IPC: ¿qué es y cómo influye en las inversiones?

Unos de los términos económicos más utilizados en los actuales momentos es el de IPC. ¿Pero sabemos en realidad su verdadero significado?. Pues bien, corresponde a la sigla de índice de precios al consumo, y es el valor numérico que refleja las variaciones que experimentan los precios en un período determinado. Con un cierta influencia en los mercados de renta variable y en la evolución de los valores bursátiles. Desde este escenario general, puede constituirse en un parámetro muy fiable para entrar o salir de los mercados financieros con ciertas garantías de éxito.

El IPC es también un dato muy importante para la revisión de los salarios y las pensiones en nuestro país. Siendo determinante para su crecimiento, sobre todo si los niveles del índice de precios al consumo son muy elevados. Incluso para determinar la política monetaria de un país o zona geográfica, y en este sentido el mejor ejemplo es el papel que viene desarrollando el Banco Central Europeo (BCE) para impulsar el crecimiento en la zona euro. Y anteriormente para salir de la grave crisis económica que tuvo lugar entre los años 2007 y 2008.

Por otra parte, el índice de precios al consumo también es muy determinante para tener como fuente de referencia lo que se conoce comúnmente como la “cesta de la compra”. Porque en efecto, a través del IPC sabemos cómo es la evolución de esta parte tan importante de la denominada como economía doméstica. Y que en cualquier caso, influirá en la elaboración del presupuesto familiar o personal, tal y como conocen todos los usuarios. Por tanto, el índice de precios al consumo tiene muchas más implicaciones de las que te puedes imaginar desde un principio.

Evolución de los precios de consumo

La tasa anual del Índice de Precios de Consumo (IPC) general en el mes de enero es del 1,0 %, dos décimas inferior a la registrada el mes anterior, según los últimos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) Los grupos con influencia negativa que destacan en la disminución de la tasa anual son los siguientes:

Alimentos y bebidas no alcohólicas, que desciende su variación anual cuatro décimas y la sitúa en el 0,9 %, debido a la estabilidad de los precios del pescado y marisco, frente a la subida registrada en 2018. Cabe reseñar también, aunque en sentido contrario, el aumento de los precios de las legumbres y hortalizas, que disminuyeron el año pasado, en opinión de este informe oficial.

Transporte, con una tasa del –0,2 %, cuatro décimas por debajo de la del mes anterior, consecuencia de que los precios de los carburantes y lubricantes suben este mes menos que en enero de 2018.

Ocio y cultura, cuya variación anual disminuye ocho décimas, hasta el –0,9 %, a causa del descenso de los precios de los paquetes turísticos, que es mayor este mes que en enero del año anterior.

Repercusión negativa en el índice

En este sentido, hay unos segmentos que ha generado en este periodo unos datos menos satisfactorios y que han incidido para el coste de la vida haya crecido. Como por ejemplo, los es que exponemos a continuación:

Vestido y calzado, con una tasa del –15,4 %, que recoge el efecto de las rebajas de invierno. Su repercusión en el IPC general es –1,037.

Ocio y cultura, cuya variación del –2,3 % repercute –0,190, y está motivada, en su mayor parte, por el descenso de los precios de los paquetes turísticos.

Vivienda, que presenta una tasa del –0,6 % y una repercusión de –0,076, a consecuencia de la bajada de los precios del gas y, en menor medida, del gasóleo para calefacción y la electricidad.

Menaje, que sitúa su variación en el –0,5 %. Destaca en esta evolución la reducción de los precios de los artículos textiles para el hogar. La repercusión de este grupo en el índice general es –0,028.

Hoteles, cafés y restaurantes, cuya tasa del –0,2 %, que repercute –0,022, está causada por la disminución de los precios de los servicios de alojamiento. Cabe reseñar también, aunque en sentido contrario, la subida de los precios de la restauración.

Tasas por comunidades autónomas

Otro de los aspectos más relevantes para tener en cuenta en el índice de precios al consumo es que este no es uniforme. Si no que por el contrario, varía de una a otra comunidad autónoma y a veces con una intensidad que llama mucho la atención, tanto a economistas como a los propios usuarios. En este sentido, y según los últimos datos oficiales proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se pone de manifiesto que la tasa anual del IPC disminuye en 14 comunidades autónomas en enero respecto a diciembre y se mantiene en las tres restantes.

