Ventajas e inconvenientes de los fondos monetarios

Los fondos monetarios se ha convertido en uno de los grandes desconocidos por parte de los pequeños y medianos inversores. Quizás debido a su baja rentabilidad en los últimos años y que por tanto no los hacen ser proclives a su contratación. En un contexto general, en donde los fondos de inversión registraron en su conjunto una rentabilidad positiva del 1,58 %, con lo que la rentabilidad en la primera mitad del año alcanza el 4,83 %, que supone la mejor rentabilidad histórica acumulada en un primer semestre para los fondos de inversión.

Pero en donde los fondos monetarios desde luego que no han sido los que mejor comportamiento han desarrollado en este periodo. En parte debido a su excesiva vinculación con el precio del dinero, en unos momentos en que el tipo de interés está en el 0 %, su nivel más bajo en toda la vida. Como consecuencia de la política monetaria llevada a cabo por parte de las autoridades del Banco Central Europeo (BCE) en su afán de estimular la economía en la zona euro tras la crisis económica de 2008.

Es cierto que los fondos de inversión monetarios son estables, pero sin apenas rentabilidad y este hecho quita atractivo entre los pequeños y medianos inversores. Hasta el punto de que estos se inclinan por otros modelos en su gestión, como por ejemplo los fondos de inversión en renta variable, renta fija o incluso retorno absoluto como fórmula para rentabilizar sus ahorros con mayores garantías de éxito a partir de estos momentos. ¿Pero cómo son en realidad los fondos de inversión monetarios? Pues bien, te vamos a dar las claves necesarias por si vas a ver necesario a partir de ahora la contratación de estos productos financieros.

Fondos monetarios, ¿cómo son?

Esta clase de fondos de inversión se constituyen en formatos cuyos activos están constituidos por instrumentos de renta fija a corto plazo, al menos de 12 meses. Se caracterizan sobre todo por su alta seguridad y liquidez. Como consecuencia de ello, se distinguen de otros fondos por tener unas rentabilidades y volatilidades muy reducidas. En estos momentos su interés anual apenas sobrepasa niveles del 0,50 % en el mejor de los casos. Es decir, prácticamente nada y que permiten que los inversores se decanten por otros modelos en su gestión. En este sentido son muy parecidos a las imposiciones bancarias a plazo fijo, con una línea de comportamiento muy similar.

Mientras que por otra parte, los fondos de inversión monetarios no es la mejor manera para rentabilizar el capital al deseo de los pequeños y medianos inversores. Si no que por el contrario, ayudan a que se pueda conseguir una mínima remuneración en el mejor de los casos. No se puede hablar de inversión con estos débiles márgenes de intermediación. Y por tanto estamos hablando de un producto que está destinado a un perfil de inversor muy conservador. Generalmente gente mayor que no están al tanto de las novedades que se va generando en torno al siempre complicado mundo del dinero.

Comisiones más bajas

Por el contrario, y como elemento más destacado está el hecho de que sus comisiones son las más bajas dentro el sector de los fondos de inversión. Con unas tasas que raramente exceden del nivel del 0,6 %. Es decir, más bajo que en los restantes fondos de inversión, bien de renta variable o fija. Para que el poco gasto compense la mínima rentabilidad que ofrecen estos productos financieros. Con una oferta, que sin ser tan potente como en los restantes fondos de inversión, sí que cubre la demanda por parte de sus titulares.

Otro de los aspectos que hay que incidir al hablar de los fondos monetarios es que pueden servir como complemento a las restantes inversiones. Tanto de la renta variable como de la fija, aunque su mecánica sigue caminos totalmente diferentes y que deberán ser analizados antes de su posible suscripción. En cualquiera de los casos puede decirse que estos fondos sean rentables, sino más bien lo contrario. Con una disminución en los contratos realizados por los usuarios, según los últimos datos remitidos por la por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco).

¿Cuándo se pueden contratar?

La estrategia de inversión en esta clase de fondos se lleva a cabo de una forma muy puntual y con unas condiciones que deben respetarse en todo momento. Es decir, en un contexto de debilidad en los mercados de renta variable en donde los inversores buscan refugio a los flujos monetarios. En donde prevalece la seguridad de los mismos por encima de otras estrategias en la inversión más agresivas. Sabiendo de antemano que será muy poco el interés que se va a conseguir a partir de estos momentos.

