Valores con mayor potencial de revalorización en el Ibex 35

De cara a lo que resta de año, el índice selectivo de la renta variable nacional, el Ibex 35, tiene en su conjunto un potencial de revalorización en sus valores de casi el 16 %, según el consenso de Reuters. Pero con mucha irregularidad en sus representantes ya que en estos momentos hay valores que cuentan con potenciales negativos. Mientras que por el contrario, cerca del 20 % de las compañías muestran un posible recorrido al alza del 30 %. Es decir, con diferencias muy importantes de uno a otro valor y que puede decidir la rentabilidad que vamos a obtener en las inversiones a partir de estos momentos.

Por otra parte, hay una serie de valores bursátiles en tendencia que pueden ser más favorables para las operaciones que vayamos a realizar desde estos momentos. Con una tendencia alcista muy clara a todos los plazos de permanencia: corto, medio y largo. Y que de esta manera puedan prolongar sin lugar a dudas el potencial de revalorización que ya tienen asignados por parte de los bróker financieros. Hasta el punto de que pueden tener un incremento adicional entre el 20 % y 30 % en sus revalorizaciones en los mercados de renta variable.

Otro de los aspectos que hay que fijarse para elaborar una cartera de inversión ajustada y equilibrada es al sector al que pertenecen. Porque algunos que están o van a mantener un mejor comportamiento que el resto. Son estos a los que se deben dirigir nuestras operaciones en los mercados de renta variable. Porque la tendencia es un parámetro muy importante para seleccionar los valores con los que rentabilizar los ahorros a partir de estos momentos. Más allá de otra serie de consideraciones de carácter técnico y puede que también desde el punto de vista de sus fundamentales.

Valores del Ibex con mayor potencial

Dentro de este consenso de Reuters,  entre los valores con un mayor potencial de subidas en el índice selectivo de la renta variable española se encuentran las siguientes compañías que a continuación exponemos. Ence, ArcelorMittal, IAG, Caixabank, Más Móvil, Banco Sabadell y Bankia cuentan en estos momentos con unas expectativas de revalorización de casi el 30 %. Con lo que el retorno al capital invertido puede ser muy satisfactorio para los intereses de los pequeños y medianos inversores. En especial de cara a finales de año o quizás ya para el próximo ejercicio.

No es la única buena noticia para los pequeños y medianos inversores. Si no que por otra parte, también es digno de mencionar que buena parte de los blue chips de la renta variable nacional cuentan en estos momentos con retornos muy interesantes en niveles del 15 %. Como en los casos concretos de Repsol, Telefónica, Banco Santander y BBVA, entre algunos de los más importantes. Y que sin lugar a dudas pueden hacer de catalizadores para desarrollar un impulso en el Ibex 35. Hasta el punto de que pueda superar la importante resistencia que tiene en lso niveles de los 9.500 puntos.

Valores en subida libre

Tampoco nos podemos olvidar en estos momentos de los valores bursátiles que se encuentran en la mejor de las figuras posibles, la de subida libre. Es decir, con un potencial de revalorización muy alto y sin prácticamente limitaciones en su recorrido al alza. Entre otras razones porque ya no tienen resistencias por delante y ya solo les queda subir, subir y subir en la configuración de sus precios. Hasta niveles desconocidos para buena parte de los analistas en los mercados de renta variable. No en vano, tienen todo a favor para seguir escalando posiciones en los mercados financieros y sin ninguna clase de límites.

Sobre los valores que se encuentran en situación técnica de subida son varios y de diferentes sectores bursátiles. Aunque uno de los casos más claro es el de la eléctrica Endesa tras haber superado los niveles de 23 euros la acciones. En este sentido, no cabe duda de que sus acciones podrían irse perfectamente hasta los 27 euros como mínimo. A pesar de que su precio están muy por encima del estimado por parte de los analistas financieros que sería en torno a 21 o 22 euros la acción. Con una divergencia que en algún que otro momento puede despistar a las estrategias realizadas por parte de los pequeños y medianos inversores.

El peligro de la tendencia general

Todos estos parámetros pueden hacernos pensar que en realidad el Ibex 35 puede llegar a  niveles más altos en los próximos meses de los que está en estos precisos momentos. En especial, si las estimaciones de los analistas de los mercados de renta variable se cumplen a partir de estos momentos. Aunque este es otro tema diferente y ajeno del contenido de este artículo y que explicará en los siguientes meses.

De todas formas, el riesgo mayor al emplear esta estrategia en la inversión reside en el hecho de que se pueda deteriorar el estado de un índice bursátil. Con un serio revés para que se puedan conseguir estos niveles en la cotización, en especial cuando hay un potencial de revalorización muy alto en sus expectativas. Como en los casos anteriormente mencionados y que pueden ser objeto de nuestras compras en las operaciones realizados en los mercados de renta variable.

Dejar correr las ganancias

Cuando se está en un valor alcista la mejor estrategia para sacar mayor rentabilidad a la apuesta bursátil es “dejarlo correr” en su cotización y, así obtener las más amplias plusvalías hasta que la empresa cotizada en bolsa de los primeros síntomas de agotamiento en su tendencia. En esta operativa es fácil el hecho de entrar, solamente hay que detectar que el valor en cuestión se encuentra en un proceso de alzas, pero con mayores dificultades para dejar las posiciones y aprovechar en toda su intensidad el proceso alcista, ya que estadísticamente es prácticamente imposible abarcar  todo el proceso en el que una señal que invitaría a vender los títulos sería cuando cotice en posiciones cercanas a una resistencia.

También una señal de ventas con fuerte volumen de contratación podría ser el momento para abandonar la inversión y recoger las plusvalías acumuladas. Hay que reseñar que todo proceso alcista, al igual que los bajistas, tienen una fecha de caducidad, más o menos prolongada en el tiempo, que en muchas de las ocasiones supone el principal problema para los pequeños y medianos inversores, el saber detectar el momento del cambio de tendencia.

Intentar no cometer errores

Mientras que por otra parte, se debe evitar la realización de operaciones bursátiles en situaciones de recesión en las economías internacionales, grandes crisis geo estratégicas o períodos de incertidumbre económica en general. En estos casos es mejor no moverse ya que seguramente habrá tiempos mejores para invertir nuestros ahorros con mayor seguridad. Porque no nos podemos olvidar que no tenemos que invertir los ahorro siempre. Si no que por el contrario, es muy positivo concedernos un descanso para reflexionar lo que hemos hecho mal en las operaciones en los mercados de renta variable. Para que de esta manera podamos subsanarlas con eficacia y equilibrio.

La bolsa es un sector en el que nos jugamos mucho dinero y por tanto necesitamos meditar la decisión de entrar en los mercados financieros. Entre otras razones porque podemos dejarnos mucho dinero en cada una de las operaciones y esto es algo que buena parte de los pequeños y medianos inversores no se pueden permitir. Por tanto, no nos debemos dejar llevar por rumores infundados o sencillamente interesados y que no sabemos de dónde proceden y que pueden llevar sin lugar a dudas a que una inversión realizada sin ningún fundamento técnico o estructural pueda perjudicarnos muy seriamente a partir de estos momentos. Hasta el punto de que en la mayoría de las ocasiones conducen a un fin poco recomendable para los pequeños y medianos ahorradores.

Ahorro en las comisiones

Especialmente los inversores que realicen muchas operaciones al año, tanto dirigidas al corto como al medio o largo plazo, pueden acogerse a las tarifas planas bursátiles que están empezando a comercializar cada vez más entidades financieras y, que permiten un importante ahorro en concepto de comisiones por operaciones realizadas. Su tarifa está situado entre 10 y 20 euros al mes, y para una persona que lleve a cabo un total de cuatro operaciones mensuales, por ejemplo, el ahorro le puede suponer unos 30 euros mensuales de media, lo que ayuda también a optimizar la inversión.

La tarifa plana en bolsa, por otra parte, permite al usuario realizar tantas operaciones de compra y venta como quiera, al igual que ocurre con las tarifas telefónicas o por Internet. Su aplicación aunque no está muy extendida en el sector financiero, abarca principalmente a los bancos y cajas de ahorros que operan a través de Internet y a los brokers, tanto nacionales como internacionales, que son los que mejores condiciones aportan. Con la ventaja de que se pueden hacer tantas operaciones se quieran al mes, sin ninguna clase de restricciones o limitaciones. Con un ahorro inmediato en el saldo de la cuenta de ahorro y que puede mejorar poco a poco en todos los años. Hasta el punto de que en la mayoría de las ocasiones conducen a un fin poco recomendable para los pequeños y medianos ahorradores.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.