Qué es el Estatuto de los Trabajadores

estatuto de los trabajadores

Todas las condiciones laborales, al margen de lo que puedan mejorarse en los Convenios Colectivos, se le deben al Estatuto de los Trabajadores, una normativa que establece las bases del trabajo, en materia de salario, horas de trabajo, excedencias, incapacidades… Pero, ¿qué es el Estatuto de los Trabajadores? ¿Por qué es tan importante?

Si has oído hablar de él pero no sabes bien por qué es tan importante y cómo puede afectarte en tu trabajo, es hora de que conozcas una de las herramientas más poderosas para los trabajadores.

Qué es el Estatuto de los Trabajadores

Qué es el Estatuto de los Trabajadores

El Estatuto de los Trabajadores, también conocido por sus siglas, E.T., es en realidad un código, una norma jurídica, que se aplica a todos los trabajadores por cuenta ajena. Es decir, a todo trabajador que tiene un contrato de trabajo con una empresa o con otra persona. Se encarga de regular esa relación laboral que tienen esos dos agentes, por un lado el empleado, y por otro el empleador.

Desde que nació en 1980 ha sido y es la normativa más importante de las relaciones laborales. Ahora bien, establece los mínimos, es decir, por Convenio Colectivo, por contrato, etc. puede mejorarse lo que dice el Estatuto de los Trabajadores.

Por ejemplo, imagina que el estatuto de los trabajadores te da 5 días por fallecimiento de una persona. En cambio, en tu empresa, por Convenio, los días que te corresponden son 7. No hay una contradicción, sino que el E.T. lo que dice es que el mínimo de días es de cinco, pero por parte de la empresa puede haber más.

Por norma general, la jerarquía de las condiciones laboral quedaría así: Primero, lo que se establezca en el contrato de trabajo; después lo que se diga en el Convenio Colectivo. Y, finalmente, lo que dice el Estatuto de los Trabajadores.

Esto no quiere decir que por contrato de trabajo se puedan aceptar condiciones peores; siempre han de garantizarse los mínimos del E.T. ya que si no es así, se puede denunciar.

A lo largo de los años, el Estatuto de los Trabajadores ha ido sufriendo modificaciones, a mejor y a peor, sobre los trabajadores por cuenta ajena. Uno de los más llamativos, y que debes tener en cuenta, es que, si bien se excluyen los autónomos o trabajadores por cuenta propia, se determinó que los autónomos económicamente dependientes sí se ampararan bajo esta normativa siempre y cuando se cumplan unos requisitos.

Qué regula el Estatuto de los Trabajadores

Ahora que sabes qué es el Estatuto de los Trabajadores, seguramente te quedará la duda de saber qué contenido tiene. Y es que, de manera general, establece las bases en cuanto al trabajo (por ejemplo, diciendo cuál es la edad a la que se puede trabajar), así como la jornada laboral, periodos de prueba, retribución, despidos, modalidades de contratos, excedencias, incapacidades laborales, trabajo nocturno, horas extraordinarias…

En otras palabras, tienes una norma jurídica en la que se dan las pautas mínimas de una relación laboral en todos los aspectos que pueden influirle.

Por eso, el Estatuto de los Trabajadores se divide en tres títulos:

  • De la relación individual de trabajo.
  • Derechos de representación colectiva y de reunión de los trabajadores en la empresa.
  • De la negociación colectiva y de los Convenios Colectivos.

Estos tres grandes títulos se dividen a su vez en capítulos, secciones y artículos, hasta un total de 92.

Estatuto de los Trabajadores vs Convenio Colectivo

Estatuto de los Trabajadores vs Convenio colectivo

Como hemos dicho antes, el Estatuto de los Trabajadores establece unas condiciones mínimas de la relación laboral pero estas pueden ser mejoradas por contrato de trabajo o también por un convenio colectivo. ¿Quiere esto decir que el Convenio es mejor?

Un Convenio Colectivo es una normativa que surge como consecuencia de una negociación entre los representantes de los trabajadores y la propia empresa. A veces no afecta solo a una empresa, sino a un sector (por ejemplo, la siderúrgica, sector lácteo…). Tienen una duración determinada y en él se establecen las condiciones laborales, así como derechos y obligaciones de cada parte (trabajadores y empresa). Eso sí, tiene que cumplir con las condiciones mínimas que hay en el Estatuto de los Trabajadores.

Podríamos decir que un Convenio Colectivo es un contrato laboral más amplio, donde se tratan aspectos como las vacaciones, permisos, horas de trabajo, remuneración, etc.

Qué pasa si por contrato o Convenio Colectivo me exigen algo que no se permite en el Estatuto de los Trabajadores

Qué pasa si por contrato o convenio colectivo me exigen algo que no se permite en el E.T.

No es tan extraño encontrarte situaciones en las que, por contrato de trabajo, Convenio Colectivo, o incluso en el día a día, las empresas o empresarios exijan a sus trabajadores condiciones que van en contra del Estatuto de los Trabajadores (por ejemplo echando más horas, no teniendo vacaciones o que no sean pagadas, etc.).

Cuando esto sucede, la norma que se aplica es el Estatuto de los Trabajadores. Es decir, si en el Convenio Colectivo o en el contrato hay algo que va en contra de lo que marca como mínimo el E.T., automáticamente queda esa cláusula anulada, puesto que hay que respetar lo establecido en la normativa.

Sin embargo, la realidad puede ser otra, ya que muchos pueden aceptar esas condiciones para seguir trabajando.

Cuáles son las partes más importantes

A lo largo de los 92 artículos que componen el E.T. debes saber que hay algunas partes que son más importantes, ya sea porque se consultan más o porque atañen a aspectos importantes de la relación laboral.

En este sentido, son:

  • La jornada laboral y los descansos. Según el Estatuto de los Trabajadores, hay una jornada de 40 horas semanales de máximo, si bien por Convenio pueden ser menos. En cuanto a los descansos, hay una obligatoriedad de que haya 12 horas de descanso. Y, si la jornada excede de seis horas, se dará una pausa de 15 minutos.
  • Derechos de los trabajadores. En cuanto a promoción interna, no ser discriminados, integridad física, dignidad, formación en el trabajo…
  • Prácticas prohibidas. Como puede ser el trabajo a menores de 16 (salvo excepciones) o el hacer horas extraordinarias o trabajo nocturno a menores de 18 años.

Como ves, la norma básica que es el Estatuto de los Trabajadores permite regular unas relaciones laborales equitativas para empleados y empleadores. ¿Has tenido problemas de esta índole alguna vez? Coméntanoslo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)