Ocurre por otra parte, que estos fondos de inversión tan especiales están prácticamente estancados. Sin moverse en uno u otro sentido de forma que no habrá novedades en la inversión. Esto en la práctica quiere decir que ni se ganará ni se perderá dinero en esta inversión. Un aspecto que puede ser suficiente en los momentos de grandes caídas en los mercados financieros ya que el dinero está cobijado para el paraguas de estos activos financieros. Más allá de otra serie de consideraciones de carácter técnico o también desde el punto de vista de sus fundamentales. Algo que sin lugar a dudas no complace a todos los inversores minoristas.

Aportaciones en estos fondos

Con estas características que hemos analizado en los fondos de inversión monetarios no cabe duda de que no hay que invertir mucho dinero. Entre otras razones porque no se conseguirá nada en el rendimiento que ofrecen. Si no que por el contrario, bastará con realizar aportaciones mínimas en el mejor de los casos y de cara a los momentos de mayor inestabilidad y volatilidad en los mercados financieros. Para que de esta forma, no se instalen las pérdidas en nuestra cartera de fondos de inversión. Como parte de una esta estrategia muy defensiva o conservadora que tiene como finalidad preservar los ahorros por encima de otras consideraciones.

Mientras que por otra parte, también hay incidir que los fondos de estas características no están confeccionados para conseguir grandes cantidades de dinero. Si no que por el contrario, es una forma de inversión que ha pasado ya de moda al tratarse de modelos que utilizaban nuestros padres o abuelos para rentabilizar sus ahorros hace muchos años y que en esos momentos tenían su razón de ser y hasta eran rentables debido a que el interés medio estaba situado en niveles muy cercanos al 7 % o 8 %. Y por tanto se podía obtener un retorno a nuestros ahorros que ahora es imposible de conseguir.

Sombras en estos productos

De todas formas, hay otros elementos negativos en los fondos de inversión monetarios que deben ser analizados ante una posible contratación de los mismos a partir de estos momentos. Como por ejemplo, que debido a las comisiones al final se puede perder dinero en estos formatos de ahorro personal. Al igual que su nulo rendimiento a varios años de permanencia y que propicia que después de muchos años nuestro saldo en el fondo está más o menos como estaba al inicio. Sin crear una bolsa de ahorro tal y como era nuestra idea principal y que puede llevar a que la decepción se instale en nuestro estado de ánimo como pequeños y medianos inversores que somos.

Mientras que por último, también hay que indicar que estos productos financieros son muy poco dados a realizar ninguna clase de inversiones. Si no que son para un momento muy puntual y no ánimo de importar un retorno a  los ahorros que sea satisfactorio a nuestros intereses personales. En cualquier caso y desde luego que uno de las inversiones más insatisfactorias que hay en estos momentos incluso por debajo de las imposiciones bancarias a plazo fijo. En donde la rentabilidad en estos momentos es casi nula. Y así parce que vaya a ser en los próximos años, en donde no habrá más remedio que arriesgar para conseguir una rentabilidad mínimamente aceptable para todos.

La inversión crece en este año

Una cierta tregua en la guerra comercial y la actitud mucho más conservadora de los Bancos Centrales respecto a posibles subidas de tipos de interés, ha generado un notable optimismo en los mercados financieros, que recuperan parte de los ajustes de mayo. Casi la totalidad de los índices de referencia de renta variable cierran junio en positivo, con rendimientos que han oscilado entre el 2,2 % del Ibex 35 o el casi 7 % del S&P 500.

Igualmente, los mercados de deuda registraron revalorizaciones de precio con sus TIR en mínimos históricos, según apuntan los últimos datos facilitados por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco). La rentabilidad del bono alemán a 10 años cerró el mes es el -0,32 %, mientras que la deuda pública española a 10 años alcanzó el 0,39 %. De todas  formas, la rentabilidad de estos productos está todavía en niveles muy bajos como para ser aceptados por parte de los pequeños y medianos inversores. Sin crear una bolsa de ahorro tal y como era nuestra idea principal y que puede llevar a que la decepción se instale en nuestro estado de ánimo como pequeños y medianos inversores que somos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.