aquellos que corresponden a los que avalan a otros clientes que tienen créditos concedidos.

Aquellos que pueden acceder a los datos registrados a su nombre son todas las personas físicas o jurídicas. Esto re realiza mediante la Oficina Virtual del Banco de España, para hacerlo es necesario tener un DNI electrónico o un certificado digital que haya sido emitido por la Fábrica Nacional De Moneda y Timbre. El acceso en modalidad presencial no es imposible, ya que solo es necesario acudir a las oficinas de la Central de Información de Riesgos en la sede del Banco de España, cuya dirección es: Calle Alcalá, 48, Madrid. Y como última modalidad, se puede realizar una requisición por carta con la siguiente información del remitente:

  • Banco de España
  • Información Financiera y Central de Riesgos
  • C/ Alcalá, 48
  • 28014

Toda la información puede ser solicitada por parte del titular, para esto el titular tiene que firmar el documento de petición y entregar una fotocopia del DNI, pasaporte o NIE. En caso de que el titular desee delegar su derecho, se tendrá que atender a las siguientes condiciones: Aportar NIE, DNI o pasaporte del representante y el documento público que acredite que el delegado puede ejercer este rol.

¿Cuáles son los datos necesarios para completar la tabla de pool bancario?

No es infundada la importancia y sobreestimación de contar con todos los datos ordenados y necesarios de manera correcta para así impedir las conclusiones erróneas o indeseadas. Estos son los datos básicos para completar la tabla de pool bancario:

  • El nombre de las entidades con las que la empresa tiene contratados los riesgos.
  • El tipo de riesgo al que se refiere, ya sea crédito, confirming, hipoteca, aval, etc.
  • El importe inicial de los riesgos aún vigentes.
  • El importe pendiente de los riesgos, entendiéndose como lo que queda por liquidar.
  • Fecha de inicio del producto.
  • Fecha de vencimiento del producto.
  • Garantías que están o se encuentran vinculadas con el producto.

En conclusión; tanto particulares como empresas dependen del financiamiento bancario y las entidades piden que todo se encuentre en orden, a estas no les es de mucha importancia que el cliente en cuestión sea también financiado por sus competidores. Un concepto que se encuentra arraigado a las entidades financieras, lo cual quiere decir que entre varias entidades sí, pero estando fuera del ámbito bancario no.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.