¿Qué es el factoring?

el factoring

Uno de los conceptos que más se usa en el área de economía es el de “factoring”. En este articulo, te queremos explicar qué formas de factoring existen y cuáles son las opciones más adecuadas para tu empresa, de una forma fácil y sencilla.

Este concepto, no es muy cocido por las pequeñas y medianas empresas, sin embargo, es uno de los conceptos más explotados por las empresas más grandes del mundo y que se llevan a cabo diariamente en ellas. Sin duda una opción para tu empresa. Este método, está enteramente relacionado con los núcleos de actividad de cobros y pagos, agilizando y facilitando el fluido en la gestión de pagos de cualquier negocios.

Si centrásemos el factoring en las herramientas de control de cobro, podríamos decir que es uno de los métodos más fáciles para optimizar el cobro, sin tener que hacer un descuento comercial.

Quién interviene en un proceso de factoring

En estos procesos intervienen:

  • El cliente. Es quién usa el factoring para que se le pueda generar un crédito comercial.
  • El deudor. Está obligado a pagar un crédito comercial

¿Qué es el factoring? La definición y el funcionamiento

Por medio de este método, se puede hacer una operación de cesión de créditos que una empresa puede cobrar a favor de la entidad financiera.
Este tipo de créditos se manejan en operaciones de empresas muy comunes como el flujo de ventas de los productos de un lugar o los servicios a terceros que puede ofrecer la empresa.

Cuándo se trata de una gran empresa que tiene ventas a plazos, lo que se lleva a cabo es un crédito a favor de dicha empresa que puede ser en un momento determinado transferido a un tercero.

Qué beneficios presenta el factoring con base en sus servicios.

Se puede asumir el riesgo del crédito. En este caso, esto se denomina factoring sin recursos y se maneja de la siguiente manera: en caso de que el crédito se ceda a una tercera persona y sea la empresa la que tiene que pagar a la persona o empresa a la que se lo va a ceder pero incurra en algún pago, es la entidad financiera la que se hace cargo del riesgo de la operación.

Por medio de factoring se puede asumir el riesgo de cambio, si el tipo de moneda que está en la factura es de otro país. En muchos casos, sobre todo con los cambios de divisas de los últimos años, esto es muy aconsejable.

Factoring con recurso. Se produce cuando se realiza una gestión de cobro pero no se hace cargo del riesgo por impago. Cuándo esto sucede, si la persona que debe, no hace los pagos a tiempo, nadie asume el riesgo y el la persona que lo va a recibir queda con un hueco patrimonial, hasta que recibe el pago.

Se puede realizar el cobro en efectivo de todo el crédito.

Se les da a los deudores asesoramiento comercial

Cuál es la opción más usada del factoring

La razón por la que más empresas acuden a este tipo de método es para poder tener opción al anticipo parcial o incluso total de un crédito siempre que la otra parte no sea deudora y cuenten con una historia crediticia sana.

Todas las entidades que se dedican a actividades financieras realizan diariamente factoring con recurso, ya que es un tipo de factoring que libera a la entidad de asumir el riesgo en caso de impago.

Existen otras dos opciones

el factoring

  • Factoring por notificación. Aquí se le notifica a la persona que debe el dinero la cesión del crédito. En el momento en el que se le informe a la empresa, solamente tendrá que hacer el pago a la segunda parte.
  • Factoring sin notificación. La persona que debe el dinero no es notificada por lo que no sabrá nada acerca de la cesión, y pagará a la personas que debe en un principio. En este caso, es la persona que recibe el pago, la que debe redireccionarlo a la entidad para que proceda a su cobro.

El coste del factoring

Ahora bien, ya te hemos explicado que es lo que se puede hacer, pero no te hemos hablado de los costes que pueden tener. El proceso que se hace por medio de factoring, cuenta con un coste alto, porque son las empresas las que deben aplicar la comisión por cada una de las operaciones que se lleven a cabo y es una forma de cubrir los ingresos por deudas. Para que puedas hacerte una pequeña idea del coste, suele ser un 3 o 4% del nominal del crédito que se ha dado. Además de eso, se suelen aplicar ciertas comisiones por cada una de las operaciones que se refieren a anticipos de los créditos y también se cobran por los servicios asociados. Entre los servicios asociados está un seguro que cubre los tipos de cambio o informes comerciales que nos permite saber cómo se encuentra la empresa con la que vamos a hacer las transacciones.

