Vietnam, una nueva economía emergente

Vietnam

Los diferentes medios de comunicación a veces nos saturan con la gran cantidad de información que nos hacen llegar sobre el desarrollo económico de China. Sin embargo, en Asia hay otros países que en los próximos años tienen pensado establecer una serie de nuevas relaciones con grandes potencias mundiales como Rusia o Estados Unidos. Es el caso de Vietnam, viejo socio comercial del país ruso al que le unen estrechos lazos en lo referente a la cooperación militar, el petróleo, el gas, la energía nuclear y el turismo.

La economía vietnamita está en un periodo de crecimiento constante. Durante los primeros nueve meses del 2014, el crecimiento del PIB ha sido de un 5,62%, más alto que la tasa de inflación, que se encuentra en el 5%. Tanto la producción interna como las exportaciones muestran una tendencia positiva en el último año. Tanto es así que en el 2014 llevan un 14,2% más de exportaciones que el año pasado, o lo que es lo mismo, un superávit de más de 2.400 millones de dólares.

La bolsa de Vietnam sigue estando entre los cinco mercados de crecimiento más rápido en el mundo. Durante los primeros nueve meses del 2014, sus índices bursátiles han subido un 19,9% y un 30,4% en comparación con el mismo periodo del 2013. También crece el mercado inmobiliario vietnamita, mientras que las reservas de divisas del país ha alcanzado unos niveles de récord, con más de 35.000 millones de dólares.

Esta situación económica tan boyante no ha pasado ni mucho menos desapercibida para las economías vecinas. La Cámara de Comercio de Singapur sitúa a Vietnam en su lista de los mejores países asiáticos para invertir en estos momentos.

Sin embargo, Vietnam se enfrenta a una serie de problemas relevantes. Los economistas vietnamitas consideran que es peligroso que la economía nacional sea altamente dependiente de las empresas de propiedad extranjeras, que representan alrededor del 70% de las exportaciones totales del país. Otro problema es la baja demanda en el mercado nacional, un 1,5% menor que hace un año.

Asimismo, hay un gran número de empresas liquidadas. En lo que llevamos de 2014, cerca de 50.000 empresas se declararon en quiebra, algo más ya que en todo el 2013. Además, el proceso de privatización de las empresas del sector público está siendo demasiado lento. Durante los ocho primeros meses del 2014, sólo 55 de cada 432 empresas fueron privatizadas, cuando todas ellas deben someterse a este proceso antes del 2015.

Si bien todos estos problemas no van a crear graves dificultades en el desarrollo de la economía de Vietnam, sí que tendrían un efecto crítico en la aceleración global. El país vietnamita se une así a Tailandia, Malasia, Singapur e Indonesia, países del sudeste asiático que se han convertido en estos momentos en las principales economías emergentes en el mundo.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario