Vender ahora para retomar la inversión después de vacaciones

Desde luego que si eres un inversor con cierta experiencia en los mercados financieros habrás escuchado en más de una ocasión una frase como esta: sell in May and go away  i i sai. Es decir “vende en mayo y márchate” que es su traducción literal y que refleja un sentimiento de mercado que buena parte de las ocasiones se cumple con una gran fidelidad. Por otra parte, es la excusa perfecta para que puedas estar fuera de la bolsa durante el verano y regresar en algún momento del otoño. Pero habrá que analizar si es conveniente o no el hecho de que apliques esta estrategia en la inversión tan especial.

En cualquier caso, hay una pregunta que debes plantearte ahora y que es la siguiente. ¿Qué consigues con la aplicación de esta estrategia tan singular? Pues fundamentalmente una muy importante que reside en el hecho de que ante todo evitarás estar invertido en un período de tiempo en el que las acciones han tenido rendimientos más bajos históricamente. No siempre ha sido así, pero si te dejas llevar por las estadísticas de las últimas décadas comprobarás que estás en la decisión más correcta de todas.

Por otra parte, hay otra opinión en los mercados financieros en la que prevalece que la estacionalidad no sea un factor que mueva al mercado bursátil. Si no que por el contrario, depende de otra serie de parámetros financieros, entre ellos la tendencia de una acción, índice o sector bursátil. Esto como en todo lo que se genera en la renta variable va en función de los propios gustos de los usuarios.

¿Por qué motivos hay que vender?

De todas formas, hay un pequeño truco en el enunciado de este artículo tan relevante para toda clase de inversores y es el planteamiento del propio tema de discusión. Porque realmente atiende a la denominación de  “vende en mayo y márchate, y no vuelvas hasta mediados de septiembre para retomar las inversiones. Esto en dicho popular que desde luego no es de ahora, sino que lleva muchos años implantando en los mercados financieros. Quizás desde la época de tus abuelos o más tarde incluso.

No hay que olvidarse bajo ningún aspecto que esta estrategia tan característica se debe a que las rentabilidades en este periodo han sido históricamente más bajas que en los restantes. Motivo más que suficiente como para estar alejados de los mercados de renta variable a partir de estos precisos momentos. Así que no tendrás más remedio que pensarlo un poco más que otras veces porque es al fin y al cabo tú dinero el que te estás jugando. Y sobre este aspecto no hay sentimentalismo que valga ya que lo deseas por encima de otras consideraciones es rentabilizar los ahorros. Nada más y nada menos.

Periodo bajista por excelencia

En ningún caso debes minusvalorar que este periodo que se acaba de iniciar es uno de los más bajistas del año. Y  salvo raras excepciones que se han producido como consecuencia de las propias sinergias de los mercados financieros. Desde este escenario, la medida más prudente que puedes tomar en tu próxima decisión es ausentarte de cualquier operación financiera en el sector de la bolsa. Aún a pesar de que la jugada te salga mal. Es decir, que la renta variable sea alcista en estos meses. Porque de lo que se trata ahora es que tienes más que perder que ganar. Y total por un par de meses que pasarán muy rápidamente.

Por otra parte, estos meses que se desarrollan a partir de mayo son muy peligrosos porque son muy sensibles a noticias o acontecimientos no previstos. Tal y como ha pasado durante los últimos años, como por otra parte sabrás de muy buenas fuentes. Así que no está de más que te tomes un periodo de reflexión antes de irte de vacaciones. O al menos con una cartera en la inversión mucho más ligera de la que has tenido hasta estos momentos.

Este es un periodo en el año en que las tendencias compradoras en la renta variable se relajan sustancialmente. Incluso a niveles muy notables en algunos años y propicia que las ventas se impongan con una gran claridad. Para después del periodo vacacional llegar aún con más fuerza para aprovechar unos precios más competitivos que antes. Es decir, comprar las acciones con un menor esfuerzo económico que al fin y al cabo de lo que se trata en la inversión en bolsa. Aunque es cierto que no en todos los años se cumple este escenario tan peculiar.

¿Qué puedes hacer ahora?

Se trata de la pregunta del millón a la que llegan buena parte de los pequeños y medianos inversores. Pues bien, no es una solución fácil de dilucidar, ni muchos menos. Pero tienes en tu mano algunas opciones a las que puedes recurrir en estos precisos momentos. ¿Deseas conocer algunas de estas estrategias para rentabilizar los ahorros durante estos meses de verano? Pues presta ahora un poco de atención porque puede que te saquen de más de un apuro en las actuales circunstancias.

Materias primas: es sin lugar a dudas la inversión con mayor potencial de crecimiento en estos momentos. Como por ejemplo en el caso concreto del petróleo. No en vano, está desarrollando un rally alcista que incluso puede llevar a sus precios a acariciar el importante nivel de los 100 dólares el barril dese los 80 euros. Esto en la práctica quiere decir que todavía tiene un 20 % de recorrido. Y que puede constituirse en la solución a tus problemas de inversión durante este complicado verano que tienes por delante.

Aprovechar la fortaleza del bund

Si hay una economía potente dentro de la Unión Europea esa es sin lugar a dudas la alemana. Y en este sentido tu estrategia puede basarse en abrir posiciones en el bund de Alemania. Desde luego que su rentabilidad no será muy espectacular, pero si cumplirá con tus expectativas de inversión para los próximos meses. En contra de lo que es la deuda periférica que está representada en países como España, Portugal, Italia y hasta la propia Grecia. No en vano, buena parte de los flujos monetarios de todo el mundo se refugian en este importante activo financiero internacional.

No solamente puedes abrir posiciones en el bund alemán de forma directa. Si no que por el contrario la forma más sencilla se materializa a través de los fondos de inversión que tengan en cuenta esta alternativa para rentabilizar los ahorros. Si es tu deseo puedes combinarlo con otros activos financieros, tanto procedentes de la renta variable como de la fija. Para que de esta forma, estés en la mejor de las condiciones para diversificar tus inversiones a partir de estos momentos. Al igual que eliminarás riesgos innecesarios que pueden darte más de un disgusto en las posiciones abiertas hasta estos momentos.

Esperar a que lleguen mejores precios

Por otra parte, también puedes darte un coste de oportunidad: si las acciones se revalorizaron durante el período en el que el inversor estaba fuera del mercado, alguien que pusiera en práctica esta estrategia tan especial se habría perdido esos beneficios. Durante el mercado alcista global actual, su aplicación ha funcionado con mucha rotundidad en la mayoría de las ocasiones. ¿Por qué no hacerlo tú mismo en esta ocasión? Desde luego que es mucho lo que puedes ganar a partir de estos planteamientos que te proponemos desde este artículo.

No obstante, salir y entrar de los mercados debido a un cambio de calendario conlleva muchos costes. Están los costes monetarios, desde comisiones asociadas a la compra y venta de acciones hasta las repercusiones fiscales de las mismas. Por lo que todo dependerá de la situación personal en la que se encuentre cada inversor, como es en tu caso propio. Esto es un factor por el que no pasarán los inversores que destinan sus operaciones al medio y sobre todo largo plazo. Con un importante ahorro en las comisiones y todos los gastos en su gestión y mantenimiento.

¿Qué hacer ante estas situaciones?

De cualquier manera, si eres un inversor que vas encaminado al más largo plazo y necesita incrementar tu capital personal, debes saber que perderte estas subidas en los meses de verano puede perjudicar en tu cartera. Por este motivo, se trata de una decisión muy complicada de tomar, aunque prevalezca estar en liquidez por encima de otras consideraciones técnicas y puede que hasta desde punto de vista fundamental. Esto es así porque ante todo debes buscar la seguridad en los movimientos que plantes a partir de estos momentos. Por encima de la rentabilidad que puedas obtener en esta clase de operaciones en los mercados de renta variable.

En este sentido, la mejor decisión deberá basarse en un análisis de tus necesidades más relevantes. Y en función de esta variable, comprobar cuál es el estado de la tendencia de los índices bursátiles. Ya que no será lo mismo enfrentarte a uno claramente alcista a otros con connotaciones bajistas. Hasta el punto de que tus estrategias en la inversión deberán ser claramente diferentes. Al menos en lo que respecta a los periodos más cortos en su permanencia.



Soy un apasionado de la información, y especialmente de la economía y trasladar mis informaciones a la gente para que puedan gestionar mejor su dinero. Eso sí, con objetividad e independencia, faltaría más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.