Oligopolio

oligopolio

Uno de los términos dentro de la economía que mejor hay que entender es el del oligopolio, ya que puede ayudarte a entender lo referente a un mercado. Si además estás inmerso en un negocio, este concepto es muy importante para ti, sobre todo si estás sopesando ideas sobre a qué dedicarse.

Si quieres saber qué es un oligopolio, qué características tiene, ejemplos de oligopolio y otros conceptos relacionados con este, aquí te hemos preparado un resumen para que tengas una primera aproximación a todo ello.

Qué es un oligopolio

Qué es un oligopolio

Lo primero que necesitas es entender a qué nos referimos por oligopolio. Se trata de un tipo de mercado en el que los vendedores o productos son muy pocos, muchos menos que los consumidores y demandantes.

A esos vendedores o productores se les llama ‘oferentes’; mientras, los consumidores o compradores serían los ‘demandantes’. Lo mismo podemos considerar con los competidores, que en este caso también habría pocos.

¿Qué implicaría este sistema? Pues que los oferentes, al ser pocos, y la demanda mucha, tienen cierta capacidad para influir en lo que va a valer el producto que ellos hacen. En otras palabras, ellos son los que controlan el precio y la cantidad de productos que salen al mercado. A mayor demanda, el precio es más caro porque se sabe que habrá personas capaces de comprarlo porque es algo que quieren/necesitan.

Al ser pocos vendedores o productores, se sobreentiende que van a actuar de buena fe. De hecho, cuando se sabe que hay una manipulación por parte de alguna empresa del oligopolio, lo normal es que las demás tomen algunas represalias para con la otra. Y es que, si bien son competidores entre sí, al ser un mercado tan pequeño, las ganancias pueden ser elevadas y hay algo parecido una norma no escrita en la que todas se vean beneficiadas (otra cosa es lo que ocurra en realidad).

La forma de distinguir los productos entre competidores es, sobre todo, con la calidad y el hacer la diferenciación entre ellos. Hacen lo mismo, ya que operan en el mismo mercado, pero cada uno a su manera.

Oligopolio y monopolio

Muchas veces, estos dos términos se confunden entre sí. Son dos temas diferentes, y además con características distintas, que debes tener en cuenta. Para que sea más fácil de entender:

  • Un oligopolio es un mercado en el que hay pocos oferentes (empresas) con productos muy homogéneos, aunque también puede haber diferenciados. Tiene cierto control sobre el precio (si no todo). ¿Un ejemplo? pues por ejemplo la fabricación de vehículos. Hay muchas empresas pero todas ellas están en un oligopolio para no competir entre ellas y sacar productos homogéneos aunque haya alguno diferenciado).
  • Un monopolio es un mercado en el que solo hay un oferente (empresa) y no hay productos que sustituyan los que vende esa empresa. De esta forma, el precio lo controla completamente la empresa, que es quien decide por cuánto se debe comprar. Un ejemplo de esto son los servicios de agua potable.

Características del oligopolio

Características del oligopolio

Después de todo lo que hemos comentado, está claro que el oligopolio tiene ciertas particularidades que debes tener en cuenta (y que te ayudan a distinguirlo de otras figuras). Estas son:

  • El hecho de que haya un número reducido de vendedores. Esto permite fijar el precio y la cantidad que se vende.
  • Tener un producto homogéneo entre todas. Esto es, productos similares entre todas las empresas, de tal forma que da igual que se compre en una u otra porque es el mismo producto. Lo único es que será hecho de una determinada forma.
  • Tener independencia entre las empresas, pero sí que disponen de acuerdos entre ellas para llevar una buena relación empresarial. En este caso, los acuerdos pueden ser no colusivos (para no competir entre ellas y llevar a cabo posiciones estratégicas que no perjudiquen a otras), o colusivos (cuando hay acuerdos en cuanto a precios, cantidad y repartición del mercado en el que operan).
  • Hay barreras de entrada. Al estar limitado a un número reducido, aquellas empresas que quieren dedicarse a lo mismo se ven frenadas por esta «coalición» para impedir que el «negocio» se haga más grande.

Por qué se ponen barreras de entrada

Por qué se ponen barreras de entrada en un oligopolio

Como hemos dicho antes, una de las características de los oligopolios es que tienen barreras. Estas sirven para que otras empresas no puedan entrar en su mercado, ya que, si lo hacen, pueden no respetar los acuerdos que estas tienen. O peor aún, hacerles competencia y acabar teniendo que compartir los beneficios entre más empresas (con lo cual tocan a menos cada uno).

Pero en realidad existen varias causas del oligopolio, centrándonos en esas barreras, que son:

  • Economías de escala. Esto es porque se limita el número de empresas que formen parte de ese mercado. ¿Por qué? Pues porque si hay demasiadas, ya dejaría de ser un oligopolio al equilibrarse el número de oferentes con el de demandantes, y eso perjudicaría la fijación de precios, el ganar beneficios, etc.
  • Reputación. Es un factor muy importante para estas empresas porque cuando son pocas, todas ellas mantienen una reputación muy alta. Al querer entrar nuevas empresas, esa reputación y marca que se han creado puede afectar, positiva o negativamente, pero repercutirá y por eso muchos prefieren no arriesgarse a perder lo que ya han ganado.
  • Barreras legales. En cuanto a los derechos de autor, a las patentes, etc.
  • Barreras estratégicas. Si tienen acuerdos con clientes esas empresas, y entran nuevas en el mercado, puede provocar que esos acuerdes acaben rompiéndose, o que se celebren con otras empresas, con lo que perderían parte de su fuerza como oligopolio.

Ejemplos

Como sabemos que a veces es difícil entender bien el concepto, aquí te dejamos algunos ejemplos de oligopolio.

  • Fabricación de coches: las marcas de coches trabajan bajo un oligopolio, como te hemos comentado antes.
  • Productos químicos: Hablamos de la fabricación de productos químicos. Todos son iguales, solo cambia la marca que los comercializa. De hecho, hay productos con diferencias, por supuesto, pero muchas veces la base es similar.
  • Distribuidoras de combustible: Tales como Repsol, Campsa, Petronor… Todas ellas son las que «gobiernan» el mercado, y es el motivo por el que apenas si surgen nuevas empresas que se quieran/puedan dedicar a lo mismo.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.