Cuándo se trata de pequeñas o medianas empresas, el factoring no suele ser muy buena idea y las entidades lo rechazan. Solamente lo aceptan cuándo la pequeña empresa que lo pide está respaldada por una empresa mucho mayor que se puede hacer cargo de los gastos. Además, se deben formalizar los pagos de forma dilatada.

Cuándo se hace real un factoring con una empresa pequeña, es la entidad financiera la que tiene derecho directo sobre el crédito y no la empresa. Es la entidad la que paga a la empresa cedente y también la que se hace cargo de todos los cobros que se tengan que llevar a cabo. Llegada la fecha de cobro del cliente, también se encarga de hacer efectiva la deuda.

Ventajas e inconvenientes del factoring

Lo miremos por dónde lo miremos, el factoring es una de las mejores opciones en lo que se refiere a empresas, ya que puede liberar a la empresa de pagos en caso de que no pueda hacer frente por ella misma.

Sin embargo, cuando hablamos de los beneficios que dan estas empresas, tenemos que ver un poco más allá de la opción de anticipo de créditos, ya que los servicios asociados al factoring juegan un papel muy importante.

Uno de los servicios más importantes es el soporte que nos brinda la entidad financiera con el factoring ya que clasifica el crédito del cliente y hace labores administrativas externas como por ejemplo los cobros.

El factoring, también te permite tener todos los datos que necesitas sobre la solvencia de los clientes con los que vas a trabajar o ya les están vendiendo a crédito. Debes entender que es mucho más importante cobrar todo lo que se vende que vender mucha cantidad.

En el factoring se incluyen las tareas externas de cobro, aunque el buen funcionamiento depende del volumen de gestión que se lleve a cabo y de la fluidez de pago que tengan los clientes.

Si lo que quieres es garantizar a la empresa una morosidad baja, la clave es realizar factoring sin recursos, ya que le estás dando todo el riesgo de la operación a la entidad.

En resumen

el factoring

  • Los beneficios que nos ofrece la entidad son muy buenos para las empresas, ya que es capaz de mejorar al completo la capacidad de financiación de una gran empresa, dándole liquidez rápida y financiando el importe de sus ventas, evitando morosidad.
  • Además, es capaz de mejorar el ratio de endeudamiento y eliminar las cuentas que se tienen por cobrar. Elimina el riesgo de problemas en la empresa por que queden facturas sin cobrar: recuerda que lo importante no son las ventas grandes sino cobrar todo lo que se venda.
  • Facilita el control en las facturas y deja la cartera de cliente siempre limpia.
  • Aumenta en un 90% la eficacia en los cobros.
  • Permite que puedas planificar todo lo relacionado con la tesorería y conocer a tus clientes al 100%, así como la solvencia en sus empresas.
  • Sin embargo, a pesar de ser una de las mejores opciones, también cuenta con su parte mala. Una de las principales son los problemas de coste que genera, ya que al hacerse cargo de todos los costes extra y problemas externos, tienen que cobrar unas comisiones muy altas.

En caso de que sea un riesgo muy grande para la entidad, esta se puede negar a dar el crédito de algún cliente o incluso puede bloquear los créditos a cierta empresa. También puede imponer un cliente para la cesión de créditos; este último punto se da mucho en los contratos mercantiles.

La factura electrónica y el factoring

Si tienes la opción de dar factura electrónica el factoring te ayuda mucho más aún ya que:

  • Aumentas en un 100% la posibilidad de financiación
  • Favoreces la posibilidad de que más empresas confíen en ti
  • Puedes mandar documentos de forma telemática y esto puede aumentar el periodo de financiamiento
  • Los formatos que cuentan con factura electrónica ya cuentan con todos los datos que se necesitan para realizar una conciliación entre las facturas y te da la opción de normalizar los formatos interbancarios.
Te puede interesar

Escribe un comentario