El mayor descenso se produce en Castilla–La Mancha, con una bajada de cinco décimas. Por su parte, las comunidades que mantienen su tasa anual son Illes Balears, Comunidad Foral de Navarra y País Vasco. Como señal de la flexibilidad en la economía y que todo el IPC en su conjunto determina uno de los parámetros más relevantes sobre el estado en la salud de una economía nacional. Como por ejemplo, en este caso la española. Más allá de otras consideraciones de carácter técnico que deberán ser analizadas en otro artículo sobre el índice de precios al consumo.

Índice de Precios Armonizado (IPCA)

Se trata de otra variante en el índice de precios al consumo y que se refiere a un indicador estadístico de especial relevancia y cuyo objetivo es proporcionar una medida común de la inflación que permita realizar comparaciones internacionales. Para que de esta manera también se pueda examinar el cumplimiento que en esta materia exige el Tratado de Maastricht para la entrada en la Unión Monetaria. Desde este punto de vista quizá sea un parámetro económico que adquiere una mayor influencia en el coste de la vida en un país.

Por otra parte, hay que indicar que en el pasado mes de enero la tasa de variación anual del IPCA se ha situado en el 1,0 %, dos décimas por debajo de la registrada el mes anterior. Por tanto, la variación mensual del IPCA en este periodo analizado es del –1,7 %. Mientras que por el contrario, en el mes de enero la tasa de variación anual del IPC a Impuestos Constantes (IPC-IC) se sitúa en el 0,9 %, una décima menos que la registrada por el IPC general. La tasa de variación mensual del IPC-IC ha sido en este periodo analizado del –1,4 %. Por su parte, el IPCA a Impuestos Constantes (IPCA-IC) presenta una tasa anual del 1,0 %, la misma que la del IPCA.

Diferentes índices de precios

Como habrás podido comprobado en este artículo una de las características del IPC es que se presenta bajo diferentes formatos, como por ejemplo el de Impuestos Constantes (IPCA-IC). Y que ayudará a tener una visión mucho más real sobre el estado de las economías familiares. No en vano, no se tiene en cuenta tan solo el encarecimiento en la cesta de la compra, sino el estado real de los créditos hipotecarios o incluso el gasto que se produce en productos farmacéuticos. Y que puede servir para que los gobiernos tomen medidas económicas o incluso medidas laborales o de ayuda a los sectores más desfavorecidos en la sociedad.

Por tanto, el índice de precios al consumo es mucho más relevante de lo que muchos usuarios creen en un principio. A diferencia de su influencia en las inversiones desarrolladas en los mercados de renta variable. En donde su incidencia es cada vez menor por diferentes causas que serán objetos de otros artículos. En cualquier caso, no ayuda en exceso a que los valores bursátiles suban o bajen en función de estos parámetros económicos. Tal y como se ha podido comprobar en los principales índices de los mercados de renta variable.

Resultados empresariales en la bolsa

Mucha más incidencia tiene en la bolsa los resultados puramente empresariales de las empresas que cotiza en los mercados de renta variable. En este sentido, un dato muy importante es que las  empresas integrantes del Ibex 35 cerraron el pasado año con un incremento en los beneficios. Estos datos incluyen los resultados de las 35 compañías que integran el selectivo. Las cotizadas han logrado sortear unos trimestres más complejos y el difícil entorno económico por el que atraviesan. Pero el ritmo de crecimiento de su beneficio se ha visto aminorado en relación a los doce meses de 2017.

Las empresas del sector eléctrico volvieron a liderar los beneficios, con alzas en torno al 5 %, y con un crecimiento de los ingresos del 9 %, frente al 4 % de los costes. Son datos que son más seguidos por parte de los pequeños y medianos inversores que inciden más en la salud económica de las propias empresas que en el encarecimiento de la vida. Y que también se puede aplicar a otros mercados de la renta variable internacional, tal y como se ha puesto de manifiesto en los últimos años. Y que determinan  que un momento haya una presión compradora o vendedora.

Las cotizadas han logrado sortear unos trimestres más complejos y el difícil entorno económico por el que atraviesan. Pero el ritmo de crecimiento de su beneficio se ha visto aminorado en relación a los doce meses de 2017.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.